Miércoles, 6 de Marzo de 2019

Un filósofo es un tipo que sube a una cumbre en busca del sol. Rabindranath Tagore.

Los tímidos tienen miedo antes del peligro; los cobardes, durante el mismo; los valientes, después. Jean-Paul Richter.

No es valiente el que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo. Nelson Mandela.

Para quien tiene miedo, todo son ruidos. Sófocles.

El miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son. Tito Livio.

El vicio es un error de cálculo en la búsqueda de la felicidad. Jeremy Bentham.

Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres. L. A. Séneca.

Es propio de los necios ver los vicios ajenos y olvidar los propios. Cicerón.

El que abusa de un líquido no se mantiene mucho tiempo sólido. Sainte Beuve.

El camino del vicio no solamente se desliza, sino que se precipita hacia abajo. Séneca.

Todo vicio trae siempre su consiguiente excusa. Publio Siro.

El pájaro quisiera ser nube, la nube, pájaro. Rabindranath Tagore.

La más pequeña mosca irrita al león más terrible. Cristina de Suecia.

Conocerse a sí mismo implica ser capaz de observarse en acción con otro. Bruce Lee.

El hombre es mortal por sus temores e inmortal por sus deseos. Pitágoras.

La necesidad es la madre de las artes, pero también la abuela de los vicios. Johann-Paul Friendrich Richter.

Las tentaciones, a diferencia de las oportunidades, siempre llaman dos veces. O. A. Battista.

La fascinación lírica por las drogas es un experimento por el que todos hemos pasado, pero a la larga resulta improductivo. Emborracha, pero no alimenta. Gustave Flaubert.

Me gusta llorar porque así sé que aún me quedan lágrimas. L. Stronell.

Comprender la belleza significa poseerla. Wilhelm Lübke.

Si quitáis de nuestros corazones el amor a lo bello, nos quitaréis todo el encanto de vivir. J. J. Rousseau.

Aprende a vivir y sabrás morir bien. Confucio.

Trata al portero con la misma amabilidad con que tratas al presidente de la empresa. Celerina Quero.

Haz lo que ames, porque así amarás lo que haces. Anónimo.

Ama un solo día y el mundo habrá cambiado. Robert Browning.

No tengas más que una mujer y un amigo. Las fuerzas del cuerpo y del alma no toleran más. Pitágoras.

Lo que no quieras que los otros te hagan a ti, no lo hagas a los otros. Confucio.

Lo que puedes hacer, o sueñes que puedes hacer, empieza. Goethe.

Reprende al amigo en secreto y alábalo en público. Leonardo da Vinci.

Tómate tiempo para escoger un amigo; pero sé más lento aún en cambiarlo. Benjamin Franklin.

Vive con los hombres como si Dios te mirase; habla con Dios como si los hombres te oyesen. Séneca.

Si corres mucho es posible que te hundas en el pantano, si vas muy despacio es posible que te hundas en el pantano. Anónimo.

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo. Albert Einstein.

Cita siempre errores propios antes de referirte a los ajenos. Noel Clarasó.

Duda siempre de ti mismo, hasta de los datos que no te dejan la menor duda. Louis Pasteur.

Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñas. José Ortega y Gasset.

Cuando veas a un hombre malo, examínate a ti mismo. Confucio.

Perdónaselo todo, a quien nada se perdona a sí mismo. Confucio.

Habla en voz baja, habla despacio y no digas demasiado. John Wayne.

Si dices la verdad, no tendrás que acordarte de nada. Mark Twain.

Tengo diez mandamientos. Los nueve primeros dicen: ¡no debes aburrir! Howard Hawks.

Es bueno ser importante, pero más importante es ser bueno. Anónimo.

Sé virtuoso y te tendrán por excéntrico. Mark Twain.

Si quieres viajar hacia las estrellas, no busques compañía. Heinrich Heine.

Equilibra tus necesidades con tu riqueza y no serás ni pobre ni rico, sino simplemente afortunado. Chillón de Lacedemia.

Obra siempre de tal manera que tu conducta pudiera servir de principio a una legislación universal. Emanuel Kant.

Trabaja en algo, para que el diablo te encuentre siempre ocupado. San Jerónimo.

Gana todo lo que puedas; ahorra todo lo que puedas; da todo lo que puedas. John Wesley.

Vacía tu bolsillo en tu mente [fórmate], y tu mente llenará tu bolsillo. Benjamin Franklin.

Fatigas, pero no tantas, que a fuerza de muchos golpes hasta el hierro se quebranta. Manuel Machado.

No cambies la salud por la riqueza, ni la libertad por el poder. Benjamin Franklin.

No estimes el dinero en más ni en menos de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal amo. Alejandro Dumas, padre.

Solamente puedes tener paz si tú la proporcionas. María Von Ebner.

No son buenos los extremos aunque sea en la virtud. Teresa de Jesús.

Lee los buenos libros primero; lo más seguro es que no alcances a leerlos todos. Henry David Thoreau.

El peligro es el gran remedio para el aburrimiento. Graham Green.

No tienes lo que mereces, tienes lo que no puedes esquivar. Ray Loriga.

El que vive de esperanzas corre el riesgo de morirse de hambre. Bejamín Franklin.

Todo tiene belleza, pero no todos la ven. Confucio.

Un viaje de mil millas comienza con el primer paso. Lao Tse.

Un Barco está seguro en puerto, pero un barco no es para eso. Anónimo.

El viento siempre va a favor del que sabe navegar. Tulio Angel.

A veces el camino menos transitado lo es por una buena razón. Jerry Uris.

En la vida real, el que no se rinde es todo un valiente. Paul McCartney.

La formulación de un problema, es más importante que su solución. Albert Einstein.

No todo resbalón, significa una caída. G. Herbert.

Las desgracias y los paraguas son fáciles de llevar cuando pertenecen a otros. Judy Garland.

El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas. William Arthur Ward.

Se es viejo cuando se tiene más alegría por el pasado que por el futuro. John Knittel.

La vejez existe cuando se empieza a decir: nunca me he sentido tan joven. J. Bernard.

Los viejos lo creen todo; los adultos todo lo sospechan; mientras que los jóvenes todo lo saben. Oscar Wilde.

Cuando se tienen 20 años, uno cree haber resuelto el enigma del mundo; a los 30 reflexiona sobre él, y a los 40 descubre que es insoluble. August Strinberg.

El entusiasmo es el pan diario de la juventud. El escepticismo, el vino diario de la vejez. Pearl S. Buck.

En la boca del viejo todo lo bueno fue, y todo lo malo es. Baltasar Gracian.

Si la juventud es un defecto, es un defecto del que nos curamos demasiado pronto. James R. Lowell.

Los únicos que están siempre de vuelta de todo son los que no han ido a ninguna parte. Antonio Machado.

Tú eres tan joven como tu fe y tan viejo como tu duda. Tan joven como la confianza que pones en tu interior y tan viejo como tus temores. Tan joven como tu esperanza y tan viejo como desesperación. Douglas Mc Arthur.

Los hijos han crecido cuando dejan de preguntar de donde vienen y se niegan a decir a donde van. Changing Times.

La tierra no nos fue heredada por nuestros padres, nos fue prestada por nuestros hijos. Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Hay que tener aspiraciones elevadas, expectativas moderadas y necesidades pequeñas. H. Stein.

Lo importante no es el fin del camino, sino el camino. Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje. Louis L’Amour.

Los viajes son en la juventud una parte de la educación y, en la vejez, una parte de la experiencia. Francis Bacon.

Los únicos errores que cometemos en la vida son las cosas que no hacemos. Emma Thomson.

Si nos quitan la posibilidad de equivocarnos, nos quitarán el placer de acertar. Aldo Camarota.

Por la calle del ya voy, se va a la casa del nunca. Miguel de Cervantes Saavedra.

Las puertas sólo se abren para quien gira el picaporte. José Narosky.

Todos somos aficionados. En nuestra corta vida no tenemos tiempo para otra cosa. Charles Chaplin.

Tiempo: lo que los hombres siempre tratan de matar, pero acaba por matarlos. Herbert Spencer.

Viajar sólo sirve para amar más nuestro rincón natal. Noel Clarasó.

Dime lo que verdaderamente amas, y me habrás dado con eso una expresión de tu vida. Amas lo que tú vives. J. G. Fitche.

La originalidad, no puede ser nunca un propósito. Andrew Alfaro.

Nunca pienso en el futuro, llega demasiado a prisa. Albert Einstein.

La esperanza es un buen desayuno, pero una mala cena. Francis Bacon.

También los manantiales y los pozos se agotan cuando se extrae demasiado y muy frecuentemente de ellos. Demóstenes.

Las buenas maneras nos abren las puertas que no pueden abrir la mejor de las instrucciones. Clarence Thomas.

El que se ahoga, no repara en lo que se agarra. José de San Martín.

Muchas veces, lo cómodo nos hace olvidar lo correcto. Bodie Thoene.

Lo que eres habla tan alto que no puedo oír lo que dices. Ralph Waldo Emerson.

Nunca vivimos, sino que esperamos vivir, y, al estar siempre dispuestos a ser felices, es inevitable que nunca lo seamos. Blaise Pascal.

La vida es fascinante: sólo hay que mirarla a través de las gafas correctas. Alejandro Dumas, padre.

Todos tienen sus altas y bajas, así que decidí tener las mías entre bueno y sensacional. Daniel Hoogtrerp.

Piensa en grande, pero disfruta de los pequeños placeres. H. Jackson Brown.

Para un alma alegre, el mundo está repleto de cosas interesantes. Alexandra Stoddard.

Sólo desde la grave enfermedad se puede experimentar el despertar verdadero. Película Infiltrados.

Hoppenheimer solía decir: el genio ve la respuesta antes que la pregunta. Película Una mente maravillosa.

El hombre más peligroso es aquel que tiene miedo. Ludwig Borne.

El hombre que nunca ha cometido un error nunca ha hecho nada. C. Bernard Shaw.

Uno no se reforma, sólo pierde fuerzas. Película Atrapado por su pasado.

La confusión habitual de los individuos, ocupados en satisfacer al azar tal o cual deseo humano (…) una sucesión de accidentes cuyos orígenes y cuyas consecuencias, en general, no se puede rastrear ni predecir. Isaiah Berlin.

El individuo que desempeña un papel en el acontecer histórico nunca entiende su significado.  Leon Tolstói.

Quien tiene poder se recrea en el uso de la palabra, mientras que los que no lo tienen tampoco disponen de un tiempo para sus palabras, ni de tiempo para los silencios necesarios entre palabras, de ahí que los menos poderosos se vean obligados a dar el máximo de información en el menor tiempo posible, aun a riesgo de resultar precipitados, o a callar resignadamente. Pilar García Mouton.

Diminutivo: como rasgo de expresividad y de cariño. No conviene olvidar que la expresión de las emociones se valora positivamente en la mujer, mientras que se ha reprimido en el hombre y el diminutivo, como destacó Amado Alonso, viene a cumplir en la mayoría de los casos una función afectiva que busca a veces la implicación del oyente. Pilar García Mouton.

Cuando contemplo las tumbas de los grandes, desaparece de mi cualquier tipo de envidia; cuando leo los epitafios de las mujeres hermosas, desaparece todo deseo encendido; cuando veo el pesar de los padres en la vanidad de sufrir por seres a los que pronto habremos de seguir; cuando veo a reyes yaciendo junto a quienes los destronaron, cuando considero a espíritus ingeniosos rivales colocados lado a lado, o al santo que dividió el mundo con sus protestas y disputas, reflexiono con tristeza y asombro sobre las pequeñas luchas, enfrentamientos y conflictos de la humanidad. Cuando leo las fechas de las tumbas, de alguien que murió ayer, y de otro que murió hace seiscientos años, pienso en el gran Día en el que todos seremos contemporáneos y realizaremos juntos nuestra aparición. Joseph Addison.

Administración-liderazgo: la administración se centra en el límite inferior: ¿cómo puedo hacer mejor ciertas cosas? El liderazgo aborda el límite superior: ¿cuáles son las cosas que quiero realizar? En palabras de Peter Drucker y Warren Bennis, administrar es hacer las cosas bien; liderar es hacer las cosas correctas. Stephen R. Covey.

Centro de nuestra vida (Stephen R. Covey):

  • Seguridad: representa nuestro sentido de la valía, nuestra identidad, nuestra base emocional, nuestra autoestima, nuestra fuerza personal básica.

  • Sabiduría: nuestra perspectiva de la vida, nuestro sentido del equilibrio, nuestra comprensión del modo en que se aplican los diversos principios y partes y de las relaciones que establecen entre sí. Abarca el juicio, el discernimiento, la comprensión. Es una Gestalt o unidad, un todo integrado.

  • Guía: fuente de dirección en la vida. Normas, principios o criterios implícitos que día a día gobiernan nuestras decisiones y acciones.

  • Poder: es la capacidad o facultad de actuar, la fuerza y potencia para realizar algo. Es la energía vital para elegir y decidir. Incluye también la capacidad para superar hábitos profundamente enraizados y cultivar otros superiores, más eficaces.

Película Una mente maravillosa:

  • -¿Cómo es el universo? -Infinito. -¿Cómo lo sabes? -No sé, pero creo en ello. -El amor es igual.

  • He hecho un gran descubrimiento: sólo en las misteriosas emociones del amor puede encontrarse alguna lógica.

Película Su mejor amigo:

  • Muerte ¿dónde está tu aguijón? Tumba, ¿dónde está tu victoria?

  • Cuando atravieses las aguas yo estaré contigo y los ríos no te cubrirán en absoluto (hace referencia a la muerte).

  • El ángel de la muerte parece haberme olvidado. Por otro lado puede que se me lleve mañana. Quién sabe.

 

Mantén siempre Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Pero no tengas la menor prisa en tu viaje.
Es mejor que dure muchos años
y que, viejo al fin, arribes a la isla,
rico por todas las ganancias de tu viaje,
sin esperar que Ítaca te vaya a ofrecer riquezas.
Ítaca te ha dado un viaje hermoso.
Sin ella, no te habrías puesto en marcha.
Pero no tiene ya más que ofrecerte.
Aunque la encuentres pobre, Ítaca de ti no se ha burlado.
Convertido en tan sabio y con tanta experiencia,
ya habrás comprendido el significado de las Ítacas”.

C. Kavafis.

Yo no estoy orgulloso de las cosas que he aprendido, de los libros que he escrito. Estoy orgulloso del esfuerzo que he hecho para aprender. Porque es este esfuerzo el que hoy me da el derecho a la palabra.  L. Wittgenstein.

Las agencias que dictan las reglas a las que nosotros debemos ceñirnos? Os las diré, son tres. Una es el Banco Mundial; la segunda es la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico; la tercera es la Organización Mundial del Comercio. Nuccio Ordine.

Si un mismo ardor, si un semejante anhelo, al uno y otro sexo incita y mueve, hacia aquel dulce fin que el necio vulgo considera un gran yerro, ¿por qué causa tiene castigo la mujer que ha amado a uno o a varios, cuando el hombre yace con cuantas se le antoja a su apetito y merece alabanza y no castigo? Ariosto.

No confundas el amor con el delirio de la posesión, que causa los peores sufrimientos. Porque, al contrario de lo que suele pensarse, el amor no hace sufrir. Lo que hace sufrir es el instinto de la propiedad, que es lo contrario del amor.  Antoine de Saint-Exupéry.

Poseer la verdad, cuando yo digo “poseo la verdad”, tú matas la verdad. La verdad se busca, no se posee. G. E. Lessing.

Si supiera de alguna cosa que me fuese útil y que resultara perjudicial para mi familia, la expulsaría de mi mente. Si supiera de alguna cosa útil para mi familia, pero que no lo fuese para mi patria, trataría de olvidarla. Si supiera de alguna cosa útil para mi patria, pero perjudicial para Europa, y para el género humano, la consideraría un crimen.  Barón de Montesquieu.

¿Quién sabe qué vecino ha muerto? ¿Pero qué pregunta me estoy haciendo? Cuando muere una persona siempre hay una parte de mí que muere. Porque nosotros no somos islas separadas. Somos un único continente… Ningún hombre es una isla completa en sí misma. Cada hombre es un trozo del continente, una parte del todo. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque yo estoy involucrado en la humanidad y en consecuencia no envíes nunca a preguntar por quién doblan las campanas. Doblan por ti. John Donne.

No solo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle, no pediría un pan, sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas, sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales, que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan, que gocen todos los frutos del espíritu humano, porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del Estado. Es convertirlos en esclavos de una terrible organización social. Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros, los que necesita, ¿y dónde están los libros? ¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘Amor, amor’, y que deberían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Federico García Lorca.

Pero si quiero ardiente y apasionadamente el pan del obrero, el pan del trabajador, que es un hermano, quiero además del pan de la vida el pan del pensamiento, que es también el pan de la vida. Quiero multiplicar el pan del espíritu como el pan del cuerpo. Habría que multiplicar las escuelas, las cátedras, las bibliotecas, los museos, los teatros, las librerías; habría que multiplicar las casas de estudio para los niños, las salas de lectura para los hombres, todos los establecimientos, todos los refugios, donde se medita, donde se instruye, donde uno se recoge, donde uno aprende alguna cosa; donde uno se hace mejor. Victor Hugo.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.