Martes, 26 de Noviembre de 2019

El intelecto tiene un ojo agudo para los métodos y los instrumentos, pero es ciego para los fines y los valores. Albert Einstein.

Relación paciente médico. Ewan Grant podía agrupar todas las pautas de comportamiento observadas en cinco grandes grupos: afirmación, huida, relajamiento, contacto y autocontacto (arreglarse el cabello, etc.). Flora Davis.

Servir es la función de la lealtad. ¡Sirve! J. Royce.

Toda tierra es patria para el fuerte. Luis de Camoens.

Pensar es resentir [volver a sentir]. Miguel de Unamuno.

Sufrir percances no es una desgracia pero soportarlos con valor es una virtud meritoria. Marco Aurelio.

Nuestro cuerpo debe ser la medida de nuestras riquezas, del mismo modo que el pie es la medida del zapato. Epícteto.

Para aquél que sabe mirar y sentir, cada minuto de esta vida libre y vagabunda es una auténtica gloria. Alexandra David-Néel.

Las palabras, especialmente en materia filosófica y científica, son algo que empleamos para poner todo dentro de cajas o clases. Alan Watts.

Todo el secreto de la vida y de la energía creativa consiste en fluir con la gravedad. Alan Watts.

El hombre superior, dócil a la ley de la razón universal, espera con indiferencia el cumplimiento del destino. Mencio.

El logro es ilusión, la pérdida es iluminación. David Brazier.

Para prosperar en la vida: arte, orden y medida. Refrán.

Para triunfar hace falta (Pierre Lebel):

  • Afición, ganas.

  • Aptitudes, talentos.

  • Conocimientos, formación.

  • Experiencia, práctica.

  • Armonía: todas las respuestas anteriores de un mismo campo de estudio deben ser homogéneas.

Hay que dejar la vanidad a los que no tienen otra cosa que exhibir. Honoré de Balzac.

La bravura de que muchos hacen alarde es un hábil cálculo sobre el miedo que domina a sus adversarios. Honoré de Balzac.

El mundo es un teatro, llegas, ves y te vas. F. M. Claudius.

Los hombres miran a las mujeres para verlas: las mujeres miran a los hombres para [ver] que las miren. Jacques Normand.

Cinco placeres de los sentidos: dinero, sexo, fama, gula y exceso de sueño. Buda.

Tal vez deberíamos buscar el secreto de la felicidad no en lo que estamos haciendo, sino en el cómo lo hacemos. Frederic Solergibert.

El acto de estar atento produce un cambio en las condiciones actuales que operan en la mente. Peter Harvey.

Una persona que llegue a dominar el arte de transformar las circunstancias desagradables en bendiciones ha conquistado el secreto del contento. David Brazier.

El objeto particular que distorsiona todas las demás percepciones, ese objeto central somos nosotros mismos. David Brazier.

Si se logra mantener un estado mental sereno y pacífico, se puede ser una persona feliz aunque se tenga una salud deficiente. Dalai Lama.

¿Qué es la libertad? No es un lujo de estatutos, parlamentos y representantes. Solamente el equilibrio entre derechos y deberes. Anónimo.

Es preciso instruir a la juventud riendo, reprender sus defectos con dulzuras y no amonestarla con el nombre de la virtud. Jean-Baptiste Poquelin, Molière.

Desea la felicidad para los otros y el deber para ti mismo. I. Kant.

Los celos no son una prueba de amor por alguien sino de tu inseguridad. Película Vacaciones de verano.

TOMÁS DE AQUINO.

Parte del principio de que todo lo real tiende a su fin, y hace notar cómo hasta los seres que carecen de razón se encaminan hacia la finalidad para la que han sido creados. Sobre este concepto de fin se funda el de ley natural, entendida como vía hacia el fin. La define como ‘participación de la ley eterna en la criatura racional. En efecto, el ser humano tiene unas tendencias enraizadas en su naturaleza, que le distinguen de otros seres.  Así, su racionalidad le permite conocer sus propias tendencias y deducir ciertas normas de conducta para darles su cumplimiento adecuado.

Tres clases de virtudes:

  • Corporales: perfección del cuerpo: la salud.

  • Morales: moderación en los deseos: templanza, fortaleza, justicia.

  • Intelectuales: perfección del entendimiento. Sabiduría, prudencia.

Virtud-razón: por virtud entiende también un hábito selectivo de la razón que se forma mediante la repetición de actos buenos y al igual que para Aristóteles, la virtud consiste en un término medio, de conformidad con la razón. A la razón le corresponde dirigir al hombre hacia su fin, y el fin del hombre ha de estar acorde con su naturaleza, por lo que la actividad propiamente moral recae sobre la deliberación, es decir, sobre el acto de la elección de la conducta. Concede por tanto primacía al entendimiento sobre la voluntad.

La ley natural tiene tres características:

  • Evidente: normas fácilmente conocidas por los seres humanos.

  • Universal: común a todos los seres humanos.

  • Inmutable: permanece siempre igual a pesar de los cambios en las sociedades.

Ley positiva o humana vs ley eterna o divina:

  • Ley positiva o humana es la ley escrita promulgada por los gobiernos. Esta ley es una exigencia de la ley natural, que impone la vida en sociedad, vida que sólo es posible si existen unas normas legales que regulen la convivencia. Por otra parte, la ley positiva constituye la prolongación de la ley natural, por lo que debe concretar las normas morales naturales, que son generales.  Finalmente, las exigencias de la ley natural deben ser respetadas por la legislación positiva, puesto que la ley natural constituye el marco que señala los límites dentro de los que debe organizarse moralmente la sociedad humana.

  • La ley eterna o divina representa el gobierno de Dios en el mundo. Está enraizada en la naturaleza de todos los seres. Mientras se concreta en leyes física y mecanicistas para los objetos, con el ser humano deja espacio para que actúe en libertad con la ayuda de su razón. La ley divina,  por su parte, hace posible una dicha sobrenatural que excede las posibilidades del hombre, aun cuando no afecta a sus aspiraciones: la gracia no destruye la naturaleza, la perfecciona.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.