Sábado, 8 de Junio de 2019

¿Debe afligirme una hermosa felicidad porque huyó rápidamente? Un breve encuentro y un largo recuerdo hacen el alma rica y libre. Emanuel Geibe.

Estoy agradecido con todos mis problemas, después de resolver cada uno que se me presentaba, me volvía más fuerte y más capaz de enfrentar los que faltaban por venir. Crecí en todas mis dificultades. J.C. Penny.

No tiene caso ser el hombre más rico del cementerio, de todos modos, no se pueden hacer negocios desde ahí. Coronel Sanders. 

No importa cuántos digan que no se puede hacer o cuánta gente lo haya intentado antes; lo importante es darse cuenta de que lo que sea que estés haciendo, es tu primer intento. Wally Amos.

El único secreto real del éxito es el entusiasmo. Walter Chrysler.

Para que la luz pueda brillar intensamente, la obscuridad debe estar presente. Danny de Vito.

Me parece interesante el que la vida más mala, la existencia más pobre, se atribuya a la voluntad de Dios, pero cuando los seres humanos se vuelven más aptos, mientras su estilo y su estándar de vida asciende la escala material, la responsabilidad de Dios desciende en escala a una velocidad increíble. Maya Angelou.

La gente muchas veces dice que la motivación no dura. Bien, tampoco nos dura el baño que tomamos en la mañana; por eso la recomendamos diariamente. Zig Ziglar.

Para evitar las críticas…
No hagas nada…
No digas nada…
No seas nada…

Elbert Hubbard.

 Un espíritu cultivado es el que puede mirar todas las cosas desde muchos puntos de vista. Henry Amiel.

Lo que nos hace profundamente humanos es contemplar la certeza que se esconde detrás de lo que creemos ser. Para ello hace falta una conciencia evolucionada. Xavier Guix.

Para mí, el minimalismo no es reducir sin más, sino reducir a lo esencial. Y a veces hay que quitar, pero a veces hay que poner. Una filosofía que resume: Para mí, el lujo del siglo XXI es el espacio. Héctor Guerra Hernández.

Anda uno metido en lo que llamamos el monólogo interior, en ese pensamiento ilógico, medio inconexo, surrealista, mezclado con infinidad de cosas, dislocado. Eso es lo que somos la mayor parte del tiempo. Fernando Vallejo.

Mientras el poder puede adquirirse de muy distintas maneras, sólo puede mantenerse, transigiendo. Película El proscrito de Río Colorado.

La lengua hablada es muy diferente de la lengua escrita; la primera se aprende sin esfuerzo y la otra hay que aprenderla como si fuera una lengua extranjera.  Fernando Vallejo.

Yo soy yo y el resto es ilusión y ruido.  Fernando Vallejo.

Cuando un hombre posee todo lo que ambiciona en el mundo, excepto aquello que más desea, se  pierde el respeto a sí mismo, se convierte en un amargado, desea dañar, igual que le han dañado a él. Película Laura.

Cuanto más se arriesga uno, mejores cartas hay que tener. Película The Stranger wore a gun.

No se sale adelante celebrando éxitos sino superando fracasos. Orison Swett Marden.

Nada de lo que se le ofrece al alma es simple y el alma nunca se ofrece de manera simple a ningún sujeto. Blaise Pascal.

La suerte es una función de parámetros desconocidos Albert Einstein.

Al hacerte viejo, te haces más delicado. Me molestaba el aire contaminado. Me irritaba el tráfico, y si salía y lo pasaba bien en una fiesta, al día siguiente no podía trabajar ni la mitad de bien. Norman Mailer.

Cuando alguien le prometa un atajo para salir de una crisis, encontrar el éxito repentino, hacerse rico en un año, adelgazar comiendo, dejar de fumar sin esfuerzo, aumentar la autoestima (…) cierre los ojos y tápese los oídos. Nativel Preciado.

Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia delante. En realidad, la vida es una calle de sentido único. Agatha Christie.

No es de extrañar que Hemingway mostrase su desconfianza al género humano y que decidiera vivir con intensidad. La caza, los viaje, la fiesta, el alcohol (…), siempre refugiándose en el exceso. Qué otra cosa podía hacer si había constatado en primera persona que, al final, no somos más que puro azar. Ignacio Alonso de Errasti.

Voy por un camino que otros hombres recorrieron, canta Bob Dylan en Song to Woody, dedicada a su admirado maestro Woody Guthrie, patriarca del folk estadounidense. Enrique Viñuela.

Nadie puede interpretar lo que yo digo, absolutamente nadie, y a veces yo tampoco. Bob Dylan.

Uno de sus personajes femeninos dice en su novela El hombre que ríe (Víctor Hugo): a su lado me siento degradada, ¡qué alegría! ¡Qué insípido es ser alteza! Yo soy augusta, no hay nada más fatigoso. Degradarse descansa. Estoy tan saturada de respeto que necesito desprecio.

Podría renunciar a casi todo, pero a la música (…). Está conectada a nuestra vida espiritual, a la comprensión de quienes somos y a la del Universo. Nos dice más sobre lo que somos que cualquier otra cosa que podamos hacer. Terry Riley.

Quería vivir la experiencia de cambiar el estado psicológico del público. Y cuando empecé a estudiar en India, me di cuenta de que eso es lo que hacen allí. Es más una idea oriental que occidental. Terry Riley.

En su admirable prologuillo a la Primera antología de la poesía del pasado, que nos dejó Paul Eluard, poco antes de morir, casi como un testamento poético, nos habla de la poesía como de un lenguaje universal de la inocencia y de la razón desmesurada que es el [lenguaje] del hombre a quien repugna el prosaísmo [vulgarismo].  Francisco Arias Solis.

Si a los veinte años no eres un revolucionario no tienes corazón, si a los cuarenta sigues siéndolo no tienes cabeza. Winston Churchill.

Curado de la vida, por una vez sonríe, pálido rostro de pasión y de hastío. Cernuda en la tumba de Larra.

He matado, he traicionado, he mentido, he trabajado mucho, tengo en las manos la tinta de los crímenes, tengo en mis libros la sangre seca de mis profanaciones. Todo lo he hecho por conseguir esto, este ramo de silencio que ahora es mi vida. Francisco Umbral.

Facundo Cabral:

  • Para vivir mejor, hay que ser mejor. Nadie puede hacerlo por vos.

  • Lo mejor de uno son los otros. Esa gente que le puso alas a mi vida, imagen, que me transformó en esto que soy; un hombre rico, inmensamente rico, en la condición que sea y donde fuere.

  • Somos hijos del amor, por lo tanto no es difícil sospechar que nacemos para la felicidad. Fuera de la felicidad son todo pretextos. Además debemos ser felices por nuestros hijos, pues nada hay como recordar padres felices.

  • La ignorancia es un modo inconsciente del mal.

  • A la flecha del amor la dispara un inconsciente de lo contrario no habría tanto desgraciada gente.

  • Somos hermanos de Demócrito, el que se hizo quemar los ojos para poder pensar; porque decía que el mundo era tan bello que lo distraía.

  • Bienaventurado el que sabe que compartir un dolor es dividirlo y compartir una alegría es multiplicarla.

  • El conquistador por cuidar su conquista, se convierte en esclavo de lo que conquistó. Es decir, que jodiendo se jodió.

  • Si los malos supieran lo buen negocio que es ser bueno, serían buenos, aunque sólo fuera por negocio.

  • Un campesino chino me dijo un día: si quieres ser feliz un día emborráchate, si quieres ser feliz una semana, cásate, y si quieres ser feliz toda la vida, se jardinero.

  • La pobreza no es una virtud, salvo que favorezca tu libertad.

  • El amor nunca se muere, sólo cambia de lugar.

Henry David Thoreau:

  • Nueve décimas partes de la sabiduría provienen de ser juicioso a tiempo.

  • La mayor parte de los hombres, incluso en este país relativamente libre, se afanan tanto en innecesarios artificios y labores absurdamente mediocres, que no les queda tiempo para recoger los mejores frutos de la vida.

  • El costo de una cosa es la cantidad de aquello que yo llamo vida, necesaria para adquirirla, ya sea a corto o a largo plazo.

  • Un hombre es rico en proporción a las cosas que puede desechar.

  • La bondad es la única inversión que nunca falla.

  • El más rico es aquel cuyos placeres son los más baratos.

  • Si no logras convencer a una persona de lo malo que está haciendo, procura hacer entonces lo bueno. La gente cree sólo lo que ve.

  • En el largo plazo, la gente logra sólo aquello que realmente le interesa.

 FELICIDAD:

Lo que perturba y hace infelices (…) a los jóvenes (…) es la búsqueda de la felicidad desde la firme convicción de que la encontrarán en sus vidas… Mucho se ganaría si, mediante el consejo y la formación oportunos, los jóvenes lograran erradicar de su menta la idea errónea de que el mundo tiene mucho que ofrecerles. Alain de Botton.

Ya es bastante si no te hielas de frío y si la sed y el hambre no te muerden las entrañas. Si no tienes rota la espalda, si tus pies pueden andar, si ambos brazos doblarse, si ambos ojos ver y ambos oídos oír.  ¿A quién tendrías que envidiar? A. Solzhenitsin.

Según el psiquiatra Luis Rojas Marcos, la felicidad depende más de las pequeñas cosas que de las grandes. Por ejemplo, está demostrado que las personas que hablan de su vida con otras tienen menos infartos. La clave es el contacto, el vínculo con los demás, y saber valorar y disfrutar de los placeres de la vida: desde la comida a un paseo por el parque, pasando por las ventajas que nos ofrece la sociedad actual. Revista psicología práctica. Número 91.

Pues al menos yo no sé qué pensar del bien, si excluyo el gozo proporcionado por el gusto, por las relaciones sociales, por el oído, o las dulces emociones que a través de las formas llegan a la vista, escribió Epicuro. Epicuro se deleitaba con un plato de verduras baratas, pan y olivas y prefería el agua clara al vino, según testimonios de quienes le conocían bien.

Tras el examen racional, había llegado a conclusiones sorprendentes sobre las auténticas fuentes de la vida placentera. Y, por fortuna para quienes careciesen de cuantiosos ingresos, todo apuntaba a que los ingredientes esenciales del placer, por muy escurridizos que fueran, no eran en absoluto caros. Alain de Botton.

Sólo aspiro a encontrar mi paraíso en la tierra. Y soy digno de compasión porque es posible que lo haya conocido en varias ocasiones y no me haya dado cuenta. Terenci Moix.

El placer de las pequeñas cosas: durante la primera parte de su vida, el filósofo Nietzsche se dedicó a divulgar su convencimiento de que no existe lugar para la felicidad en esta vida (ilusiones del individuo), sino sólo para huir de los innumerables males de que está sombrada. ¿Qué pasó para que cambiara de idea? Se dice que fue durante su estancia en una casa de campo de Sorrento, en la bahía de Nápoles. ¡Y mientras nadaba en el Mediterráneo, comía alimentos cocinados con aceite de oliva en lugar de mantequilla, respiraba aire cálido y leía a Montaigne y a Stendhal, Nietzsche fue modificando gradualmente su filosofía del dolor y el placer, explica Alain de Botton. Nietzsche lo dijo con sus propias palabras: estas cosas pequeñas (alimentación, lugar, clima, recreación) son inconcebiblemente más importantes que todo lo que hasta ahora se ha considerado importante.  Marié Morales.

El deseo, como expresión de la necesidad y del sentimiento de privación, es una forma de dolor. Por ello la felicidad es la liberación del dolor, la superación de la necesidad; es real y esencialmente negativa, y en ningún caso positiva. No tarda en transformarse en aburrimiento y, entonces, el deseo de satisfacción resurge de modo natural.  El dolor es positivo y la felicidad negativa. Arthur Schopenhauer.

La vida feliz es el alma libre, recta, intrépida y constante, situada fuera del alcance del miedo y de la codicia. Séneca.

Hemos de contribuir a la felicidad y a la alegría, porque este universo es infeliz. Albert Camus.

La sabiduría es el arte de saber vivir.  Es un saber práctico, un conocimiento dirigido a disminuir el sufrimiento y a incrementar la alegría, a resolver los problemas de la vida cotidiana y a no dejarse arrastrar por los deseos vanos, absurdos o peligroso. Ser menos insensatos (ser sabios en todo el sentido de la palabra, según los filósofos antiguos era en realidad una meta inalcanzable) te permite ser más feliz, de eso no cabe duda, porque, entre otras muchas cosas, tratarías de desear sólo lo que tienes.  Walter Riso.

Sócrates entendía la virtud como un perfeccionamiento continuo del yo; y la felicidad, como el producto de una mente ordenada… ¿Nos lo puede explicar? La virtud es una disposición que permite que lo mejor de ti aflore de la mayor manera posible. Es excelencia, en un sentido no narcisista. Perfeccionar el yo, la mente, es hacerla más sensible y ágil, más autocrítica, más potente, más acoplada a lo que eres.  Que te apropies de tu ser, aunque esto te lleva tiempo, no es un encenderse instantáneo. Es un trabajo continuo en el que te enfocas al proceso de cambio y crecer interiormente, te haces un poco más sabio. Pero además del trabajo de mejoramiento, se necesita saber para dónde vas, qué es lo que quieres, no perder el norte es decir: tener un orden interior. Yo lo llamaría integridad: pensar, sentir y actuar en una misma dirección.  Walter Riso.

Bertrand Russell, en su libro La conquista de la felicidad, explica que la infelicidad es el estado del que se tiene que salir para poder entrar en la felicidad. Es lo que nos mueve, en definitiva, a actuar, aunque a veces los miedos con los que nos enfrentamos son muchos: temor al fracaso, a equivocarnos, a perder una serie de privilegios a cambio de un futuro incierto. Constanza Fleck.

REENFOCA TU ATENCIÓN.  Revista Psicología práctica, número 72. Para disfrutar de algo plenamente resulta vital que tu atención no esté dividida o dispersa, sino concentrada en una sola cosa: aquí y ahora. Si escuchas música, haz sólo eso y abandónate; si comes, céntrate y disfruta de los sabores que percibe tu paladar; si te das u baño, déjate acariciar por el agua cálida sin prisas. Experimenta lo que desees y céntrate en ese estimulo, intentando que tu mente deje de llevarte a otros lugares y momentos.  Para José María Doria, hacerse consciente del goce, en vez de vivirlo de manera automática, multiplica el disfrute.  Por ello es muy importante darse cuenta en el momento en que uno disfruta: cuando calmas tu sed, al irte a la cama cansado, al recibir una caricia física o emocional (las caricias emocionales son el reconocimiento que hacemos de la valía, capacidad o belleza de otra persona), al dar un paseo al sol de primavera o al hablar con amigos.

Felicidad: si la buscamos en el sitio equivocado, estaremos convencidos de que no existe cuando no la encontremos allí. Mattieu Ricard.

La felicidad no debe ser en ningún caso un objetivo directo, sino una consecuencia de una forma de vida Mercé Conangla.

Aplícate el cuento. Jaume Soler / M. Mercé Conangla.  Revista Psychologies España. Número 1, febrero 2005.  Una tarde la gente vio a Babiya buscando algo en la calle frente a su choza.

-¿Qué buscas?

-Una aguja.

-¿Dónde se te ha perdido?

-En casa

-Entonces ¿por qué la buscas en la calle?

-…En el tiempo que os conozco os he visto siempre infelices, intentando cubrir vuestra infelicidad con cosas exteriores, buscando afuera lo que sé, por mi propia experiencia, que se encuentra dentro de vosotros mismos…

Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace. Jean Paul Sartre.

Pisarás el umbral del bienestar cuando empieces a sentirte satisfecho con apenas nada. Proverbio chino.

Cuando la felicidad nos sale al paso nunca lleva el hábito con que nosotros pensábamos encontrarla. Madame Amie Lapeyne.

La felicidad es el alivio de las penas. Anónimo.

El silencio interior es parte del camino a la felicidad, pero que para conseguirlo hay que vencer el síndrome del pájaro enjaulado, al que cuando se le abren las puertas de su jaula no puede hacer nada más que acabar regresando. El silencio interior es una conquista. Matthieu Ricard.

No hay más que dos medios para librarse de la pesadilla del paso implacable del tiempo: el placer y el trabajo.  El placer agota y el trabajo fortifica. Escojamos. Trabajar es menos aburrido que divertirse. Charles Baudelaire.

Quien no sea capaz de sentarse a la orilla del tiempo, quien no pueda sostenerse en un punto como una diosa de la victoria, sin vértigo ni miedo, ése nunca sabrá lo que es la felicidad y, lo que todavía es peor, nunca hará nada que haga felices a los demás. F. Nietzsche.

El corazón en paz ve una fiesta en todas las aldeas. Proverbio hindú.

GAUDIBILIDAD. Disfrutas con cualquier cosa, tienes muchas aficiones, lo pasas bien en tu trabajo, te planteas nuevos retos en la vida… Entonces, tu gaudibilidad está a tope. Ferran Padrós, un investigador de la Universidad de Barcelona, ha inventado este término, con el que se define la potencialidad de una persona para experimentar goce o disfrute. Las personas que más alto puntúan en gaudibilidad responden a un perfil muy claro: tienen sentido del humor, muchos intereses, capacidad de concentración y de plantearse retos, y poseen confianza en sí mismos. Con esas características, disfrutan mucho más que otras personas ante una misma situación.

El hombre puede renunciar a todos los placeres que quiera, pero no va a renunciar a su sufrimiento. George Gurdjieff.

No son las relaciones sexuales ni el sabor de los manjares de una mesa magnífica los que producen una vida feliz sino un sobrio raciocinio que indaga perfectamente las causas de la elección y rechazo de las cosas, y elimina las opiniones que puedan acarrear perturbaciones. Epicuro.

JOE DISPENZA:

-¿Cuál cree que es el secreto de la felicidad?

-Para mí, aprender y cambiar, aparentar lo que realmente soy. El sentido de la vida es mirar hacia dentro y hacer el cambio de lo que verdaderamente quieres, para gozarla de otra manera, desde el interior.

 

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.