Jueves, 24 de Mayo de 2018

Cuando un caballero se arrepiente de sus errores, los repara con actos. Cuando un hombre vulgar se arrepiente de sus errores, los repara con palabras. Anónimo.

Los tristes tienen dos motivos para estarlo: ignoran o esperan. Albert Camus.

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes, la oportunidad. Víctor Hugo.

La búsqueda de explicación reduce la carga de las emociones. Documental sobre psicopatologías.

Las emociones representan la síntesis de experiencias subjetivas. Anónimo.

No llores porque terminó; sonríe porque sucedió. Gabriel García Márquez.

Pobre, pero endeudado sólo conmigo mismo. Horacio.

Sé amable. Porque todas las personas a las que encuentras están librando una gran batalla. Filón de Alejandría.

El ser humano tiende a engañarse con lo primero que satisface su temor, para disiparlo. Jean Paul Sartre.

El jardinero no puede alterar los grandes ritmos botánicos. Sólo puede ayudarlos o entorpecerlos. José Antonio Marina.

Mis labios juran, pero no mi corazón. Eurípides.

 

Y cuando llegue el día del último viaje,

y está a partir la nave que nunca ha de tornar,

me encontraréis a bordo ligero de equipaje

casi desnudo, como los hijos de la mar

Antonio Machado.

Los estados alientan las guerras pero los humanos mueren en ellas y los que consiguen sobrevivir, se llevan consigo el recuerdo de la vergüenza, la miseria y la indignidad de las guerras. Película Troya.

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe. Carl Sagan.

El caos es el orden que todavía no comprendemos. Gregory Norris-Cervetto.

SER:

Quien es quien no perdona a quien. Película Gente corriente.

No seas el inferior de ningún hombre, ni de ninguno el superior. Recuerda que todo hombre es una variación de ti mismo. Ninguna culpa humana es ajena a ti, y tampoco es una cosa aparte la inocencia de ningún hombre. William Saroyan.

El hombre es un mundo en miniatura.  Demócrito.

Cuando alguien venera una deidad pensando, ella es uno y yo soy otro, no ha entendido nada.  Upanishad.

Dependemos de la naturaleza no sólo para nuestra supervivencia física. También necesitamos a la naturaleza para que nos enseñe el camino a casa, el camino de salida de la prisión de nuestras mentes. Nos hemos perdido en el hacer, en el pensar, en el recordar, en el anticipar: estamos perdidos en un complejo laberinto, en un mundo de problemas. Hemos olvidado lo que las rocas, las plantas y los animales todavía saben. Nos hemos olvidado de ser: de ser nosotros mismos, de estar en silencio, de estar donde está la vida: Aquí y Ahora. Eckhart Tolle.

Hay que defenderse de todo lo que somos, pero de tal manera que no lo destruyamos. Elías Canetti.

Mi cerebro es el caos, mis ojos la destrucción, mi esencia la nada. Gustavo Adolfo Bécquer.

En realidad, el único momento de la vida en que me siento ser yo mismo es cuando estoy con mis amigos. Gabriel García Márquez.

Dios existe. Y si no existe debería existir. Existe en cada uno de nosotros, como aspiración, como necesidad y, también como último fondo, intocable de nuestro ser. Octavio Paz.

Dime cómo mueres, y te diré quién eres. Todos los santos, día de muertos. Octavio Paz.

La enajenación consiste, fundamentalmente, en ser otro dentro de uno mismo. Esa enajenación es el fondo de la naturaleza humana y no de la sociedad de clases. Octavio Paz.

Para salir de sí mismo el siervo necesita saltar barreras, embriagarse, olvidar su condición. Vivir a solas, sin testigos. Solamente en la soledad se atreve a ser. Octavio Paz.

Puerta del ser: abre tu ser, despierta/aprende a ser también, labra tu cara/trabaja tus facciones, ten un rostro/para mirar mi rostro y que te mire/para mirar la vida hasta la muerte. Octavio Paz.

La definición del hombre como un ser que trabaja debe cambiarse por la del hombre como un ser que desea. Octavio Paz.

¿Qué somos sino máquinas. Máquinas que necesitan ayuda del universo para funcionar. Película Cuento de invierno.

Y que si todos somos únicos y el universo nos ama a todos por igual. Tan fuerte que puede atravesar siglos para cada uno de nosotros y algunas veces tenemos suficiente suerte para verlo. Película Cuento de invierno.

Por primera vez sentía un placer perverso en ser diferente de los demás. Es difícil no creerse superior cuando uno sufre, y el ver gente feliz nos da náuseas. Marguerite Yourcenar.

Todos nos transformaríamos sin nos atreviéramos a ser lo que somos. Marguerite Yourcenar.

Todo ser que haya vivido la aventura humana, vive en mí. Marguerite Yourcenar.

Yo soy uno de los hombres que trabaja para salir adelante en este mundo. Película Suave es la noche.

Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis una idea aproximada de vuestra estatura. Antonio Machado.

A veces una broma, una anécdota, un momento insignificante, nos muestran mejor a un hombre ilustre, que las mayores proezas o las batallas más sangrientas.  Plutarco.

No sé si existe dentro de ti un poco de mí, pero de lo que estoy seguro es que dentro de mí hay mucho de ti. Anónimo.

Una piedra se convierte en polvo, el polvo en planta y la planta en animal o quizás en hombre. Hermann Hesse.

Siempre se había sentido diferente a los demás y superior a ellos. Hermann Hesse.

La esencia del ser humano resiste el paso del tiempo (hace referencia a que la mente no tiene edad). Película El amor en los tiempos de cólera.

¿Qué es un adulto? Un niño inflado por la edad. Simone de Beauvoir.

Si quieres ver cómo un hombre es, mira cómo trata a sus inferiores, no a sus iguales. J.K. Rowling.

JOSÉ ORTEGA Y GASSET:

  • Dime como te diviertes y te diré quién eres.

  • De querer ser a creer que se es ya, va la distancia de lo trágico o lo cómico.

  • Cualquier verdad ignorada prepara su venganza.

  • Cada día me interesa menos ser juez de las cosas y voy prefiriendo ser su amante.

  • Cada cosa que existe es una virgen que ha de ser amada para hacerse fecunda.

  • Nuestras convicciones más arraigadas, más indubitables, son las más sospechosas. Ellas constituyen nuestro límite, nuestros confines, nuestra prisión.

  • Una estupidez no se puede dominar si no es con otra.

  • Toda conversación tiene un momento favorable en que poder terminarla; no lo desperdicies. Las últimas palabras son de efectos más duraderos que las primeras, por lo que deben ser particularmente bien ponderadas.

  • Sobre la gleba [tierra] dolorosa que suele ser la vida, brotan y florecen no pocas alegrías.

  • Siempre es más fácil dejar de hacer que hacer.

  • Saber que no se sabe constituye tal vez el más difícil y delicado saber.

  • Quien quiera enseñarnos una verdad que no nos lo diga; simplemente que aluda a ella con leve gesto, gesto que inicie en el aire una ideal trayectoria, deslizándonos por la cual llegaremos nosotros mismos a los pies de la nueva verdad.

  • ¿Qué perfección es ésta que complace y no subyuga, que admira y no arrastra?

  • Que no sabemos lo que nos pasa: eso es lo que nos pasa.

  • Que cada uno en su ley busque en paz su luz. Pascal tiene la certidumbre de que va a ser recompensado.

  • Puedo comprometerme a ser sincero; pero no me exijáis que me comprometa a ser imparcial.

  • Pero hay sobre el pasivo ver un pasivo activo, que interpreta viendo y ve interpretando, un ver que es mirar.

  • Nada de lo que el hombre ha sido, es o será, lo ha sido, lo es ni lo será de una vez para siempre, sino que ha llegado ha serlo un buen día y otro buen día dejará de serlo.

  • No somos disparados a la existencia como una bala de fusil cuya trayectoria está absolutamente determinada. Es falso decir que lo que nos determina son las circunstancias. Al contrario, las circunstancias son el dilema ante el cual tenemos que decidirnos. Pero el que decide es nuestro carácter.

  • El programa de la vida feliz apenas ha variado a lo largo de la vida humana.

  • El verdadero tesoro del hombre es el tesoro de sus errores.

  • En cada paso que damos en la vida pisamos cien senderos distintos.

  • En materias graves, importa mucho que cuidemos el uso de las palabras, porque son los déspotas más duros que la humanidad padece.

  • En tanto que haya alguien que crea en una idea, la idea vive.

  • No es fácil tratar con testarudos. No hay argumento que valga. Regla para tratar con ellos: Ninguna encina se derrumba al primer hachazo; una gotera quiebra la piedra más dura.

  • Lo que más vale del hombre es su capacidad de insatisfacción.

  • Lo que hace un problema de un problema es que contiene una contradicción.

  • Lo menos que podemos hacer, en servicio de algo, es comprenderlo.

  • La técnica es el esfuerzo para ahorrar esfuerzo.

  • […] estoy persuadido de que hablar es una operación mucho más ilusoria de lo que suele creerse, por supuesto, como casi todo lo que el hombre hace.

  • Evitemos suplantar con nuestro mundo el de los demás.

  • He reducido el mundo a mi jardín y ahora veo la intensidad de todo lo que existe.

  • Juzgarlos hechos amargos con sesgo optimista equivale a no habernos enterado debidamente de ellos.

  • La ciencia consiste en sustituir el saber que parecía seguro por una teoría, o sea, por algo problemático.

  • La palabra es un sacramento de difícil administración.

  • La lealtad es el camino más corto entre dos corazones.

  • La juventud necesita creerse, a priori, superior. Claro que se equivoca, pero este es precisamente el gran derecho de la juventud.

  • La ciencia, el arte, la justicia, la cortesía, la religión son órbitas de la realidad que invaden bárbaramente nuestra persona como hace el hambre y el frío; sólo existen para quien tiene voluntad de ellas.

  • Es preciso estar alerta y salir del propio oficio: otear bien el paisaje de la vida que es siempre total. La facultad suprema para vivir no la da ningún oficio ni ninguna ciencia: es la sinopsis [resumen breve] de todos los oficios y todas las ciencias y muchas otras cosas además. Es la integral cautela. La vida humana y todo en ella es un constante y absoluto riesgo. .. Una cosa es, por lo menos, clarísima: que las condiciones de todo orden, sociales, económicas, políticas, en que va a trabajar mañana son sumamente distintas de aquellas en que trabajó hasta hoy.

  • Este tener lo que no se tiene, este sentir la falta de algo que nos es menester, este ser sustancial y activamente menesteroso [necesitado] es la condición del hombre.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.