Viernes, 29 de Junio de 2018

Un estudio hecho en la Universidad del Estado de Michigan ha revelado que se emplea más energía cerebral preparándose a resolver un problema que en resolverlo efectivamente. Harry Lorayne.

Cuando más se apesadumbre con sus infortunios más apropiados serán para afligirle. Voltaire.

Las grandes realizaciones de este mundo fueron hechas por gente oscura que dio lo mejor de sí. George F. Hoar.

El ofendido perdona, pero el ofensor nunca. Filippo Pananti.

La insignia de una gran alma es una indulgencia fácil, una disposición generosa para el perdón. Filippo Pananti.

La muerte cuando la tienes delante te hace insensible, quizá eso explique el valor. Documental de la 1ª Guerra Mundial.

El amor es la compensación de la muerte. Arthur Schopenhauer.

Los grandes son como esos molinos erigidos en las montañas que no dan la harina si no les das viento . Filippo Pananti.

Es interesante observar que los individuos que sufren conflictos afectivos presentan generalmente un incremento o una disminución de peso. Padecen trastornos cardiacos y la tensión arterial es o muy elevada o muy baja. J. V. Cerney.

 

Mirar es una cosa

Ver lo que se mira es otra.

Comprender lo que se ve es una tercera.

Aprender lo que se comprende todavía es otra.

Pero actuar según lo que se aprende es lo que importa en verdad.

Harvard Busines Review.

DESEO:

Si bien nunca se consideró un filósofo, sí construyó una teoría del absurdo, como condición básica de la existencia del ser humano en el mundo, que sí tiene un innegable aliento filosófico. La persona desea orden, un significado y propósito en la vida, pero se encuentra con el ‘silencio del mundo’. La indiferencia ante sus deseos, de donde nace la sensación del absurdo. Ante ella, caben según Camus [Albert] tres posibilidades. La primera, suicidarse, lo que rechaza de pleno por considerarlo una cobardía, por muy difícil que se enfrentarse al sinsentido. La segunda, el amparo religioso, recluirse en un mundo feliz y esperanzado, lo que también carece de coraje. Y la tercera, aceptar el absurdo y sacar a la vida todo su provecho a pesar de que se sospeche de su falta de significado.  A pesar de este planteamiento, tan vitalista como pesimista, Camus dejó una vía para el sentido heroico de la existencia a través de la rebelión,  quien se rebela no lo hace sólo por sí mismo. En el acto de rebelarse está encarnando los valores universales resultantes de una dignidad esencial. Iñaki Esteban.

El que quiere en esta vida todas las cosas a su gusto, tendrá muchos disgustos en la vida.  Francisco de Quevedo y Villegas.

Es nuestro deseo siempre peregrino en las cosas de esta vida, y así con vana solicitud anda de unas en otras sin saber hallar patria ni descanso. Francisco de Quevedo y Villegas.

La vida es un aprendizaje de renunciamiento progresivo, de continua limitación de nuestras pretensiones, de nuestras esperanzas, de nuestra fuerza, de nuestra libertad.  Henri Frédéric Amiel.

El destino puede seguir dos caminos para causar nuestra ruina: rehusarnos el cumplimiento de nuestros deseos y cumplirlos plenamente.  Henri Frédéric Amiel.

El deseo de parecer listo impide el llegar a serlo. La Rochefoucauld.

Antes de desear algo ardientemente conviene comprobar la felicidad que le alcanza a quien ya lo posee. La Rochefoucauld.

No desearíamos muchas cosas tan ardientemente si entendiéramos bien lo que deseamos. La Rochefoucauld.

Nunca se desea ardientemente lo que sólo se desea por la razón. La Rochefoucauld.

No hay alma por poco noble que sea que permanezca tan aferrada a los objetos de los sentidos que, a veces, no se aparte de ellos para desear un bien mayor. R. Descartes.

Disminuye el deseo de todas las cosas cuando la ocasión es demasiado fácil. Plinio el joven.

Cuando ves con claridad y fuerza lo que deseas, ya es tuyo –dicen Jack Canfield y Mark Victor Hansen autores de El factor Aladino. Se enciende la pasión y la fe en que eres capaz de obtenerlo. Ana Carrillo.

El hombre es mortal por sus temores e inmortal por sus deseos. Pitágoras.

Yo amo a aquel que desea lo imposible. Goethe.

Feliz el que reconoce a tiempo que sus deseos no van de acuerdo con sus facultades. Goethe.

Guárdate de lo que anhelas en tu juventud porque lo obtendrás en la madurez. Goethe.

¡Oh que aprisa piensa un vehemente deseo que no hay más que lo que piensa! Pedro Calderón de la Barca.

Cómo pinta el deseo los colores del iris en las nieblas de la vida. Rabindranath Tagore.

El hombre se dedica a desear en voz alta aquello que jamás se esfuerza en desear. Noel Clarasó.

Es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada. W. Shakespeare.

Si no quieres ver tus deseos frustrados no desees jamás sino aquello que sólo de ti depende. Epícteto.

La felicidad no consiste en adquirir y gozar, sino en no desear nada, pues consiste en ser libre. Epícteto.

El deseo y la felicidad no pueden vivir juntos. Epícteto.

Lo mucho se vuelve poco con sólo desear otro poco más. Francisco de Quevedo y Villegas.

No hay fronteras entre el saber y el poder cuando existe el querer. Maruja Torres.

Si de verdad quieres algo, tú misma puedes decidir cómo proceder para tenerlo. Cher.

A un alma se la mide por la amplitud de sus deseos, del mismo modo que se juzga de antemano una catedral por la altura de sus torres. Gustave Flaubert.

Piensa en lo que deseas en lugar de pensar en lo que temes. Julio Herrero.

EMPATÍA:

Herder se opone a la idea ilustrada de la razón, porque el hombre es un organismo completo y no se le puede fragmentar sino que es unitario… Para hacer historia es necesario el eifühlung, que es sentir dentro del otro, la empatía, y dentro de ella hay dos tipos, una que es posible y otra que es imposible. Por ejemplo para entender la poesía escandinava antigua, es necesario haber cruzado el Mar del Norte y sufrir una tormenta, como él ha sufrido. Para conocer los textos de la Biblia, hay que vivir como pastores nómadas, no sirve solo la razón.

Se burla de las llagas quien nunca recibió una herida. W. Shakespeare.

Ver sangre humana alborota la propia.   Ricardo Güiraldes.

Los sistemas de comportamiento están ligados directamente al sistema de la propia imagen. Por eso, para la mayor parte de nosotros es difícil aceptar la realidad del sistema del otro, porque implica una imagen distinta y puede exigirnos cambiar la que tenemos de nosotros. Edward T. Hall.

La empatía es el nuevo aglutinante social y los derechos humanos universales el nuevo código legal de conducta para la promoción de la conciencia global. Jeremy Rifkin.

Para el que lleva zapatos es como si toda la tierra estuviera cubierta de cuero. Proverbio persa.

Un antiguo indio cherokee dijo a su nieto: Hijo mío, dentro de cada uno de nosotros hay una batalla entre dos lobos. Uno es malvado. Es la ira, la envidia, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras y el ego. El otro es benévolo. Es la dicha, la paz, el amor, la esperanza, la humildad, la bondad, la empatía y la verdad. El niño pensó un poco y preguntó: Abuelo, ¿qué lobo gana? El anciano respondió: El que alimentas.

Los dos hemos oído la misma historia cientos de veces. A menos que la sientas en la propia carne no la entenderás. Película Un hombre acusa.

A veces la lujuria te lleva a una falta de empatía. Película Nymphomaniac.

¿Cómo determinar el valor de un sentimiento relativo a un acto…? Si no lo hago no puedo… J. P. Sartre.

Aquel que está en la luz nunca comprende a los que están en la sombra. Virgilio Rodríguez Macal.

Permite que tu corazón sienta el sufrimiento de los demás. George Washington.

La persona responde empáticamente al estado de ánimo de otra persona. Si el estado de ánimo es reprobador, lo experimenta como tensión. Procura conquistar aprobación adaptándose a los otros y reduciendo así la tensión. H. S. Sullivan.

Nos hemos olvidado muy de prisa de cuando éramos nosotros los que tenían que emigrar. Susanna Agnelli.

La incomprensión, más que la imposibilidad de comprender, es la imposibilidad de sentir. José Narosky.

El idioma del corazón es universal: sólo se necesita sensibilidad para entenderlo y hablarlo. Jacques Duclos.

Las desgracias y los paraguas son fáciles de llevar cuando pertenecen a otros. Judy Garland.

Sea usted padre antes de juzgar la pena de un padre. Película Lord Jim.

Mucha sensibilidad crea desdicha, y poca sensibilidad, crímenes. Carlos M. Talleyrand. 

En todo el mundo, los profesores, sociólogos, políticos y padres están descubriendo que la empatía puede ser la cualidad más importante que hay que alimentar para darle a la paz la oportunidad de vencer. Arundhati Rai.

Las directrices oficiales no necesitan ser explícitas para que se las comprenda bien: no debe permitirse que demasiada empatía se mueva en direcciones no autorizadas. Norman Solomon.

Es curioso lo lejana que resulta una desgracia cuando no nos atañe personalmente. John Steinbeck.

Yo creo que la empatía se entiende en muy distintos niveles, a veces es simplemente igualada al… ‘escuchar activo’. Es una concentración más profunda en lo que está diciendo el otro… cuando verdaderamente estoy en forma logro dejarme a mí mismo y entrar en el mundo de la otra persona. Puedo sentir lo que la otra persona está sintiendo, puedo ver el dolor y la lucha, puedo verlo dentro de mí. Pero puedo verlo dentro de la otra persona de forma más tranquila, más pacífica.  Y por tanto logro ser un acompañante en el mundo interno de la otra persona, un acompañante íntimo, por así decirlo… Creo que ese tiempo de comprensión es uno de los cimientos más grandes del crecimiento personal, que si alguien puede comprenderme y aceptarme de esa forma, entonces yo puedo florecer y crecer.  Carl Rogers.

La personas con empatía están atentas a las pistas emocionales y saben escuchar.  Anónimo.

Si nos dejamos entristecer por las miserias y dolores de los demás mortales y cubrimos de nubes nuestro propio cielo, ¿quién pagará las consecuencias?  F. Nietzsche.

El idioma del corazón es universal: sólo se necesita sensibilidad para entenderle y hablarle. Jacques Duclós.

Cualquier saber acerca de otro sólo es auténtico saber acerca de él si se basa en que yo viva en mí mismo lo que él vive. Erich Fromm.

La empatía es la condición previa de cualquier trabajo psicoterapéutico eficaz, el principio básico sobre el que se puede construir un amplio rango de intervenciones creativas y eficaces, sin las que sólo se podrá alcanzar un parecido superficial con la psicoterapia. Paul L. Wachtel.

Cuando el paciente experimenta alguna emoción -erotismo, hostilidad o alienación-, normalmente el terapeuta descubre que está experimentando la misma emoción.  Esto se debe al hecho de que cuando una relación de dos personas es genuina, ambas comparten empáticamente un campo común de emoción. Rollo May.

La aprosodia consiste en una falta de percepción de símbolos emocionales.  Los sujetos con aprosodia no reconocen que una persona con la que hablan esté sonriendo. No distinguen en la expresión facial del otro la alegría de la tristeza. La cólera del agrado.  La aprosodia incapacita para la vida de relación social. Un grado menor que los sujetos con aprosodia se produce en individuos que, por no haber desarrollado esta capacidad, no reconocen cuándo resultan maleducados o excesivamente machacones, o desconsiderados. Cuando una madre reprende a su hijo porque no se ha fijado que una determinada palabra fastidiaba a una visita, le va educando de tal manera que aprende a captar los sentimientos del otro.  María Gudín.

AMOR:

  • Puede uno amar sin ser feliz; puedo uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso. H. de Balzac.

  • Hay quien tiene el deseo de amar, pero no la capacidad de amar. G. Papini.

  • Pintar el amor ciego es una sinrazón de los poetas; es preciso quitarle la venda y devolverle para siempre la alegría de sus ojos. B. Pascal.

  • Hay amores tan bellos que justifican todas las locuras que hacen cometer. Plutarco.

  • Vivimos en el mundo cuando lo amamos. R. Tagore.

  • El juramento de un enamorado no tiene más fuerza que la palabra de un mozo de cervecería. Uno y otro no sirven sino para confirmar o certificar cuentas falsas. W. Shakespeare.

  • El amor es la vacuna de la vanidad. F. Hebbel.

  • Nuestro amor propio sufre más por la condena de nuestros gustos que por la de nuestras pasiones. La Rochefoucauld.

  • Por lo que tiene de fuego, suele apagarse el amor. Tirso de Molina.

  • No nos hemos de dejar engañar por las malas acciones de la gente buena. Se puede ser bueno, misericordioso, desinteresado y ser también capaz de una mala acción. F. Mauriac.

  • ¡Me he sentido tan desgraciado toda la noche por haber sido bueno! Ahora soy malo y soy dichoso. C. Bernard Shaw.

  • Es muy difícil hacer bella la felicidad. Una felicidad que sólo es ausencia de desdicha es cosa fea. J. Cocteau.

  • El amor lo toma todo y todo lo da. Fénélon.

  • La desvaloración del amor físico es característica del hombre que ha valorado excesivamente el ideal del amor. Gregorio Marañón.

  • Mucho amor germina en la casualidad; tened siempre dispuesto el anzuelo, y en el sitio que menos lo esperáis encontraréis pesca. Ovidio.

  • Ente dos males, elijo el que no he probado. Mae West.

  • Sólo puede ser feliz siempre el que sepa ser feliz con todo. Confucio.

  • Pasa con la felicidad como con los relojes, que los menos complicados son los que menos se estropean. N. Chamfort.

  • La felicidad es una cosa monstruosa. Quienes la buscan encuentran su castigo. G. Flaubert.

  • La vida nos enseña que no podemos ser felices sino al precio de cierta ignorancia. A. France.

  • No pongas tu amor sobre un precipicio para que sea alto. R. Tagore.

  • El que sabe explicar cómo ama, no sabe amar. Ninon de Lenclos.

  • Lo maravilloso de la infancia es que cualquier cosa es, en ella, maravillosa. G. K. Chesterton.

  • Mira a la derecha y a la izquierda del tiempo y que tu corazón aprenda a estar tranquilo. F. García Lorca.

  • Tanto en amor como en religión, el amor está muy cerca de la herejía. J. Benavente.

  • Pasa con el verdadero amor como con los aparecidos; todo el mundo habla de ellos, pero muy pocos los han visto. La Rochefoucauld.

  • Los hombres mueren de cuando en cuando y los gusanos se los comen; pero no es de amor de lo que fallecen. W. Shakespeare.

  • Entre los prisioneros repatriados ha habido el ochenta por ciento de divorcios; o sea, que en el ochenta por ciento de los casos, el amor no ha resistido cinco años de separación. Albert Camus.

  • El profeta nos descubre lo que hemos de hacer; el poeta lo que hemos de amar. T. Carlyle.

  • Prefiero a un hombre en casa que a dos en la calle. Mae West.

  • La biología confirma rotundamente que cada mortal ama en esta vida, no lo que quiere, sino lo que puede. Gregorio Marañón.

  • Los hijos empiezan por querer a sus padres; más tarde los juzgan; raramente, si acaso, los perdonan. Oscar Wilde.

  • A veces nos entra la luz por los ojos y sentimos que nos llega hasta los pies. F. García Lorca.

  • El ocio del espíritu es una forma de felicidad. Aristóteles.

  • Los hombres serían siempre malos, si ser buenos no les diera mejor resultado. León Daudi.

  • La felicidad es mejor imaginarla que tenerla. J. Benavente.

  • Siempre se interpone algo entre nosotros y lo que creemos que es nuestra felicidad. Lady Byron.

  • Si eres feliz, escóndete. No se puede andar cargado de joyas por un barrio de mendigos. No se puede pasear una felicidad como la tuya por un mundo de desgraciados. A. Casona.

  • Evita, por encima de cualquier circunstancias, la tristeza; que tu alegría no sea fruto de las circunstancias favorables, sino fruto de ti mismo. Periandro de Corinto.

  • No hay hombre tan cobarde a quien el amor no le haga valiente y transforme en héroe. Platón.

  • El amor busca en los seres, más allá de la carne, un secreto de ardor, de ciencia y de astucia que sólo tienen los que han vivido mucho. F. Mauriac.

  • La fortuna, el triunfo, la gloria, el poder, pueden aumentar la felicidad, pero no puede crearla. Sólo los afectos la dan. A. Maurois.

  • Más quiero ser malo con esperanza de ser bueno, que bueno con el propósito de ser malo. Cervantes.

  • No hay nada de por sí bueno o malo. Según pensemos en ello, así es. W. Shakespeare.

  • Conocer las cosas que le hace a uno desgraciado ya es una especie de felicidad. La Rochefoucauld.

 

 

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.