Martes, 28 de Agosto de 2018

El rostro es lo opuesto de la belleza, siempre oscilando entre la risa y la brutalidad. Tom Rachman.

El dolor abre la puerta a la compasión, y ésta a la intimidad.   José Ovejero.

Me gustaba aquella mezcla de decisión y desvalimiento propia de quien sabe lo que quiere pero no cómo conseguirlo. José Ovejero.

Cuando se te ocurren menos cosas que decir, tienen que ocurrírsete nuevas cosas que hacer; el otro deja de ser el mundo para ser tu compañero en el mundo. José Ovejero.

Muchos nobles son como las patatas, que todo lo bueno lo tienen bajo tierra. Jonathan Swift.

Una vasija nueva conserva largo tiempo el líquido que la impregnó por primera vez. Horacio.

Enseñar es insistir e insistir, y dar ejemplo diario. Nacho Bezanilla.

Elige ser derrotado en presencia del sabio que sobresalir entre necios. Anónimo.

El tonto se ve a sí mismo como si fuera otro; el sabio ve a otros como si fueran él mismo. Anónimo.

Muchos buscan la felicidad como otros buscan el sombrero: lo llevan encima y no se dan cuenta. Nikolaus Lenau.

 

Un mendigo estuvo junto a una carretera durante más de treinta años.  Un día, un desconocido pasó por allí.

-¿Una limosna? –murmuró el mendigo, alargando mecánicamente su gorra de béisbol.

-No tengo nada que darte –dijo el desconocido.  A continuación preguntó:

-¿Sobre qué estás sentado?

-Nada –respondió el mendigo.  Sólo una vieja caja. He estado sentado en ella desde no sé cuándo.

-Has mirado dentro alguna vez –preguntó el desconocido.

-No –dijo el mendigo, ¿para qué? No hay nada dentro.

-Echa una mirada –insistió el desconocido.

El mendigo consiguió abrir la tapa.  Con infinita sorpresa, incredulidad y dicha vio que la caja estaba llena de oro.

Yo soy ese extraño que no tiene nada que darte y te pide que mires dentro.  No dentro de ninguna caja, como en la parábola, sino en otro lugar aún más cercano: dentro de ti mismo.

Eckhart Tolle.

PLINIO EL JOVEN:

  • La práctica es un maestro excepcional.

  • Leed mucho, pero no muchas cosas.

  • El hábito es el maestro más eficaz.

  • El mayor número de los males que sufre el hombre proviene del hombre mismo.

  • No hay libro por malo que sea, que no tenga algo bueno.

  • Disminuye el deseo de todas las cosas cuando la ocasión es demasiado fácil.

R. DESCARTES:

  • Las almas más grandes son tan capaces de los mayores vicios como de las mayores virtudes.
  • En cuanto a la lógica, sus silogismos más bien sirven para explicar a otros las cosas ya sabidas, que para aprender.
  • No hay nada repartido de modo más equitativo que la razón, todo el mundo está convencido de tener suficiente.
  • La razón o el juicio es la única cosa que nos hace hombres y nos distingue de los animales.
  • La multitud de leyes frecuentemente presta excusas a los vicios.
  • Apenas hay algo dicho por uno cuyo opuesto no sea afirmado.
  • No hay alma por poco noble que sea que permanezca tan aferrada a los objetos de los sentidos que, a veces, no se aparte de ellos para desear un bien
  • No basta tener buen ingenio, lo principal es aplicarlo bien.
  • Es prudente no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez.
  • Leer un libro enseña más que hablar con su autor, porque el autor, en el libro, sólo ha puesto sus mejores pensamientos.
  • Los malos libros provocan malas costumbres y las malas costumbres provocan buenos libros.

R. TAGORE:

  • El bosque sería muy triste si sólo cantaran los pájaros que mejor lo hacen.

  • Sólo yo tengo el derecho de corregir, pues sólo puede castigar quien ama.

  • El benefactor llama a la puerta, pero el que ama la encuentra abierta.

  • Engarza en oro las alas del pájaro y nunca más volará al cielo.

  • La verdad no está de parte de quien grite más.

  • La verdad levanta tormentas contra sí que desparraman su semilla a los cuatro vientos.

  • El hombre se adentra en la multitud por ahogar el clamor de su propio silencio.

  • Agradezco no ser una de las ruedas del poder, sino una de las criaturas que son aplastadas por ellas.

  • No es tarea fácil dirigir a hombres, empujarlos en cambio es muy sencillo.

  • Para los hombres aceptar es dar, para las mujeres dar es recibir.

  • Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin.

  • Dormía, dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir, y el servir era alegría.

  • El que se ocupa demasiado en hacer el bien no tiene tiempo de ser bueno.

  • Aunque le arranques los pétalos no quitarás su belleza a la flor.

  • La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos.

E. CIORÁN:

  • La única originalidad del amor es que hace la felicidad indistinta de la desdicha.

  • Desconfíen del rencor de los solitarios que dan la espalda al amor, a la ambición, a la sociedad. Se vengarán un día de haber renunciado a todo eso.

  • Mi misión es matar el tiempo y la de éste matarme a su vez. Se está bien entre asesinos.

  • Siempre tenemos la impresión de que podríamos hacer mejor lo que los otros hacen. Desgraciadamente, no tenemos el mismo sentimiento hacia lo que nosotros mismos hacemos.

  • La mentira es una forma de talento.

PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA:

  • ¡Oh que aprisa piensa un vehemente deseo que no hay más que lo que piensa!

  • El valor es hijo de la prudencia, no de la temeridad.

  • Vencer y perdonar, es vencer dos veces.

  • Dichas que se pierden son desdichas más grandes.

Bondad:

  • Si quieres ser bueno, cree primero que eres malo. Epicteto.

  • Hasta los buenos tienen sus defectos y sus prejuicios. Fenelon.

  • No todos los hombres malos pueden llegar a ser buenos; pero no hay ningún hombre bueno que no haya sido malo alguna vez. Agustín de Hipona.

  • Los actos de los hombres que, desde el punto de vista moral, son indiferentes, los clasificamos como buenos o malos con arreglo a su éxito o su fracaso. H. Spencer.

  • Nada de cuanto sucede es malo para el hombre bueno. Platón.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.