Viernes, 9 de Noviembre de 2018

Es menester estar convencido de lo que enseña para transmitirlo con probidad. B. Sanin Cano.

Es mucho más importante que te conozcas a ti mismo que darte a conocer a los demás. L. A. Séneca.

Es muy difícil pensar noblemente cuando no se piensa más que para vivir. J. J. Rousseau.

Es necesario proceder moderadamente con prudencia y humanidad, de modo que la confianza desmedida no lo convierta en incauto y la desconfianza exagerada no le haga intolerable. Anónimo.

Es necesario tomar el trabajo en serio, sin tomarse a sí mismo en serio. Stanley Kramer.

Es permitido tener mala opinión de aquel que no la tiene buena de nadie. Charles Duclos.

Es placentero ser alabado por alguien a quien muchos alaban. T. Wowe.

Es posible tener que librar una batalla más de una vez para ganarla. Margaret Thatcher.

Es preciso creer en la posibilidad de la dicha para ser feliz. Leon Tolstoi.

Es preciso prestarse a los otros, pero no darse sino a uno mismo. Miguel de Montaigne.

Es preferible la injusticia al desorden. Goethe.

Es sin duda un mal, estar lleno de defectos; pero es todavía un mal mayor estar lleno de ellos y no quererlo reconocer, porque es añadir todavía el de una ilusión voluntaria. Blaise Pascal.

Estamos todos tan juntos y, sin embargo, todos estamos muriendo de soledad. Leo Buscaglia.

Es terrible hablar bien cuando se está errado. Sófocles.

Es un verdadero privilegio haber sobrellevado una vida difícil. Indira Gandhi.

Es una gran felicidad ver a nuestros hijos alrededor de nosotros; pero de esta buena fortuna nacen las mayores amarguras del hombre. Esquilo.

Es una gran miseria no tener suficiente espíritu para hablar con propiedad, pero es mayor miseria todavía no poseer suficiente juicio para saber callar a tiempo. Jean de la Bruyere.

Escribir bien es poseer al mismo tiempo inteligencia, alma y gusto. Buffon.

Escucha aun a los pequeños, porque nada es despreciable en ellos. Seneca.

Está a salvo de cualquier peligro aquel que, aun estando seguro, se mantiene en guardia. Ciro.

Estar contentos con lo que poseemos es la más segura y mejor de las riquezas. Cicerón.

Estar en ocio muy prolongado, no es reposo, sino pereza. Séneca.

Este es el castigo más importante del culpable; nunca ser absuelto en el tribunal de su propia conciencia. Juvenal.

Estupidez humana. Humana sobra, los únicos estúpidos son los hombres. George Bernard Shaw.

Excelente cosa es una buena ley, lo mismo que una buena máquina administrativa; pero ambas resultarán sin valor si no hay hombres de grandes capacidades encargadas de ejecutarlas. E.W. Kemmerer.

Excelente cosa es tener la fuerza de un gigante; pero usar de ella como un gigante es propio de un enano. William Shakespeare.

Existe una opinión más discreta que la del hombre de mayor talento, y es la del público. Madame de Stael.

Éxito es la realización progresiva de un propósito digno. Anónimo.

Feliz quien pudo conocer las causas de las cosas. Virgilio.

Fracasan los planes donde no se pide consejo. Triunfan las decisiones cuando se pide el consejo a los prudentes. Salomón.

Fuertes razones, hacen fuertes acciones. W. Shakespeare.

Gobernar es pactar; pactar no es ceder. Gustavo Le Bon.

Gobernar una familia es casi tan difícil como gobernar todo un reino. Michel de Montaigne.

Grabad esto en vuestro corazón; cada día comienza en nosotros un año nuevo, una nueva vida. Emerson.

Gran ciencia es ser feliz, engendrar la alegría, porque sin ella toda existencia es baldía. Ramón Pérez de Ayala.

Gran parte de las experiencias que he hecho sobre mí mismo las hice observando las particularidades de los demás. F. Hebbel.

Hablando de nuestras desventuras nos aliviamos. Pierre Corneille.

Hablar es el arte de sofocar e interrumpir el pensamiento. Tomas Carlyle.

Hagamos que los acontecimientos contra los cuales nada podemos, no puedan nada contra nosotros. Pawels y Bergier.

Hago más caso del testimonio de mi conciencia que de todos los juicios que los hombres hagan por mí. Cicerón.

Has de hablar como en testamento, que a menos palabras, menos pleitos. Baltasar Gracian.

Hasta en la muerte de un pajarillo interviene una providencia irresistible. W. Shakespeare.

Hasta en las flores existe la diferencia de suerte. Unas embellecen la vida y otras adornan la muerte. Hector Gongora.

Hay a veces, entre un hombre y otro, casi tanta distancia como entre el hombre y la bestia. Baltasar Gracian.

Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina. Gilbert Chesterton.

Hay alguien tan inteligente que aprende de la experiencia de los demás. Voltaire.

Hay calumnias frente a las cuales la inocencia misma se siente desfallecer. Napoleón.

Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja. Lin Yutang.

Hay épocas que la opinión pública es la peor de todas. Nicolas Chamfort.

Hay espíritus que enturbian sus aguas para hacerlas parecer profundas. Friedrich Nietzsche.

Hay hombres que trabajan como si fueran a vivir eternamente. Democrito.

Hay momentos en que la audacia es prudencia. Clarence S. Darrow.

Hay palabras que solo deberían servir una vez. F. R. Chateaubriand.

Hay personas que no saben perder su tiempo solas y se convierten en el flagelo de las personas que trabajan. Jules Renard.

Hay personas que por mucho que envejezcan, jamás pierden su belleza; solo se les pasa de la cara al corazón. Martín Buxbaum.

Hay pícaros suficientemente pícaros para portarse como personas honradas. Napoleón.

Hay que buscar la verdad y no la razón de las cosas. Y la verdad se busca con humildad. Miguel de Unamuno.

Hay que desplegar más energía en los asuntos administrativos que en la guerra. Napoleón.

Hay que pensar como hombre de acción y actuar como hombre pensador. Henri Bergson.

Hay que saber que no existe país sobre la tierra donde el amor no haya convertido a los amantes en poetas. Voltaire.

Hay que volver a la muchedumbre, su contacto endurece y pule, la soledad ablanda y pudre. F. Nietzsche.

Hay tres amigos fieles; una esposa anciana, un perro viejo y dinero contante y sonante. B. Franklin.

 PLACER-FELICIDAD:

El bien que hemos hecho nos da una satisfacción interna que es la más dulce de las pasiones. R. Descartes.

La felicidad es el significado y propósito de la vida, la meta general y final de la existencia humana. Aristóteles.

La meta de los sabios no es asegurar el placer, sino evitar el dolor. Aristóteles.

Aun los deleites son penosos cuando sin consideración se gozan.  L A. Séneca.

Para ser dichoso y serlo con toda seguridad es necesario procurar que los demás lo sean también. Tus bienes y tus males dependen en gran medida de aquellos con quienes te hayas juntado. La confidencia corrompe la amistad; el mucho contacto la consume, el respeto la conserva. Blaise Pascal.

Película Alma salvaje (Wild).
-¿Qué te pasa?
-¿Qué te pasa a ti? Cuando la gente está feliz, la gente canta.
-¿Por qué estas feliz? No tienes nada, mamá.
-No. Somos ricos en amor.

El hombre es víctima de una soberana demencia que le hace sufrir siempre, con la esperanza de no sufrir más. Y así la vida se escapa, sin gozar de lo ya adquirido. Leonardo Da Vinci.

El placer más noble es el júbilo de comprender. Leonardo Da Vinci.

La vida es una película que vuelve a empezar cada mañana al despertarnos. Olvídate de tus errores, cada día tienes una nueva oportunidad para triunfar y alcanzar la felicidad. Norkin Gilbert.

Tan pronto como uno es infeliz, uno se convierte en moralista. Marcel Proust.

Felicidad es no estar dolorido en el cuerpo ni preocupado en la mente. Thomas Jefferson.

Existen daltónicos espirituales que no aciertan a distinguir el verde de la esperanza del rojo de la felicidad. F. Von Schönthan

Los seres humanos no tienen ni bondad, ni fe, ni caridad más allá de lo que sirve para aumentar el placer del momento. Virginia Woolf.

La palabra “felicidad” perdería su sentido si no se equilibra con tristeza. Carl Gustav Jung.

Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad. Carl Gustav Jung.

El orgullo te podrá hacer sentir fuerte, pero jamás te hará sentir feliz. Anónimo.

Las mejores cosas de la vida, no son las cosas ni los objetos que has comprado ni adquirido. Son los momentos vividos, las emociones sentidas, los recuerdos felices y las lecciones aprendidas. Anónimo.

Si no eres feliz… Busca tu felicidad. Si tienes sueños… realízalos. Si tienes miedos… véncelos. Si quieres cambiar tu vida… actúa y si quieres ser infeliz… sigue donde estas. Arlene Mulero.

Si quieres comprender la palabra felicidad tienes que entenderla como recompensa y no como fin. Anónimo.

En tus objetivos, el tren eres tú, la vía es el camino de la vida y la felicidad un buen paisaje. Anónimo.

¡Desgraciado aquel que no sabe sacrificar un día de placer a los deberes de la humanidad! J. J. Rousseau.

Walter Riso:

Un reloj de 3.000 euros marca la misma hora que un reloj de 30. Una cartera de 300 euros carga el mismo dinero que una de 3. La soledad en una casa de 30 metros cuadrados o de 300 es la misma. Espero que un día te des cuenta que tu felicidad interna no viene de las cosas materiales en el mundo. No importa si viajas en primera clase o en la económica, igual bajas si el avión se cae. Espero que te des cuenta que, cuando tienes personas cerca con quienes hablar, reír, y cantar, eso es la verdadera felicidad.

La felicidad no llega a la puerta, hay que buscarla y pelear por ella.

No temas revisar, cambiar o modificar tus metas, si ellas son fuente de sufrimiento. ¿De qué otro modo podrías acercarte a la felicidad?

Cuando el amor toque a la puerta, entrará como una tromba: no podrás dejar fuera lo malo y recibir sólo lo bueno. Si piensas que amar es igual a felicidad, equivocaste el camino.

Aquellos que se obsesionan con el éxito y lo convierten en un valor, y además manejan esquemas rígidos de ejecución, viajan mal aunque quieran aparentar lo contrario. Quizá la felicidad no esté en ser el mejor vendedor, la mejor mamá, el mejor hijo o descollar en cualquier cosa, sino simplemente en intentarlo de manera honesta y tranquila, y disfrutarlo mientras se lleva a cabo.

De acuerdo a la sabiduría antigua, para ser feliz deberíamos necesitar lo menos posible y disfrutar lo que tenemos.

Siéntete orgulloso y feliz de tus atributos físicos. No importa si son muchos o pocos, eres afortunado porque los tienes.

L. A. SÉNECA:

  • Alegre cosa es llegar al logro de nuestros deseos.

  • Todo es incierto aun al dichoso.

  • No hay felicidad tan perfecta, que carezca de todo sinsabor.

  • No consiste la felicidad de nuestra vida en vivir, sino en vivir bien.

  • Sirven de impedimento para la felicidad las muchas ocupaciones.

  • La prosperidad que más dura es la que vino despacio.

  • Felicidad es no necesitar de ella.

  • No hay contentamiento más cierto que el que no se puede quitar.

  • No hay felicidad que dure mucho.

  • Los placeres aun después de haber pasado recrean.

  • De torpes deleites no queda sino el arrepentimiento.

  • Aquella se puede llamar felicidad, que con nuestros deseos se mide.

  • Llamas a la desdicha cuando dichoso te haces.

  • Menos duran los deleites que su memoria.

  • Dichoso es el que no lo parece a los otros, sino a sí.

  • La felicidad no mira de dónde nace, sino adónde puede llegar.

  • No hay cosa que mucho tiempo agrade al que en ninguna tiene asiento.

  • Feliz quien desprecia la fortuna.

  • Necesarios son nuevos favores de la fortuna para conservar la felicidad.

  • No es muy grande el ánimo a quien deleitan cosas terrenas.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.