Miércoles, 15 de Enero de 2020

El último viaje

Sé que en la tarde de un día cualquiera
el sol me dirá su último adiós,
con su mano ya violeta,
desde el recodo de occidente.

Como siempre habré musitado una canción,
habré mirado una muchacha,
habré visto el cielo con nubes
a través del árbol que se asoma a mi ventana.

Los pastores tocarán sus flautas
a la sombra de las higueras,
los corderos triscarán en la verde ladera.
que cae suavemente hacía el río;
el humo subirá sobre la casa de mi vecino…

Y no sabré que es por última vez…

Pero te ruego, Señor: ¿podría saber antes de
abandonarla, por qué esta tierra me tuvo entre sus brazos?
Y, ¿qué me quiso decir la noche con sus estrellas?
Y mi corazón, ¿qué me quiso decir mi corazón?

Antes de partir, quiero demorarme un momento, con el pie
en el estribo, para acabar la melodía que vine a cantar.
¡Quiero que la lámpara esté encendida para ver tu rostro, Señor!
Y quiero un ramo de flores para llevártelo, Señor,
sencillamente.
Tagore Rabindranath Tagore.

 

Herbert Spencer:

  • Entendiendo como conservador todo lo que aumenta la coacción del Estado sobre los individuos, hay que dar ese nombre a cuantas medidas tiendan a dicho fin, sean interesados o desinteresados los móviles de sus autores.

  • La función del liberalismo en el pasado era poner un límite a los poderes de los reyes. La función del verdadero liberalismo en el futuro será la de poner un límite al poder de los parlamentos.

  • Se da por supuesto que el ciudadano dio conformidad a todo lo que su representante pueda hacer cuando lo votó.

  • Pero supongamos que no le votó; que por el contrario hizo todo lo que estuvo en su poder para que fuese electo alguien que sostenía un punto de vista opuesto… ¿entonces qué? La respuesta probablemente sea que, al tomar parte en tal votación, ha accedido tácitamente a plegarse a la decisión de la mayoría.

  • ¿Y si no votó en absoluto? Entonces no puede quejarse legítimamente de ningún impuesto, dado que no protestó contra su imposición.

  • Así, curiosamente, parece que dio su consentimiento hiciera lo que hiciese: ¡tanto si dijo que sí, como si dijo que no, o si se mantuvo neutral! Una doctrina francamente peculiar, ésta.

  • Existe un principio que se resiste a toda información, que se resiste a toda investigación, que nunca deja de mantener al hombre en una ignorancia.. Es el principio de desestimar lo que no se ha investigado.

  • Conserva la calma en las discusiones, porque el apasionamiento puede convertir el error en falta, y la verdad en descortesía.

  • Cuando el Estado impone nuevas cargas a los ciudadanos, o cercena su libertad con nuevas restricciones, únicamente nos fijamos en los efectos directos y próximos, olvidando los indirectos y remotos que origina ese desconocimiento continuo de los derechos individuales. No vemos que por la acumulación de estas ligeras infracciones la existencia individual y social, menos completa cada vez, decaen inevitablemente

  • Educar es formar personas aptas para gobernarse a sí mismas, y no para ser gobernadas por otros.

  • El progreso no es un accidente, es una necesidad, una parte de la naturaleza.

  • No se mide el amor por el número de caricias, sino por la frecuencia con que uno y otro se comprenden.

  • Tiempo: lo que los hombres siempre tratan de matar, pero acaba por matarlos.

  • Fórmate tú en vez de esperar a que te formen y modelen.

  • Si una sola célula, en condiciones adecuadas, se convierte en un hombre en el espacio de pocos años, seguramente no puede haber ninguna dificultad para comprender cómo, en condiciones adecuadas, la célula puede, en el transcurso de incontables millones de años, dar origen a la raza humana.

  • Todo socialismo implica esclavitud

  • El anarquista niega el derecho de todo gobierno -sea autocrático o democrático- a inmiscuirse en su libertad individual

  • Verdaderamente es maravilloso cómo nos dejamos sorprender por palabras y frases que ponen de relieve un aspecto de las cosas, dejando en la oscuridad el aspecto opuesto. Buen ejemplo de esto tenemos y es muy pertinente a la cuestión el recordatorio, en el empleo de las palabras PROTECCIÓN y PROTECCIONISTA en contra del libre cambio, y en la aceptación tácita, por parte de los librecambistas, de la propiedad con que se usan estas voces. Uno de los partidos ha ignorado y el otro no se ha cuidado de patentizar que esa pretendida protección envuelve una agresión, y que el nombre de proteccionista debería cambiarse por el de AGRESIONISTA. Y, no obstante, si para mantener los beneficios de A. se prohíbe a B. que compre a C., o si se impone a B. una multa bajo la forma de derechos de entrada en caso de que compre a C., es evidente que se comete una «agresión» contra B. para proteger a A. El título de AGRESIONISTA es, además, mucho más adecuado a los adversarios del libre-cambio que el bien sonante de PROTECCIONISTA, puesto que para proteger a un productor perjudican a diez consumidores.

ALEGRÍA:

El egoísta encuentra un placer malsano en turbar la alegría de los demás. Dangenne.

Cuando me levanto cada mañana, la mayor de las alegrías es mía: ser Salvador Dalí. Salvador Dalí.

Mi risa es mi espada, y mi alegría, mi escudo. Martín Lutero.

… la alegría es garantía de salud y longevidad. Santiago Ramón y Cajal.

El ánimo gozoso hace florida la vida; el espíritu triste, marchita los sucesos. Salomón.

La alegría de vivir está hecha de historias grises y aparentemente ordinarias que nos dan pequeñas satisfacciones. Billy Joel.

El deseo de la polilla de alcanzar la estrella, de la noche que se convierta en mañana; la devoción de algo distante y fabuloso, nos puede llevar de la alegría a la tristeza. Percy B. Shelley.

Es más alegre que una bienvenida y más triste que un suspiro. Don Blanding.

Que la alegría te acompañe. Extiende las manos y tómala cuando pase. Carl Sandburg.

Vuestra alegría es vuestra tristeza sin máscara. Khalil Gibran.

La alegría es la pasión por la que el alma goza del bien presente y descansa en él. Jacques Benigne Bossuet.

En Inglaterra, las personas se esfuerzan para ser graciosas incluso durante el desayuno. Es horroroso por su parte. Sólo los aburridos pueden ser graciosos durante el desayuno Oscar Wilde.

Si lloras de alegría, no seques tus lágrimas: las robas al dolor. Paul Jean Toulet.

No puedo creer que el inescrutable universo gire sobre un sufrimiento; sin lugar a dudas, la extraña belleza del mundo debe sustentarse en alguna parte sobre la pura alegría. Louise Bogan.

El mundo no puede dar alegrías tan grandes como son las que quita. Lord Byron.

La alegría de ver y entender es el más perfecto don de la naturaleza. Albert Einstein.

La alegría es el ingrediente principal en el compuesto de la salud. Arthur Murphy.

La alegría y el amor representan alas para los grandes hechos. La Bruyère.

Amor es alegrarse con la alegría de los demás. G. Leibniz.

Para el hombre de bien, todos los días son de alegría y regocijo. Diógenes.

Yo os digo que la alegría y la tristeza son inseparables. Khalil Gibran.

La prueba más clara de sabiduría es una alegría continua. Montaigne.

Para el espíritu, como para el cuerpo, lo que limita la acción menoscaba la alegría. Concepción Arenal.

La alegría, cuanto más se gasta más queda. Emerson.

Sin un corazón contento no hay bien que valga, así como con el corazón alegre no hay mal que pueda dañarnos en el mundo.  Massimo D´Azeglio.

La alegría del espíritu marca su fuerza. Ninon de Lenclos.

Dormía, dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir, y el servir era alegría. Rabindranath Tagore.

El vino alegra el corazón del hombre y la alegría es la madre de todas las virtudes. Goethe.

Si la mañana no nos desvela para nuevas alegrías y, si por la noche no nos queda ninguna esperanza, ¿es que vales la pena vestirse y desnudarse? Goethe.

Alegría y amor son las alas de las grandes empresas. Goethe.

La juventud es el paraíso de la vida, la alegría es la juventud eterna del espíritu. Albert Einstein.

La alegría de ver y entender es el más perfecto don de la Naturaleza. Albert Einstein.

No hay grito de dolor que en lo futuro no tenga al fin por eco una alegría. Ramón de Campoamor.

La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro. Benjamín Franklin.

La alegría de la mente es la medida de su fuerza. Ninon de Lenclos.

Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías esperando la gran felicidad. P. S. Buck.

Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia. Anatole France.

¿Qué mayor alegría puedes tener que poner en práctica lo que has aprendido? Confucio.

El hombre se complace en enumerar sus pesares, pero no enumera sus alegrías. F. Dostoiewsky.

La mitad de la alegría reside en hablar de ella. Proverbio persa.

Etimología de Alegre: sano, despabilado. Corominas.

PRUDENCIA:

La prudencia guarda en seguridad a la vida, pero pocas veces la hace dichosa.  Samuel Johnson.

El miedo es natural en el prudente, y el vencerlo es lo valiente.  Alonso de Ercilla.

Para el hombre prudente es más fácil prevenir que remediar. Baltasar Gracián.

Las serpientes son las maestras de toda sagacidad: ellas nos muestran el camino de la prudencia. Baltasar Gracián.

La sabiduría más alta y más bella es la que preside al gobierno de los Estados y de las familias humanas, y que se llama prudencia y justicia. Platón.

Advierte que es desatino, siendo de vidrio el tejado, tomar piedras en la mano, para tirar al vecino. Miguel De Cervantes.

Confiamos porque somos precavidos. Epícteto.

El hombre prudente no se vale jamás de la palabra para el sarcasmo ni para la difamación. Benjamin Franklin.

El que es prudente es moderado; el que es moderado es constante; el que es constante es imperturbable; el que es imperturbable vive sin tristeza; el que vive sin tristeza es feliz; luego el prudente es feliz. Séneca.

El que vive prudentemente, vive tristemente. Voltaire.

El rasgo distintivo del hombre prudente es el ser capaz de deliberar y de juzgar de una manera conveniente sobre las cosas. Aristóteles.

El retirarse no es huir, ni el esperar es cordura, si el peligro sobrepuja a la esperanza. Miguel De Cervantes.

En la prosperidad modérate; en la adversidad resígnate y sé siempre prudente. Periandro.

En todo momento, los prudentes han prevalecido sobre los audaces. Théophile Gautier.

La contraria fortuna hace a los hombres prudentes. Mateo Alemán.

La prudencia suele faltar cuando más se la necesita. Publio Siro.

La temeridad es peligrosa en un jefe: el verdadero coraje es la prudencia. Eurípides.

No hay sabiduría sin prudencia; no hay filosofía sin cordura. Existe en el fondo de nuestra alma una luz divina que nos conduce con indudable acierto si no nos obstinamos en apagarla. Jaime Balmes.

No obres nunca apasionado. ¿Por qué quieres entrar en el mar durante la tempestad? Teógenes.

No vayas por ningún camino que no sepas dónde va. Mariano Aguiló.

Nuestra prudencia está sujeta a la fortuna, como nuestros bienes. François De La Rochefoucauld.

Para andar por el mundo es menester ir bien abastecido de cautela y de indulgencia; aquella sirve para protegernos de daños y pérdidas; esta última de pleitos y de pendencias. Arthur Schopenhauer.

Por el camino de en medio irás siempre muy seguro. Ovidio.

Si la prudencia te acompaña, ningún poder celestial te desamparará. Juvenal.

Si llevas suelto el zapato, guárdate bien de inclinarte y tratar de atarlo mientras atraviesas un campo de melones: los que te ven podrían creer otra cosa. Anónimo.

Si sois prudentes observaréis atentamente a los hombres para que no os oculten lo que piensan. Solón.

Tan pronto como la prudencia y la perspicacia existieron se vio nacer una gran hipocresía. Lao-Tsê.

Toda dilación es odiosa, pero suele engendrar prudencia. Publio Siro.

Mezcla a tu prudencia un grano de locura. Horacio.

Es prudente no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez. R. Descartes.

El hombre cauto jamás deplora el mal presente; emplea el presente en prevenir las aflicciones futuras. W. Shakespeare.

Sé prudente, lo mejor en todo es escoger la ocasión. Hesíodo.

Hay momentos en que la audacia es prudencia. C. S. Darrow.

A la capacidad de hacer un sacrificio en el presente en beneficio del futuro lo llamo prudencia. Avner Offer.

El verdadero filósofo no vive como hombre prudente.  F. Nietzsche.

Si todo el mundo se hace prudente la prudencia perderá su dignidad.  F. Nietzsche.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.