Domingo, 6 de Enero de 2019

Carson McCullers enseña que se puede ser poético sin circunloquios ni adornos y coloquial sin vulgaridades expresivas, y comprometido sin sectarismo y sin jerga ideológica. Antonio Muñoz Molina.

Lo que define a un padre es lo que hace no lo que promete… tener una presencia positiva y constante. Película En la habitación.  

Las prácticas milenarias de carácter reactivo, correctivo y episódico se sustituirán por otras de carácter proactivo, preventivo y continuo. Antonio Moreno-Torres Gálvez.

Yo tengo mucha paciencia pero no abuse de mis buenos sentimientos. Película La vuelta al mundo en 80 días.

Un paradigma denominado de las seis D´s (Defectivas, Disruptivas, Digitalizadas, Desmaterializadas, Desmonetizadas, Democratizadas) permite reflexionar sobre las tecnologías básicas y sus aplicaciones, que se caracterizan por su convergencia y multidisciplinariedad. Antonio Moreno-Torres Gálvez.

Cualquier gran obra de arte transformará tu imaginación y la hará más fuerte, más amplia. Cambiará tus colores, pero es físicamente agotador. Por eso hay terror, pero es un camino hacia la belleza y la transformación. Lila Azam Zanganeh.

Nabokov creía que el arte solo nos podía enseñar a observar mejor el mundo, que no te iba a enseñar ningún mensaje o algo de historia. Lila Azam Zanganeh.

Creo que los grandes poetas escriben sin saber lo que dicen. Adam Zagajewski.

Si comparamos el sueño de la sociedad humana con la descripción del infierno que las distintas religiones de todo el mundo han divulgado, descubrimos que son exactamente iguales. Las religiones dicen que el infierno es un lugar de castigo, de miedo, de dolor y de sufrimiento, un lugar donde el fuego te quema.  Cada vez que sentimos emociones como la cólera, los celos, la envidia o el odio, experimentamos un fuego que arde en nuestro interior. Vivimos en el sueño del infierno. Dr. Miguel Ruiz.

ROBERT SPAEMANN: 

  • La justicia se basa en la evidencia de una percepción, en la evidencia de la realidad del otro y de la realidad de uno mismo (…). Esta evidencia es la base real de toda ética. No hay ética sin metafísica.

  • Mientras estamos despiertos, tenemos un mundo en común. Pero los que sueñan vuelven al suyo propio, gustaba de repetir citando a Heráclito.

  • Piensa que la Filosofía es una forma más alta de empirismo. Al empirismo no le es legítimo eliminar artificialmente la dimensión espiritual. Esta pertenece a la experiencia humana, sobre la cual la Filosofía debe reflexionar temáticamente.

  • Considera a la filosofía, más bien, como un continuo volver a los pensadores anteriores y recuperar lo que de verdad se ha perdido al tratar de superarlos.

  • En su estilo literario, Spaemann defendió el «modo normal de hablar», puesto que sostenía que «el más alto metalenguaje es el lenguaje ordinario». Procuró evitar el exceso de tecnicismos y modismos sociológicos que, en el ámbito de la filosofía, veía con escepticismo. En el origen de esta postura se encuentra la convicción de que el acceso intelectual inmediato a la realidad —lo que denomina intentio recta— es más enriquecedor que la aproximación oblicua, mediada por categorías muchas veces ajenas a la realidad buscada.

  • En estrecha conexión con lo indicado, dedica uno de sus ensayos a explicar la filosofía como una suerte de ingenuidad institucionalizadaque permite guardarse de los sofistas de cada tiempo.

  • Tal vez el tema más recurrente de la obra filosófica de Spaemann es la afirmación de la teleología natural y el rechazo del cientificismo. Subyacente al cientificismo preconizado en los albores de la Modernidad por Bacon, Hobbes o Descartes se encuentra el interés por dominar el mundo: el conocimiento y el poder humano son la misma cosa, afirmó  ​ En el mismo sentido se expresa Hobbes: el fin del conocimiento es el poder.​ Para Descartes, el fin del conocimiento es ser dueños y señores de la naturaleza. ​ Y el ideal positivista de Comte es saber para prever con el fin de poder. Spaemann no niega cierta legitimidad al interés en el dominio —interés en el que se justifican las ciencias aplicadas—, sino la reducción del interés por conocer a un interés por dominar —la ideología cientificista—. No es casualidad, sostiene, que desde la lógica del puro poder, el propio Bacon afirmase que la indagación de las causas finales es estéril y, como una virgen consagrada, no produce frutos.

  • Si (el ser humano) desteleologiza completamente el mundo, entonces se cumple lo que dijo Pascal acerca del silencio de los espacios infinitos, que aterra profundamente al hombre: Se ve a sí mismo como un solitario vagabundo en un universo sin sentido.

ISÓCRATES:

  • No perseveréis siempre en vuestro derecho con rigor; no peleéis más que cuando os sea útil vencer.

  • Sed ávidos de saber y llegaréis a ser sabios.

  • Sed moderados en el castigo; que la pena esté siempre por debajo del delito.

  • De todas nuestras posesiones, sólo la sabiduría es inmortal.

  • Si llegáis a tener gustos despreciables, escondedlos; pero que vuestro ardor por las cosas grandes no deje nunca de mostrarse.

FELICIDAD:

La imaginación no hace sabios a los locos, pero les hace felices. Todo lo contrario de la razón, que no arranca a nadie de su condición miserable. Blaise Pascal.

Preguntaros si sois felices y dejaréis de serlo. Stuart Mill.

La felicidad es el placer compartido con otro Jean Dolenti.

La felicidad no es crearte grandes objetivos, sino valorar tu entorno, lo que tienes. Pilar López de Ayala.

No hay metas, hay caminos. Adolfo Domínguez.

Los animales son felices mientras tengan salud y suficiente comida. Los seres humanos, piensa que deberían serlo, pero en el mundo moderno no lo son, al menos en la gran mayoría de los casos. Bertrand Russell.

Buscamos la felicidad, ese estado en el que el yo, con todos sus conflictos, esté ausente, y lo encontramos transitoriamente en ese acto [el sexo].  O bien nos disciplinamos, luchamos, controlamos, incluso nos destruimos a nosotros mismos, mediante la represión, lo cual implica que buscamos liberarnos del conflicto, porque con la cesación del conflicto hay júbilo.  Si podemos liberarnos del conflicto, entonces la felicidad existe en todos los diferentes niveles de la existencia, Jiddu Krishnamurti.

… De la aventura, tengo el recuerdo de aquel sabor amargo que ninguna bebida del mundo ha conseguido hacer olvidar, y que ha terminado por impregnar toda mi existencia. Y decenas de años después, aquel mal sabor de la saliva me llenaba la boca, y me impedía tragar, hasta provocarme náuseas (…) ¿Es por su infelicidad que los hombres son tan crueles?  Me habían prohibido el acceso a la casa de Dios, a su palabra. En el fondo creo que era culpa mía. Había olvidado la tara irreducible que llevaba a causa de la herencia materna, y había creído que podía ser sencillamente como los demás niños, sin alimentar, por lo demás, grandes ilusiones (…). Rachid Mimouni.

Los finales felices son historias sin acabar. Película El Sr. y la Sra. Smith.

El placer da lo que el pensamiento promete. Voltaire.

Vivimos en un cambio continuo y se nos llama felices o desgraciados según cambiemos a mejor o peor. B. Spinoza.

A cada acción perfecta acompaña la voluptuosidad [satisfacción o complacencia en el placer que proporcionan los sentidos].  Y por ésta conoces que debías cumplirla. A. Gide.

Tengo que aprender a mirar con la actitud inocente del que está enamorado o como el niño que ama la vida.  Es así como se irán abriendo las puertas de lo real y viviré la plenitud que anhelo. Anhelamos la felicidad en lo limitado, pero es en lo ilimitado donde nos encontramos con esa felicidad que sobrepasa nuestras expectativas. Buscamos la paz dentro de nuestros hábitos de inquietud. Pero aquella paz con la que nos encontramos al traspasar lo irreal del pensar, no es de la naturaleza de la paz conocida. La paz es la extensión serena del ser que somos.  Necesitamos el amor, acostumbrados como estamos a la separación y la dureza de lo mecánico. Y cuando sin buscarlo lo descubrimos, nos sorprende su belleza imposible, el amor sin objeto, que en la conciencia unitaria y silenciosa encontramos.  Consuelo Martín.

Mientras investigo el sentido de todas las cosas, al descubrir qué es lo real de todo, descubro simultáneamente la verdadera felicidad. Y empiezo a ser esa felicidad que anhelaba.  Consuelo Martín.

El amor y la paciencia no son estados mentales positivos por definición ni por decreto divino, sino porque son las causas verificables de nuestra felicidad y la de los demás.  Matthieu Ricard y Trinh Xuan Thuan.

Pasenadi le formuló la pregunta al Buda [cuál de los órganos de los sentidos –el ojo, el oído, la nariz, la lengua o el sentido del tacto- proporciona más placer]. El buda respondió que cada órgano de los sentidos era portador tanto de sensaciones agradables como desagradables.  Ningún órgano de los sentidos podía calificarse como superior a los demás, pero en el caso de los placeres de los sentidos en competición, aquel que proporcionase el placer más intenso debía considerarse el principal, sin tener en cuenta qué órgano lo proporcionase. H. W. Schumann.

Buscar algo que te plantea un verdadero reto es la ruta más segura para la satisfacción personal.  Pero la auténtica clave a recordar es que la felicidad es un viaje, no un destino. Vive hoy, pues ya no habrá otro día igual que éste.  Robin S. Sharma.

Cometer errores no es nada malo. Forman parte de la vida y son esenciales para el crecimiento personal. Como en el dicho la felicidad es fruto del buen criterio, el buen criterio es fruto de la experiencia y la experiencia es fruto del mal criterio. Lo que sí es malo es cometer una y otra vez los mismos errores. Eso demuestra una falta de conciencia de sí mismo, la cualidad que precisamente distingue a los humanos de los animales. Robin S. Sharma.

La felicidad que estás buscando vendrá a través de la reflexión sobre los objetivos que te hayas marcado, de las medidas que tomes a diario para conseguirlos.  Se trata de una aplicación directa de la vieja filosofía que prescribe que las cosas más importantes nunca deben ser sacrificadas a las cosas menos importantes.  Robin S. Sharma.

El secreto de la felicidad es simple: averigua qué es lo que te gusta hacer y dirige todas tus energías hacia ello. Haciendo esto, la abundancia iluminará tu vida y todos tus deseos se cumplirán sin esfuerzo. Robin S. Sharma.

Tenemos la opción de ser felices si lo elegimos. Y el precio de ser felices quizá sea el tener que abandonar todo aquello que en el pasado hemos venido utilizando para defendernos a nosotros mismos, lo que en realidad no viene a suponer mucho. David Brazier.

El hombre no encuentra la felicidad sin la mujer. Película Más allá de Missouri.

Con la libertad, las flores, los libros y la luna ¿quién no sería perfectamente feliz? Oscar Wilde.

La felicidad no consiste en adquirir y gozar, sino en no desear nada, pues consiste en ser libre. Konrad Adenauer.

La felicidad no llega sola sino que hay que buscarla y requiere esfuerzo. Teruo Takebe.

El hombre más feliz es el que encuentra paz en su hogar. Goethe.

La mayoría de las personas son felices en la medida en que deciden serlo. Abraham Lincoln.

La maravilla sólo puede describirse como la peculiar sensación de libertad de acción que surge cuando ya no sentimos el mundo como una especie de obstáculo que nos enfrenta. Alan Watts.

Antiguo poema: sólo cuando dejas de sentir agrado y desagrado comprenderás todo claramente. El conflicto entre el bien y el mal es la enfermedad de la mente. Aprendemos a identificarnos con la idea de nosotros mismos.  De ahí nace el sentimiento subjetivo del yo. Alan Watts.

Estado de plenitud = la mente funciona libre y fácilmente sin la sensación de una segunda mente o ego que la enfrenta con un palo. Alan Watts.

Piensa en toda la belleza que aún hay a tu alrededor y sé feliz. Ana Frank.

Acuérdate de esto siempre: para vivir feliz basta con muy poco. Marco Aurelio.

Nuestro cerebro es el mejor juguete que se ha creado. En él están todos los secretos, incluso el de la felicidad.  Charlie Chaplin.

¿Por qué esta magnífica tecnología científica, que ahorra trabajo y nos hace la vida más fácil, nos aporta tan poca felicidad? La respuesta es simplemente ésta: porque aún no hemos aprendido a usarla con tino. Albert Einstein.

Cualquier felicidad merecedora de ese nombre debe ser una felicidad estable más allá de todo lo que la amenace, debe ser una liberación del sufrimiento permanente –ésa era la convicción de Buda cuando, a la edad de veintinueve años, renunció a la familia, al hogar y a las posesiones para dedicarse a la búsqueda de esa felicidad. H. W. Schumann.

¡EMPIEZA EL AÑO CON OPTIMISMO! Revista Prevenir.  Número 96.

  • Reconoce aquellas cosas agradables que tienes y piensa cómo mantenerlas.

  • Plantéate qué otras cosas puedes añadir a tu vida para sentirte mejor.

  • Cambia tus actitudes negativas por otras más eficaces para conseguir lo que deseas.

  • Márcate metas realistas y alcanzables.

  • Planifica cómo y cuándo llevarlas a cabo.

  • No te dejes llevar por el cansancio y las dificultades.

  • Recuerda tus objetivos.

  • Valora tus logros.

  • Y, ante todo, fomenta las conductas positivas.

  • Te interesa: el ritmo de trabajo actual causa depresión, estrés o agotamiento al 10% de los trabajadores. Busca tiempo libre.

Juan Plazaola. Llamamos:

  • Agradable a aquello de que se goza.

  • Bueno a lo que se estima.

  • Bello a aquello que gusta simplemente.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.