Viernes, 4 de Mayo de 2018

Podemos detenernos cuando subimos, pero nunca cuando descendemos. Napoleón.

Hoy en día, los jóvenes se imaginan que el dinero lo es todo y, cuando se hacen mayores, saben que es cierto. Oscar Wilde.

Todo adulador vive a expensar de quien le escucha. Jean de la Fontaine.

No es mala norma de vida esforzarse en que los pocos hombres que nos conocen aprueben nuestra conducta. Periandro de Corinto.

El hombre arruinado lee su condición en los ojos de los demás con tanta rapidez que él mismo siente su caída. W. Shakespeare.

La pureza de los medios debe ser igual a la pureza del fin. Gandhi.

No es un hombre más que otro, si no hace más que otro. Cervantes.

En Hollywood tienen un gran respeto por los muertos, pero ninguno para los vivos. Errol Flynn.

Uno no puede irse a dormir con un determinado sistema económico y levantarse a la mañana siguiente con otro. Mijail Gorbachov.

Cuando despellejes a tus clientes, déjales algo de piel para que crezca de nuevo; así podrás hacerlo más veces. Nikita Kruschov.

Perdonando demasiado a quienes cometen faltas, se hace injusticia a quienes no las cometen. Castiglione.

Elijo a mis amigos por su atractivo; a mis conocidos, por su carácter, y a mis enemigos, por su inteligencia. Oscar Wilde.

Crear para destruir, he ahí el destino. Teixeira de Pascoàes.

Crear, ya sea en el orden de la materia o en el del espíritu, es salir de la prisión del cuerpo, es arrojarse al huracán de la vida, es ser aquel que se es. Crear es matar a la muerte. Roman Rolland.

Yo no lucho con la competencia, la destruyo. Charles Revlon.

La sociedad perdona a menudo al criminal, pero jamás perdona al soñador. Oscar Wilde.

El que guardo su boca guarda su alma; mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad. Salomón.

La única costumbre que es necesario enseñar a los niños es la de no someterse a ninguna. J. J. Rousseau.

Compra la verdad y no vendas. Salomón.

No caminéis con la cabeza baja; es necesario levantar los ojos para ver el camino. F. R. Lamennais.

Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma. Bernard Shaw.

Los cazadores atrapan las liebres con los perros, muchos hombres atrapan a los ignorantes con la adulación. Plutarco.

El secreto de aburrir a la gente consiste en decirlo todo. Voltaire.

En la vida tenemos la opción de correr junto a la masa o salir huyendo de ella. Ingrid Bergman.

La vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para sobrevivir. Gabriel García Márquez.

No hacía nada, pero estaba convencido, como todos los jóvenes que empiezan a vivir, de que pronto iba a realizar cosas extraordinarias. F. Dostoievski.

Si tu única oportunidad consiste en quedarte como estás, entonces no se trata de una oportunidad. Margaret Thatcher.

Cada clase social tiene su patología. Marcel Proust.

Toda raza y todo arte poseen su hipocresía. El mundo se alimenta un poco de verdad y de muchas mentiras. R. Rolland.

Donde hay educación no hay distinción de clases. Confucio.

En los negocios todos intentamos cortarle el cuello a los demás, pero de vez en cuando nos sentamos a la misma mesa y nos comportamos con educación, por respeto a las señoras. A. Onassis.

Si los economistas fueran buenos para los negocios, serían ellos los hombres ricos, en vez de sus asesores. Kir Kerkonian.

El honor de un pueblo pertenece a los muertos, los que viven sólo lo usufructúan. P. Bernanos.

La enfermedad del mánager es una epidemia suscitada por las agujas del reloj y trasmitida por las agendas. John Steinbeck.

Vivir es constantemente decidir lo que vamos a ser. J. Ortega y Gasset.

Cuando no se teme a la muerte, se la hace penetrar en las filas enemigas. Napoleón.

En este mundo no hay nada cierto, salvo la muerte y lo impuestos. B. Franklin.

He tenido éxito en la vida. Ahora intento hacer de mi vida un éxito. Brigitte Bardot.

La ambición suele llevar a los hombres a ejecutar los menesteres más viles; por eso para trepar se adopta la misma postura que para arrastrarse. Jonathan Swift.

No me afectan las pedradas ni los dardos; simplemente, sigo adelante. Ése es el secreto del éxito en la vida. Robert Maxwell.

Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero. Cervantes.

Los tontos hablan del pasado, los sabios del presente y los locos del porvenir. Napoleón.

Antes de consultar tu fantasía consulta tu bolsa. B Franklin.

Si haces las cosas bien, hazlas aún mejor. Sé atrevido, sé el primero, sé diferente, sé justo. Anita Roddick.

En Andalucía se vive el arte, en Inglaterra o en lo Estados Unidos se cuelga en las paredes. Lindsay Kemp.

Aprender música leyendo teoría musical es como hacer el amor por correo. Luciano Pavarotti.

La poesía ha de ser la hija obediente de la música. Mozart.

Mi filosofía es muy simple.  Mientras vivas, vive. Y puedes vivir más feliz si tratas de difundir algo.  Las cosas compartidas son doblemente placenteras. Malcolm Forbes.

La poesía se escribe cuando ella quiere. José Hierro.

Un mal escritor es alguien cuya vida resulta más interesante que su obra. John Irving.

El genio se compone del dos por ciento de talento y  noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación. Beethoven.

Un pintor es un hombre que pinta lo que vende. Un artista, en cambio, es un hombre que vende lo que pinta. Pablo Ruiz Picasso.

La pintura es poesía muda; la poesía, pintura ciega. Leonardo Da Vinci.

Sólo publican memorias aquellas personas que ya han perdido la memoria. Oscar Wilde.

La obra clásica es un libro que todo el mundo admira, pero que nadie lee. Ernest Hemingway.

Necesito autoridad, aunque no crea en ella. Ernst Jünger.

Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo. Plutarco.

Mi negocio es una historia de amor con el mundo. L. Benetton.

Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad.  Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros. Sócrates.

Si admiras demasiado las cosas pequeñas, nadie te creerá capaz de realizar las grandes. Epicteto.

La razón del hombre en la vida es ser una función; es necesario que sus días sean creadores de un resultado. Rémy de Gourmont.

No paséis el tiempo soñando con el pasado y con el porvenir; estad listos para vivir el momento presente. Mahoma.

El trabajo previene y cura todas las enfermedades del alma; es el gran consolador, el gran médico. Emilio Deschanel.

Todo en la vida está sujeto al cálculo. Napoleón.

Nada contribuye menos a la alegría que la riqueza. Arthur Schopenhauer.

Dale cinco marcos a un alemán y los conservará. Dale cinco libras a un inglés y todavía pedirá prestadas otras veinticinco para gastárselas. John Major.

El objeto de la educación no es hacer máquinas, sino personas. Paul Janet.

Soy hombre y nada humano me es extraño. Terencio.

En vez de llenar tu casa con muebles suntuosos, por vano amor al lujo, cuídate de amueblar tu alma con la liberalidad y la justicia. Epicteto.

La obra política más difícil consiste en obtener la confianza antes del éxito. Napoleón.

Dos cosas instruyen al hombre sobre su naturaleza: el instinto y la experiencia. Blaise Pascal.

El amor a la gloria, el temor de la vergüenza, el afán de hacer fortuna, el deseo de convertir nuestra vida en cómoda y agradable, y de abatir a los demás, son a veces las causas de ese valor tan cantado entre los hombres. La Rochefoucauld.

En el mundo hay sólo dos maneras de triunfar: por la propia capacidad o por la imbecilidad ajena. La Bruyére.

Por supuesto, nos llevará algún tiempo cambiar la economía. Como ustedes saben, es algo así como hacer dar la vuelta al Titanic. John Major.

Si no existieran las mujeres, no tendría sentido todo el dinero que hay en el mundo. A. Onassis.

Ser bueno es ya un buen negocio. Anita Roddick.

El éxito hace los grandes hombres. Napoleón.

LIBROS:

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros. Adolfo Bioy Casares.

¡Hay tantas maneras de leer, y hace falta tanto talento para leer bien! Gustave Flaubert.

Lee los buenos libros primero; lo más seguro es que no alcances a leerlos todos. Henry David Thoreau.

Leer un libro enseña más que hablar con su autor, porque el autor, en el libro, sólo ha puesto sus mejores pensamientos. Descartes.

Cuando se lee un libro según qué estado de ánimo, sólo se encuentran en él interpretaciones de ese estado. Georges Duhamel.

La educación ha logrado que las personas aprendan a leer, pero es incapaz de señalar lo que vale la pena leer. George Travelyan.

Las bibliotecas son como las boticas: hay muchos venenos y pocos remedios. André Le Guay Prémontval.

El afortunado hallazgo de un sólo libro puede cambiar el destino de un hombre. Marcel Prévost.

Los libros son las abejas que llevan el polen de una inteligencia a otra. James R. Lowell.

Elegir la lectura es tan necesario como elegir los alimentos. John Ruskin.

Saber leer es saber andar. Saber escribir es saber ascender. José Julián Martí y Pérez.

Un libro hermoso es una victoria ganada en todos los campos de batalla del pensamiento humano. H. De Balzac.

En Egipto se llamaba a las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás. J. B. Bossuet.

Cuando un hombre no tiene sus ideas en orden, cuantas más tenga, mayor será su confusión. Dale Carnegie.

El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma. Marcel Prevost.

Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo. Anónimo.

Lee y conducirás, no leas y serás conducido. Teresa de Ávila.

Una vida entre los libros posee una calma y una paz muy grandes. Bertrand Russell.

¡Lee para vivir! G. Flaubert .en carta a Louise Collet..

La increíble flexibilidad del cerebro humano es una buena noticia. Nunca es demasiado tarde para aprender una nueva habilidad. Puede que aprender cosas nuevas complejas no sea tan rápido ni tan fácil para los adultos como lo es para los niños, pero es posible. F. Huettig,

 

El libro es fuerza, es valor,
es poder, es alimento;
antorcha del pensamiento,
y manantial del amor.

Salomón.

 Como dijo Plinio de los libros, no hay maestro malo que no tenga algo bueno. Luis García Jambrina.

La biblioteca era el cuarto de las transformaciones. Héctor Abad Fanciolince.

Un libro leído a medias es una aventura amorosa incompleta. Película El atlas del mundo.

Película El atlas del mundo:

-Madre siempre decía que para evadirse sólo hacía falta un libro.

-Los libros no ofrecen una verdadera escapatoria, pero pueden impedir que una mente se despelleje viva de tanto rascarse.

-Eso de que si lees muchas novelas te quedas ciego es una verdad como un templo.

Si sólo lees libros que todos leen, sólo puedes pensar lo que todos están pensando. Haruki Murakami.

Leed mucho, pero no muchas cosas. Plinio el joven.

Sin unos ojos que lo lean, un libro contiene signos que no producen conceptos. Y por lo tanto, es mudo. Película El nombre de la rosa.

El hombre que lee debe ser un hombre intensamente vivo. El libro debe ser una esfera de luz en la mano. Ezra Pound.

No interesa el que leas muchos libros, más interesa mucho el que sean buenos los que leas.  L A. Séneca.

Prefiero ser un hombre pobre en un desván con un montón de libros que un rey que no ama la lectura. Thomas Macaulay.

Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él. Carlos Ruiz Zafón.

El hombre solo saca de los libros su propia verdad. Película Kublai Khan.

La literatura nos enseña a vivir más intensamente, y la vida nos enseña a leer no solo por entretenimiento. Andrés Trapiello.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.