Miércoles, 27 de Septiembre de 2017

Amor: alegría acompañada de una causa externa. B. Spinoza.

La sensibilidad no es una negación de la razón, sino su fundamento.  La razón debe ordenar lo que la sensibilidad ofrece. L. Feuerbach.

Grande es la fuerza de la tergiversación continua, pero la historia de la ciencia muestra que afortunadamente, esta fuerza no perdura mucho. Charles Darwin.

Procura que tu infancia sea inocente, tu niñez respetuosa, tu adolescencia paciente, tu juventud virtuosa, tu madurez cargada de méritos y tu ancianidad sabia. San Agustín.

El corazón tiene razones que la razón desconoce.  Blaise Pascal.

Si me preguntan por qué lo quería, no podría decir más que esto: porque él era él, porque yo era yo, y porque él y yo éramos nosotros. Montaigne.

Los hombres sólo pueden ser felices si aceptan que el objeto de la vida no es la felicidad. George Orwell.

Quien ha comenzado, sólo ha hecho la mitad: atrévete a saber. Empieza. Horacio.

Sólo existe un modo de deshacerse de la tentación y es sucumbiendo a ella, si uno se resiste enferma por el deseo de lo que se ha denegado a sí mismo. Película Jóvenes prodigiosos.

Piensa como un hombre sabio, pero habla como una persona corriente. Aristóteles.

La vida junto a los demás está llena de problemas, pero la vida sin los demás está llena de carencias. Federico Blázquez.

Acuérdate de esto siempre: para vivir feliz basta con muy poco. Marco Aurelio.

En todas las cosas de la vida se encuentra placer, si se sabe saborearlas. Ángel Ganivet.

El disfrutar, y no el poseer, es lo que nos hace felices. Michel de Montaigne.

El que no considera lo que tiene como la riqueza más grande del mundo es desdichado, aunque sea el dueño del mundo.  Epicuro de Samos.

El hombre es el artífice de su propia felicidad. Henry David Thoreau.

Escribid en vuestro corazón que cada día es el mejor del año. Ralph Waldo Emerson.

Creo que la cara refleja nuestras vidas, y deberíamos estar orgullosos de ello. Lauren Bacall.

Un gran hombre es aquel que no ha perdido su corazón de niño. Mencio.

La simplicidad del niño es su ausencia de egoísmo. La inocencia del niño es su sabiduría. Osho.

Observa las sensaciones de bienestar o malestar que experimenta tu cuerpo. Entonces sabrás qué elección tomar. Deepak Chopra.

Imita la intensidad con que los niños disfrutan cada instante y te convertirás en uno de ellos. Eckhart Tolle.

Descubre y despréndete de las creencias y pautas impuestas que te han esclavizado desde niño. Brian Weiss.

Mientras que un niño ríe un promedio de 500 veces al día, el promedio del adulto es de 15 veces, con suerte. Robin S. Sharma.

No sé qué pensar del bien, si excluyo el gozo proporcionado por el gusto, por las relaciones sociales, por el oído, o las dulces emociones que a través de las formas llegan a la vista. Epicuro.

Tras el examen racional, había llegado a conclusiones sorprendentes sobre las auténticas fuentes de la vida placentera. Y, por fortuna para quienes careciesen de cuantiosos ingresos, todo apuntaba a que los ingredientes esenciales del placer, por muy escurridizos que fueran, no eran en absoluto caros. Alain de Botton.

Sólo aspiro a encontrar mi paraíso en la tierra. Y soy digno de compasión porque es posible que lo haya conocido en varias ocasiones y no me haya dado cuenta. Terenci Moix.

… Estas cosas pequeñas. alimentación, lugar, clima, recreación, son inconcebiblemente más importantes que todo lo que hasta ahora he considerado importante.   F. Nietzsche.

CRITICAR (Susana McMahon.). Ser crítico respecto a los demás evidencia nuestro propio nivel de inseguridad. Si no nos aceptamos a nosotros mismos, no podremos aceptar a los demás con sus debilidades y errores. Hablar mal de otros es un modo de buscar excusas para nuestros propios defectos:

  • Para justificarnos: cuando hablamos mal de otro, es como si estuviéramos diciendo: yo no soy tan malo. miradle a él. Es peor que yo. Desde pequeños nos han enseñado a compararnos con los demás, a enjuiciar las cosas y a las personas.

  • Para sentirnos más seguros: es más fácil juzgar a otros como seres imperfectos que observar nuestros propios comportamientos erróneos.

  • Para hacernos los interesantes: criticar se ha convertido en una forma de comunicación frecuente.

  • Para imponernos: también criticamos cuando esperamos que algo ocurra y no ocurre. En este caso, estamos juzgando según nuestras pautas, y puede que éstas no coincidan con las de la persona a la que estemos tratando de imponer nuestro punto de vista a toda costa.

La mayor felicidad del mayor número es el fundamento de la moralidad y el derecho. Jeremy Bentham.

Todo castigo es un error: todo castigo es malo en sí mismo.  Jeremy Bentham.

A veces la mudanza del nombre de los objetos basta para mudar los sentimientos de los hombres. Los romanos aborrecían el nombre de rey, y toleraron los de dictador y emperador. Jeremy Bentham.

Hay ocasiones en que cuantos nos rodean no merecen sino un poco de comedia. Seamos, entonces, un poco farsantes. Jarnes Benjamin.

La ironía es el coraje de los débiles y la cobardía de los fuertes. Elie Beltrán.

Los habladores son los más discretos de los hombres: hablan para no decir nada. Elisabeth de Bellegarde.

Si has sido alguna vez pobre de verdad, seguirás siéndolo en lo íntimo de tu corazón durante el resto de tu vida. Enoch Arnold Bennet.

Probablemente nada en el mundo suscita tantas falsas esperanzas como las primeras cuatro horas de un régimen dietético. Enoch Arnold Bennet.

El valor espera; el miedo va a buscar. José Bergamín.

Debemos obrar como hombres de pensamiento; debemos pensar como hombres de acción. Henri Bergson.

El pensamiento pertenece a los sentidos y contribuye a la limitación; sin embargo no tememos al pensamiento.  J. Krishnamurti.

Los amores son como las setas, que no sabe uno si son venenosas hasta que ya las ha comido y es demasiado tarde. Tristan Bernard.

No es la razón la que nos provee de una dirección moral, sino la sensibilidad. Maurice Barrès.

Donde falta la fuerza, desaparece el derecho, donde aparece la fuerza, el derecho empieza a resplandecer. Maurice Barrès.

El dolor es para el alma un alimento fecundo. Théodore de Banville.

Con suavidad en la forma, pero con fortaleza en el fondo. Claudio Acquaviva.

El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente. Los grandes hombres son casi siempre malas personas. Lord Acton.

En las cosas cruciales hay que tener unidad, en las cosas importantes hay que tener diversidad. George Bush, padre.

Hay personas que por mucho que envejezcan, jamás pierden su belleza; solo se les pasa de la cara al corazón. Martín Buxbaum.

Un experto es alguien que sabe más y más sobre menos y menos. Nicholas Murray Butler.

Un necio y su dinero se ven enseguida separados. George Buchanan.

Nadie puede censurar o condenar a otro, porque nadie conoce perfectamente al otro. T. Browne.

Basta un minuto para hacer un héroe; pero se necesita toda la vida para hacer un hombre de bien. Paul Brulat.

No podría sobrevenir mayor desventura que librar la imperfecta naturaleza humana del único látigo que la hace progresar: la necesidad y el hambre. Arthur Brisbane.

Un amigo en la vida es mucho. Dos son demasiado. Tres son imposibles. Adams, H. Brooks.

Edmund Burke:

  • Nunca puedes planear el futuro a través del pasado.

  • El que lucha contra nosotros nos refuerza los nervios y perfecciona nuestra habilidad.

  • Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud.

  • Antes de felicitarnos por dar libertad a las gentes debemos preguntarnos qué harán con ella.

  • El miedo atento y previsor es madre de la seguridad.

  • El pueblo no renuncia nunca a sus libertades sino bajo el engaño de una ilusión.

  • Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada.

Samuel Butler:

  • Basta el instante de un cerrar de ojos para hacer de un hombre pacífico un guerrero.

  • La vida es el arte de sacar conclusiones suficientes a partir de datos insuficientes.

  • Cuanto más tiempo dura una disputa, más lejos nos hallamos del final.

  • La vida es un largo camino hacia el cansancio.

Pearl Sydenstricker Buck:

  • Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías de la vida mientras esperan la gran felicidad.

  • El entusiasmo es el pan diario de la juventud. El escepticismo, el vino diario de la vejez.

  • Estar contentos con poco es difícil; con mucho, imposible.

  • El afán de perfección hace a algunas personas totalmente insoportables.

Heinrich Böll:

  • La amabilidad es la forma más segura del desdén.

  • Un soldado que comienza a pensar, casi ha dejado de serlo.

  • Ser adulto significa olvidar lo desconsolados que nos hemos sentido con frecuencia de niños.

  • En los rostros de aquellos que conocimos de jóvenes reconocemos lo viejos que nos hemos vuelto.

  • No es ningún arte ser un hombre sincero, cuando se tiene diariamente sopa que tomar a cucharadas.

Joseph Addison:

  • Nada que se consiga sin pena y sin trabajo es verdaderamente valioso.

  • En un hombre eminente es loca pretensión creer escapar de la censura, y debilidad el ser deprimido por ésta.

  • El vino trueca la indiferencia en amor, el amor en celos y los celos en enajenación.

  • Un débil puede combatir, puede vencer; pero nunca puede perdonar.

  • Ninguna cosa hay tan difícil como el arte de hacer agradable un buen consejo.

  • La caridad es una virtud del corazón y no de las manos.

Konrad Adenauer:

  • Hay que tomar a las personas como son, no existen otras.

  • Hay algo que Dios ha hecho mal. A todo le puso límites menos a la tontería

  • No hace falta defender siempre la misma opinión porque nadie puede impedir volverse más sabio.

Robert Browning:

  • Ama un solo día y el mundo habrá cambiado.

  • El que escucha música siente que su soledad, de repente, se puebla.

  • Cuando la lucha de un hombre comienza dentro de sí, ese hombre vale algo.

André Breton:

  • ¿Qué es la riqueza? Nada, si no se gasta; nada, si se malgasta.

  • No hay que cargar nuestros pensamientos con el peso de nuestros zapatos.

Buda:

  • No hay incendio como la pasión: no hay ningún mal como el odio.

  • El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.

  • Para enseñar a los demás, primero has de hacer tú algo muy duro: has de enderezarte a ti mismo.

CUATRO CLASES DE AMOR EN LA TRADICIÓN OCCIDENTAL:

  • Libidinal: lo que llamamos concupiscencia, lujuria, libido.

  • La segunda es eros, el impulso amoroso para procrear o crear, el impulso, como decían los griegos, que nos lleva hacia formas superiores de relación y de ser.

  • Una tercera es la philia o amistad, el amor fraternal

  • La cuarta es agape o caritas como lo llamaban los latinos, es el amor dedicado al bienestar de los demás.

EPOCHÉ Y APHASÍA. Escépticos:

  • Dado que la información que nos llega a través de los sentidos son aparentes, no hay ninguna razón para afirmar que una aserción es más verdadera que la contraria. La única postura coherente será pues, suspender el juicio –epoché- y no decir nada –aphasía-.

  • Pirrón deriva en una ética de la impertubabilidad: como nada sabemos con certeza, todo debe sernos indiferente, y ninguna opinión tiene por qué perturbar nuestro ánimo. Cabe destacarse que por vías diferentes, Pirrón aborda a una ética similar a la estoica, aunque esta tenga una base dogmática. El pirronismo tiene una clara intención moral e intenta responder a los mismos problemas que el estoicismo y el epicureísmo. Podría decirse que la pretensión de Pirrón es que sólo un escéptico puede aspirar a la felicidad en tanto y en cuanto puede abstraerse de las angustias de la vida.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.