Viernes, 13 de Abril de 2018

Yo acepto lo bueno y lo malo juntos. No puedo amar a la gente a trozos. Película El Invitado de Invierno.

Algunas puertas no deberían abrirse jamás, porque una vez de que se traspasan ya no hay vuelta atrás. Película Asesinato en 8 mm.

Cuando tu cabeza dice una cosa y toda tu vida dice la otra, la cabeza siempre pierde. Película Cayo Largo.

A veces hay que saltarse las normas para solucionar algo. Película Las Normas de la Casa de la Sidra.

A veces hago lo que deseo hacer. El resto del tiempo hago lo que debo. Película Gladiator.

Las cosas hermosas no buscan llamar la atención. Película La vida secreta de Water Mitty.

A veces, el hablar se sobrevalora. Película Pleasantville.

El cine, si se hace bien, regala pequeños fragmentos de vida que nunca olvidarás. Película Amarcord.

Tú me diste estas emociones, pero no me dijiste como usarlas. Película Frankenstein.

El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo lleva a la ira. La ira lleva al odio. Y el odio lleva al sufrimiento. Película Star Wars: Episodio I.

La flor que crece en la adversidad es la más hermosa de todas. Película Mulan.

El dolor de ahora es parte de la felicidad de entonces. Ese es el trato. Película Tierras de Penumbra.

Los humanos sois muy extraños. Todo lo que creáis se usa para destruir. Película El Quinto Elemento.

Desconfío de los hombres callados. Aprovechan el peor momento para hablar y siempre dicen lo que no deben. Película El Halcón Maltés.

Las dos palabras más bonitas que te pueden decir no son Te quiero, sino Es benigno. Película Desmontando a Harry.

Una familia es como un archipiélago. Todos formamos parte del mismo grupo, pero estamos separados, solos y nos vamos alejando unos de otros lentamente. Película Los descendientes.

Piedad para los desgraciados e indulgencia para los afortunados. Película Los miserables.

El humano sometido a la necesidad extrema es conducido hasta el límite de sus recursos, y al infortunio para todos los que transitan por este camino.  Victor Hugo.

No creo que haya una única persona, que tengamos una llama en el interior que nos defina; esto es lo que nos queda de la religión, del alma. Yo creo que somos una colección de actitudes, prejuicios, planes, deseos… y pretendemos aceptar que somos una unidad. John Banville.

A mis hijas, que tienen 19 y 26 años, les digo que no se preocupen de la muerte; porque es cierto que cuando eres joven temes a la muerte, pero ese miedo va desapareciendo a medida que vas creciendo. Tienes que vivir lo mejor que puedas, para así no tener miedo a la muerte. John Banville.

De igual manera que sólo se ama en otros aquello que se quisiera ser, y, sin embargo, no se es completamente, así también sólo se odia aquello que en modo alguno se quiere ser, y, sin embargo, se es en parte. No se puede odiar algo con lo que no se tenga cierta semejanza. Con frecuencia los hombres sólo captan de sus semejantes las malas cualidades que les son comunes. Otto Weininger.

El hombre sólo tiene la capacidad de odiar lo que es él mismo y de anhelar lo que no es. Otto Weininger.

La comunicación de un individuo con su pareja es en realidad comunicación consigo mismo, en tanto que se establece con la parte que le falta. Otto Weininger.

Ocurre, en efecto, que cada tipo de hombre posee su correlativo en la mujer que actúa sobre él sexualmente, y viceversa. Parece, pues, que debe existir una ley que rija esa acción. ¿Cuál es esa ley? ¿Cómo puede expresarse? Los opuestos se atraen. Otto Weininger.

Definirse [yo soy…] es identificarse con lo que nos limita, aceptar ser reconocibles por nuestro acabamiento. Fernando Savater.

La sangre paterna odia, llena de amor y de orgullo, mientras que la sangre materna, llena de odio, ama y cohabita. W. Faulkner.

¡Qué sencilla es la vida cuando se está sano! Hermann Hesse.

DINERO: 

  • Pronto te cansarás de la fortuna y esto será cuando te des cuenta de que te estropea la ocasión de ser un hombre superior. H. Barbusse.

  • La necesidad, según se dice, es maestra de utilizar el ingenio. Cervantes.

  • Ningún pueblo pobre puede lograr grandes éxitos políticos; y si juzga la pobreza virtud, y la riqueza pecado, tampoco merece lograrlos. Oswald Spengler.

  • Sin trabajo no hay descanso. Aquellos que sólo quieren descanso, ¡cuánto trabajan para conseguirlo! Constancio C. Vigil.

  • El dinero calienta la sangre y la vivifica. Mateo Alemán.

  • Yo siempre consideré como verdaderos héroes únicamente a los hombres que amaban el trabajo y que sabían trabajar. M. Gorki.

  • El que tiene siempre ante sus ojos un fin, hace que todas las cosas le ayuden a conseguirlo. R. Browning.

  • Nunca se va tan lejos como cuando no se sabe dónde se va. O. Cromwell.

  • Para adquirir bienestar duradero, más que acumular riquezas debemos eliminar necesidades. E. Calle Iturrino.

  • De altos espíritus es aspirar a las cosas altas. Cervantes.

  • Los hombres elevados a los puestos preeminentes son tres veces esclavos. F. Bacon.

  • El único lazo que une a unos hombres con otros es el dinero constante y sonante. T. Carlyle.

  • Saber vivir bien, es tener títulos para ser maestro. Publio Siro.

  • Cuando la muerte ha igualado las fortunas, las pompas fúnebres no deberían diferenciarlas. Montesquieu.

  • El interés habla todas las lenguas y desempeña todos los papeles, hasta el de desinteresado. La Rochefoucauld.

  • El gran principio de la asistencia consiste en suministrar a los pobres precisamente todo aquello que no necesitan, hasta que cansados al fin de tanta molestia, dejan de ser importunos. Ch. Dickens.

  • Cuando no se puede ser lo que se debe, se es lo que se puede. Henrik Ibsen.

  • Cuando no se puede lo que se quiere hay que querer lo que se puede. Terencio.

  • Los ricos no quieren asombrarse de nada. Quieren reconocer al primer vistazo que dan a una bella obra, el defecto que les dispensará de admirarla. La admiración es para ellos un sentimiento vulgar. H. Barbusse.

  • La mayoría de las personas gastan más tiempo y energía en hablar de los problemas que en afrontarlos. Henry Ford.

  • Los políticos son como los trajes; los desecha uno por deslucidos; una temporada en el armario y cuando va uno a ver, como nuevos. J. Benavente.

  • Los artistas y los sabios proveen a la comunidad de belleza, salud y riqueza; pero ellos viven y mueren en la miseria. Los ladrones disfrutan de paz y prosperidad, y un hombre rico tiene todos los derechos. Alexis Carrel.

  • La vida es una lucha de fuerzas, en la que nunca se sabe cuál es la fuerza más fuerte. A veces parece ser la razón y la ciencia; otras veces parece ser la ignorancia o la locura. A. France.

  • Todo derecho que no lleve consigo un deber, no merece que ese luche por defenderlo. Gandhi.

  • El porvenir pertenece a los innovadores. Lo malo para ellos es que esto será siempre así y esta misma ley que pondrá el mundo en sus manos, se lo arrebatará después. A. Gide.

  • Si despojas a los ricos consigues empobrecerles, pero no consigues enriquecer a los pobres. M. Gorki.

  • El que quiera ser grande y orgulloso delante de los hombres, no ha de sufrir nunca. Hay que dejar el sufrimiento para la gente vulgar. E. Jaloux.

  • El petróleo es como un animal salvaje; pertenece a quien lo captura. Paul Getty.

  • Sólo triunfa quien pone la vela encarada con el aire que sopla; jamás quien espera que el aire sople hacia donde ha puesto encarada la vela. Antonio Machado.

  • En el trabajo no hay nada noble. Ahora que todo el mundo trabaja se habla, por vanidad, de la nobleza del trabajo, como para justificarse. El trabajo es una evasión del aburrimiento; eso sí. Pero es cómico llamarle noble por esta razón. Somerset Maugham.

  • El gobierno siempre sirve los intereses de la clase o el grupo que gobierna, menos en las cosas influidas por el miedo de perder el poder. Bertrand Russell.

  • Piensa en el daño que hace el llenar los bolsillos de los obreros con un dinero que no saben en qué gastar y privar de él, en cambio, a personas que saben emplearlo como es debido. Bernard Shaw.

  • La publicidad no es más que el ruido de un palo golpeando un caldero. George Orwell.

  • Creo que, dure lo que dure una reunión, las mejores ideas siempre surgen en los últimos cinco minutos, cuando la gente baja la guardia y puedo entonces preguntarles qué es lo que piensan realmente. Michel Eisner.

  • Casi todos los hombres ganan al ser conocidos. A. Maurois.

  • Cientos de hombres saben soportar la adversidad, y apenas encontraríamos algunos que sepan soportar la prosperidad. T. Carlyle.

  • Todos los revolucionarios carecen de humor, y ésta es la causa principal de su fracaso. Oswald Spengler.

  • La publicidad es el arte del siglo XX. Marshall McLuhan.

  • ¿Qué quiere decir fama? ¿Se siente el río la espuma? Pues la fama es espuma de la corriente de la vida. R. Tagore.

  • Cuando se está en el fondo del pozo no queda otra solución que la de subir, como sea, a la superficie. Charles Chaplin.

  • Los placeres del pobre son comida opípara, amistad, salud, amor, propiedad. El rico sólo experimenta la acre alegría de las destrucciones y las transformaciones. Jacques Chardonne.

  • No hay nada como la libertad, excepto, quizás, un buen salario. Groucho Marx.

  • A los cuarenta años el hombre se sorprende por la facilidad de sus victorias. Pero ellas no halagan su vanidad. Su autoridad, su fortuna, su experiencia, una cierta fuerza adquirida han estropeado la equidad del juego. P. Geraldy.

  • Los nuevos ricos tienen una ventaja segura: que son ricos. Sacha Guitry.

  • Los artistas nunca son auténticos refugiados, porque al huir se llevan siempre el mejor de sus bienes: así mismos. Ernest Hemingway.

  • El ideal de los ricos es irse a vivir a sitios agradables donde puedan gastar su dinero sin ver los sitios de donde procede el dinero ni conocer a la gente que lo gana por ellos. D. H. Lawrence.

  • Empecé a vivir en el campo de los que mandan y me fue imposible durante mucho tiempo comprender las penas de los que son mandados. A. Maurois.

  • La experiencia es un billete de lotería comprado después del sorteo. Gabriela Mistral.

  • Salimos de la nada y hemos llegado a la más absoluta miseria. Groucho Marx.

  • El silencio de los envidiosos es el mejor elogio a que puede aspirar un autor. Santiago Ramón y Cajal.

  • Ser famoso es como si le regalaran a uno un collar de perlas falsas, tan bien imitadas, que parecen realmente buenas. Pero si uno lo piensa sólo puede llegar a la conclusión de que son falsas. Somerset Maugham.

  • Para triunfar en la lucha de la vida el hombre ha de tener o una gran inteligencia o un corazón de piedra. M. Gorki.

EZRA POUND:

  • Vamos, amigo, recordemos que los ricos tienen camareros y no amigos.

  • Genio es aquel que ve diez cosas donde los demás sólo vemos una.

  • Un esclavo es aquel que espera que alguien venga y lo libere.

  • El hombre que lee debe ser un hombre intensamente vivo. El libro debe ser una esfera de luz en la mano.

  • Todas las cosas fluyen, dice el sabio Heráclito; pero la vulgaridad barata nos ha de sobrevivir.

  • A la gente las ideas le parecen aburridas porque no distinguen entre las ideas vivas y las que están amontonadas en un estante.

  • Gobernar es el arte de crear problemas con cuya solución mantener a la población en vilo.

  • La religión, ¡oh!, sólo otro de esos numerosos errores que resulta de intentar popularizar el arte.

  • La poesía se debería escribir en prosa también.

  • La música se empieza a atrofiar cuando se aleja demasiado del baile. La poesía se comienza a atrofiar cuando se aleja demasiado de la música.

  • Si un mecenas le compra a un artista que necesita dinero.necesita dinero para comprar herramientas, tiempo, comida., el mecenas se iguala entonces al artista; introduce arte en el mundo.

  • El capitalismo coloniza el alma.

  • Cuando un hombre traiciona su palabra, no vale nada.

  • Los buenos escritores son aquellos que conservan la eficiencia del lenguaje. Es decir, lo mantienen preciso, lo mantienen claro.

  • He intentado escribir el Paraíso. Que no os mováis. Dejad hablar al viento ese es el Paraíso.

  • Nada hay en la vida que sea mejor que esta hora de limpia frescura, la hora de despertarnos juntos.

  • Más grande que el amor a la libertad, es el odio a quien te la quita.

REFLEXIONES (Bernabé Tierno):

  • Es imprescindible la reflexión serena de la mente, la mirada limpia y profunda que escudriña nuestros afectos, sentimientos y actitudes, a fin de llevar la paz y el equilibrio a nuestro espíritu, proyectando nuestra existencia desde la autenticidad del más puro y noble entendimiento con nosotros mismos. La forma de ver tanto la propia realidad como la realidad de los demás dependerá de la guía interior, que sirva de referencia a nuestras conductas.

  • Al alcance de la mano, de nuestra mirada, de la fina sensibilidad e impresionabilidad de todos los sentidos libres, y dispuestas para ser contempladas y disfrutadas en todo su esplendor y belleza, se encuentran bien próximas a nosotros, las riquezas y maravillas más rutilantes y de indescriptible valor y hermosura: el día y la noche, la aurora y el crepúsculo, el mar y el desierto, la selva llena de vida y de misterio, los valles y campiñas, las montañas que esconden sus crestas entre las nubes…El mundo entero con todas sus riquezas pertenece a los ojos dispuestos a descubrir, admirar y sentir su belleza, y a las mentes capaces de pensarlas.

  • Es fundamental aprender el arte de mantenernos siempre con el ánimo equilibrado y la mente serena, con el fin de favorecer y hasta crear el estado de calma psicofísica que haga posible la armonía interior que emana de la conjunción y hermanamiento entre la verdad, la bondad, la espiritualidad y la belleza.

  • Cuando el ser humano toca esa otra orilla del amor y es capaz de sintonizar los latidos de su corazón con los de los demás seres de la creación, percibiéndose como parte activa e integrante del gran corazón del Universo, es cuando esta fuerza se convierte en la más poderosa.Seguramente porque ya ha convertido su vida en amor y ha empezado a comprender que ser para los demás es, sin duda, la forma más sabia, inteligente y práctica de ser para sí mismo.

  • Conviértete en un sembrador incansable de bondad y de amor y tendrás el secreto de la verdadera felicidad.

  • La sencillez es compañera de viaje de la humildad, de la autenticidad, de la cercanía y de la verdadera valía.

  • Somos a la vez permanente cambio y permanencia, y aunque todos vivimos bajo el mismo cielo, cada ser humano tiene su propio horizonte.

  • Sin solidaridad, la humanidad no tiene futuro, se sabotea a sí misma, se aniquila.

  • Si no utilizamos la magia de nuestras sonrisas, no tenemos ni idea del bien del que estamos privando y del que privamos a nuestros semejantes.La sonrisa allana los caminos, acerca posturas y activa la empatía.

  • El universo mismo es el mayor y más evidente ejemplo de grandeza que sigue formándose y evolucionandoen ese silencio de las inmensidades y de los siglos callados.

  • La cortesía y las formas suaves en el trato con los demás solo pueden darse en las personas con una gran firmeza, grandeza, riqueza interior y bondad.

  • Debemos ser conscientes de la trascendental importancia de estar al mando de nuestras vidas, y de sopesar, calibrar y controlar lo que pensamos, sentimos y hacemos.

  • En la autoestima, que es el motor de la persona, tienen un peso específico determinante la autoconfianza y la fe en uno mismo y en las propias posibilidades.

  • La grandeza de espíritu se demuestra, por encima de todo, en la facilidad para amar y perdonar en el día a día.

 

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.