8 de Marzo de 2016

8

De vez en cuando las mujeres deben hacer por sí mismas lo que los hombres ya han hecho -y en ocasiones lo que los hombres no han hecho- realizándose así como personas, y tal vez alentando a otras mujeres hacia una mayor independencia de pensamiento y acción. Esta fue una de las razones que contribuyeron a que desease hacer lo que tanto quería hacer. Amelia Earhart, (24 de julio de 1897 – 2 de julio de 1937), aviadora estadounidense, primera mujer en cruzar el Océano Atlántico pilotando un avión.

En política sólo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire; jamás quien pretende que sople el aire donde pone la vela. Antonio Machado.

En un momento dado de la vida, morimos sin que nos entierren. Se ha cumplido nuestro destino. El mundo está lleno de gente muerta, aunque ella lo ignore. Johann W. Goethe.

Enseñemos a perdonar; pero enseñemos también a no ofender. Sería más eficiente. José Ingenieros.

Es más fácil ser sabios con otros que con nosotros mismos. François de La Rochefoucauld.

En este negocio de ser actor, uno sabe lo que hace: está actuando. Observe a los médicos y abogados: ellos creen que son personas reales. Walter Matthau.

El tiempo es como un río que arrastra rápidamente todo lo que nace. Marco Aurelio.

El que no ha sufrido no sabe nada; no conoce ni el bien ni el mal; ni conoce a los hombres ni se conoce así mismo. Fenelón.

El principal maestro de las acciones de la vida de los hombres es el infortunio. Licurgo.

El pesar y la pobreza purifican el corazón del hombre, aunque nuestras mentes débiles no ven nada de valor en el universo, salvo la comodidad y la felicidad. G. Gibran.

El noble, en el trato hacia arriba, no es adulador, en el trato hacia abajo no es arrogante. Confucio.

Él no era nada… cuando no ambivalente. Leslie Fiedler, crítico literario, proponiendo su propio epitafio.

El niño se ríe de la tragedia, el viejo llora en la comedia. Miguel De Unamuno.

En la venganza el más débil es siempre más feroz. Balzac.

El pobre se arruina en el momento en que deja de ser sobrio. Concepción Arenal.

En cada sentido están los otros cinco. Juan Ramón Jiménez.

En el gran reloj del tiempo sólo hay una palabra: Ahora. O. S. Marden.

El pobre y el rico son dos personas, el soldado protege a los dos, el operario trabaja por los tres, el ciudadano tributa por los cuatro, el vagabundo come por los cinco, el abogado roba por los seis, el sacerdote condena a los siete, el médico mata a los ocho, el diablo carga con los nueve, la mujer los debe soportar a todos y el político sonríe sin cesar. P. Mariana.

A los hombres de pensamientos profundos, se les considera siempre en sus relaciones con los demás hombres como comediantes por verse obligados, para ser comprendidos, a simular superficialidad. Friedrich Nietzsche.

He hablado con muchos hombres de carrera  y la mayoría tienen menos sentido común que muchos ignorantes. Película Fiebre en la sangre.

Yo no tengo que esperar, el cielo lo tengo a mi alrededor. Película Fiebre en la sangre.

La raíz de todas las pasiones es el amor. De él nace la tristeza, el gozo, la alegría y la desesperación. Lope de Vega.

La única forma posible de que perduren valores tales como la confianza y la prudencia, es a través de un estrecho contacto. William Ouchi.

La soberanía del hombre está oculta en la dimensión de sus conocimientos. Francis Bacon.

La perfección se logra al fin, no cuando no hay nada que agregar, sino cuando ya no hay nada que obtener. Antoine de Saint Exupery.

La manera más desagradable de replicar en una polémica es la de enojarse y la de callar, pues el agresor interpreta ordinariamente el silencio como un desprecio. F. Nietzsche.

La única vacuna contra el aburrimiento es el amor. Alberto Moravia.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.