Viernes, 1 de Marzo de 2019

No arrepentirse sin hacer reproches a los demás, son los pasos de la sabiduría. Denis Diderot.

El éxito les hizo fuertes: fueron capaces porque lo parecían. Virgilio.

Ningún hombre conoce lo malo que es hasta que no ha tratado de esforzarse por ser bueno. Clive Staples Lewis.

Por conservar la libertad, la muerte, que es el último de los males, no debe temerse. Marco Tulio Cicerón.

Aquel que no odia nada de lo que vive y vive benévolamente y compasivo, exento de egoísmos y arrogancias, inconmovible ante el bien y el mal, a ese bien lo amo. Mahabharata.

La conversación debería tocar todas las cosas, pero no detenerse en ninguna. Jules Renard.

Si es la razón lo que hace al hombre, es el sentimiento quien lo conduce. Jean-Jacques Rousseau.

La vejez es la cosa más inesperada de las que le pasan al hombre. León Trotsky.

No resistas nunca a la tentación. Prueba de todas las cosas y conserva la que sea buena. George Bernard Shaw.

El ignorante tiene valor; el sabio miedo. Alberto Moravia.

Pesimismo del espíritu, optimismo de la esperanza. Antonio Gramsci.

No creo que haya otro mundo donde tengamos que rendir cuentas. Pero ya en este mundo tenemos cuentas que rendir; a todos aquellos a los que amamos. Albert Camus.

Vivir o es una aventura llena de riesgo o no es nada en absoluto; la seguridad es casi siempre una superstición, no existe en la naturaleza. Hellen Keller.

Lo absurdo es el pecado sin Dios. Albert Camus.

Considera las contrariedades como un ejercicio. Lucio Anneo Séneca.

Puede que nuestro papel en este planeta no sea alabar a Dios sino crearlo. Arthur Charles Clarke.

El ideal es la esperanza indestructible de lo mejor, la protesta involuntaria contra el presente, el femenino por porvenir. Henri Frederic.

Uno nunca se da cuenta de lo que ha conseguido llevar a cabo, sólo ve todo lo que le queda todavía por hacer. Marie Curie.

Los niños son mendigos por intuición. Wenceslao Fernández Flórez.

Una cortesana dijo a un mandarín, seré tuya si esperas cien noches bajo mi ventana. Y el mandarín esperó, hasta la nonagésimo novena noche, en que tomó el taburete y se fue. Roland Barthes.

No arrepentirse sin hacer reproches a los demás, son los pasos de la sabiduría. Denis Diderot.

La belleza, como el dolor, hace sufrir. Thomas Mann.

Todas las obras de arte deben empezar por el final [como perspectiva]. Edgar Allan Poe.

Pensar dos veces ya es bastante. Confucio.

Escucho y olvido; veo y recuerdo; hago y entiendo. Lao-Tsé.

Siempre se ha de conservar el temor, más jamás se debe mostrar. Francisco de Quevedo y Villegas.

Un día todo irá bien: he aquí nuestra esperanza. Todo va bien hoy: he aquí la ilusión. Voltaire.

Todo lo que es duradero es lento de crear. Louis de Bonald.

El hecho más significativo de nuestro tiempo es el creciente debilitamiento de la familia. Burrhus Frederic Skinner.

Manejar el silencio es más difícil que manejar la palabra. Georges Clemenceau.

No podemos atrasar el reloj ni aminorar nuestra marcha hacia delante y, como ya volamos sin piloto y con instrumentos de control, es incluso demasiado tarde para preguntar dónde vamos. Igor Stravinski.

El mago hizo un gesto y desapareció el hambre, hizo otro gesto y desapareció la injusticia, hizo otro gesto y se acabó la guerra. El político hizo un gesto y desapareció el mago. Anónimo.

Quien no es víctima ni asesino, es cómplice. Nadie es sabio por lo que supo su padre. Anónimo.

Quien sabe de dolor, todo lo sabe. Dante Alighieri.

La historia de la libertad es la de la lucha por limitar el poder del gobierno. Thomas Wilson.

Fuertes razones, hacen fuertes acciones. William Shakespeare.

Todo poder cae a impulsos del mal que ha hecho, cada falta que ha cometido se convierte tarde o temprano, en un ariete que contribuye a derribarlo. Concepción Arenal.

Usted sabe… lo mismo que yo, que las heridas del corazón no se curan. Pero se tratan, señora, como dicen los facultativos. Pedro Antonio de Alarcón.

El mundo está lleno de pequeñas alegrías; el arte consiste en saber distinguirlas. Li Po.

El primer beso es mágico, el segundo íntimo, el tercero rutinario. Raymond Chandler.

Para que nada nos separe que nada nos una. Pablo Neruda.

El arte más profundo de un hombre hábil es el de saber ocultar su habilidad. François de La Rochefoucauld.

Oye sólo a medias el que oye sólo una parte. Esquilo.

La inteligencia es útil para todo, suficiente para nada. Henri Fréderic Amiel.

En la política sólo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire; jamás quien pretende que sople el aire donde pone la vela. Antonio Machado.

El sueño es la única medicina efectiva. Sófocles.

Hay un palacio en tu cabeza. Aprende a vivir siempre en él. Grant Morrison.

El valor, la buena conducta y la perseverancia conquistan todas las cosas y obstáculos que quieran destruirlas y se interpongan en su camino. Ralph Waldo Emerson.

Es más noble quitarse a sí mismo la razón que mantenerla sobre todo cuando se tiene razón. Mas para eso hay que ser muy rico. Friedrich Nietzsche.

Solo son grandes entre los hombres el poeta, el sacerdote, el soldado. El hombre que canta, el hombre que sacrifica y que se sacrifica. E1 resto es digno del látigo. Desconfiemos del pueblo. Del buen sentido, del corazón. De la inspiración y de la evidencia. Charles Baudelaire.

Lo bello es siempre raro. Lo que no es ligeramente deforme presenta un aspecto inservible. Charles Baudelaire.

El gusto de la concentración productora debe reemplazar, en un hombre ya maduro, al gusto de la desperdigación. Charles Baudelaire.

Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar. Charles Baudelaire.

…perdido en este mundo atroz, arrollado por la multitud… Charles Baudelaire.

El estoicismo, la austeridad, conduce al suicidio entendido como muerte voluntaria de la pasión por la vida. Chales Baudelaire.

No todo término merece el nombre de fin, sino tan sólo el que es óptimo. Aristóteles.

Digamos que existen dos clases de mentes poéticas, una apta para inventar fábulas y otra dispuesta a creerlas. Galileo Galilei.

No basta con oír la música, además hay que verla. Igor Stravinski.

Pierdo el deseo de lo que busco, buscando lo que deseo. Antonio Porchia.

Caracteriza, en mi opinión, a nuestra época la perfección de medios y la confusión de fines. Albert Einstein.

Todas las cosas ya fueron dichas, pero como nadie escucha es preciso comenzar de nuevo. André Gide.

La primera mitad de nuestra vida nos la estropean nuestros padres; la segunda nuestros hijos. Clarence S. Darrow.

La memoria es como una red: uno la encuentra llena de peces al sacarla del arroyo, pero a través de ella pasaron cientos de kilómetros de agua sin dejar rastro. Oliver Wendell Holmes.

Todo nuestro conocimiento es conocernos a nosotros mismos. Alexander Pope.

La libertad es algo maravilloso, pero no cuando hay que pagar por ella el precio de la soledad. Bertrand Rusell.

Una buena parte de los hombres no tiene más vida interior que la de sus palabras, y sus sentimientos se reducen a una existencia oral. José Ortega y Gasset.

Solo se aprende a través del fracaso, y lo que se aprende es la importancia de la previsión. Irvine Welsh.

Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo. William Shakespeare.

El arte más importante del maestro es provocar la alegría en la acción creadora y el conocimiento. Albert Einstein.

Cuan feliz era yo cuando era una infeliz. Marquesa de Savigné.

Uno debe ser tan humilde como el polvo para poder descubrir la verdad. Mahatma Gandhi.

Prefiero renunciar a un amigo que a un dicho. Marco Fabio Quintiliano.

Las costumbres del que nos habla nos convencen más que sus razonamientos. Menandro.

La felicidad de sufrir es la que determina la sabiduría. Friedrich Nietzsche.

La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable. Leonardo da Vinci.

Pueden amar los pobres, los locos y hasta los falsos, pero no lo hombres ocupados. John Bonne.

La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia. Aristóteles.

En la escuela de la experiencia las lecciones cuestan caras, pero solamente en ellas se corrigen los insensatos. Benjamin Franklin.

La felicidad es el privilegio de ser bien engañado. Johathan Swift.

El verdadero gran hombre es el que no enseñorea de nadie ni permite que nadie lo domine. Gibran Jalil Gibran.

El hombre noble debe ser tardo en el hablar y rápido en el obrar. Anónimo.

Aprendemos para la escuela, no para la vida. Lucio Anneo Séneca.

Cuando se ve de cerca a la muerte, la vida se te hace mucho más dulce. Kirk Douglas.

Siempre es tarde cuando se llora. Cayo Salustio.

El amor verdadero, el amor ideal, el amor del alma, es el que sólo desea la felicidad de la persona amada sin exigirle en pago nuestra propia felicidad. Anónimo.

La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valoración del mundo de las cosas. Karl Marx.

Nunca, como al morir un ser amado, necesitamos creer que existe el cielo. Jacinto Benavente.

Hermana Eloísa, la dialéctica me ha hecho odioso al mundo. Pedro Abelardo.

No te mires al espejo junto a una lámpara. Pitágoras de Samos.

Para ser grande hace falta un 99% de talento, un 99% de disciplina y un 99% de trabajo. William Faulkner.

Son siempre más sinceras las cosas que decimos cuando el ánimo se siente airado que cuando está tranquilo. Marco Tulio Cicerón.

Tuyo haces el vicio que a tu amigo disimulas. L. A. Séneca.

Debe desear todo hombre vivir para saber, y saber para vivir bien. Mateo Alemán.

Lo que el público te reprocha, cultívalo: eres tú. Jean Cocteau.

Cuando uno dice que sabe lo que es la felicidad, se puede suponer que la ha perdido. Anónimo.

Asóciate con hombres de calidad si estimas tu propia reputación, pues es mejor estar sólo que mal acompañado. George Washington.

De todas las reacciones posibles ante una injuria, la más hábil y económica es el silencio. Santiago Ramón y Cajal.

La avaricia empieza donde termina la pobreza. Honoré de Balzac.

Ya conocéis mi método, se funda en la observación de las nimiedades. Sir Arthur Conan Doyle.

Vivir satisfecho de uno mismo ha de ser muy aburrido, por eso no hay mejor cosa que meterse en aventuras. Juan Benet.

No es menester el arte donde sobra naturaleza. Sobra la afectación donde basta con el descuido. Baltasar Gracián.

El hombre es un niño que ha dedicado toda la vida a limitarse, a veces limitado y a aceptarse limitado. Henri Michaux.

El placer da lo que la sabiduría promete. François Marie Arouet Voltaire.

Hemos hallado al enemigo y somos nosotros. Kelly Walt.

Perdonar siempre, siempre. Sobre todo si el enemigo es más fuerte. Douglas Hurd.

No existe nada más interesante que la conversación de dos amantes que permanecen callados. Achile Tournier.

La cabeza de muchas personas de alta estatura se parece a las casas; es decir, que el piso más alto es el peor amueblado. Francis Bacon.

Está a salvo de cualquier peligro aquel que, aún estando seguro, se mantiene en guardia. Ciro el joven.

Solo juzga bien aquel que pesa y compara, y cuando su voz ha de pronunciar la sentencia más dura, no abandona la caridad. William Wordsworth.

Si estás bueno del estómago, y no te duele ningún costado y puedes andar con tus pies, ninguna otra cosa mejor te podrán añadir todas las riquezas de los reyes. Horacio.

Nadie es lo suficientemente pequeño o pobre para ser ignorado. Henry Miller.

Negar a Dios será la única forma de salvar el mundo. Friedrich Nietzsche.

No place a los hombres admirar, sino agradar. No prefieren tanto ser instruidos y aun divertidos como que se les acoja bien y se les aplauda; el placer más exquisito es recrear a otro. Jean de La Bruyère.

 El pensamiento, cuanto más puro, tiene su número, su medida, su música. María Zambrano Alarcón. 

Yo necesito compañeros, pero compañeros vivos; no muertos y cadáveres que tenga que llevar a cuestas por donde vaya. Friedrich Nietzsche. 

Olvidemos lo que ya sucedió, pues puede lamentarse, pero no rehacerse. Tito Livio. 

Si has sentido miedo es que tu conciencia quiere hablarte. Anónimo.

La vida es 10% de las cosas que me pasan y 90% de cómo reacciono ante ellas. Chuck Swindoll.

Compórtate con tu mujer como te comportarías con la de otro. J. Giraudoux.

Procuro ser siempre muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera. Nicolas Boileau.

Faena perdida es poner en razón al que se creé inteligente. Demócrito.

¿De qué manera hemos aprendido las cosas? ¿Qué cosas deberíamos desaprender? Leonardo Sbaraglia.

Tal vez suceda que una vez cada siglo la alabanza eche a perder a un hombre o lo haga insufrible. Pero es seguro que una vez cada minuto algo digno y generoso muere por falta de elogio. John Masefield.

El hombre vulgar cuando emprende una cosa, la echa a perder por tener prisa en terminarla. Lao Tsé.

Los náufragos no eligen puerto. Jacinto Benavente.

Lo que sudes en la paz no lo sangrarás en la guerra. Anónimo.

Los necios se precipitan donde los ángeles temen poner el pie. A. Pope.

El miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente. Alonso de Ercilla.

No puede uno ser valiente si le han ocurrido sólo cosas maravillosas. Mary Tyler Moore.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.