Sábado, 26 de Enero de 2019

No es que yo fuera superior. Es que los demás eran inferiores. Epitafio de Orson Welles.

Desde aquí no se me ocurre ninguna fuga. Epitafio de Joham Sebastian Bach.

Si no viví más fue porque no me dio tiempo. Epitafio del Marques de Sade.

Al morir échenme a los lobos, ya estoy acostumbrado. Epitafio de Diógenes.

Aquí yace Molière el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien. Epitafio de Molière.

Aquí reposan los restos de un ser que poseyó la belleza sin la vanidad, la fuerza sin la insolencia, el valor sin la ferocidad, y todas las virtudes de un hombre sin sus vicios. Epitafio de Lord Byron dedicado a su perro Botswain.

A Ana Wallace. Los hijos de Israel querían pan y el Señor les envió el maná. El viejo dependiente Wallace quería mujer y el Diablo le envió a Ana. Epitafio en una tumba de Nueva York.

Que Dios ayude a mi pobre alma. Últimas palabras de Edgar Allan Poe.

Hay muchísimos divorcios, porque el reparto de roles no funciona. José Luis Gómez.

Se nace en ella pero no con ella. No conozco nada más espantoso que la familia. Coco Chanel.

La cualidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo inteligente. John Ruskin.

A nadie le gusta lo propio cuando mira lo ajeno. Séneca.

Los envidiosos dotados de olfato fino tratan de no conocer muy exactamente a sus rivales para poder sentirse superiores a ellos. F. Nietzsche.

Antes de casarme tenía seis teorías sobre el modo de educar a los hijos; ahora tengo seis hijos y ninguna teoría. Lord Rochester.

¿Por qué la sociedad se siente responsable solamente de la educación de los niños y no de la educación de todos los adultos de todas las edades? Erich Fromm.

El futuro de los niños es siempre hoy. Mañana será tarde. Gabriel Miró.

No evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas. Louis Pasteur.

Tener hijos no le convierte a uno en padre, del mismo modo que tener un piano no le vuelve pianista. Michael Levine.

La tradición de la intangibilidad de las religiones está tan arraigada, que los creyentes individuales pretenden reservarse un particular privilegio de respeto hacia una cosita especialmente sensible y vulnerable que ellos tienen aquí dentro, en lo más hondo del pecho. Rafael Sánchez Ferlosio.

Cuatro cosas no pueden ser escondidas durante mucho tiempo: la ciencia, la estupidez, la pobreza… y la riqueza. Averroes.

La verdadera génesis no se encuentra al principio, sino al final en dirección a la patria, donde nadie ha estado todavía. Ernst Bloch.

La muerte en la conciencia socialista: el relato de la actitud del héroe rojo, que supera la muerte, por la conciencia solidaria, es de los más luminosos e impactantes de la obra El principio esperanza III de Ernst Bloch. A diferencia de la muerte de los mártires cristianos, el viernes santo del héroe rojo no se halla dulcificado, ni menos suprimido, por ningún domingo de resurrección. Juan José Tamayo.

Por la obra de El principio esperanza III de Ernst Bloch desfilan algunas de las más emblemáticas figuras literarias portadoras de utopía: Fausto, el más alto ejemplo de hombre utópico; don Quijote, el más inflexible de los ensoñadores incondicionales; Hamlet, un gran soñador del gran estilo utopizante; Ulises, que no murió en Ítaca, sino que siguió viaje al mundo inhabitado, hacia lo inconmensurable. Páginas antológicas son las dedicadas a la música, que es, para Bloch, la más utópica de las artes. Juan José Tamayo.

Cada día, cuando me levanto, miro en la revista Forbes quiénes son los más ricos de América. Si no estoy en la lista, voy a trabajar. Robert Orben.

Cuando una puerta se cierra, otra se abre. Pero a menudo miramos la puerta cerrada tanto tiempo y con tanto resentimiento que somos incapaces de ver la que acaba de abrirse. Graham Bell.

Tómate un respiro; el campo que ha reposado da una cosecha más abundante. Ovidio.

Lo que al caballero le hace ser caballero es ser medido en el hablar, largo en el dar, sobrio en el comer, honesto en el vivir, tierno en el perdonar y animoso en el pelear. Fray Antonio De Guevara.

Haré declaraciones que pocas personas se pueden permitir porque pondrían en peligro sus ingresos o su prestigio en sus mundos profesionales, y sólo están al alcance de un escritor por libre. Dada mi libertad, puede que sea un tonto al usarla, pero sería un canalla si no lo hiciera.  Ezra Pound.

Cuando nos invade la pena, un día dura tanto como tres otoños. Lê Thanh Tông.

El desaliento es el suicidio del corazón. Jean Paul Richter.

El desánimo es una incredulidad. Henri Frédéric Amiel.

La aflicción, como el herrero, nos forja a golpes. Christian N. Bovee.

La felicidad es saludable para los cuerpos, pero es la pena lo que desarrolla las fuerzas del espíritu. Marcel Proust.

La pena, más que cordial, es un corrosivo para los males que no tienen cura. William Shakespeare.

La tristeza, aunque esté siempre justificada, muchas veces sólo es pereza. Nada necesita menos esfuerzo que estar triste. Séneca.

La única tristeza sin consuelo en la vida es la tristeza que se ha merecido. Jacinto Benavente.

Las tristezas no se hicieron para las bestias sino para los hombres; pero si los hombres las sienten demasiado se vuelven bestias. Miguel De Cervantes.

Nada expresa mejor nuestra aflicción que el no decir nada. Richard Crashaw.

Nos consolamos con poco, porque con poco nos afligimos. Blaise Pascal.

Para la abeja laboriosa no hay tiempo de estar triste. William Blake.

Sobre las alas del tiempo, la tristeza vuela. Jean De La Fontaine.

Suavizar las penas de los otros es olvidar las propias. Abraham Lincoln.

Una pena imaginada es más que acontecida. Pedro Calderón De La Barca.

En un hombre bueno, el estar triste es impiedad. Edward Young.

Guarda la tristeza para ti mismo y comparte la felicidad con los demás. Mark Twain.

Frío e insípido es el consuelo cuando no va envuelto en algún remedio. Platón.

 

La soledad es peor que la ceguera,

Si no fuera por ella

Este invierno de sombras

Sería muchas veces primavera.

José Guillermo Mariani.

 

Así la religión yace vencida a nuestros pies,

Y el triunfo nos levanta a nosotros hasta el cielo.

Lucrecio.

Ningún consejo aquí es válido para nosotros, cada uno debe buscar por sí mismo la manera para volverse dichoso. S. Freud.

Lo importante es lograr que ningún pensamiento interfiera en nuestra actividad, fluir con aquello que estemos haciendo, por poco importante que parezca. Gottfried Kerstin.

Vivamos del modo más feliz sin poseer nada; alimentémonos de la alegría. Buda.

El secreto de la existencia es entender el mundo como un lugar donde pasarlo bien. Henry Miller.

… el paso de los datos de la observación empírica a las leyes, de las leyes a los principios y de estos a la teoría, debe efectuarse con el máximo rigor, con la máxima simplicidad posible, con la máxima generalidad, en un proceso que no tiene final.  Legitimidad quiere decir eliminación de espacios vacíos y de saltos lógicos arbitrarios, significa también intersubjetividad, es decir construcción de un discurso que pueda siempre comunicarse, que no sea intimista ni puramente intuitivo, y que además sea siempre verificable o rechazable. Karl Popper.

Te he hablado de la ruptura de la imagen de sí, el alcanzar el sitio donde no hay compasión, y el llegar al conocimiento silencioso; y de los estados de ánimo que les dan seriedad. El manejo del intento es algo más velado, es el arte del acecho en sí, es la impecabilidad. Carlos Castaneda.

Para el nagual Julián, la importancia personal era un monstruo de mil cabezas y había tres maneras en que uno podía enfrentarse a él y destruirlo. La primera manera consistía en cortar una cabeza por vez; la segunda era alcanzar ese misterioso estado de ser llamado el sitio donde no hay compasión, el cual aniquila la importancia personal matándola lentamente de hambre; y la tercera manera era pagar por la aniquilación instantánea del monstruo de las mil cabezas con la muerte simbólica de uno mismo. Carlos Castaneda.

Mientras el río, corra, los montes hagan sombra y en el cielo haya estrellas, debe durar la memoria del beneficio recibido en la mente del hombre agradecido. Vigilio.

 

VITRAL [vidriera de colores] DEL PASADO

Nunca se quedó atrás nuestro pasado:

Tenaz, entre intervalos de aparente olvido,

Nos fue siguiendo los pasos, furtivo

Como un ladrón detrás de los árboles.

 

Pasajero invisible en los viajes,

Se embarcó con nosotros

En los trenes y aviones

Que por deseo o fuga abordamos.

 

En los cuartos de los hoteles,

Tras el azogue de los espejos,

Registró celestinamente

Los cuerpos prohibidos que amamos.

 

A menudo, es cierto, perdió el sentido

no las huellas de nuestro tránsito,

Pero siguió, indigente, recolectando

Fragmentos de cuanto vivimos.

 

Sólo bastó que llovieran los años

Y nos volviéramos lentos

Para sentirlo sobre la espalda, con su talego

De calamidades y milagros.

Eduardo Mitre. 

VERDAD:

  • Dad una careta al hombre y os dirá la verdad. Oscar Wilde.

  • El lenguaje de la verdad debe ser simple y sin artificios. Séneca.

  • El que persigue un sistema le tiene horror a la verdad. Ralph W. Emerson.

  • El río de la verdad va por cauces de mentiras. Rabindranath Tagore.

  • El tiempo es el padre de la verdad. François Rabelais.

  • Hay millones de facetas de la verdad, pero una sola verdad. Hermann Hesse.

  • La condescendencia crea amigos, y la verdad, odios. Terencio.

  • La franqueza tiene sus límites, allende los cuales pasa a ser necedad. Jaime Balmes.

  • La verdad de un tiempo es error en otro. Montesquieu.

  • La verdad es a veces demasiado sencilla para encontrar crédito. Fanny Lewald.

  • La verdad es útil a quien la escucha, pero desventajosa a quien la dice, porque lo hace odioso. Blaise Pascal.

  • La verdad espera. Sólo la mentira tiene prisa. Alexandru Vlahuta.

  • La verdad rara vez es pura, y nunca simple. Oscar Wilde.

  • La verdad se asienta en un limitado ámbito; el error, empero, es inmenso. Vizconde Bolinebroke.

  • La verdad triunfa por sí misma; la mentira necesita siempre complicidad. Epicteto.

  • Las verdades emergen más fácilmente del error que de la confusión. Francis Bacon.

  • Las verdades más sencillas son aquellas a las que el hombre llega más tarde. Ludwig Feuerbach.

  • Las verdades que más nos importan vienen siempre a medio decir. Baltasar Gracián.

  • Lo falso es susceptible de una infinidad de combinaciones; pero la verdad no tiene más que una manera de ser. Jean-Jacques Rousseau.

  • Lo verdadero es demasiado sencillo, pero siempre se llega a ello por lo más complicado. George Sand.

  • Mentid para encontrar la verdad. Francis Bacon.

  • No basta decir solamente la verdad, más conviene mostrar la causa de la falsedad. Aristóteles.

  • Para decir la verdad, poca elocuencia basta. Sócrates.

  • Quien quiera enseñarnos una verdad que no nos la diga: que nos sitúe de tal modo que la podamos descubrir nosotros mismos. José Ortega Y Gasset.

  • Soy amigo de la verdad hasta el martirio; no soy apóstol hasta la intolerancia. Pitágoras.

8 requisitos para vivir satisfecho (Goethe):

  • Salud suficiente para trabajar con placer.

  • Fuerza para batallar contra las dificultades y superarlas.

  • Capacidad para confesar tus pecados y perdonarlos.

  • Paciencia para perseverar hasta conseguir el objetivo.

  • Caridad para ver algo bueno en tu vecino.

  • Amor para ser útil a los demás.

  • Fe para hacer realidad las cosas divinas.

  • Esperanza para aplacar los temores sobre el futuro.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.