Sábado, 30 de Noviembre de 2019

La vida es limitada y las cosas por saber son ilimitadas. Usar lo limitado para buscar lo ilimitado era una necedad. Nuestro lenguaje, cognición, etc., están condicionados por nuestra propia perspectiva y debemos tener cuidado al concluir que nuestras conclusiones son igualmente ciertas para todas las cosas.. Zhuangzi.

Si comprendo correctamente, esto es lo que yo he tratado de decir en todos mis escritos (sobre el Zen). Martin Heidegger.

… Los antiguos maestros solían ser, por lo demás, ‘individualistas universales’ que permanecieron siempre fuera de toda organización (sobre el Zen).  Alan Watts.

El camino del Tao. Alan Watts: 

  • Lao Tsé dijo a Confucio: los hombres de los que hablas estás muertos y sus huesos se han convertido en polvo; sólo sus palabras perduran. Por otra parte, cuando un hombre superior reconoce su oportunidad, se eleva, pero cuando el tiempo corre en su contra, es arrastrado por el peso de las circunstancias. He oído decir que un mercader, aunque poseía tesoros que guardaba celosamente, parecía pobre; y que el hombre superior, aunque su virtud sea completa, exteriormente parece estúpido. Deja de lado tu orgullo y tus deseos, tus costumbres insinuantes y tu voluntad impetuosa. No te convienen (…) esto es todo lo que tengo que decirte.

  • Confucio después de la entrevista: sé cómo pueden volar los pájaros, los peces nadar y los animales correr. Pero el que corre puede ser cazado, el que nada puede ser pescado y el que vuela, alcanzado por una flecha. También existe el dragón: no sé explicar cómo cabalga en el viento, ni a través de las nubes, ni cómo se eleva hasta el cielo. Hoy conocí a Lao Tsé y sólo puedo compararlo con el dragón.

 

Habiendo meditado sobre la dulzura y la piedad,

He olvidado la diferencia ente yo y los demás.

Habiendo meditado sobre mi lama [maestro espiritual] en la cúspide de mi alma,

He olvidado a los que mandan porque ejercen influencia.

(…) Habiendo meditado sobre esta vida y el más allá,

He olvidado el temor al nacimiento y a la muerte.

Habiendo saboreado los goces de la soledad,

He olvidado la opinión de mis hermanos y mis amigos.

Habiendo compuesto versos para la descendencia,

He olvidado tomar parte en las polémicas sobre doctrinas.

Habiendo meditado sobre lo que no tiene comienzo, ni negación, ni lugar,

He descuidado todas las formas y convenciones.

Habiendo desdeñado sinceramente el discurso, he olvidado el recurso a la hipocresía.

Habiendo escogido el cuerpo y el lenguaje de los humildes,

He olvidado el menosprecio y la arrogancia de los personajes importantes.

Habiendo hecho de mi cuerpo mi propio monasterio,

He olvidado el monasterio de la ciudad.

Habiendo adoptado el espíritu sin la letra,

He olvidado disecar las palabras

Milarepa.

El hombre se hace fuerte cuando encuentra la causa de su infelicidad. Película La condición humana.

La medida de la salud mental es la flexibilidad (…). La esencia de la enfermedad es la congelación del comportamiento en patrones inalterables e insaciables. L. Kubie.

Las terapias correctas ayudan a los pacientes a desarrollar la flexibilidad mental. C. Alexander & Annellen Simpkins.

Psicoanálisis y Budismo Zen –según E. Fromm y D. T. Suzuki- (El Budismo en Occidente. Frédéric Lenoir):

  • Orientación ética común al zen y al análisis: la superación de la avidez –sea ésta material, de gloria o de cualquier otro objeto- es una de las condiciones de realización zen. Tal es igualmente la meta precisa que persigue el psicoanálisis

  • Independencia afirmada de los dos sistemas frente a toda forma de autoridad. ‘Una de las razones principales de las críticas de Freud contra la religión es haber descubierto en la sumisión a Dios un sustituto ilusorio para una antigua sumisión a un padre punitivo y protector.  En la creencia en Dios, el hombre, según Freud, prolonga su dependencia infantil en lugar de asumir la madurez, lo que significa no depender más que de sus propias fuerzas…’. Fromm subraya que esta actitud de oposición a la autoridad exige sin embargo, en el zen como en el psicoanálisis, el apoyo temporal de un ‘guía’,  de un hombre que haya pasado por la experiencia que el paciente (o el discípulo) debe emprender… ¿Qué habría pensado Freud de una religión que no conoce ni Dios, ni autoridad irracional de ninguna forma [el budismo]? Una religión cuya verdadera meta consiste en liberar al hombre de toda dependencia, vivificarlo, mostrarle que él –y nadie más- es responsable de su destino.

  • El analista debe ayudar al paciente a superar las ficciones que agobian el espíritu y a hacerse consciente de aquello de lo que no era consciente, apartando toda tentativa de racionalización, toda muleta, hasta el momento en que el paciente ya no consiga zafarse. De la misma manera, el maestro zen ‘acorrala a su discípulo y le prohíbe, en particular por el método de los koans [acertijo irresoluble], toda escapatoria intelectual.

  • Similitud del propósito de ambos sistemas: la iluminación (satori) para el zen y la transformación del inconsciente en consciente para el psicoanálisis. .. el zen por diferente que sea del psicoanálisis en su método, puede aguzar la atención y arrojar una luz nueva sobre la noción de la visión interior… por su oposición absoluta a la intelectualización, a la autoridad, al engaño del Ego, y por su insistencia en el ideal de bienestar, el pensamiento zen profundizará y ensanchará el horizonte del analista. Lo ayudará a alcanzar una concepción más absoluta sobre la captación de la realidad en tanto que ideal de una percepción plenamente consciente.

MAESTROS:

El arte imita a la naturaleza lo mejor que puede, al igual que el discípulo sigue a su maestro, por eso es una especie de Dios.  Dante Alighieri.

Lo primero que pierden los deprimidos es la capacidad de enseñar. Anónimo.

Lo más terrible para el discípulo es que, a pesar de todo, al final deberá autoafirmarse frente al maestro. Cuanto más sustancioso sea lo que éste dé, mayor será el desánimo, por no decir desesperación del que lo reciba. Goethe.

Qué veleidosa [inconstante] puede ser nuestra felicidad, qué ciegos e ingenuos somos cuando nos creemos maestros de nuestra propia vida y talentos. Un ser humano es una nave esperando a recibir su carga.  Película El barbero de Siberia.

¿Tú crees que Yoda deja de enseñar, sólo porque su estudiante no quiere escuchar? Un maestro Yoda es. Yoda enseña como los borrachos beben, como los asesinos matan». Yoda de Star Wars.

¡Mejores cosas que luchar debería estar haciendo un Maestro Jedi! Buscando sabiduría. Encontrando equilibrio. Pero éstos son los días que vivir nos ha tocado. Yoda de Star Wars.

Siempre ha de haber dos, ni más ni menos. Un maestro, y un aprendiz. Yoda de Star Wars. 

La costumbre es maestra de todas las cosas. Expresión latina.

Puedes enseñar si la acción ayuda al juicio y el juicio ayuda a la acción de vivir. Goethe.

A las personas que me hacen pasar momentos difíciles, las veo como maestros que me hacen crecer ante la adversidad.  Anónimo.

Los que saben hacer las cosas, las hacen; los que no saben, enseñan a hacerlas; los que no saben enseñar enseñan a los que enseñan, y los que no saben enseñar a los que enseñan se meten en política. Muriel Barbery.

En todo pueblo existe una antorcha, el maestro; y un extintor, el párroco. Victor Hugo.

No hay maestro como el ejercicio. Mateo Alemán.

Aristóteles es el maestro de los que saben. Dante Alighieri.

Nadie es luz de sí mismo: ni el sol. Antonio Porchia.

Las alturas guían, pero en las alturas. Antonio Porchia.

Creamos la autoridad con nuestro deseo de verdad, de seguridad, de comodidad, de evitar conflictos y confusiones conscientes; pero nada que sea resultado del miedo puede ayudarnos a entender nuestros problemas, aunque el miedo asuma apariencia de respeto y sumisión a los llamados sabios. Los sabios no hacen uso de la autoridad, y los que tienen autoridad no son sabios. El miedo en cualquier forma impide que nos entendamos nosotros mismos y nuestras relaciones con las cosas. J. Krishnamurti.

Seguir a otro, por más sabio que sea, nos impide descubrir las formas del yo. La persecución de la promesa de una utopía preconcebida ciega totalmente la mente que no se da cuenta de su propia acción restrictiva nacida de su deseo de confort, de autoridad, de que otro le ayude. El sacerdote, el político, el abogado y el militar, todos están para ayudarnos, pero esa ayuda destruye la inteligencia y la libertad. La ayuda que necesitamos no está fuera de nosotros; no debemos suplicar ayuda, la ayuda llega sin que la busquemos cuando somos humildes y entregados a nuestro trabajo, cuando estamos abiertos a comprender nuestro sufrimiento y nuestras dificultades cotidianas. J. Krishnamurti.

El maestro que es sincero protegerá a los discípulos y les ayudará por todos los medios posibles a crecer hacia la verdadera clase de libertad; pero le será imposible hacer esto si él mismo está aferrado a una ideología, si es en alguna forma dogmático o egoísta. J. Krishnamurti.

Despertaba en sus alumnos el dolor de la lucidez, sin límites, sin piedad. Película Lugares comunes.

Un hombre debe vivir cerca de sus superiores como cerca del fuego: ni tan cerca que se queme ni tan lejos que se hiele. Diógenes  Laercio.

Nada puedes enseñar a un hombre; sólo ayudarle a encontrarlo por sí mismo. Galileo.

Vivimos en una época de tal individualismo que ya no se habla nunca de discípulos; se habla de ladrones.  Jean Cocteau.

El maestro que no habla dogmáticamente es simplemente un maestro que no enseña. Gilbert Keith Chesterton.

Para ir delante de los demás, se necesita ver más que ellos. José Martí.

Tardaría una noche entera en hablar de X. era profesor y gozaba de todo el derecho a enseñar ya que dedicaba todo su tiempo a aprender. Película On the road.

A intervalos de siglos aparece un hombre con expresión desesperada y ávida en los ojos, un hombre que pondrá el mundo patas arriba para crear una nueva raza. Henry Miller. 

Tú eres fuerte, tú guías mientras otros siguen, eres luz cuando solo hay oscuridad. Película El Bosque.

Miserable cosa es pensar ser maestro el que nunca ha sido discípulo. Fernando de Rojas.

Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.  Antón Chéjov.

El silencio es el gran maestro, y para aprender las lecciones debes prestar atención. Deepak Chopra.

Seguid a los menos, y no al vulgo. Petrarca.

Los educadores, más que cualquier otra clase de profesionales, son los guardianes de la civilización. Bertrand Russell.

Quien se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender. John Cotton Dana.

Un maestro impresiona para la eternidad y nunca puede decir cuando termina su influencia. Henry Brooks Adams.

Lo que el maestro es, es más importante que lo que enseña. Karl Menninger.

Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos. Carl Gustav Jung.

Yo no soy un maestro: solo un compañero de viaje al cual has preguntado el camino. Yo te señalé más allá, más allá de mí y de ti mismo. George Bernard Shaw.

Yo palpo el futuro, yo enseño. Christa McAuliffe.

El hombre que puede hacer fácil lo difícil es el educador. Ralph Waldo Emerson.

El educador mediocre habla. El buen educador explica. El educador superior demuestra. El gran educador inspira. William Arthur Ward.

El buen maestro hace que el mal estudiante se convierta en bueno y el buen estudiante en superior. Marva Collins.

Lo más extraordinario de un maestro realmente bueno es que va más allá de los métodos educativos aceptados. Margaret Mead.

Los buenos profesores son caros; pero los malos, lo son todavía más. Bob Talbert.

El objeto de la educación es preparar a los jóvenes para que se eduquen a sí mismos durante toda su vida. Robert Hutch.

El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío. Horace Mann.

Quiero ser mi propio discípulo. No para buscar otra doctrina que sea mejor; no existe una doctrina mejor, sino para irme alejando de todas las doctrinas y de todos los maestros, y alcanzar yo solo mi objetivo, o perecer. Hermann Hesse.

Película Más allá de los sueños:

-Tú me enseñaste algo, lo único que debía recordar siempre.

¿-El qué?

-Lo he olvidado.

No hay mejor predicador que la hormiga, que no dice nada.  Benjamín Franklin.

El hábito es el maestro más eficaz.  Plinio el Joven.

El sabio comienza por hacer lo que quiere enseñar y después enseña.  Confucio.

Éste es el protagonista de mi historia. Es posible que cuando su vida se extinga no deje más huella de su paso por este mundo que la que una piedra al caer en el río deja en la superficie del agua. Pero también es posible que la forma de vida que ha elegido, tenga una influencia cada vez mayor sobre sus semejantes, hasta el punto de que mucho tiempo después de su muerte, tal vez se descubra que en esta época vivió un ser excepcional, fuera de lo común. Película El filo de la navaja.

Un sanador es una persona que ayuda y apoya a los demás en su proceso de aprender a confiar en sus propias verdades y a vivir más plena y libremente. Shakti Gawain.

Maestro: yo no soy el maestro. El maestro está en tu interior. Película La vida del joven Bruce Lee.

La autoridad reposa en primer termino sobre la razón. Anónimo.

He hecho de la muerte una mensajera de alegría ¿por qué te afliges?, He hecho que la luz resplandezca sobre ti, ¿porque te escondes de ella? Mirza Hussein-Alí NUrí (Bahá’úlláh).

En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que nuestro grito haya llegado a otros oídos y una mano recoja nuestro ideal. Anónimo.

Para ser maestro hay que superar tres fases: SER, SABER Y HACER. Película Ip man. El gran maestro.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.