Lunes, 11 de Marzo de 2019

Las moscas no son molestas por su violencia, sino por su número. San Francisco de Sales.

Si las mujeres se vistieran para los hombres, las tiendas no venderían demasiado. A lo sumo un par de gafas de sol cada cierto tiempo. Groucho Marx.

No creo, en el sentido filosófico del término, en la libertad del hombre. Cada uno obra no sólo por una coacción, sino también por una necesidad interior. Albert Einstein.

Todo el mundo comprende la necesidad de cambio en abstracto, pero en el ámbito cotidiano las personas son criaturas de costumbre. Una excesiva innovación les resulta traumática, y conducirá a la revuelta. Si se es nuevo en una posición de poder, o un forastero que intenta construir una base de poder, debe mostrar respeto hacia la antigua manera de hacer las cosas. Si el cambio es necesario, debe hacerse sentir como una suave mejora del pasado. Robert Greene.

Los dioses reciben mejor servicio de aquellos que no necesitan su ayuda. Película Jasón y los argonautas.

Se derraman más lágrimas por las plegarias atendidas que por las no atendidas. Santa Teresa de Jesús. 

El gusto es la anticipación del juicio [juzgamos bueno lo que nos place]. Rafael Sánchez Ferlosio. 

El suelo, por más rico que sea, no puede dar frutos si no se cultiva; la mente sin cultivo tampoco puede producir. Séneca.

No hay nada que tenga tanto valor como una mente bien instruida. Eclesiastés.

La mente es lo que nos hace buenos o malos, infelices o dichosos, ricos o pobres. Edmund Spencer.

Ensilla tus sueños antes de montarlos. Mary Webb.

Hay ciertos deseos que, bien utilizados, brillan más que la virtud. François de La Rochefoucauld.

Si esperas que el amor sea siempre lo que tú quieres, antes o después te sentirás abandonado, resentido, enfadado o víctima. Para evitarlo, recomiendo a la pareja centrarse en su amor común (no en el yo o en el tú). Deepak Chopra.

¿Soy yo creación de Dios o es Dios creación de mi congoja? Miguel de Unamuno.

Para poder comprender a otro ser humano, debes llegar a discernir las condiciones que le hicieron como es. Margaret Bourke-White.

Todo lo que hice en mi vida para ayudar a los demás es sólo una gota en el océano, pero si no lo hubiera hecho, al océano le faltaría una gota. Teresa de Calcuta.

La fuerza de lo visible está en lo invisible.  Marianne Moore.

Uno no hace amigos: los reconoce a medida que los va encontrando. Isabel Paterson.

Amigos son aquellos seres que  nos preguntan cómo estamos y se esperan a oír la respuesta. Ed. Cunningham.

Las verdaderas amigas se hieren con la verdad para no destruirse con la mentira. Anónimo.

Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta. Ralph Waldo Emerson.

La vida te rocía con el mismo tipo de especia que tú has ido espolvoreando. Concha Barbero.

Aunque parezca paradójico, cuando necesitamos de verdad buscar conclusiones o soluciones a un tema que nos preocupa, lo más sano y efectivo es apartar el tema y ponerse a hacer cualquier otra cosa, la solución vendrá sola.  El aparato mental necesita un ambiente de tranquilidad y calma para que dé sus frutos.  Revista psicología práctica. Número 102.

El enamoramiento es una enfermedad de la atención. José Ortega y Gasset.

Podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme el rey del espacio infinito, si no fuera porque tengo pesadillas. W. Shakespeare.

La diferencia entre un hombre bueno y uno malo es la elección de la causa. William James.

El corazón del loco está en la boca; pero la boca del sabio está en el corazón. Benjamin Franklin.

Si no puedes entender el carácter de un hombre, mira a sus amigos. Refrán japonés.

Los primeros cuarenta años de la vida nos dan el texto, los treinta siguientes, el comentario. Arthur Schopenhauer.

Cada vez que se encuentre Vd. al lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. Mark Twain.

Cada lágrima enseña a los mortales una verdad. Platón.

A la manera que el río hace sus propias riberas, así toda idea legítima hace sus propios caminos y conductos. Ralph W. Emerson.

Todo acto de bondad es una demostración de poderío. Miguel de Unamuno.

No resulta tan fácil el renunciar a la virtud; ella atormenta durante mucho tiempo a los que la abandonan. George Sand.

Mil rutas se apartan del fin elegido, pero hay una que llega a él. Michel E. de Montaigne.

Para vivir lejos, no hay mejor nave que un libro. Emily Dickinson.

La amenaza es el arma del amenazado. Leonardo da Vinci.

Los hombres que tienen los mismos vicios se sostienen mutuamente. Juvenal.

La verdad es a veces demasiado sencilla para encontrar crédito. Fanny Lewald.

Si podéis curar, curar; si no podéis curar, calmad, y si no podéis calmar, consolar. Augusto Murri.

Hay personas que se definen por lo que tienen y hay personas que se definen por lo que les falta. Henrik Ibsen.

Sólo la vulgaridad es feliz, pero lo noble no se eleva más que en el dolor. Richard Wagner.

La constancia de un hábito se halla a menudo en relación con su absurdidad. Marcel Proust.

La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural. Federico Fellini.

Todo hombre es tonto por lo menos cinco minutos al día, la sabiduría consiste en no rebasar el límite. Elbert Hubbard.

Hay personas que hablan y hablan… hasta que encuentran algo que decir. Sacha Guitry.

Las personas felices no tienen historia. Simone de Beauvoir.

Después de muchos días oscuros vendrá uno sereno. Tibulo.

La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos. L. Dumur.

La felicidad consiste en el placer compartido con otro. Jean Dolent.

Cualquiera puede simpatizar con las penas de un amigo, simpatizar con sus éxitos requiere una naturaleza delicadísima. Oscar Wilde.

No está bien ocultar la propia ignorancia, sino descubrirla y ponerle remedio. Heráclito.

La felicidad es ciega, sobrado arrogante para ver precipicios bajo las flores que cubren su camino. Concepción Arenal.

Ningún deber menospreciamos tanto como el deber de ser felices. R. L. Stevenson.

Alimentad el espíritu con grandes pensamientos. La fe en el heroísmo hace a los héroes. Benjamin Disraeli.

Beneficiar a un ingrato es como perfumar a un muerto. Plutarco.

Error funesto es decir que hay que comprender la música para gozar de ella. La música no se hace ni debe jamás hacerse para que se comprenda, sino para que se sienta. Manuel de Falla.

Tu propio interés te sirve mejor no dejándote llevar por él. Lao-Tsè.

Cuando antes nos percatemos de que el destino está en nosotros mismos y no en las estrellas, tanto mejor para nosotros. Axel Munthe.

Un diplomático es un hombre que siempre recuerda el cumpleaños de su mujer pero nunca recuerda su edad. Robert Frost.

El afán de perfección hace a algunas personas totalmente insoportables. Pearl S. Buck.

He aprendido el arte de engañar a los diplomáticos, les digo la verdad y nunca me creen. Conde Cavour.

La arquitectura es el testigo menos sobornable de la historia. Octavio Paz.

La mediocridad, posiblemente consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta. G. K. Chesterton.

Todo héroe se aburre al final de su carrera. Ralph W. Emerson.

El lenguaje es poesía fósil. Ralph W. Emerson.

El buen lector es el que hace el libro bueno. Ralph W. Emerson.

Emplea el lenguaje que quieras y nunca podrás expresar sino lo que eres. Ralph W. Emerson.

Las buenas formas están hechas de sacrificios insignificantes. Ralph W. Emerson.

En cuanto hay vida, hay peligro. Ralp W. Emerson.

No es la belleza lo que inspira la más profunda pasión. La belleza sin gracia es el anzuelo sin cebo. La belleza sin expresión cansa. Ralph W. Emerson.

La diferencia entre paisaje y paisaje es poca, pero hay una gran diferencia ente los que lo miran. Ralph W. Emerson.

Nosotros hervimos a distintos grados. Ralph Emerson.

El hombre debiera aprender a mantenerse ecuánime. Con el fuego de la ira, a sus inferiores los hace superiores a sí mismo. Ralph W. Emerson.

No pongas en duda la inteligencia de tu mujer: mira con quien se casó. Anónimo.

En el juego es muy importante saber perder, pero es mucho más importante saber hacer perder a los otros. Noel Clarasó.

Es imposible gozar perfectamente del placer de no hacer nada si no se tiene un gran cúmulo de cosas por hacer. Jerome K Jerome.

Nuestro conocimiento es necesariamente finito, mientras que nuestra ignorancia es necesariamente infinita. Karl Popper.

La felicidad se halla en la conciencia que de ella tenemos. Georges Sand.

Todos encontrarían su propia vida mucho más interesante si dejaran de compararla con la vida de los demás. Henry Fonda.

La vanidad es tan fantástica, que hasta nos induce a preocuparnos de lo que pensarán de nosotros una vez muertos y enterrados. Ernesto Sábato.

El único hombre que puede cambiar de opinión es aquel que tiene una. Harun Al-Rasid.

En esta vida es fácil morir. Construir la vida es mucho más difícil. Vladimir Maiakovski.

Los niños más necesitan de ejemplos que de censuras. Joseph Joubert.

Resulta más bello dejarse engañar diez veces que perder una sola vez la fe en la humanidad. Heinrich Zschokke.

Sobre todas las cosas pueden hacerse dos afirmaciones exactamente contrarias. Protágoras.

Si el cántaro da en la piedra o la piedra en el cántaro, mal para el cántaro. Ramón J. Sender.

Pasa con la felicidad como con los relojes, que los menos complicados son los que menos se estropean. Nicolás Chamfort.

Buscamos la felicidad en los bienes externos, en las riquezas; el consumismo es la forma actual de “summum bonum”. Pero el consumidor nunca está satisfecho, es insaciable y, por tanto, no feliz. La felicidad consiste en el desprendimiento. José Luis Aranguren.

Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos. Confucio.

Para desembarcar en la isla de la sabiduría hay que navegar en un océano de aflicciones. Sócrates.

Entre dos males, siempre escojo el que no he probado nunca. Mae West.

Excelente cosa es tener la fuerza de un gigante, pero usar de ella como un gigante es propio de un enano. William Shakespeare.

Somos felices en la exacta medida en que sabemos olvidar. Charles Secretan.

El supremo artificio es no tener ninguno. San Francisco de Sales.

La tontería es infinitamente más fascinante que la inteligencia. La inteligencia tiene sus límites, la tontería no. Claude Chabrol.

Sólo la propia experiencia hace al hombre sabio. Sigmund Freud.

Nunca trates de enseñar a un cerdo a cantar. Perderás tu tiempo y fastidiarás al cerdo. Proverbio ruso.

La desconfianza es una señal de debilidad. Indira Ghandi.

El artista ve lo que ya no existe o lo que todavía no ha existido en realidad. Ilya Ehrenburg.

El que se guarda un elogio se queda con algo ajeno. Pablo Picasso.

La gota horada la piedra no por su fuerza, sino por su constancia. Ovidio.

No hay belleza sin algo extraño en sus proporciones. Francis Bacon.

La vida es lo que queda por vivir; vivir es penetrar en lo que ignoras. Francisco Umbral.

Probablemente, no tengo más paciencia que cualquier otro. La única diferencia está en que yo sé emplearla como es debido. Federico Chopin.

La necesidad es un eficacísimo remedio para robustecer la humana flaqueza. Valerio Maximo. 

AMOR (Pablo Neruda):

  • Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde, te amo directamente sin problemas ni orgullo: así te amo porque no sé amar de otra manera.

  • Para que nada nos separe que nada nos una.

  • Amo tus pies porque anduvieron sobre la tierra y sobre el viento y sobre el agua, hasta que me encontraron.

  • Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.

  • Es tan corto el amor y tan largo el olvido.

  • Hay un cierto placer en la locura, que solo el loco conoce.

  • Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida.

  • Amor… ¡qué soledad errante hasta tu compañía!

  • El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.

  • No hagas con el amor lo que hace un niño con su globo que al tenerlo lo ignora y al perderlo llora.

  • Quien descubre el quién soy descubrirá el quién eres.

  • En un beso, sabrás todo lo que he callado.

  • Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.

  • Por qué se me vendrá todo el amor de golpe cuando me siento triste, y te siento lejana.

  • ¿Sufre más aquel que espera siempre que aquel que nunca esperó a nadie?

  • Las lágrimas que no se lloran, ¿esperan en pequeños lagos? ¿o serán ríos invisibles que corren hacia la tristeza?

  • Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños.

  • Para mi próximo número necesito que me beses y haré aparecer mágicamente mariposas en tu estómago.

  • El amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere por olvido.

  • De nadie seré, solo de ti. Hasta que mis huesos se vuelvan cenizas y mi corazón deje de latir.

 El Amor Explicado Por El Mago Merlin (DEEPAK CHOPRA):

  • El primer paso para lograr el amor como un aspecto completo, inalterable de la vida, consiste en redefinir aquello que llamamos amor en este momento. La mayoría de nosotros pensamos que el amor es una atracción hacia otra persona, una fuerza cálida que nos hace sentir importantes para otro, un placer y un deleite, o un sentimiento o emoción muy poderosa. Aunque el amor está presente en todas esas definiciones, el mago diría que en el mejor de los casos éstas son parciales.

  • El amor, como ustedes los mortales lo definen, está condenado a desvanecerse y perecer, decía Merlín. Lo que ustedes llaman amor va y viene. Pasa de un objeto de deseo a otro. Se convierte prontamente en odio si el deseo no se cumple. El verdadero amor no puede cambiar, no tiene nada que ver con un objeto y no puede transformarse en otra emoción, puesto que, para comenzar, no es una emoción.

  • Si descartamos todos los tipos falsos o superficiales de amor, ¿qué nos queda? Podemos vislumbrar la respuesta cuando comenzamos a aceptamos a nosotros mismos. Puesto que es una fuerza interior, el amor se percibe primero adentro, dirigido hacia nosotros mismos.

  • Los mortales viven ansiosos, inquietos y angustiados con el amor, dijo Merlín. Si no pueden poseer al objeto de su amor, sienten que van a morir. Pero el amor no puede producir inquietud, no el verdadero amor, porque éste nunca busca salir. El ser amado más deseado es una extensión de ti mismo.

  • El amor que piensas obtener de otra persona saca a flote una limitación de tu propia consciencia. Para un mago, todas las formas de amor provienen del yo.

  • Eso suena en extremo egoísta, objetó Arturo.

  • «Confundes el yo con el ego, cuando en realidad el yo es espíritu, replicó Merlín. El egoísmo viene del ego, el cual siempre desea poseer, controlar y dominar. Cuando el ego dice: ‘Te amo porque eres mío’, está haciendo un planteamiento de dominio y posesión, no de amor. Quienes han aprendido a amar realmente, se han deshecho primero del egoísmo. Sólo entonces comienza una experiencia completamente diferente.

  • ¿Y cómo es esa experiencia?, preguntó Arturo. ¿La conoceré algún día?

  • Un día, cuando hayas superado esta fiebre de ansiedad, verás una pequeña luz en tu corazón. Al principio será apenas una chispa, después la llama de una vela y finalmente una hoguera gigantesca. Entonces despertarás y la llama devorará al Sol, a la Luna y a las estrellas. En ese momento no habrá otra cosa que amor en el cosmos, aunque todo estará aún dentro de tu propio corazón.

 

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.