Viernes, 12 de Octubre de 2018

 Película Gladiator:

  Conversación entre Marco Aurelio y Máximo Décimo Meridio:

-Dime Máximo, ¿por qué estamos aquí? [luchando contra los bárbaros del norte).

-Por la gloria de Roma, mi señor.

-¿Y qué es Roma?, Máximo.

-He visto parte del resto del mundo, es brutal, cruel y oscuro, Roma es la luz.

Una vez me escribiste enumerando las cuatro grandes virtudes: sabiduría, justicia, fortaleza y templanza. Constaté que no tenía ninguna de ellas, sin embargo poseo otras. Ambición… se convierte en virtud si nos conduce al éxito. Ingenio, valor. Tal vez no en el campo de batalla, pero hay muchas formas de valor. Devoción a mi familia y a ti. Ninguna de mis virtudes figuraban en tu lista, incluso parecía que no me desearas como hijo. Escudriño el rostro de los dioses buscando el modo de complacerte, de llenarte de orgullo. Una palabra amable, un fuerte abrazo… tus brazos apretándome con fuerza contra tu pecho… habría sido como tener el sol en mi corazón mil años. ¿Qué hay en mí que tanto odias? Lo único que siempre quise fue estar a tu altura. César, padre…. (Cómodo a su padre Marco Aurelio).

Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad. Máximo.

Los mortales solo somos arena y sombras, Máximo.

No nos suceden cosas para las que no estemos preparados. Máximo Décimo Meridio a Cómodo.

Diálogo entre Máximo Décimo Meridio y Cómodo en el coliseo:

-Cómodo: ¿Por qué el héroe no se descubre y nos revela su nombre?, ¿tendrás un nombre?

-Máximo: Mi nombre es gladiador (se va).

-Cómodo: ¿Como osas darme la espalda?, esclavo te ordeno que te descubras y me digas tu nombre.

-Máximo: Me llamo Máximo Décimo Meridio, comandante de los ejércitos del norte, general de las legiones Fénix, leal servidor del verdadero emperador Marco Aurelio, padre de un hijo asesinado, marido de una mujer asesinada, y alcanzaré mi venganza en esta vida o en la otra.

Giacomo Leopardi:

  • Confía en los que se esfuerzan por ser amados; duda de los que solo procuran parecer amables.

  • En todos los climas, bajo todos los cielos, la felicidad siempre está en otra parte.

  • La paciencia es las más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo.

  • Los antepasados son lo más importante para quien no ha hecho nada.

  • Los niños hallan el todo en la nada; los hombres, la nada en el todo.

  • No temas ni a la prisión, ni a la pobreza, ni a la muerte. Teme al miedo.

  • Para la felicidad son menos nefastos los males que el aburrimiento.

  • Quizá, el camino más directo para conquistar la fama sea el afirmar con seguridad y pertinencia y, por cuantos modos sea posible, el haberla conquistado.

  • Volvió a mi mente el día que la batalla / de amor sentí por primera vez, y dije: / ¡ay de mí, si esto es amor, como atormenta!

  • ¡Ay, amor! ¡Qué mal me gobernaste! ¿Por qué un sentimiento tan dulce me trae tanto dolor, tanto deseo?

  • ¡Qué pena que beber agua no sea un pecado! ¡Qué bien sabría entonces!

  • Las personas no son ridículas sino cuando quieren parecer o ser lo que no son.

  • La felicidad está en la ignorancia de la verdad.

  • No hay nada más raro en el mundo que una persona a la que siempre podamos tolerar.

  • La vejez es mala porque priva al hombre de todos los placeres dejándole los apetitos.

  • Cada uno es tan infeliz como cree.

Lord Byron:

  • Cuando el hombre cesa de crear, deja de existir.

  • Cuanto más conozco a los hombres, menos los quiero; si pudiese decir otro tanto de las mujeres me iría mucho mejor.

  • El amor halla sus caminos, aunque sea a través de senderos por donde ni los lobos se atreverían a seguir su presa.

  • El arte, la gloria, la libertad se marchitan, pero la naturaleza siempre permanece bella.

  • El dinero es la lámpara de Aladino.

  • El mejor profeta del futuro es el pasado.

  • El mundo no puede dar alegrías tan grandes como son las que quita.

  • El recuerdo del gozo ya no es gozo; mientras que el recuerdo del dolor es todavía dolor.

  • Es extraño, pero es verdad, porque la verdad es siempre extraña, más extraña que una ficción.

  • Es fácil morir por una mujer; lo difícil es vivir con ella.

  • Hay música en el suspiro de una caña; Hay música brotando de los surcos; Hay música en todas las cosas, si el hombre tenía las orejas; La tierra no es más que la música de las esferas.

  • Hay peregrinos de la eternidad, cuya nave va errante de acá para allá, y que nunca echarán el ancla.

  • Huir de los hombres no quiere decir odiarlos.

  • La consecuencia de no pertenecer a ningún partido será que los molestaré a todos.

  • La felicidad debe ser compartida, tiene alma gemela.

  • La prueba de un afecto puro es una lágrima.

  • La vida es demasiado corta para dedicarse al ajedrez.

  • Los oídos no pueden escuchar ni la lengua puede escribir las torturas de ese infierno interior.

  • No hay nada, sin duda, que calme el espíritu tanto como el ron y la verdadera religión.

  • Nunca aconsejéis a un hombre que desconfíe de una mujer con la que ya esté casado. Es demasiado tarde para él.

  • Si el matrimonio es al amor lo que el vinagre al vino. El tiempo hace que pierda su primer sabor.

Harold Bloom:

  • El estudio de la mediocridad, cualquiera que sea su origen, genera mediocridad.

  • ¿Qué habría pensado de mí este autor que estoy leyendo?

  • El genio de Emerson era de tal magnitud que él podía predicar la confianza en uno mismo.

  • Es muy difícil seguir viviendo sin la esperanza de toparse con lo extraordinario.

  • El genio en su expresión escrita es el mejor camino para alcanzar la sabiduría, y yo creo que en ello radica la verdadera utilidad de la literatura para la vida.

  • La vitalidad es la medida del genio literario. Leemos en busca de más vida y sólo el genio nos la puede proveer.

  • Crecer gracias al genio de otros supone ampliar las posibilidades de supervivencia, al menos en el presente y en el futuro inmediato.

  • No sabemos por qué ni cómo es posible el genio, sólo que ha existido —para nuestro formidable enriquecimiento— y que quizás (cada vez menos) sigue apareciendo.

  • Nuestro anhelo de lo trascendental y de lo extraordinario parece formar parte de nuestra herencia común y nos abandona con lentitud y nunca enteramente.

  • Todos hemos aprendido a diferenciar, con firmeza y decisión, entre el genio y el talento. Clásicamente el talento se refería al peso o a una suma de dinero y por tanto, sin importar cuán grande, era necesariamente limitado. Pero el genio, incluso en sus orígenes lingüísticos, no tiene límite.

  • Hoy en día existe la tendencia a considerar que el genio, a diferencia del talento, es la capacidad creativa. Froude, el historiador victoriano, afirmó que el genio es una fuente en la cual siempre hay más detrás que lo que mana de ella.

EDGAR MORIN:

  • …De hecho, esa concepción, que creía poder arreglárselas sin Dios, había introducido en su mundo los atributos de la divinidad: la perfección, el orden absoluto, la inmortalidad y la eternidad.

  • El principio de simplicidad o bien separa lo que está ligado (disyunción), o bien unifica lo que es diverso (reducción).

  • El ejemplo de acción que simplifica todo lo aporta la espada de Alejandro que corta el nudo gordiano. La acción es una decisión, una elección, pero es también una apuesta.

  • El azar no es solamente el factor negativo a reducir en el dominio de la estrategia. Es también la suerte a ser aprovechada.

  • El dominio de la acción es muy aleatorio, muy incierto. Nos impone una conciencia muy aguda de los elementos aleatorios, las derivas, las bifurcaciones, y nos impone la reflexión sobre la complejidad misma

  • La palabra estrategia se opone a la palabra programa. Para las secuencias que se sitúan en un ambiente estable, conviene utilizar programas. El programa no obliga a estar vigilante. No obliga a innovar.

  • La complejidad no es una receta para conocer lo inesperado. Pero nos vuelve prudentes, atentos, no nos deja dormirnos en la mecánica aparente y la trivialidad aparente de los determinismos. Ella nos muestra que no debemos encerrarnos en el contemporaneísmo, es decir, en la creencia de que lo que sucede ahora va a continuar indefinidamente. Debemos saber que todo lo importante que sucede en la historia mundial o en nuestra vida es totalmente inesperado, porque continuamos actuando como si nada inesperado debiera suceder nunca. Sacudir esa pereza del espíritu es una lección que nos da el pensamiento complejo.

  • El pensamiento simple resuelve los problemas simples sin problemas de pensamiento. El pensamiento complejo no resuelve, en sí mismo, los problemas, pero constituye una ayuda para la estrategia que puede resolverlos. Él nos dice: «Ayúdate, el pensamiento complejo te ayudará».

  • Lo que el pensamiento complejo puede hacer, es darle a cada uno una señal, una ayuda memoria, que le recuerde: No olvides que la realidad es cambiante, no olvides que lo nuevo puede surgir y, de todos modos, va a surgir.

  • La palabra orden puede significar constreñimiento o por el contrario autorregulación.

Película American Beauty:

Supongo que podría estar bastante cabreado con lo que me pasó, pero cuesta seguir enfadado cuando hay tanta belleza en el mundo. A veces siento como si la contemplase toda a la vez y me abruma. Mi corazón se hincha como un globo que está a punto de estallar… pero recuerdo que debo relajarme y no aferrarme demasiado a ella, y entonces fluye a través de mí como la lluvia y no siento otra cosa que gratitud por cada instante de mi estúpida e insignificante vida… No tienen ni idea de lo que les hablo, seguro, pero no se preocupen… algún día la tendrán.

Ya tienes edad para aprender la lección más importante de la vida: no puedes contar con nadie que no seas tú misma (madre a la hija después de una bronca con el padre en la mesa).

Padre: -necesitas organización. Necesitas disciplina.

Hijo: -sí señor. Gracias por tratar de enseñarme. No desesperes conmigo.

Es genial comprobar que todavía tienes la capacidad de sorprenderte a ti mismo. Hace que te preguntes qué otras cosas puedes hacer que ya habías olvidado.

-Cuando ves algo así es como si Dios te estuviera mirando a los ojos y si estás atento le devuelves la mirada.

-¿Y qué ves?

-Belleza.

Estoy harta de que la gente pague sus inseguridades conmigo.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.