Martes, 5 de Noviembre de 2019

Es un noble héroe el que lucha por la patria; más noble, quien lucha por el bienestar de su país natal, pero el más noble es el que lucha por la humanidad. Johann Gottfried von Herder.

Las palabras de honor cuestan poco. Johann Gottfried von Herder.

El hombre que se rinde a sí mismo es un miserable; el que labora para los demás, gozando y viviendo interiormente, ése es feliz. Johann Gottfried von Herder.

Los dos mayores tiranos del mundo: la casualidad y el tiempo. Johann Gottfried von Herder.

La cultura no consiste sólo en dictar las reglas, sino también en mejorar las costumbres. Johann Gottfried von Herder. 

NAPOLEON HILL: 

El éxito no exige explicación. El fracaso no tiene excusa.

Todos los logros tienen su comienzo con una gran idea.

Las personas que no logran acumular dinero, tienen sin excepción, el hábito de tomar decisiones, si es que las toman, de modo muy lento y de cambiar esas mismas decisiones con rapidez y a menudo.

No esperes; el tiempo nunca va a ser el adecuado. Comienza desde donde estás y trabaja con las herramientas que tengas a tu disposición y mejores herramientas encontrarás en el camino.

Lo que cuenta son los hechos y no las palabras.

Antes de haber formado su ‘equipo de trabajo’ decida ventajas y beneficios que usted puede ofrecer a cada miembro de su grupo a cambio de su cooperación… ninguna persona inteligente exigirá ni esperará que otra trabaje sin una compensación adecuada, aunque ésta no siempre se encuentre en forma de dinero.

Antes que el éxito llegue, habrá derrotas y fracasos temporales. Cuando la derrota llega la manera más fácil es desistir. Esto es lo que hace la mayoría de la gente.

Si no se posee perseverancia, no se alcanza éxito notable alguno en ningún campo de actividad.

Los planes son inertes e inútiles si no se dispone del poder suficiente para transformarlos en acción.

Las personas que no alcanzan el éxito… conocen todas las razones que explican el fracaso y disponen de lo que consideran que son toda clase de justificaciones para explicar su propia falta de logros. 

TRANQUILIDAD:

Soporta lo que la suerte te depara; el que resiste acaba por ser premiado, porque la suerte sabe premiar con largueza, así como compensar con magnificencia el espíritu tranquilo. Johann Gottfried von Herder.

Denme la tormenta y la tempestad del pensamiento y la acción, más que la calma chicha de la ignorancia y la fe. Robert Ingersoll.

La respuesta suave calma la ira, así como el aceite calma las olas. Esta respuesta suave, casi en voz baja, lenta y buena es una de las empresas más difíciles de este mundo. Noel Clarasó.

El hombre que desea estar tranquilo ha de ser sordo, ciego y mudo. Proverbio hindú.

Oído en el mercado. Dos gruesas ancianas a punto de concluir su conversación. Una de ellas dice a la otra: ‘para estar tranquila, no hay que salirse de la vida normal. E. M. Cioran.

La gente no desea la verdad. Desea promesas tranquilizadoras.  Anthony de Mello.

La convicción sincera es confiada y tranquila. Jules Simón.

Mejor duerme el pobre que el que tiene que guardar con solicitud lo que con trabajo ganó y con dolor ha de dejar. Anónimo.

Haz por semejante a un promontorio. Las olas del mar se estrellan contra él de continuo, y él se mantiene inmóvil hasta que en torno suyo se abonanzan las aguas. Marco Aurelio.

La tenacidad lo es todo, bella es la tranquilidad. Periandro de Corintio.

Para alcanzar una fecunda vida, es menester vivirla despacio. Cicerón.

La ausencia de deseos nos da tranquilidad. Lao Tse.

El renombre y el reposo no compaginan. Georg Lichtenberg.

La verdadera energía y el verdadero carácter son como el valor, tranquilo y moderado, sin alardes y sin vacilaciones. Carlos Pellegrini.

El mar es tan profundo en la calma como en la tempestad. John Donne.

Mira a la derecha y a la izquierda del tiempo y que tu corazón aprenda a estar tranquilo. F. G. Lorca.

El dinero no da la felicidad, pero si tranquilidad, y una persona tranquila es una persona feliz. Anónimo.

El mundo pertenece al entusiasta que permanece tranquilo. William McFee.

La vida interior necesita una casa confortable y una buena cocina. D. H. Lawrence.

En los trances duros y lo mismo en la bonanza mantente siempre con ánimo sosegado. Horacio.

Mi aparente tranquilidad es el precio de muchas angustias. Anónimo.

La ausencia de deseos trae quietud, y el mundo se corrige por sí mismo. Lao Tsé.

Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano. Confucio.

Un hombre no trata de verse en el agua que corre, sino en el agua tranquila, porque solamente lo que en sí es tranquilo puede dar tranquilidad a otros. Confucio.

No hay nada, sin duda, que calme el espíritu tanto como el ron y la verdadera religión. Lord Byron.

Estar alerta, he ahí la vida; yacer en la tranquilidad, he ahí la muerte. Oscar Wilde.

Nunca se me ha dado bien tratar con la gente y si tengo que tranquilizar a una chica de 19 años, soy como un enfermo de párkinson haciendo de neurocirujano con una llave inglesa. Película Sin city. Ciudad del pecado.

Somos más sinceros cuando estamos iracundos que cuando estamos tranquilos. Cicerón.

He buscado en todas partes el sosiego y no lo he encontrado sino en un rincón apartado con un libro en las manos. Tomás de Kempis.

Los grandes acontecimientos no corresponden a nuestros momentos bulliciosos, sino a nuestros momentos de tranquilidad. Friedrich Nietzsche.

Las personas débiles se tranquilizan tan fácilmente como se asustan. Honoré de Balzac.

Cultiva la soledad y la tranquilidad, y unos pocos amigos sinceros; mejor que la alegría de la masa, el ruido y miles de conocidos asintiendo. William Powell.

A los que corren en un laberinto, su misma velocidad los confunde. Seneca.

Por vivir quieto, conviene totalmente ser libre, o totalmente servir.  Francisco de Quevedo y Villegas.

Cuando no se encuentra descanso en uno mismo, es inútil buscarlo en otra parte. La Rochefoucauld.

Desde hace poco conozco una profunda quietud. Mi espíritu no se inquieta por nada del mundo. La brisa que viene del bosque de pinos hace volar mi bufanda. La luna de la montaña brilla sobre mi arpa. ¿Me preguntáis la razón del éxito o del fracaso? La canción del pescador se hunde en el río. Wang Wei.

Mientras los hombres sean mortales nunca estaremos del todo tranquilos. Woody Allen.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.