Viernes, 30 de Marzo de 2018

Si el conocimiento es incompleto el pensamiento es incompleto puesto que el pensamiento nace del conocimiento. Sin memoria no hay pensamiento. J. Krishnamurti.

Hay que escuchar a la cabeza y dejar hablar al corazón. Marguerite Yourcenar.

La indiferencia hace sabios, y la insensibilidad monstruos.  Denis Diderot.

No me importa que me llames gilipollas, demuestra falta de imaginación. Película Sin frenos.

Dios: fórmula de todas las calumnias del más acá, de todas las mentiras del más allá. F. Nietzsche.

Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos. Eduardo Galeano.

No hay castos; solamente hay enfermos, hipócritas, maníacos y locos. Anatole France.

Un esfuerzo más y lo que iba a ser un fracaso se convierte en éxito. No existe el fracaso, salvo cuando dejamos de esforzarnos. Anónimo.

Soporta y persiste; el dolor presente ha de serte de provecho en mejor ocasión. Ovidio.

Job lo soportaba todo hasta que sus amigos fueron a consolarlo; entonces se impacientó. S. Kierkegaard.

Si no puedes agradar a todos con tus méritos y tu arte, agrada a pocos. Agradar a muchos es malo.  F. Schiller.

La verdad es una antorcha que luce en medio de la niebla sin disiparla. Claude A. Helvétius.

Es una desgracia que haya un intervalo tan pequeño entre el tiempo en que somos demasiado jóvenes y el tiempo en que somos demasiado viejos. Montesquieu.

Solo innecesario. Chéjov. 

Alexandre Dumas (hijo):

  • El primer amor, por amor; el segundo, por despecho; el tercero, por costumbre.

  • ¿Cómo es que, siendo tan inteligentes los niños, son tan estúpidos la mayor parte de los hombres? Debe ser el fruto de la educación.

  • El arte necesita o soledad, o miseria, o pasión. Es una flor de roca, que requiere el viento áspero y el terreno duro.

  • El deber es aquello que exigimos de los demás.

  • El dinero es el único poder que nunca se discute.

  • Es más fácil ser bueno para toda la gente que para alguien.

  • El matrimonio es una cadena tan pesada que para llevarla hace falta ser dos y, a menudo, tres.

  • Haz aquello que puedas decir.

  • La esperanza es el mejor médico que yo conozco.

  • La experiencia y la filosofía que no conducen a la indulgencia y a la caridad, son dos adquisiciones que no valen lo que cuestan.

  • La mujer es un ángel con un diablo en su cuerpo.

  • La vida humana se halla dividida en dos fases distintas: los primeros treinta y cinco años son para la experiencia, y el resto, para el recuerdo.

  • Las opiniones son como los clavos: cuanto más se golpea sobre ellas, más penetran.

  • No estimes el dinero ni más ni menos que lo que vale: es un buen servidor y un pésimo amo.

  • Quien lee mucho sabe mucho; pero quien observa sabe todavía más.

  • Prefiero los malvados a los imbéciles, porque aquellos, al menos, dejan algún respiro.

  • Todo lo que puede sustituirse con facilidad puede ser abandonado más fácilmente.

DESTINO:

¡Oh, inmodesto mortal! ¡Tu destino es la alegría de ver la batalla en constante evolución! Ludwig Boltzmann.

El destino, el azar, los dioses, no suelen mandar grandes emisarios en caballo blanco, ni en el correo del Zar. El destino, en todas sus versiones, utiliza siempre heraldos humildes. Francisco Umbral.

A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo. Jean de la Fontaine.

Yo creía que la ruta pasaba por el hombre, y que de allí tenía que salir el destino. Pablo Neruda.

Nadie puede escapar del destino que le espera. Yasir Arafat.

El destino a veces suele cumplirse en pocos segundos, y aquello que durante años se ha buscado nos lo concede un dichoso azar. Franz Schubert.

Luchar contra nuestro destino sería un combate como el del manojo de espigas que quisiera resistirse a la hoz. Lord Byron.

Cuanto antes nos percatemos de que nuestro destino está en nosotros mismos, y no en las estrellas, tanto mejor para nosotros. Axel Munthe.

Tendremos el destino que no hayamos merecido. Albert Einstein.

Los hombres amontonan errores en sus vidas y crean un monstruo al que llaman destino. John Keats.

Al destino no le vale con infringir una sola calamidad. Publio Sirio.

No hay azar, destino, ni suerte que pueda con la firme resolución de un alma decidida. Ella Wheeler Wilcox.

Los hombres no son prisioneros del destino, sino prisioneros de su propia mente. Franklin D. Roosevelt.

El amor en nuestro verdadero destino. No encontramos el sentido de la vida por nosotros mismos, lo encontramos con otro. Thomas Merton. 

He nacido con un destino distinto a los de los demás seres de mi especie; semejante suerte, es un cuento de hadas, un sueño. Charlotte Brontê.

Debemos obrar, no para ir contra el destino, sino para ir delante de él. Friedrich Hebbel.

Cualquier hecatombe general siempre se reduce a un drama íntimo, de la misma forma que uno puede resbalar en una piel de plátano y morir del batacazo mientras está cayendo la bomba de hidrógeno sobre su cabeza. Manuel Vicent.

El destino es una palabra que usa la gente para justificar su falta de iniciativa para alcanzar lo que desean ya sea emocional o profesionalmente. Anónimo.

El destino de quienes han delinquido es inexorable. Ya no podrán nunca ocultar su pasado: Toda la tierra les es de vidrio. Ralph Waldo Emerson.

El destino se abre sus rutas. Virgilio.

En este preciso momento te hallas en este mundo en forma de persona y tal como viene en el programa tu obligación al día de hoy consiste en no poner cara de mosquito para no dar pistas al enemigo. Manuel Vicent.

Los espíritus vulgares no tienen destino. Platón.

Mientras la muerte decida el destino, no hay nada que hacer. Anónimo.

No olvides tu historia ni tu destino. Bob Marley.

Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción. Gilbert Keith Chesterton.

Un solo hombre atormentado se eleva por un momento tan alto sobre su propio destino, que su dicha luce como una estrella, y a todos aquellos que la ven, les parece algo eterno y como su propio sueño de felicidad. Hermann Hesse.

Vivir sus deseos, agotarlos en la vida, es el destino de toda existencia. Henry Miller.

Creer en el destino es tener miedo a cambiar el futuro. Anónimo.

El destino es el puente que construyes hacia lo que quieres. Anónimo.

Dejadme, con mis pasiones y mis vicios, en libertad soberbia para cumplir con mi destino. Luis Alberto Costales.

Constituye un destino más noble ser envidiado que compadecido. Píndaro.

Los mejores años en la vida de una persona son aquellos en que acepta sus problemas y dificultades, sin culpar a su madre, al ambiente o al gobierno; cuando comprende que es el arquitecto de su destino. A. Neumann.

 

Veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje las hieles o la miel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.
Amado Nervo.

 

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.