Martes, 10 de Octubre de 2017

Ante un imprevisto enfrentamiento, debo tener bien a punto y afiladas mis mejores armas: la educación y el respeto. Anónimo.

El propósito de la educación es lograr que las personas quieran hacer lo que deben hacer. Howard Gardner.

Tu estado de ánimo o tu felicidad no pueden depender de los acontecimientos que ocurren en tu vida; dependen sólo de tu mente feliz, y todo lo demás sólo serán anécdotas que pasan por tu escenario como nubes de formas cambiantes, siempre en trasformación, que llegan y se van. Shantideva.

Si entiendes, las cosas son así. Si no entonces, las cosas son así. Proverbio Zen.

Un hombre se puede equivocar muchas veces, pero no se convierte en un fracasado hasta que empieza a culpar a un tercero por sus propios errores. John Burroughs.

Recuerda: hoy es el día de mañana que tanto te preocupaba ayer. Dale Carnegie.

Nuestra felicidad depende de nosotros mismos. Aristóteles.

El ojo por ojo terminará haciendo que todo el mundo sea ciego. Mahatma Gandhi.

El valor de una idea no tiene nada que ver con la sinceridad del hombre que la expone. Oscar Wilde.

La meditación es la acción del silencio. J. Krishnamurti.

La tradición es una guía, no una cárcel. Somerset Maugham.

La sabiduría de la vida consiste en eliminar todo aquello que no es esencial. Lin Yutang.

El hombre es desgraciado porque no sabe que es feliz; quien lo sepa, será feliz en aquel mismo instante.  F. Dostoyevski.

Muchos buscan la felicidad como otros buscan el sombrero; lo llevan encima y no se dan cuenta.  Nicolaus Lenan.

Los peligros visibles nos atemorizan menos que los horrores imaginarios. W. Shakespeare.

He conseguido subir las 14 montañas de más de 8.000 metros porque siempre he hecho una sola actividad a la vez, con todas mis fuerzas y todo mi tiempo. El mío es un compromiso total. Reinhold Messner.

La influencia de un carácter bello, útil y esperanzador es contagiosa y puede revolucionar una ciudad entera. Eleanor J. Porter.

No lo puedo evitar… es lo que todas decimos cuando no deseamos esforzarnos. Eva Lathbury.

Perseguir tu meta sin detenerte es el secreto del éxito. Anna Pavlova.

Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen; los hombres geniales y pueblos fuertes sólo necesitan saber a dónde van. José Ingenieros.

¿Qué ganamos con navegar hasta la luna si no somos capaces de cruzar el abismo que nos separa de nosotros mismos? Thomas Merton.

Hay que añadir vida a los días cuando no se pueden añadir días a la vida. Jean Bernard.

A la gente le gusta sentir. Sea lo que sea. Virginia Woolf.

Aquel que conoce a los demás es docto, aquel que se conoce a sí mismo es sabio. Lao Tse.

La desdicha es grande, pero el hombre lo es más todavía. Tagore.

El optimista piensa: ella llega tarde, lo que quiere decir que vendrá. Sacha Guitry.

Los demás no pueden concederte la libertad. Una persona sólo puede liberarse a sí misma. Tolstoi.

Sólo necesitas una persona para cambiar tu vida: tú misma. Ruth Casey.

El carácter contribuye a la belleza y va fortaleciendo a la mujer a medida que su juventud se desvanece. Jacqueline Bisset.

La naturaleza te da el rostro que tienes a los 20 años; depende de ti ganarte el rostro que tendrás a los 50. Coco Chanel.

Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo. Proverbio árabe.

Saldremos victoriosas si no hemos olvidado cómo aprender. Rosa Luxemburgo.

Todo es tan peligroso que en realidad nada debe darnos miedo. Gertrude Stein.

Sólo triunfa quien se levanta, busca las circunstancias y las crea si no las encuentra. George Bernard Shaw.

Amo las limitaciones porque son la causa de la inspiración. Susan Sontag.

La felicidad no está relacionada con la posesión de bienes, sino con la facultad de disfrutar de ellos. Bernard Grasset.

La mayoría de personas ve sin mirar, oye sin escuchar, toca sin sentir, come sin saborear, se mueve si percibir sus movimientos, huele sin distinguir olores ni perfumes y habla sin pensar. Leonardo da Vinci.

No hay situaciones desesperadas, sólo personas que se desesperan. Aforismo tibetano.

Tu tarea no es buscar el amor, sino meramente el buscar y encontrar todas las barreras dentro de ti mismo que has edificado contra él. Rumi.

La fatalidad es el resultado de un cálculo del cual algunos factores son incógnitas. Napoleón.

LIBERTAD:

  • La verdadera libertad consiste en el dominio absoluto de sí mismo. Montaigne.

  • ¿Quién es libre? El sabio que puede dominar sus pasiones, que no teme a la necesidad, a la muerte ni a las cadenas, que refrena firmemente sus apetitos y desprecia los honores del mundo, que confía exclusivamente en sí mismo y que ha redondeado y pulido las aristas de su carácter. Horacio.

  • La libertad, que tan preciosa parece, no es muchas veces más que un bien imaginario. Corneille.

  • La libertad abstracta, al igual que otras simples abstracciones, no puede ser encontrada. Edmundo Burke.

DIOS:

  • Siempre que un acontecimiento importante, una revolución o una calamidad redunda en beneficio de la iglesia, pretende verse en ello el dedo de Dios. Voltaire.

  • Después de todo, ¿qué es nuestra idea de Dios sino la incomprensibilidad personificada? Lichtenberg.

  • Si yo hubiera creído en un Dios de recompensas y castigos, puede que hubiera perdido el ánimo en las batallas. Napoleón.

  • El hombre no puede crear un gusano, pero es capaz de crear dioses por docenas. Montaigne.

  • La ignorancia de las causas naturales creó los dioses, y las imposturas de los sacerdotes les hicieron terribles. D´Holbach.

  • En la historia del mundo no volverá a haber ningún hombre, por grande que sea, a quien sus conciudadanos conviertan en un dios. Carlyle.

VERDAD:

  • El hombre descubre la verdad sólo por la razón, no por la fe. Tolstoi.

  • Mi manera de bromear es decir la verdad. Bernard Shaw.

DELITO:

  • La fuente de todo delito se encuentra en algún defecto del entendimiento, en algún error del raciocinio o en algún impulso repentino de las pasiones. Thomas Hobbes.

  • Los delitos que tienen éxito son tan alabados como la misma virtud. La Bruyère.

  • La codicia, el amor a los placeres, la lujuria, la ociosidad, la cólera, el odio y el afán de venganza son las principales causas de los crímenes. Estas pasiones y deseos son compartidos por los ricos y por los pobres por igual, por los instruidos y los ignorantes. Son inherentes a la naturaleza humana y su germen se encuentra en todos los hombres. H. B. Irving.

CASTIGO:

  • El castigo acarrea sabiduría; es el arte de curar la maldad. Platón.

  • El que desea infligir un castigo racional no toma venganza por un daño que ya no puede remediarse. Más bien se preocupa del futuro y cuida de que el hombre castigado y el que presencia el castigo se abstengan de delinquir en lo sucesivo. Platón.

  • El castigo es una especie de medicina. Aristóteles.

ESPERA:

  • Una comunidad es embrutecida muchísimo más por el empleo habitual del castigo que por los delitos que puedan cometerse de vez en cuando. Oscar Wilde.

  • Hambre que espera hartura no es hambre ninguna. Anónimo.

  • El amor verdadero no espera a ser invitado, antes él se invita y se ofrece primero. Fray Luis de León.

  • Es necesario siempre esperar cuando se está desesperado, y dudar cuando se espera. Gustave Flaubert.

  • El miedo es un sufrimiento que produce la espera de un mal. Sigmund Freud.

  • El futuro es una realidad que se crea, no una realidad que se espera. Anónimo.

  • Nunca pidas consejo pues ni el más sabio de los sabios puede dártelo, ya que nadie conoce lo que te espera a la vuelta de la esquina. Anónimo.

  • El secreto de un buen jugador es saber descubrir que espera el otro, y saber hacer creer que va a obtenerlo. Ken Burns.

  • Hay amor donde una mujer nunca obtiene lo que espera y un hombre nunca espera lo que obtiene. Juna Sue.

  • Ten el valor de la astucia que frena la cólera y espera el momento propio para desencadenarla. Gengis Khan.

  • Sin el tiempo, esa invención de Satanás, el mundo perdería la angustia de la espera y el consuelo de la esperanza. Antonio Machado.

  • Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora. Proverbio Hindú.

  • El corazón es un niño: espera lo que desea. Proverbio ruso.

  • La muerte os espera en todas partes; pero, si sois prudentes, en todas partes la esperáis vosotros. San Bernardo de Claraval.

  • El colmo de la infelicidad es temer algo, cuando ya nada se espera. Séneca.

  • La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy. Séneca.

  • El valor espera; el miedo va a buscar. José Bergamín.

  • Procuro ser siempre muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera. Boileau.

  • La esperanza es una virtud cristiana que consiste en despreciar todas las miserables cosas de este mundo en espera de disfrutar, en un país desconocido, deleites ignorados que los curas nos prometen a cambio de nuestro dinero. Voltaire.

  • El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas. William George Ward.

  • Las oportunidades son como los amaneceres: si uno espera demasiado, se los pierde. George Ward.

BONDAD:

  • Si quieres ser bueno, cree primero que eres malo. Epícteto.

  • Hasta los buenos tienen sus defectos y sus prejuicios. Fenelon.

  • No todos los hombres malos pueden llegar a ser buenos; pero no hay ningún hombre bueno que no haya sido malo alguna vez. San Agustín.

  • Los actos de los hombres que, desde el punto de vista moral, son indiferentes, los clasificamos como buenos o malos con arreglo a su éxito o su fracaso. H. Spencer.

  • Nada de cuanto sucede es malo para el hombre bueno. Platón.

CONOCIMIENTO:

  • La misión del conocimiento no es iluminar a un alma que es oscura de por sí ni hacer ver a un ciego. Su misión no es descubrir los ojos del hombre, sino guiarlo, gobernarlo y dirigir sus pasos a condición de que tenga piernas y pies para caminar. Montaigne.

  • Nuestro conocimiento está constituido por el pensamiento y la experiencia acumulados de innumerables mentes. Emerson.

  • El conocimiento es un proceso de acumulación de hechos; la sabiduría consiste en su simplificación. Martin H. Fhischer.

  • Deja al tiempo todo aquello que quieras conocer debidamente, porque en los primeros ímpetus nada se logra ver con discernimiento. Séneca.

  • El mejor maestro es el que enseña a estudiarnos a nosotros mismos. Stephen Crane.

SABIDURIA:

Cuando bordeamos un abismo y la noche es tenebrosa, el jinete sabio suelta las riendas y se entrega al instinto del caballo. Armando Palacio Valdés.

Las pasiones hacen vivir al hombre, la sabiduría sólo le hace durar. Nicolás Chamfort.

Mientras los demás saben muchas cosas y están muy orgullosos de su sabiduría; yo sé una cosa más: Yo sé que no sé nada; y en esto soy superior a ellos. Sócrates.

De todas nuestras posesiones, sólo la sabiduría es inmortal.
 Isócrates.

El hombre sabio incluso cuando calla dice más que el necio hablando. Thomas Fuller.

El ignorante tiene valor; el sabio miedo. Alberto Moravia.

No arrepentirse sin hacer reproches a los demás, son los pasos de la sabiduría. Denis Diderot.

El peligro radica en que nuestro poder para dañar el ambiente, o al prójimo aumenta a mayor velocidad que nuestra sabiduría en el uso de ese poder. Stephen William Hawking.

Nadie es sabio por lo que supo su padre. Anónimo.

Quien sabe de dolor, todo lo sabe. Dante Alighieri.

Solo vive el que sabe. Baltasar Gracián.

El sabio comienza por hacer lo que quiere enseñar y después enseña. Confucio.

El secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad. Ernest Hemingway.

La felicidad de sufrir es la que determina la sabiduría. Friedrich Nietzsche.

La juventud es el momento de estudiar la sabiduría; la vejez, el de practicarla. Jean Jacques Rousseau.

Debe desear todo hombre vivir para saber, y saber para vivir bien. Mateo Alemán.

El placer da lo que la sabiduría promete. François Marie Arouet Voltaire.

Quitad a nuestros sabios el placer de ser escuchados y el saber carecerá de valor para ellos. Jean Jacques Rousseau.

Un tonto sabio es más tonto que un tonto ignorante. Molière.

El sabio teme a su enemigo. Montaigne.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.