Viernes, 10 de Agosto de 2018

 Todos deseamos desesperadamente que nos amen porque nos sentimos vacíos y solitarios, pero es más importante amar que ser amado. Pero para ello uno tiene que comprender esta vacuidad, esta desesperada soledad en uno mismo. J. Krishnamurti.

Una mente ocupada consigo misma, con sus propias ambiciones, su codicia, sus temores, sus sentimientos de culpabilidad, su sufrimiento, carece de la capacidad de amar. Una mente dividida en sí misma [yo y mis problemas], que vive en fragmentos, no puede amar.  J. Krishnamurti.

Sólo hay amor cuando me he comprendido de verdad a mí mismo y, por tanto, sé que en mí no existe fragmentación, no hay sentimientos de ira, de ambición, de codicia, ni actividad separatista alguna.  J. Krishnamurti.

Planté mi dolor en el terreno de la paciencia y obtuve frutos de felicidad. Khalil Gibran.

… el avance hacia la perfección es lento y doloroso. Khalil Gibran.

POETA EN LA PUERTA: el que viene me proporcionará un honor y el que no viene una satisfacción.  F. Nietzsche.

La juventud debe acumular; la vejez, usar. Séneca.

El hombre que confía en el tiempo como medio para conseguir su felicidad, vive en la ignorancia y, por tanto, en el conflicto. Jiddu Krishnamurti.

El tiempo es el horizonte dentro del cual toda realidad adquiere sentido. M. Heidegger.

Procura que tu infancia sea inocente, tu niñez respetuosa, tu adolescencia paciente, tu juventud virtuosa, tu madurez cargada de méritos y tu ancianidad sabia. Agustín de Hipona.

¡Qué pobreza la vuestra, hombres, y qué avaricia la de vuestra alma! Lo que vosotros dais a vuestro amigo lo doy yo aún a mi enemigo, y eso sin que merme mi caudal. F. Nietzsche.

El problema primordial de la filosofía es descubrir nuevamente aquello que existe permanentemente, el ideal de Superhombre hacía el cual debe dirigirse todo esfuerzo humano… La medida no es el hombre sino el Superhombre; Protágoras debe dar paso a Nietzsche.  F. Nietzsche.

El hombre no puede hacerse sin sufrimiento, pues es a la vez el mármol y el escultor. Alexis Carre.

La felicidad no necesita ser transmutada en belleza, pero la desventura sí. J. L. Borges.

El alma se inventó para degradar el cuerpo. Anna de Noailles.

 HENRY DAVID THOREAU:

  • De qué sirve una casa sino se cuenta con un planeta tolerable donde situarla.

  • La bondad es la única inversión que nunca falla.

  • El único modo de decir la verdad es hablar siempre con amor.

  • El amor no sólo debe ser una llama, sino una luz.

  • Es tan difícil verse a uno mismo como mirar para atrás sin volverse.

  • El más rico es aquel cuyos placeres son los más baratos.

  • Una vez tuve un gorrión posado en mi hombro por un momento mientras yo estaba cavando en un jardín del campo, y sentí que era más distinguido por ese suceso de lo que hubiera sido por cualquier charretera [adorno de oro, plata o seda] que hubiera podido llevar.

  • Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica, su destino.

  • El mundo no es sino un lienzo para nuestra imaginación.

  • Si no logras convencer a una persona de lo malo que está haciendo, procura hacer entonces lo bueno. La gente cree sólo lo que ve.

  • En vez de amor, dinero o fama, dame la verdad.

  • Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos.

  • Jamás hallé compañera más sociable que la soledad.

  • No hay peor olor que el que despide la bondad corrompida.

  • La mayoría de los lujos y muchas de las llamadas comodidades de la vida no sólo no son indispensables, sino que resultan un obstáculo evidente para la elevación espiritual de la humanidad.

  • La ley jamás hizo a los hombres un ápice más justos; y, en razón de su respeto por ellos, incluso los mejor dispuestos se convierten a diario en agentes de la injusticia.

  • Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación.

  • ¡Como si se pudiera matar el tiempo sin insultar a la eternidad!

  • Cuán vano es sentarse a escribir cuando aún no te has levantado para vivir.

  • Un hombre es rico en proporción a las cosas que puede desechar.

  • El tiempo no es sino la corriente en la que estoy pescando.

  • Hay muchos que se van por las ramas, por uno que va directamente a la raíz.

  • El costo de una cosa es la cantidad de aquello que yo llamo vida, necesaria para adquirirla, ya sea a corto o a largo plazo.

  • Sólo alborea el día para el cual estamos despiertos. Hay aún muchos días para amanecer.

  • La mayor parte de los hombres, incluso en este país relativamente libre, se afanan tanto en innecesarios artificios y labores absurdamente mediocres, que no les queda tiempo para recoger los mejores frutos de la vida.

  • Nueve décimas partes de la sabiduría provienen de ser juicioso a tiempo.

  • Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida… Para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido.

  • Lee los buenos libros primero; lo más seguro es que no alcances a leerlos todos.

  • Eres más consciente que antes de lo que es importante y lo que es trivial. Tu ser querido vivió, pero tú todavía estas vivo. ¡Vale la pena esperar al futuro!

  • Durante seis años dejé de pagar mis impuestos como votante. Por este hecho pasé una noche en la cárcel y mientras miraba las paredes de piedra sólida, la puerta de madera y de hierro y las ventanas cruzadas por barras de acero, no pude dejar de impresionarme por la estupidez de esa institución que me trataba como si fuera un paquete de carne, sangre y huesos que debía ser encerrado bajo llaves… En momento alguno me sentí confinado, y aquellos muros me parecieron un gran mal gasto de piedras y mortero… En cada amenaza y en cada cumplido saltaba el desatino; pues creían que mi mayor deseo era el hallarme del otro lado del muro. Y no podía dejar de sonreírme al ver con qué diligencia y cuidado me cerraban la puerta cuando me enfrascaba en mis meditaciones los que seguían afuera sin problema ni dificultad, no siendo sino ellos todo lo que allí era peligroso. Vi que el Estado era de pocas luces y que no era capaz de distinguir amigo de enemigo, de manera que le perdí el resto del respeto que aún me quedaba y le compadecí.

  • Vida ciudadana: millones de seres viviendo juntos en soledad.

MISERIA:

  • ¿Cuándo serán nuestras consciencias lo suficientemente sensibles como para impedir la miseria humana antes de que nos avenga? Eleanor Roosevelt.

  • ¡Oh, miseria humana, a cuántas cosas te sometes por el dinero! Leonardo Da Vinci.

  • Llamo rumiantes a los hombres que se pasan rumiando la miseria humana, preocupados de no caer en tal o cual abismo. Miguel de Unamuno.

  • La miseria seca el alma y los ojos además. Rosalía De Castro.

  • Sin haber conocido la miseria es imposible valorar el lujo. Charles Chaplin.

  • Ansiaban escaparse de su miseria, pero las estrellas quedaban demasiado lejos. Friedrich Nietzsche.

  • A veces hallo tan grande a la miseria que temo necesitar de ella. Antonio Porchia.

  • Júzgate en lo prudente y aprende de libertad, cállate en lo mediocre y conocerás la miseria. Pedro Pantoja Santiago.

  • El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria. Ernesto Sábato.

  • La diferencia radica en que hoy todo puede ser fotografiado. Ninguna miseria puede ocultarse, todas son públicas. Sin embargo, este hecho significa que nos acostumbramos mejor a ellas. Elías Canetti.

  • La religión tiene por padre a la miseria y por madre a la imaginación. Ludwig Feuerbach.

  • Carecer de libros propios es el colmo de la miseria. Benjamin Franklin.

  • La vida es siempre amor y miseria. La vida son siempre las mismas canciones. George Brassens.

  • No hay mayor dolor que recordar los tiempos felices desde la miseria. Dante Alighieri.

  • El ministerio de economía debería llamarse ministerio de la miseria, ya que al ministerio de la guerra no se le llama nunca ministerio de la paz. Jacques Prévert.

  • Humana cosa es tener compasión de los afligidos; y esto, que en toda persona parece bien, debe máximamente exigirse a quienes hubieron menester consuelo y lo encontraron en los demás. Giovanni Boccaccio.

  • Si la personalidad humana no adquiere toda su fuerza, toda su potencia, entre las cuales lo lúdico y lo erótico son pulsiones fundamentales, ninguna revolución va a cumplir su camino. Julio Cortázar.

  • La belleza humana es aristócrata. Doménico Cieri Estrada.

  • El ajedrez es el más grande desperdicio de la inteligencia humana después de la publicidad. Raymond Thornton Chandler.

  • Una ilusión eterna, o por lo menos que renace a menudo en el alma humana, está muy cerca de ser una realidad. André Maurois.

  • No debemos amar a los hombres, sino a la llama que no es humana y que los hace arder. No debemos luchar por la humanidad, sino por la llama que transforma en fuego a esta paja húmeda, inquieta, ridícula, a la que llamamos Humanidad. Nikos Kazantzakis.

  • Todo ser que haya vivido la aventura humana, vive en mí. Marguerite Yourcenar.

  • La medida y el medio son la culminación de la naturaleza humana. El estado en el cual aún no se manifiesta la esperanza, ni la ira, ni la tristeza, ni la alegría, se llama el medio. El estado en el cual ellas se manifiestan pero aciertan el ritmo justo se llama la armonía. Confucio.

  • El Arte necesita soledad o miseria, o pasión. Es una flor de una roca, que requiere el viento áspero y el terreno duro. Alejandro Dumas, padre.

  • Quien vive entre los deleites y los vicios ha de expiarlos luego con la humillación y la miseria. Johann Christoph Friedrich Von Schiller.

  • El fuego prueba el oro; la miseria los hombres fuertes. Lucio Anneo Séneca.

  • El enamoramiento es un estado de miseria mental en que la vida de nuestra conciencia se estrecha, empobrece y paraliza. José Ortega y Gasset.

  • Solo los cobardes dicen: Amad al enemigo. Lloran ante la injusticia y la miseria que padecen los pueblos, pero se desplazan como cuadrúpedos bajo el látigo de los dictadores. Anónimo.

  • El lujo arruina al rico y aumenta la miseria de los pobres. Amaury Rodríguez.

  • Los hombres correrán tras la cosa que más temen, es decir, que serán miserables por temor a la miseria. Leonardo Da Vinci.

 ORGULLO:

  • Si eres orgulloso conviene que ames la soledad; los orgullosos siempre se quedan solos. Amado Nervo.

  • El mal genio es lo que nos mete en líos. El orgullo es lo que nos mantienen en ellos. Neil Simon.

  • El orgullo detesta el orgullo en los demás. Benjamin Franklin.

  • El orgullo es una forma de egoísmo. David Herbert Lawrence.

  • El orgullo humano sabe inventar los nombres más serios para ocultar su propia ignorancia. Percy Bysshe Shelley.

  • Si sólo tuviera un sermón que predicar sería un sermón contra el orgullo. Gilbert Keith Chesterton.

  • El orgullo se resarce siempre y no pierde nada, incluso cuando renuncia a la vanidad. François De La Rochefoucauld.

  • Si no tuviéramos orgullo no nos quejaríamos del de los demás. François De La Rochefoucauld.

  • El orgullo es igual en todos los hombres, sólo varían los medios y la manera de manifestarlo. François De La Rochefoucauld.

  • El orgullo interviene más aún que la bondad en nuestras represiones a quienes han cometido algún yerro, y les reprendemos más que para corregirles, para convencerles de que estamos exentos de él. François De La Rochefoucauld.

  • Podemos estar orgullosos de lo que hemos hecho, pero deberíamos estarlo mucho más de lo que no hemos hecho. Ese orgullo está por inventar. Emil Michel Cioran.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.