Jueves, 9 de Enero de 2020

ALEGRÍA:

Acaso, debiéramos aprender de los niños. Porque, es verdad, la

alegría se recuerda como un estado feliz en el que, ausente la inquietud y

la preocupación, el niño se revuelca jubiloso en el bien concreto de la más

pequeña. chuchería. Se nos ha dicho que trabajemos por hacernos como

niños. Y su secreto no estaba en la ausencia de problemas —que el niño ni

los sospecha, siquiera—, sino en la entrega gozosa y feliz a cada instante, a

cada ocupación.

José Ortega Gaisán.

 

El dolor sólo existe en la resistencia.

La alegría sólo existe en la aceptación.

Las situaciones dolorosas que se aceptan se convierten

En gozo para el corazón.

Las situaciones gozosas que no se aceptan se convierten en dolorosas.

No existe nada llamado mala experiencia.

Las malas experiencias son sencillamente la creación

De tu resistencia a lo que es.

Yogi Amrit Desal.

No sé si soy una persona triste con vocación de alegre, o viceversa. Lo que sí sé es que siempre hay algo de tristeza en mis momentos más felices, al igual que siempre hay un poco de alegría en mis peores días.

Encuentra un lugar en tu interior donde haya alegría, y la alegría quemará el dolor. Joseph Campbell

La alegría de la vida proviene de nuestras nuevas experiencias, por lo tanto no hay mayor alegría que tener un horizonte sin fin para cambiar; que el sol salga de nuevo cada día.

Si sigues huyendo de ti mismo, entonces te advertimos que el amor, la alegría y la paz también se irán lejos de ti. Maddy Malhotra.

Cuando estrés triste, ponte a cantar. Cuando estés alegre, ponte a llorar. Cuando estés vacío, de verdad vacío, ponte a mirar. Jaime Sabines.

La alegría profunda del corazón es como un imán que indica el camino de la vida. Madre Teresa de Calcuta.

La alegría es fuerza. Madre Teresa de Calcuta.

Hay una cosa muy bonita: compartir la alegría de amar. Madre Teresa de Calcuta.

La alegría causa a veces un efecto extraño; oprime al corazón casi tanto como el dolor. Alejandro Dumas, padre.

Sobre la gleba [tierra] dolorosa que suele ser la vida, brotan y florecen no pocas alegrías. José Ortega y Gasset.

La alegría del alma forma los días más bellos de la vida en cualquier época que sea.  Sócrates.

Una vieja leyenda cuenta que el rey de un lejano país siempre vivió triste, y por traicionar la alegría, murió como vivió, calladamente. José Saramago.

Para el sabio, la tristeza y la alegría son semejantes, lo mismo que el bien y el mal; para el sabio, todo lo que tuvo principio debe tener también fin. Considera, por tanto, si hay razón para que te alegres con la ventura que llega, o te entristezcas con la desgracia que no esperabas. Omar Khayyam.

Con tal que mantengan despejada la cabeza y que el tabernero les venda al fiado, no necesitan nada más para vivir alegres y sin desazón. Goethe.

Película El Señor Ibrahim Y Las Flores Del Corán:

-Sonríe siempre.

-Habla con la sonrisa. Que gran consejo, que gran aliada es la sonrisa en el camino hacia la felicidad.

Bueno es tener la alegría en casa y no haber de buscarla fuera. Goethe.

La alegría y la jovialidad son la mejor forma de preservar la belleza y la juventud. Charles Dickens.

La gente buena, si se piensa un poco en ello, ha sido siempre gente alegre. Ernest Hemingway.

El dolor es egoísta. (…) soy un hombre insensible que sólo sabe llorar su pena. (…) No ignoro que hay otras catástrofes. Pero (…) sólo tengo piedad, conmiseración y pena por el mío. Hay hambre en algunos países, mujeres son maltratadas, enfermos padecen cáncer, alguna gente muere, otros no consiguen empleo; pero yo, sólo atento a mi pena, soy un hombre insensible al dolor ajeno. También a las alegrías. Si nadie puede compartir mi pena (…), me niego a compartir las alegrías de los otros. Cristina Peri Rossi.

Mi alma se daba, dándose gozaba, y transcendía su esencia en goce. Se consumía en la alegría del que conoce. R. M. del Valle Inclán.

Vinum et musica laetificant cor. El vino y la música alegran el corazón. Expresión latina.

Mario Benedetti:

  • Sólo echamos de menos un museo de alegrías.

  • La alegría sobreviene después de las ausencias, al fin de las nostalgias.

  • La alegría es un préstamo.

 Los hombres deberían saber que del cerebro y nada más que del cerebro vienen las alegrías, el placer, la risa, el ocio, las penas, el dolor, el abatimiento y las lamentaciones.  Hipócrates

En su deseo confundía las sensualidades del lujo con las alegrías del corazón, la elegancia de las costumbres, con las delicadezas del sentimiento. Gustave Flaubert.

Si exagerásemos las alegrías, como hacemos con las penas, nuestros problemas perderían importancia. Anónimo.

Después de la alegría viene la soledad. Después de la plenitud viene la soledad. Después del amor viene la soledad.  Mario Benedetti.
El hombre se complace en enumerar sus pesares, pero no enumera sus alegrías.  Fiodor Dostoievski.

El dinero es algo muy singular. Le da al hombre tanta alegría como el amor y tanta angustia como la muerte.  John Kenneth Galbraith.

Mi alegría es la melancolía. Miguel Ángel Buonarroti.

Con una sola nota se amarga la alegría. Película El pacificador.

Una hora de alegría es algo que robamos al dolor y a la muerte, y el cielo nos recuerda pronto nuestro destino. Jacinto Benavente.

La lección más importante que el hombre puede aprender en toda su vida no es que en el mundo exista dolor, sino que depende de nosotros obtener provecho, puesto que se nos permite transformarlo en alegría. Rabindranath Tagore.

Un dolor puro y completo es imposible al igual que una alegría pura y perfecta. León Tolstoi.

El dolor es el hilo con el que se teje la tela de la alegría. El optimista no conocerá nunca la alegría. Henri de Lubac.

El demonio tiene miedo de la gente alegre. San Juan Bosco.

La alegría es de la voluntad que labora, que supera obstáculos, que conoce el triunfo. W. B. Yeats.

 

FILOSOFÍA:

Demetrio el cínico: defendía que eran más provechosos pocos preceptos de sabiduría si se poseían bien y estaban prontos para usar de ellos, que el haber aprendido muchos y no disponer de ellos. La plena y necesaria sabiduría la alcanza el alma cuando deja de temer a los dioses y a los hombres, desprecia todo aquello que atormenta y ornamenta la vida, deja de temer a la muerte y vive en virtud y con mayor recelo de sí mismo que de los demás.

EPÍCTETO (filósofo estoico):

El papel del filósofo y maestro estoico consistiría en vivir y predicar la vida contemplativa, centrada en la noción de eudaimonía (‘felicidad’). La eudaimonía, según la doctrina estoica, sería un producto de la virtud, definida mediante la vida acorde a la razón. Además del autoconocimiento, la virtud de la razón estoica consiste en la ataraxia (‘imperturbabilidad’), apatía (‘desapasionamiento’) y las eupatías (‘buenos sentimientos’). El conocimiento de la propia naturaleza permitiría discernir aquello que el cuerpo y la vida en común exigen del individuo; la virtud consiste en no guiarse por las apariencias de las cosas, sino en guiarse para todo acto por la motivación de actuar racional y benevolentemente…

Hace hincapié es en la idea de que el estudio de la filosofía no es un fin en sí mismo, sino un medio necesario para aprender a vivir conforme a la naturaleza.

Trató de ofrecer a sus discípulos un camino adecuado para alcanzar la felicidad personal. Solamente si hacemos lo correcto se puede alcanzar una vida plena y feliz. Pero, ¿cómo sabemos qué es lo correcto? Tenemos que aprender a distinguir qué es lo que podemos cambiar, y de esta forma saber en qué se puede mejorar. Pero hay muchas cosas que no podemos cambiar, entonces, no nos queda más que aceptarlas. Aprendiendo a aceptarlas seremos felices, pero también debemos hacer un buen uso de las «representaciones» o las ideas y así distinguir lo que es útil de lo que no lo es.

Para realizar buenas elecciones, Epicteto decía que había que aprender a distinguir entre los bienes verdaderos (tener deseos, sentir impulsos y aceptar o negar racionalmente de acuerdo con el bien del albedrío) y los bienes aparentes (salud, riquezas, posición social, etc.).

Epicteto propuso dos modelos: Sócrates y Diógenes. Para él, estos dos personajes representan el modelo del sabio estoico, conocedor de la verdad, imperturbable, siempre acertado en sus juicios y sus comportamientos, modelos que Epicteto se consideró incapaz de alcanzar y que difícilmente alcanzarían sus discípulos.

Disertaciones:

-¿Qué depende de nosotros? Los dioses hicieron que dependiese sólo de nosotros lo más poderoso de todo y lo que dominaba lo demás: el uso correcto de las representaciones [pensamientos], mientras lo demás no depende de nosotros. La capacidad de impulso y repulsión, de deseo y de rechazo, y, en pocas palabras, la de servirte de las representaciones; si te ocupas de ella y cifras en ella tú también, nunca hallarás impedimentos ni tropezarás con trabas, ni te angustiarás ni harás reproches ni adularás a nadie.

-Lo único insoportable para el ser racional es lo irracional, pero lo razonable se puede soportar. Para juzgar lo razonable y lo irracional cada uno de nosotros nos servimos no sólo del valor de las cosas externas, sino también del valor de nuestra dignidad personal. Eres tú quien te conoces a ti mismo, quien sabe cuánto vales para ti mismo y en cuánto te vendes; cada uno se vende por un precio.

-… es necesario que todo hombre se sirva de cada cosa de acuerdo con la idea que se haya formado de ella, aquellos pocos, los que creen haber nacido para la felicidad, para el respeto y para la seguridad en el uso de las representaciones, no tienen ninguna idea vil o innoble sobre sí mismos, pero la mayoría tiene las ideas contrarias.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.