Viernes, 24 de Noviembre de 2017

 Yo te quiero y como mi amor es tu castigo cada día te quiero más. Película Locura de amor.

No malgastes y no te faltará. Película Misión 4.

La soberbia no estima tanto los bienes propios como los males ajenos, deleitándose en afligir a los pobres, porque no mide y regula el bienestar por los provechos propios, sino por los males de los demás. Tomás Moro.

Las emociones representan la síntesis de experiencias subjetivas. J. P. Sartre.

Los cerebros son como las huellas dactilares, todos son diferentes. Documental Cómo funciona el cerebro.

 La vida tiene la virtud de hacer que lo previsible no llegue a ocurrir y que tu vida se convierta en algo imprevisible. Película Appaloosa. 

Para cambiar las cosas hay que vivir con la verdad. Película Amar no es querer.

Las fuerzas que forjan el mundo son más poderosas que nosotros. ¿Cómo prometeros que conspirarán a vuestro favor, aunque seáis la misma reina? Pero os diré una cosa, cuando estalla la tormenta, cada hombre actúa de acuerdo con su naturaleza, algunos enmudecen de terror, algunos huyen, algunos se esconden y otros despliegan las alas cual águilas y se funden con el viento [el brujo]. Película Elizabeth. La edad de oro.

Es cierto que nunca he conocido el placer de agradar por mí misma [la reina] ¿Acaso hay alguien que agrade por sí mismo? Lo dudo.  Película Elizabeth. La edad de oro.

Es peligroso ser un hombre honesto. Película El Padrino III.

El hombre particular es propiamente sólo una abstracción, como el átomo del físico. Paul Natorp.

Saben realmente vivir aquellos que se comparan fundamentalmente con gente a la que les va peor que a ellos. André Maurois.

Hermanos, no temáis al pecado de los hombres; amad al hombre aún en su pecado, pues un tal amor aseméjase a Dios. F. Dostoievski.

Hay poca gente lo bastante cuerda que prefiera la censura provechosa a la alabanza traidora. La Rochefoucauld.

¡La ambición! Inmortal óleo divino con que Dios purifica el barro humano. Francisco Villaespesa.

¿Por qué buscáis la felicidad, oh, mortales, fuera de vosotros mismos? Severino Boecio.

La modestia es la más inocente de las mentiras. Nicolás Sebastien Roch Chamfort.

Tal es la locura de los pobres mortales, que frecuentemente desprecian los bienes que pueden gozar, y suspiran en pos de los inalcanzables. Píndaro.

Haz de tu alma un diamante, a cada golpe una faceta más, para que un día sea toda luminosa. Rogelio Stela Bonilla.

A veces nos declaramos indignos de una alabanza, con la esperanza de provocar una discusión que nos encantaría perder. Cullen Hightower.

Las almas grandes son como las nubes: recogen para derramar. Kalidasa.

Difícil es decir cuánto concilia los ánimos humanos la cortesía y la afabilidad al hablar. Marco Tulio Cicerón.

Tanto en el científico como en el poeta, hay que honrar el desinterés del pensamiento. John Perse.

Si haces bien para que te lo agradezcan, mercader eres, no bienhechor; codicioso, no caritativo. Francisco de Quevedo.

En ocasiones el exceso es estimulante. Evita que con la moderación se adquiera el mortal efecto de un hábito. William Somerset Maugham.

Ningún error es peor que aquel que aún no cometimos. Oscar Wilde.

Sólo a fuerza de favores se conquista a los espíritus mezquinos, a los corazones generosos se les gana con el afecto. Jenofonte.

Para juzgar cosas grandes y nobles, es necesario poseer un alma otro tanto grande y noble. Michel de Montaigne.

Es más honroso huir de las injurias callando, que vencerlas contestando a ellas. San Gregorio Magno.

Los esfuerzos, cuando se suman, se multiplican. Anónimo.

El hombre está hecho para el error. Éste entra en su espíritu con toda naturalidad, pero para descubrir una verdad requiere un gran esfuerzo. Federico el Grande.

El miedo está siempre dispuesto a ver las cosas peores de lo que son. Tito Livio.

Es fácil ser heroico y generoso en un momento determinado, lo que cuesta es ser fiel y constante. J-B. Massillon.

La mayoría de las personas adquiere la conciencia [moral] donde se acaban sus privilegios. Haile Selassiel.

La venganza es un placer que dura solo un día; la generosidad es un sentimiento que te puede hacer feliz eternamente. F. Ruckert.

He cometido el peor de los pecados, quise ser feliz. Santa Teresa de Ávila.

El mando y señorío es de aquellos que vencieron la batalla. Jenofonte.

Es el acento el que convence y no la palabra. Madame de Girardin.

Cuanta más comprensión demos, menos necesitaremos. M. Forbes.

Juzgamos mejores que los placeres muchos dolores porque se consigue para nosotros un placer mayor. Epicuro de Samos.

Sólo lo difícil estimula. José Lezama Lima.

Lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas. Disraeli.

No se debe cambiar de opinión si no se puede cambiar de conducta. Manuel Linares Rivas.

El valor espera; el miedo va a buscar. José Bergamín.

Bebo para hacer más interesantes a los demás. George Jean Nathan.

El honor es la poesía del deber. Alfred De Vigny.

El honor consiste en hacer hermoso aquello que uno está obligado a realizar. Alfred De Vigny.

Los temores, las sospechas, la frialdad, la reserva, el odio, la traición, se esconden frecuentemente bajo ese velo uniforme y pérfido de la cortesía. Jean Jacques Rousseau.

Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se presentan ante nuestro espíritu hasta que ya es demasiado tarde. Andre Gide.

El que no tiene opinión propia siempre contradice la de los demás. Lingrée.

Habla poquísimo de ti, poco de los otros, mucho de las cosas. Paolo Mantegazza.

Ningún fisgón escucha jamás nada bueno de sí mismo. Liza Hadley.

Lo lícito no me es grato; lo prohibido excita mi deseo. Ovidio.

El genio es el arte de la oportunidad. Napoleón Bonaparte.

Yo necesito compañeros, pero compañeros vivos; no muertos y cadáveres que tenga que llevar a cuestas por donde vaya. Friedrich Nietzsche.

Ante la poesía, tanto da temblar como comprender. Baldomero Fernández Moreno.

A veces, unos puntos suspensivos a tiempo resultan más profundos que un verso archipensado. Gabriel Celaya.

Las mujeres y la música nunca deben tener fecha. Oliver Goldsmith.

Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente. Sócrates.

La poesía es un recuerdo de los mejores y más felices momentos de los mejores y más felices ingenios. Percy B. Shelley.

Seamos tan diferentes con los hombres como con los cuadros, a los que tratamos siempre de dar una luz favorable. Emerson.

Aquel que no odia nada de lo que vive y vive benevolente y compasivo, exento de egoísmos y arrogancias, inconmovible ante el bien y el mal, a ése bien lo amo. Arjuna, del Bhagabat-Gita, libro del Mahabharata.

La perfección es una pulida colección de errores. Mario Satz.

Yo tengo la virtud de reconocer mis errores, y el error de reconocer mis virtudes. Oscar Wilde.

Si al principio no tienes éxito, redefine el éxito. Robert Herich.

Los santos esculpidos han ejercido en el mundo mucha mayor influencia que los vivos. George Lichtenberg.

Digamos que existen dos tipos de mentes poéticas: una apta para inventar fábulas y otra dispuesta a creerlas. Galileo Galilei.

Todo hombre paga su grandeza con muchas pequeñeces, su victoria con muchas derrotas, su riqueza con múltiples quiebras. Giovanni Papini.

También en los dominios del espíritu reina la ley del más fuerte. A. Artaud.

Nunca es poco lo que es bastante; nunca es bastante lo que es mucho. Séneca.

Todo poder cae a impulsos del mal que ha hecho. Cada falta que ha cometido se convierte, tarde o temprano, en un ariete que contribuye a derribarlo. Concepción Arenal.

La poesía debe ser hecha por todos. Lautremont.

Se alcanza el éxito convirtiendo cada paso en una meta y cada meta en un paso. C. C. Cortéz.

La tarea del escritor consiste en mostrar como el contexto social influye en la psicología personal. Tom Wolfe.

En cuanto a la lógica, sus silogismos más bien sirven para explicar a otros las cosas ya sabidas, que para aprender. Descartes.

Mientras admiramos y exaltamos las facultades de la inteligencia humana, nos olvidamos de buscar sus verdaderos colaboradores. Francis Bacon.

Obedecer más a los que enseñan que a los que mandan. San Agustín.

Nada se tiene mientras no viene; y cuando viene, tampoco se detiene. San Agustín.

El irritarse por las cosas que acontecen es un divorciarse de la naturaleza. Marco Aurelio.

Observa todo lo blanco que hay en torno tuyo, pero recuerda todo lo negro que existe. Lao Tse.

Bromear es una de las cosas amenas de la vida, pero cuesta muchos años de aprendizaje. Lin Yutang.

Todos son locos, pero el que analiza su locura, es llamado filósofo. Ambrose Bierce.

La memoria es una experiencia sustituta, en la cual se da todo el valor emocional de la experiencia actual sin su tensión, sus vicisitudes y sus perturbaciones. John Dewey.

La ciencia genuina, hasta donde alcanza su verdadera doctrina, carece de profundidad. La profundidad es cosa de la sabiduría. Edmund Husserl.

El instante es la continuidad del tiempo, pues une el tiempo pasado con el tiempo futuro. Aristóteles.

El arte de escribir consiste en decir mucho con pocas palabras. Anton Chejov.

La sencillez, la dificilísima sencillez, es una cuestión de método. Haced lo siguiente y habréis alcanzado de un golpe el gran estilo: colocad una cosa después de otra. Nada más; esto es todo. José Martínez Ruiz Azorín.

El desdoblamiento de los hombres en actores y espectadores es el hecho central de nuestra época. Jim Morrison.

Hay cosas conocidas y cosas desconocidas. Y en el medio están las puertas. Jim Morrison.

Construye tu película sobre el blanco, el silencio y la inmovilidad. Robert Bresson.

El que escribe lee dos veces. Anónimo.

El mejor destino que hay es el de supervisor de nubes, acostado en una hamaca mirando al cielo. Ramón Gómez de la Serna.

La escritura es la pintura de la voz. Voltaire.

Los libros son el mejor viático [provisión para un viaje] que he encontrado para este humano viaje. Michel de Montaigne.

El afortunado hallazgo de un sólo libro puede cambiar el destino de un hombre. Marcel Prévost.

Las bibliotecas son como las boticas: hay muchos venenos y pocos remedios. André Le Guay Prémontval.

No aprovechan los trabajos si no han de enseñarnos nada. José Hernández.

Encuentra la felicidad en el trabajo o no serás feliz. Cristóbal Colón.

HYBRIS VS NÉMESIS:

  • La hubris o hybris en griego antiguo ὕϐρις hýbris. es un concepto griego que puede traducirse como desmesura y que en la actualidad alude a un orgullo o confianza en sí mismo muy exagerada, especialmente cuando se ostenta poder.

  • Némesis es la diosa de la justicia retributiva, la solidaridad, la venganza y la fortuna.  No es más que una personificación del sentimiento moral, reprobador de toda violencia y de todo exceso.

PÍO BAROJA:

  • El árbol de la ciencia no es el árbol de la vida.

  • Hemos llegado a querernos de verdad —decía Andrés—, porque no teníamos interés en mentir.

  • El contagio de los prejuicios hace creer muchas veces en la dificultad de las cosas que no tienen nada de difíciles.

Película El padrino III

  • El hombre más rico es aquel, que tiene los amigos más poderosos.

  • Incluso el más fuerte necesita amigos.

  • Nunca odies a tus enemigos, no te permite juzgarles.

 

Dos años, ya con nosotros, laztana.

Es una perla, un rubí, un zafiro, un diamante…

Una luz

Una vida que vibra

Una sonrisa que encanta

Una esperanza que llena

El sentido, el orgullo y el porvenir

de aquellos que te queremos

Iraia (¡Zorionak!!!!!!!!!!!!!).

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.