9 de Febrero de 2016

9

FELICIDAD (12)

La felicidad de los malvados como un torrente pasa. Jean Racine.

La felicidad para mí consiste en gozar de buena salud, en dormir sin miedo y despertarme sin angustia. François Sagan.

Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan a la gran felicidad. Pearl S. Buck.

Amor es felicidad. Quien logra amar es feliz. Hermann Hesse.

Nuestra felicidad no depende de nuestras obras, sino de lo grande que sea nuestro amor. Johannes Tauler.

Amar es encontrar en la felicidad de otro la propia felicidad. G. W. von Leibniz.

El tiempo vuela a veces como un pájaro, y a veces se arrastra como un caracol. Pero la mayor felicidad del hombre sobreviene cuando no se advierte si su paso es rudo o moroso. Iván Turguéniev.

La felicidad y la desgracia acuden ordinariamente a los seres que ya son felices y desgraciados. F. de la Rochefoucauld.

La esperanza es una felicidad por sí misma, y la mayor que el mundo puede darnos. Samuel Johnson.

El saber es la parte principal de la felicidad. Sócrates.

La esperanza misma deja de ser felicidad cuando va acompañada de la impaciencia. John Ruskin.

El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo. André Gide.

Los gobiernos tienen muy poca influencia sobre la felicidad privada del hombre. Samuel Johnson.

No tenemos derecho a gozar de felicidad si no lo creamos en torno a nosotros, de la misma manera que no lo tenemos a consumir la riqueza sin producirla. Bernard Shaw.

Acostumbrarse a la felicidad es una gran infelicidad. Publio Siro.

El ocio en sí, por mucho que se exalte, no hace nunca feliz. Sólo la libre expansión de las energías crea el sentimiento de la felicidad. H. von Keyserling.

El tiempo sólo se calcula por la felicidad o por el dolor. Alejandro Dumas.

La felicidad doméstica es el fin de nuestros anhelos, y la recompensa general de todos nuestros trabajos. Henry Fielding.

La felicidad es como un eco: contesta, pero no viene a nosotros. Isabel de Rumania.

La felicidad reside en el ocio del espíritu. Aristóteles.

El hombre debe considerar siempre lo que tiene antes de lo que quiere; la infelicidad viene cuando la realidad no llega. Joseph Addison.

La felicidad pasa tan deprisa que no deja huella salvo en el caso de las obras de la imaginación. Sarah Bernhardt.

La filosofía no puede contribuir a nuestra felicidad más que disminuyendo nuestras miserias. Oliver Goldsmith.

El problema no es que nunca seamos felices, es que la felicidad sea tan episódica. Ruth Benedict.

No es cierto que la felicidad alcanzada demasiado tarde… sea exactamente la misma cuya falta nos hacía ser antes tan infelices. Marcel Proust.

Vivir para los demás no es solamente la Ley del deber sino también la Ley de la felicidad. Goethe.

La soledad es un infierno para los que intentan salir de ella; es también una felicidad para los ermitaños que se esconden. Abe Kobo.

El amor da la mayor felicidad que cabe en el mundo. Platón.

Los placeres son como un circulo de agua que no cesa de ampliarse, hasta que, a fuerza de expandirse se pierde en la nada. William Shakespeare.

Bienaventurados los que se ríen de sí mismos porque la felicidad les durará toda su vida. Anónimo.

La felicidad no depende de las cosas externas, sino de cómo las miramos y cómo las deseamos. Leon Tolstoi.

Si buscar la felicidad y quieres evitar verte frustrado en tus deseos, no desees sino aquello que depende de ti. Epícteto.

Creerse feliz es suficiente para serlo. Mary Quant.

Una de las cosas más agradables de los problemas es que muchos de ellos sólo existen en nuestra imaginación. Steve Allen.

Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo. Leon Tolstoi.

Es un error fatal que la felicidad sea siempre subterránea y la desgracia tan evidente. Montserrat Roig.

La felicidad se hace, no se halla. Brota del interior, no viene de fuera. Thomas Hardy.

Un hombre feliz es un bien común. George Chapman.

No eres ambicioso: te contentas con ser feliz. Borges.

El secreto de tu evolución personal está en empezar a degustar cada elemento de tu vida como si fuera único e inusual: el regalo que realmente es. Porque en ese acto de reconocimiento y agradecimiento se encuentra el secreto del bienestar, el amor, la salud y, en suma, la felicidad duradera. EL EFECTO GRATITUD.

 

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.