Viernes, 20 de Abril de 2018

El hombre se descubre a sí mismo cuando se enfrenta a los obstáculos.  Antoine de Saint-Exupery.

No me interesa aquel que haya conocido, llevado en litera, mil cimas de montañas y así observado mil paisajes porque, en primer lugar, no conocerá uno solo verdaderamente y, luego, porque mil paisajes no constituyen más que una partícula de polvo en la inmensidad del mundo. Me interesará sólo el que haya ejercitado sus músculos en la ascensión de una montaña, aunque sea la única, y así estar capacitado para comprender todos los paisajes por venir y, mejor que el otro, los mil paisajes que le han enseñado.  Antoine de Saint Exupery.

Di a cada uno: tienes razón -porque tiene razón- pero condúcelos más alto en su montaña; pues el esfuerzo de escalar, que rehusarían por ellos mismos, exige tanto de los músculos como del corazón… ¿cómo conocerán los hombres sus actos si no han escalado trabajosamente la montaña, en soledad, para trasmutarse en silencio? Antoine de Saint Exupery.

Antes de ser hombres de ciencia, deberíamos ser hombres. Albert Einstein.

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor y la electricidad… la voluntad. Albert Einstein.

La realidad no es otra cosa que la capacidad que tienen de engañarse nuestros sentidos. Albert Einstein.

Si lo puedes soñar lo puedes lograr. Albert Einstein.

El guerrero más poderoso es aquel que logra vencerse a sí mismo. Netzahualcóyotl.

 

Amo el canto del cenzontle,

pájaro de cuatrocientas voces;

amo el color del jade

y el enervante perfume de las flores;

pero amo más a mi hermano

el hombre.

Netzahualcóyotl.

La falsa imaginación te enseña que cosas tales como  / La luz y la sombra, el largo y el alto, lo blanco y lo negro /son diferentes y tienen que ser discriminadas; / pero ellas no son independientes una de la otra; /ellas son aspectos diferentes de la misma cosa, /ellos son conceptos de relación no la realidad.  Buda.

Si en la lid el destino te derriba; si todo en tu camino es cuesta arriba, si tu sonrisa es ansia insatisfecha, si hay faena excesiva y vil cosecha, si a tu caudal se anteponen diques… date una tregua ¡pero no claudiques! Rudiyard Kilpling.

Es un gran privilegio haber vivido una vida difícil. Indira Gandhi.

El mundo exige resultados. No le cuentes a otros tus dolores del parto…Muéstrales al niño. Indira Gandhi.

La disciplina es el mejor amigo del hombre, porque ella le lleva a realizar los anhelos más profundos de su corazón. Madre Teresa de Calcuta.

No hay mayor pobreza que la soledad. Madre Teresa de Calcuta.

Los seres dotados de inteligencia desean existir siempre y un deseo natural no puede existir en vano. Santo Tomás de Aquino.

El sabio no dice todo lo que piensa… pero piensa todo lo que dice. Aristóteles.

La amistad es un alma en dos cuerpos. Aristóteles.

Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo. Mario Benedetti.

Con las piedras que con duro intento los críticos te lanzan, bien puedes erigir tu monumento. Imanuel Kant.

No inviertas todo tu tiempo en un sólo esfuerzo, porque cada cosa requiere su tiempo. Imanuel Kant.

Lo que más admiro en los demás es la ironía, la capacidad de verse desde lejos y no tomarse en serio. Jorge Luis Borges.

Morir es retirarse, hacerse a un lado, ocultarse un momento, estarse quieto, pasar el aire de una orilla a nado y estar en todas partes en secreto. Jaime Sabines.

La mejor declaración de amor es la que no se hace. El hombre que siente mucho, habla poco. Platón.

El mundo de las ideas incide en el mundo físico; piensa bien y harás lo correcto. Platón.

Al contacto con el amor todo el mundo se vuelve poeta. Platón.

No dejes crecer la hierba en el camino de la amistad. Platón.

La menor parte de lo que ignoramos, es mayor de todo cuanto sabemos. Platón.

Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior. Frida Kahlo.

La belleza y la fealdad son un espejismo porque los demás terminan viendo nuestro interior. Óscar Wilde.

Las desgracias que podemos soportar vienen del exterior; son accidentes. Pero sufrir por nuestras propias faltas… es ahí donde reside el tormento de la vida. Óscar Wilde

Quien suele llorar profusamente, también es capaz de reír con intensidad al instante siguiente. Óscar Wilde.

No hay distancia que no se pueda recorrer ni meta que no se pueda alcanzar. Napoleón Bonaparte.

Con audacia se pude intentar todo, mas no se puede conseguir todo. Napoleón Bonaparte.

Hay cuatro cosas que ponen  al hombre en acción: interés, amor, miedo y fe. Napoleón Bonaparte.

Para triunfar es necesario, más que nada, tener sentido común. Napoleón Bonaparte.

La sabiduría más verdadera es una resuelta determinación. Napoleón Bonaparte.

Nada más imperioso que la debilidad cuando se siente apoyada por la fuerza. Napoleón Bonaparte.

Es más fácil engañar que desengañar. Napoleón Bonaparte.

Nada va bien en un sistema político en que las palabras contradicen a los hechos. Napoleón Bonaparte.

La esclavitud es hija de tinieblas, un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción. Simón Bolivar.

El arte  de vencer se aprende en las derrotas. Simón Bolivar.

Tanta prudencia se necesita para gobernar un imperio, como una casa. Friedrich Engels.

El mejor gobierno es el que nos enseña a gobernarnos a nosotros mismos. J. W. Goethe.

Vivir en el corazón de aquellos que hemos dejado es no morir. J. W. Goethe.

Solamente es digno de la libertad, exactamente igual que de la vida, quien debe conquistarla todos los días. J. W. Goethe.

La juventud quiere ser estimulada mejor que instruida. J. W. Goethe.

Un buen crítico es el que suele ser más severo con sus propios trabajos que con los ajenos. Philip Chesterfield.

Platón llama a los hombres científicos filoceamones, es decir, los amigos de mirar. Juan Rojo Moreno.

Como Platón declara formalmente, el filósofo tiene una misión de ridiculez. Juan Rojo Moreno.

Los vivos están gobernados por los muertos decía Auguste Comte. Es decir, la vida humana actual está condicionada por la historia y por esto necesitamos una nueva anticipación histórica, una nueva asimilación de valores humanos.

Recordemos que hay una diferencia notoria entre el uso de la razón concebido desde Platón a Leibnitz y el concebido por Kant y sus seguidores directos e indirectos. Para el racionalismo prekantiano la razón humana es la expresión de una racionalidad inherente a las cosas que les viene dada de lo divino, en Kant se produce el corte entre las cosas en sí y las cosas en cuanto son consideradas por nosotros. La revelación (aletheia), no se da frente al hombre sino por el hombre, la iniciativa cambia de lugar, la función del filósofo deja de ser contemplativa y pasa a ser transformadora: quita el velo.  Maria Luisa Pfeiffer.

La razón misma es un objeto irracional. H. Hartman.

El acto de auto destrucción del filósofo está acompañado por un acto de autoconstrucción y se expresa incluso y al mismo tiempo en ese acto. Jean Wahl.

Pensar es acceder a lo impensado. Merleau-Ponty.

LA FUNCIÓN DEL FILÓSOFO. Un cierto intercambio oscuro, indeterminado, entre un decir y otro, entre una palabra y otra, entre una y otra manera de comprenderse a sí mismo en un mundo y frente a un mundo. Merleau-Ponty.

Encontré un rasgo común en el equívoco… considerando la historia de los filósofos y sus payasadas. Pero… el equívoco es la mala filosofía y la buena es una ambigüedad sana, porque constata el acuerdo de principio y la discordancia de hecho respecto de sí, de los otros y de lo verdadero, y es la paciencia que hace marchar bien o mal todo eso. La ambigüedad es la marca de nuestra condición, es la que nos desafía y obliga al pensamiento. Merleau-Ponty.

La verdadera tragedia consiste en tomar conciencia de la sombra [aspectos de nuestros que rechazamos] cuando ya es demasiado tarde para hacer algo al respecto. C. Zweig y J. Abrams.

La terapia exige que nos hagamos cargo de aquello que habíamos sacrificado en aras de un ego ideal y que reorganicemos nuestra personalidad sin dejar de lado nuestros aspectos más destructivos. C. Zweig y J. Abrams.

Tenemos la tendencia a racionalizar nuestros errores como parte necesaria del proceso de desarrollo (‘me enseñó a ser disciplinado’) y a declinar nuestra responsabilidad (‘eso era antes de que lo tuviera claro’). Cuando renunciamos a ese tipo de maniobras evasivas nos vemos abocados a la desesperación pero –como señala Alexander Lowen- la desilusión es lo único que puede curarnos de la ilusión. Sin desesperación- una especie de periodo de luto por las ilusiones y fantasías perdidas- jamás podríamos mirar de frente a la realidad. Quizás haya personas que no puedan superar la desilusión pero lo cierto es que sin ella no puede tener lugar ningún cambio verdaderamente importante. Encuentros con la sobra. El poder del lado oscuro de la naturaleza humana. C. Zweig y J. Abrams.

Las mejores épocas de nuestras vidas son aquellas en las que acopiamos el suficiente valor como para rebautizar nuestra maldad como lo mejor que hay en nosotros. F. Nietzsche.

 

En la mitad de la vida

Extravié el camino correcto

Y me encontré en un bosque oscuro (…)

Pero, por doloroso que sea perderse,

Morir lo es más todavía.

Dante Alighieri. 

Los mitos nos enseñan que en lo más profundo del abismo puede escucharse la voz de la salvación. En los momentos más oscuros es cuando podemos escuchar el verdadero mensaje de transformación. En medio de la oscuridad sobreviene la luz. Joseph Campbell.

La única maldad del psiquismo humano consiste en no poder unir o reconciliar los distintos fragmentos de nuestra experiencia. Cuando aceptamos todo lo que somos –incluida la maldad- hasta el mismo mal se transforma. Cuando logramos armonizar las distintas energías de nuestro psiquismo el rostro sangriento del mundo asume el semblante de la Divinidad. Andrew Bard Schmookler.

Cuatro fases diferentes de predisposición a la hora de afrontar un cambio de conducta con éxito. (Daniel Goleman):

  • Inconsciencia: como dijo el ensayista británico G. K. Chesterton, no es que no puedan encontrar una solución, es que si siquiera pueden ver el problema. Así que, las personas que se hallan en esta fase no sólo no están, en  modo alguno, dispuestas, sino que niegan incluso que tengan necesidad alguna de cambiar. En consecuencia, son personas que se resisten a cualquier intento de ayudarles a cambiar porque no ven la menor necesidad.

  • Contemplación: las personas que se hallan en este estadío perciben que necesitan mejorar y comienzan a pensar en el modo de lograrlo. Sin embargo, si bien están abiertas a hablar sobre el asunto, no están suficientemente preparadas para emprender el proceso de cambio y comprometerse plenamente con él. La ambigüedad es, en este caso, el sentimiento imperante porque hay quienes parecen esperar un momento mágico para cambiar, mientras que otros saltan prematuramente a la acción pero acaban fracasando porque carecen de la suficiente energía. Es probable que las personas que se hallan en este estadío digan cosas tales como que el mes que viene, emprenderán alguna acción o afirmen que lo harán en los próximos seis meses. Prochaska señala que esas personas sustituyen la acción por el pensamiento y, en consecuencia, no es extraño que pasen años diciéndose que algún día van a cambiar.

  • Preparación: las personas comienzan a centrase en la solución que puede llevarles a mejorar y, en consecuencia, se hallan ávidas por emprender un plan de acción. Son consciente del problema, ven que hay modos de resolverlo y tienen una excelente disposición para intentarlo. A veces se ven motivados a ello por un suceso espectacular, una conversación sincera con un supervisor, un problema laboral o una crisis en su vida personal… cuando la persona se halla madura para el cambio, es el momento adecuado para elaborar un plan de acción concreto y detallado.

  • Acción: aquí es donde empieza el cambio visible: las personas aceptan el programa de cambio, comienzan a dar los primeros pasos y a cambiar ostensiblemente sus pautas emocionales, el modo en que piensan sobre sí mismos y las demás facetas que permiten transformar un hábito muy consolidado. Pero, aunque la mayor parte de la gente considera que este estadío es el verdadero cambio, su éxito, no bastante, depende completamente de los pasos anteriores.

La práctica (Daniel Goleman):

  • A nivel neurológico, el cultivo de una habilidad supone la extinción de la respuesta automática que el antiguo hábito desencadena en el cerebro y su reemplazo por otra nueva. Así pues, el estadío final de dominio de una nueva competencia tiene lugar cuando el viejo hábito pierde su condición de respuestas siguiendo la línea de menor resistencia y el nuevo ocupa establemente su lugar, en cuyo caso la recaída resulta ya muy improbable.

  • Generalmente, las actitudes y los valores profundamente arraigados son más difíciles de cambiar que los hábitos de trabajo. Un estereotipo étnico, por ejemplo, resulta más complicado de cambiar que lo que una persona dice y hace en presencia de un miembro de ese grupo. La motivación (como la necesidad de logro) y los rasgos de personalidad (como la afabilidad), pueden ser actualizados o modificados, pero el proceso es largo. Y lo mismo ocurre con habilidades fundamentales como el conocimiento de sí mismo, la gestión de emociones estresantes, la empatía y las habilidades sociales.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.