6 de Marzo de 2016

6

la habilidad y la constancia son las armas de la debilidad. Nicolás Maquiavelo.

Es débil porque no ha dudado bastante y ha querido llegar a conclusiones. Miguel de Unamuno.

La enfermedad es a menudo para los débiles un medio de vencer.  André Maurois.

El gusto de complacer al amigo es diablo tentador.  Francisco de Quevedo.

Las voluntades débiles se traducen en discursos; las fuertes, en actos. Gustave Le Bon.

Se es más esclavo de los débiles que de los fuertes. Enrique Jardiel Poncela.

Una buena parte de los hombres no tiene más vida interior que la de sus palabras, y sus sentimientos se reducen a una existencia oral. José Ortega y Gasset.

El amor es más bien el dios de las sensaciones que el dios de los sentimientos. Anne de Lenclós.

Nuestra alma, nuestro espíritu y nuestro cuerpo tienen exigencias generalmente contradictorias; creo difícil unir satisfacciones tan diversas sin envilecer a unas y sin desanimar otras, así que he disociado el amor. Marguerite Yourcenar.

La debilidad es subyugada [dominada] cuando dejas de imponerte limites. M J. Bustelo.

Que tengas sentido de la moralidad y nosotros no, nos da una ventaja evolutiva y si algo ha demostrado la historia es que la evolución siempre gana. Película El hombre de acero.

La única manera de saber quién eres es poniendo a prueba tus límites. Película El hombre de acero.

Deus nudus est [Dios está desnudo], decía Séneca. Yo temía que estuviera metido dentro de sus vestiduras. Y es más: los vestidos no sólo hacen a las personas, sino también a los dioses. F. Nietzsche.

No hay manjar que no empalague, ni vicio que no enfade. Proverbio Chino.

No hay mejor palabra que la que está por decirse. Popular español.

No hay placer que no tenga por límites el dolor; que con ser el día la cosa más hermosa y agradable tiene por fin la noche. Lope de Vega.

No lo que tenemos, sino lo que disfrutamos, constituye nuestra abundancia. Tetit-Senn.

No permitas que lo que no puedes hacer interfiera en lo que sí puedes hacer. J. Wooden.

No puedo en un solo día cambiar el desierto. Pero puedo empezar haciendo un oasis. Phill Bosmans.

No querer mortificar, no querer herir a nadie, puede ser lo mismo una muestra de justicia como de timidez. F. Nietzsche.

No hay que pactar nunca con el error, aún cuando se vea sostenido por textos sagrados. Mohandas Karamchand Gandhi.

No hay que pedir jamás a un hombre que sea lo que no es, pero sobre todo, no hay que pedirle nunca que sea sólo lo que es. Rodolfo Usigli.

No desmayéis. A menudo la última llave del manojo es la que abre la cerradura. Totty Weck.

No es caritativo dolerse del tiempo que ha sido necesario gastar para hacer el bien. Jouvert.

No es planta de nuestra tierra la verdad. Zoroastro.

No existe el fracaso, salvo cuando dejamos de esforzarnos. Juan Pablo Marat.

No existe el presente: Lo que así llamamos no es otra cosa que el punto de unión del futuro con el pasado. Miguel de Montaigne.

No hay cosa que los humanos traten de conservar tanto, ni que administren tan mal, como su propia vida. Cicerón.

No hay hombre cultivado, sólo hay hombres que se cultivan. Ferdinand Foch.

Nada resulta más atractivo en un hombre que su cortesía, su paciencia y su tolerancia. Cicerón.

No basta un gran amor para retener eternamente al ser amado si no se sabe, al mismo tiempo, llenar toda la vida de éste con una riqueza incesantemente renovada. Andre Maurois.

No cambies la salud por la riqueza, ni la libertad por el poder. Benjamin Franklin.

Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida. Anónimo.

Los que más han amado al hombre le han hecho siempre el máximo daño. Han exigido de él lo imposible, como todos los amantes. Friedrich Nietzsche.

Nada hay más peligroso que un amigo ignorante; es mejor un enemigo razonable. Jean de la Fontaine.

El arte es la mentira que nos permite comprender la verdad. Picasso.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.