Viernes, 6 de Octubre de 2017

La vida es una serie de errores. La verdadera práctica es un error continuo, uno tras otro, de todos modos. La única diferencia es que prestes atención, así aprendes de todo eso.  Jack Kornfield.

Me arrepiento de decir que tengo muy poca compañía del Sr. Blake.  Él está siempre ocupado en el paraíso. Catherine, esposa de William Blake.

Cuando vemos la vida de una gran persona. Más que condenar sus faltas y debilidades, ¿no debiéramos estar agradecidos y pasmados de que semejante luz pudiera brillar a través de ella, a su pesar? Lou Andre Salomé.

El amor es trabajo compartido. Richard N. Wolman.

La vida eterna pertenece a aquellos que viven en el presente. L. Wittgestein.

Nada se parece tanto a Dios como el silencio. Maestro Ekhart.

Cuando yo vivo mi centro es cuando descubro el centro de los demás. Antonio Blay.

Hermano almendro ¡Háblame, háblame de Dios! Y el almendro se cubrió de flores. N. Kazanzakis.

Tu no estás en el Universo, en realidad es el Universo el que está dentro de ti. Nissargadatta.

Yo no merezco más de la mitad del mérito por las batallas que he ganado. Por regla general, son los soldados los que ganan las batallas y los generales los que se llevan la fama. Napoleón.

Cuando los soldados huyen, nunca se culpan a sí mismos: culpan a su general o a sus compañeros. Demóstenes.

Se combate con gran desventaja cuando se lucha contra los que no tienen nada que perder. Francesco Guicciardini.

La mayor parte de las diversiones a que se entregan los hombres, los niños y otros animales son imitaciones de la lucha. Jonathan Swift.

Un general que ve con los ojos de otros, nunca será capaz de mandar un ejército como es debido. Napoleón.

A veces una batalla lo decide todo, y a veces la cosa más insignificante decide la suerte de una batalla. Napoleón.

Tiene sin duda mucho mérito vencer en el campo de batalla; pero se necesita más sabiduría y más destreza para hacer uso de la victoria. Polibio.

La adversidad revela el genio de un general; la buena fortuna lo oculta. Horacio.

Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia. Santiago Ramón y Cajal.

Del hablador he aprendido a callar; del intolerante, a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia esos maestros. K. Gibran.

El matrimonio es tratar de solucionar entre los dos problemas que nunca hubieran surgido al estar solo. Eddy Cantor.

El verdadero significado de las cosas se encuentra al tratar de decir las mismas cosas con otras palabras. Charles Chaplin.

En el campo de la observación, la oportunidad sólo favorece a la mente preparada. Luis Pasteur.

Todas las condiciones de la felicidad se hallan realizadas en la vida del hombre de ciencia. Bertrand Russell.

 

Si uno va a hacer el bien,

Debe hacerse en las mínimas particularidades.

El bien general es la excusa del hipócrita,

El canalla y el lisonjero [adulador].

William Blake.

QUINTO HORACIO FLACO:

  • El tiempo saca a la luz todo lo que está oculto y encubre y esconde lo que ahora brilla con el más grande esplendor.

  • En el amor hay dos males: la guerra y la paz.

  • La ira es una locura de corta duración.

  • Lo que hace falta es someter a las circunstancias, no someterse a ellas.

  • El que ha comenzado bien, está a la mitad de la obra.

  • Es falso que se haya hecho fortuna, cuando no se sabe disfrutarla.

  • Las muchas promesas disminuyen la confianza.

  • El pueblo me silba, pero yo me aplaudo.

  • No hay nada inaccesible a los mortales.

  • Ninguno nace libre de vicios, y el hombre más perfecto es aquel que sólo tiene los pequeños.

  • Somos engañados por la apariencia de la verdad.

  • Consigue dinero ante todo, la virtud vendrá después.

  • Pobre, pero endeudado sólo conmigo

  • Si estás bueno del estómago y no te duele ningún costado y puedes andar con tus pies, ninguna otra cosa mejor te podrán añadir todas las riquezas de los reyes.

  • La virtud de los padres es una gran dote.

  • ¿Quién es libre? El sabio que puede dominar sus pasiones, que no teme a la necesidad, a la muerte ni a las cadenas, que refrena firmemente sus apetitos y desprecia los honores del mundo, que confía exclusivamente en sí mismo y que ha redondeado y pulido las aristas de su carácter.

  • ¿Quién es libre? Sólo el que sabe dominar sus pasiones.

  • La pálida muerte lo mismo llama a las cabañas de los humildes que a las torres de los reyes.

  • Aprovecha el día presente. Palabras que nos recuerdan que la vida es corta y debemos apresurarnos a gozar de ella.

  • Cada día es una pequeña vida.

  • Piensa que cada día puede ser el último.

  • Quien vive temeroso nunca será libre.

  • El humor es una lógica sutil.

  • La virtud es el punto medio entre dos vicios opuestos.

  • Mezcla a tu prudencia un grano de locura.

  • Una pintura es un poema sin palabras.

PROVERBIOS HINDÚES:

  • No hay árbol que el viento no haya sacudido.

  • Cuando hables procura que tus palabras sean mejores que el silencio.

  • ¿Qué ve el ciego, aunque se le ponga una lámpara en la mano?

  • Un libro abierto es un cerebro que habla, cerrado un amigo que espera, olvidado un alma que perdona, destruido un corazón que llora.

PROVERBIO CHINOS:

  • Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa.

  • El momento elegido por el azar vale siempre más que el momento elegido por nosotros mismos.

  • Si quieres que algo se haga encárgarselo a una persona ocupada.

  • El trabajo del pensamiento se parece a la perforación de un pozo. El agua es turbia al principio pero luego se clarifica.

  • El que se pone de puntillas no puede sostenerse derecho.

  • Cada paso que da el zorro le acerca más a la peletería.

  • El que teme sufrir ya sufre el temor.

  • Excava el pozo antes de que tengas sed.

  • Es más fácil variar el curso de un río que el carácter de un hombre.

  • Cuando bebas agua recuerda la fuente.

  • El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él.

  • Si te caes siete veces levántate ocho.

FRANCISCO DE QUEVEDO Y VILLEGAS:

  • Todos deseamos llegar a viejos, y todos negamos que hemos llegado.

  • El amor es fe y no ciencia.

  • Bien puede haber puñalada sin lisonja [adulación], mas pocas veces hay lisonja sin puñalada.

  • Lo mucho se vuelve poco con sólo desear otro poco más.

  • El exceso es el veneno de la razón.

  • Bien acierta quien sospecha que siempre yerra.

  • No es dichoso aquél a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar

  • Nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y de costumbres.

  • Más fácil es escribir contra la soberbia que vencerla.

  • Una sola piedra puede desmoronar un edificio.

  • No se debe mostrar la verdad desnuda, sino en camisa.

  • Poderoso caballero es don dinero.

  • Donde hay poca justicia es un peligro tener razón.

  • Si quieres que te sigan las mujeres ponte delante.

  • Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez.

  • Vive sólo para ti si pudieres, pues sólo para ti si mueres, mueres.

  • Siempre se ha de conservar el temor, más jamás se debe mostrar.

  • Si haces bien para que te lo agradezcan, mercader eres, no bienhechor, codicioso, no caritativo.

  • No es sabio el que sabe dónde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca.

  • Hay libros cortos que, para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga.

SABIDURÍA:

El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona. Aristóteles.

Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y a callar cuando no tengas nada que decir. J. K. Lavater.

No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer. Goethe.

No hay que confundir nunca el conocimiento con la sabiduría. El primero nos sirve para ganarnos la vida; la sabiduría nos ayuda a vivir. Sorcha Carey.

Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano. Isaac Newton.

El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él. Proverbio chino.

Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber.  Confucio.

Vale más saber alguna cosa de todo, que saberlo todo de una sola cosa. Blaise Pascal.

El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho. W. Shakespeare.

Una cosa es saber y otra saber enseñar. Ciceron.

Lo que es razonable no es verdaderamente sabio; y lo que es sabio no es casi nunca razonable a los ojos de una razón demasiado fría. Maurice Maeterlinck.

Un examen atento nos revela que el sabio, el investigador, el filósofo y el artista valen, no la ausencia de prejuicios, sino por la calidad de los que poseen. Aurelio Ras y Fernández.

Nada más peligroso que un ignorante amigo; mejor sería un sabio enemigo. Jean de La Fontaine.

Creer inteligente al que sabe muchas cosas de memoria es como considerar sabio al que tiene en su casa una gran biblioteca. Carlo Dossi.

El hombre sabio es aquel que busca instruirse con todos los hombres; el hombre fuerte, aquel que sabe quebrar sus deseos; el hombre rico, aquel que se contenta con su suerte; y el hombre honrado, aquel que honra a los demás. Proverbio israelita.

Muy sabio [se cree uno] antes que ignorante. Cleobulos de Lindos.

Divide y manda: ¡sabio consejo! une y guía: ¡otro lema mucho mejor! Johann W. Goethe.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.