Jueves, 5 de Diciembre de 2019

EDUCACIÓN: 

Nadie te agarró por el hombro mientras todavía había tiempo. Ahora la arcilla de que tenéis forma ha secado y endurecido, y nada en vosotros despertará al músico dormido, al poeta, al astrónomo que posiblemente os habitaron en el principio.  Antoine de Saint Exupéry.

La educación debe ser el mejor regalo para un pueblo sumido en la pobreza extrema, solo así podrá en poco tiempo salir de la penumbra de la ignorancia y lograr el avance tecnológico, científico e individual. Walter Alfaro.

La parte más importante de la educación del hombre es aquella que él mismo se da. Walter Scott.

Todos los hombres que han demostrado valer algo han sido los principales artífices de su educación. Walter Scott.

La naturalidad sólo se consigue mediante un gran esfuerzo del cuerpo y espíritu. Película Las zapatillas rojas.

La educación es el movimiento de la oscuridad a la luz. Allan Bloom.

La educación es el desarrollo en el hombre de toda la perfección de que su naturaleza es capaz. Immanuel Kant.

Solo los educados son libres. Epícteto.

No deben ponerse trabas al camino de un hombre que se labra el futuro. Germán Sierra.

Lo más útil es lo que hemos aprendido con nuestro propio cuerpo, o gastando nuestro dinero. Y no los conocimientos adquiridos en los libros. Haruki Murakami.

Todos estábamos inmóviles, callados: la inmovilidad y el silencio eran los fundamentos de nuestra educación moral, social y cívica, por oposición al movimiento y a la palabra, factores, como todo el mundo sabe, de dispersión, convulsión y subversión políticos. Cristina Peri Rossi.

Es buena y dulce pero educada en campo enemigo. Stendhal.

Han construido grandes palacios pero olvidaron crear caballeros para que los habitaran. H. D. Thoureau.

El estudioso es el que lleva a los demás a lo que él ha comprendido. Santiago Ramón y Cajal.

Se ha dicho hartas veces que el problema de España es un problema de cultura. Urge, en efecto, si queremos incorporarnos a los pueblos civilizados, cultivar intensamente los yermos de nuestra tierra y de nuestro cerebro, salvando para la prosperidad y enaltecimiento patrios todos los ríos que se pierden en el mar y todos los talentos que se pierden en la ignorancia. Santiago Ramón y Cajal.

Lo más grande en toda educación es hacer a nuestro sistema nervioso nuestro aliado en lugar de nuestro enemigo. William James.

El hombre comienza, en realidad, a ser viejo cuando deja de ser educable. Arturo Graf.

La Civilización es la violencia domeñada.  Muriel Barbery.

Aprender en el educar como proceso biológico natural y normal se constituye cuando niños, jóvenes y adultos conviven con el otro, creando espacios de convivencia donde sus maneras de vivir se van haciendo cada vez más congruentes. Esto se construye sobre la base de aceptarse y respetarse a sí mismos, aceptando y respetando a los otros. Por lo tanto, la educación es convivir con el otro en respeto y dignidad. Humberto Maturana.

Uno de los principales objetivos de la educación debe ser ampliar las ventanas por las cuales vemos al mundo. Arnold H. Glasow.

De entre las responsabilidades y privilegios que nos brinda la vida, ninguno iguala en importancia al de tener que formar a la siguiente generación.  C. Everett Koop.

Las buenas maneras nos abren puertas que no puede abrir la mejor de las instrucciones. Clarence Thomas.

Toda mi educación tiende a persuadirme de que el mundo de nuestra presente conciencia es sólo uno entre los tantos mundos de conciencia existentes. William James.

Mostrar educación y consideración hacia los demás es como invertir céntimos y obtener euros de ganancia. Thomas Sowell.

El fin más importante de la educación es ayudar a los estudiantes a no depender de la educación formal.  Paul Gray.

La educación no consiste en llenar un balde, sino en encender una hoguera.  William Butler Yeats.

Existen dos maneras de difundir la luz: ser la vela o ser el espejo que la refleja.  Edith Wharton.

La educación es el vestido de gala para asistir a la fiesta de la vida.  Miguel Rojas Sánchez.

Al hombre hay que enseñarle como si no se le enseñara, y proponerle lo desconocido como olvidado. Alexander Pope.

La cultura es la buena educación del entendimiento. Jacinto Benavente.

Gato con guantes no caza ratones. Benjamin Franklin.

La buena educación consiste en esconder lo bueno que pensamos sobre nosotros mismos y lo malo que pensamos de los demás. Mark Twain,

La educación de un pueblo se juzga a partir del comportamiento que muestra por la calle. Edmundo De Amicis.

La educación es el pan del alma. G. Mazzini.

La educación que se da normalmente a los jóvenes es un segundo amor propio que se les va inspirando. François de La Rochefoucauld.

Todos estamos hechos de una tela en la que el primer pliegue ya no desaparece nunca. Massimo d’Azeglio. 

La educación es la enemiga de la sabiduría, porque la educación hace necesarias muchas cosas de las cuales, para ser sabios, sería necesario prescindir. Luigi Pirandello.

O se aprende la educación en la propia casa o el mundo la enseña con el látigo, y nos podemos hacer daño. Francis Scott Fitzgerald.

Teniendo que luchar con la naturaleza o con las instituciones sociales, es necesario escoger entre hacer de hombre o de ciudadano, las dos cosas juntas es imposible. Jean-Jacques Rousseau.

Toda la educación se reduce a estas dos enseñanzas: aprender a soportar la injusticia y aprender a resistir el aburrimiento. Celestino Galiani.

Dios nos da el alma, pero el genio tenemos que adquirirlo con la educación. Hugo von Hofmannsthal.

La educación no concede la felicidad. Eugène Labiche.

La educación verdadera consiste en enseñaros a hacer buen uso de la libertad.  Película Adiós muchachos.

Aun pido enseñanza; pero ya no al hombre, sino a quien no recibe enseñanza del hombre. Antonio Porchia.

 

LA SOMBRA:

Aspecto inconsciente de la personalidad, caracterizado por rasgos y actitudes que el yo consciente no reconoce como propìos.  C. G. Jung.

La sombra opera como un sistema psíquico autónomo que perfila lo que es el Yo y lo que no lo es. Cada cultura –e incluso cada familia- demarca de manera diferente lo que corresponde al ego y lo que corresponde a la sombra. Algunas, por ejemplo, permiten la expresión de la ira y la agresividad mientras que la mayoría, por el contrario, no lo hacen así; unas reconocen la sexualidad, la vulnerabilidad y las emociones intensas y otras no; unas, en fin, consienten la ambición por el dinero, la expresión artística y/o el desarrollo intelectual mientras que otras, en cambio, apenas si las toleran. Connie Zweig y Jeremiah Abrams.

El ego y la sombra se van edificando simultáneamente, alimentándose, por así decirlo, de la misma experiencia vital. Connie Zweig y Jeremiah Abrams.

Nuestra sombra personal contiene todo tipo de capacidades potenciales sin manifestar, cualidades que no hemos desarrollado ni expresado. Nuestra sombra personal constituye una parte del inconsciente que complementa al ego y que representa aquellas características que nuestra personalidad consciente no desea reconocer y, consecuentemente, repudia, olvida y destierra a las profundidades de su psiquismo sólo para reencontrarlas nuevamente más tarde en los enfrentamientos desagradables con los demás. Connie Zweig y Jeremiah Abrams.

A lo largo de la historia la sombra ha aparecido ante la imaginación del ser humano asumiendo aspectos tan diversos como, por ejemplo, un monstruo, un dragón, Frankenstein, una ballena blanca, un extraterrestre o alguien tan ruin que difícilmente podemos identificarnos con él y que rechazamos como si de la Gorgona [monstruo despiadado] se tratara.  Una de las principales finalidades de la literatura y del arte ha sido la de mostrar el aspecto oscuro de la naturaleza humana. Como dijo Nietzsche: El arte impide que muramos de realidad. Connie Zweig y Jeremiah Abrams.

Encontrar la sombra nos obliga a ralentizar el paso de nuestra vida, escuchar las evidencias que nos proporciona el cuerpo y concedernos el tiempo necesario para poder estar solos y digerir los crípticos mensajes procedentes del mundo subterráneo [inconsciente]. Connie Zweig y Jeremiah Abrams.

La sombra suele ser la que ríe y se divierte, por ello es muy probable que quienes carezcan de sentido del humor tengan una sombra muy reprimida. John A. Sanford.

Descubrir la sombra nos permite estar en el lugar correcto del modo correcto. Tom Robbins.

Hemos encontrado al enemigo, somos nosotros mismos. Walt Kelly.

Es inminente un gran cambio en nuestra actitud psicológica. El único peligro que existe reside en el mismo ser humano. Nosotros somos el único peligro pero lamentablemente somos inconscientes de ello. En nosotros radica el origen de toda posible maldad. C. G. Jung.

¿Cómo puede haber tanta maldad en el mundo? Conociendo a la humanidad lo que me asombra es que no haya más. Película Hannah y sus hermanas.

TRANQUILIDAD:

Cuida de que tu reposo y contemplación no se parezcan a los del perro ante una carnicería, al cual el temor no le deja avanzar ni el apetito retroceder; y que abre los ojos como si fuesen bocas. F. Nietzsche.

El corazón del eremita [ermitaño] es como un plácido lago, cuyas aguas no se agitan con el viento de las circunstancias. John Blofeld.

Nada contribuye más a tranquilizar la mente como un firme propósito, un punto en el que el alma pueda fijar su ojo intelectual. Mary Wollstonecraft.

Conduce tu mente a un estado de absoluta quietud y tu energía a la completa indiferencia. Sigue la espontaneidad de todas las cosas y no retengas en ti ningún egoísmo. Ramón Conde Obregón.

Las enseñanzas de Lao-Tsé tienen un marcado carácter quietista. El secreto de la vida del hombre está en dejarse conducir por el eterno fluir del Tao [las leyes de la exisetencia]. Debe abandonarse al discurrir del principio universal y, cuando más, intentar sólo descubrir en la naturaleza la obra ininterrumpida del Tao. La base de esta doctrina es un ‘no hacer nada’. El hombre sabio no tiene ambiciones, ni deseos, ni propósitos. No actúa, para no entrometerse en el orden natural de las cosas, y cuando adopta esta actitud descubre que su propia existencia se incorpora a un orden establecido desde la eternidad. Ramón Conde Obregón.

Él, tan apacible y tranquilo de ordinario, había visto evaporarse en el aire tanto sus buenos principios como su mansedumbre. Boris Vian.

El camino es aquietar la mente e inducirla a que se mire a sí misma de manera realista. Una mente madura, equilibrada y que aprenda a perder. Una mente humilde, pero no atontada. Una mente abierta al mundo, vigorosa y con los pies en la tierra. Walter Riso.

Una vida tranquila y modesta trae más felicidad que una búsqueda constante de éxito, unida a una agitación constante. Albert Einstein.

Crecemos cuando las cosas se aquietan y podemos ver. Jack Kornfield.

La mejor cura para el cuerpo es una mente tranquila. Napoleón.

Las personas fuertes (…) no suelen mostrar tensión, sino tranquilidad, porque están seguras de sí mismas. César Mallorquí.

Ser bueno o malo, ser hábil o torpe: en realidad, no importa. Lo único importante es prestar atención. (…) Serenarse y aguzar el oído.  Haruki Murakami.

El progreso espiritual del aspirante se mide con el grado en el que logra tranquilidad interior. .Swami Sivananda.

¿Dónde está el límite entre la tranquilidad y el aburrimiento? Eloy Moreno.

La risa es un tranquilizante sin efectos secundarios. Arnold h. Glasow.

Un corazón tranquilo es mejor que una bolsa llena de oro. Prov. Árabe.

Tengo la sensación de no haber vivido un solo momento de tranquilidad en mi vida, a no ser que cuente el lumbago ocasional.  Truman Capote.

Cuanto más tranquilos seamos y menos alterados estén nuestros nervios, amaremos más y mejor será la obra que realicemos.  Swami Vivekananda.

Hay un antiguo dicho que dice: Mantén abierto tu intestino y confía en el Señor. Esto encierra su sabiduría. Hablando en términos amplios, significa que manteniendo nuestro organismo libre de venenos estaremos en condiciones de tener la mente libre y despejada, abierta y receptiva; dejaremos de preocuparnos por cuestiones que no nos atañen -como la forma en que debe dirigirse el cosmos, por ejemplo- y haremos en paz y tranquilidad lo que debe hacerse. Henry Miller.

¡Bajá un cambio! (Desacelérate, tranquilízate, cálmate). Prov. Argentino.

En el fondo de toda gran impotencia encontramos un sentimiento de tranquilidad. Marguerite Yourcenar.

Toda dificultad eludida se convertirá más tarde en un fantasma que perturbara nuestro reposo.  Frederic Chopin.

No esperes nada de nadie, así vivirás tranquilo y sin desilusiones. Anónimo.

No hay tranquilidad sin buena conciencia. L. A. Séneca.

No tener nada que te excite, que te acucie, que con su ataque o su anuncio ponga a prueba el temple de tu alma, estar echado en un ocio sin inquietudes no es tranquilidad sino indolencia. L. A. Séneca.

Cuando uno está tranquilo el cerebro funciona mucho mejor. Película Ragtime.

Las personas débiles se tranquilizan tan rápidamente como se asustan. Honoré de Balzac.

Un paraíso de tranquilidad interna parece ser el resultado de la fe. William James.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.