Viernes, 19 de Enero de 2018

El conocimiento se adquiere por medio del estudio; la sabiduría, por medio de la observación. Marilyn vos Savant.

Es una reflexión muy corriente, pero que por este mismo motivo olvidamos, que las almas sensibles son cada día más raras y las personas cultas más ordinarias. Stendhal.

El peor de los defectos es imaginarse exento de ellos. Louis Bottach.

Saber vivir sin prisa es una manera de ser rico. Bonnie Friedman.

El amor puede ser una delicia, un dilema una dolencia o un desastre. Película Noche y día.

Todo idealismo frente a la necesidad es un engaño. F. Nietzsche.

Los niños tienen más necesidad de modelos que de críticos. Carolyn Coats.

Las personas muy mentales cansan, las muy emocionales desgastan. Xavier Guix.

El arte, la mejor definición de un pueblo de sí mismo. Documental sobre la historia de España.

Probablemente de todos los embusteros del mundo, los peores son tus temores. Ruyard Kipling.

El amor como principio, el orden como base, el progreso como fin. Auguste Comte.

El secreto de una vida plena es tener más comienzos que finales. Dave Weinbaum.

Uno no se enamoró nunca, y ése fue su infierno. Otro, sí, y ésa fue su condena. Robert Burton.

En la naturaleza de la mujer, los cambios más trascendentales los produce el amor, en el hombre, la ambición.

Cada clarificación crea nuevas preguntas. Arturo Bloch. 

DESTINO:

El destino suele estar a la vuelta de la esquina. Como si fuese un chorizo, una furcia o un vendedor de lotería: sus tres encarnaciones más socorridas. Pero lo que no hace es visitas a domicilio. Hay que ir a por él. Carlos Ruiz Zafón.

Las casualidades son las cicatrices del destino. No hay casualidades, somos títeres de nuestra inconsciencia. Carlos Ruiz Zafón.

No es posible comprender el destino humano y el modo específico de ser del hombre en el universo sin conocer las fases arcaicas de la experiencia religiosa.  Mircea Eliade.

A la mañana siguiente (…) tropecé con lo que algunas personas llaman destino, y otras, casualidad.  David Safier.

Lo había perdido todo, hasta el destino. Cuando uno no sabe hacia dónde se dirige, difícilmente sabe cuánto le queda. Eloy Moreno.

Sólo se mira hacia delante el supuesto destino, y no a los costados, donde pasan los momentos por los que merece la pena pagar el viaje.  Daniel Glattauer.

En vano tallamos lo mejor posible ese tronco misterioso que es nuestra vida; la veta negra del destino aparecerá siempre. Victor Hugo.

El destino no reina sin la complicidad secreta del instinto y de la voluntad.  G. Boccaccio.

El secreto de una vida exitosa es encontrar cuál es tu destino y entonces hacerlo. Henry Ford.
No hay profecías inamovibles. Todos podemos cambiar nuestro futuro y hacerlo luminoso.  Enrique de Vicente.

Muchas personas confunden la mala administración con el destino.  Kin Hubbard. 

La opinión pública es un tirano débil en comparación con nuestra opinión privada. Lo que un hombre piensa de sí mismo eso es lo que determina o mejor indica su destino. Henry David Thoreau.

Sé que me encontraré con mi destino en algún lugar entre las nubes. W. B. Yeats. 

¿Cocear contra el hado en algo ayuda? Dante Alighieri. 

El destino guía a quien lo sigue por propia voluntad, al que se revela lo arrastra. Lucio Anneo Séneca. 

Cada uno es el artífice de su propio destino. Salustio. 

Los hombres, en algunos momentos, son los amos de su destino. William Shakespeare.

No existen presagios. El destino no nos manda mensajeros. Es demasiado sabio o demasiado cruel para hacerlo. Oscar Wilde.

 

Pero no podría en los hombres el destino,

si del futuro cada uno fuera adivino.

Ludovico Ariosto.

 

Tan rápida

huye la vida que cualquier suerte es buena

por muy breve que sea el día.

Vincenzo Cardarelli.

 Un hombre coherente cree en el destino, un hombre caprichoso en la casualidad. Benjamin Disraeli.

En todas las existencias existe una fecha en la que el destino se bifurca, o hacia una catástrofe o hacia el éxito. François de La Rochefoucauld.

Firmeza frente al destino y gracia en el sufrimiento no quiere decir sencillamente sufrir, se trata de una acción activa, un triunfo positivo. Thomas Mann. 

HONORÉ DE BALZAC:

  • Es más fácil quedar bien como amante que como marido; porque es más fácil ser oportuno e ingenioso de vez en cuando que todos los días.

  • Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso.

  • No se es amigo de una mujer cuando se puede ser su amante.

  • Lo que hace indisoluble a las amistades y dobla su encanto, es un sentimiento que le falta al amor, la certeza.

  • La ingratitud proviene, tal vez, de la imposibilidad de pagar.

  • Ceder a un vicio cuesta más que mantener una familia.

  • Ser celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad.

  • Elegancia es la ciencia de no hacer nada igual que los demás, pareciendo que se hace todo de la misma manera que ellos.

  • Hay que dejar la vanidad a los que no tienen otra cosa que exhibir.

  • El bruto se cubre, el rico se adorna, el fatuo se disfraza, el elegante se viste.

  • El amor es la poesía de los sentidos.

  • La igualdad tal vez sea un derecho, pero no hay poder humano que alcance jamás a convertirla en hecho.

  • Los que no tienen hijos ignoran muchos placeres, pero también se evitan muchos dolores.

  • En la venganza el más débil es siempre más feroz.

  • En las grandes crisis, el corazón se rompe o se curte.

  • Los seres más sensibles no son siempre los seres más sensatos.

  • Las leyes son como las telas de araña, a través de las cuales pasan libremente las moscas grandes y quedan enredadas las pequeñas.

  • Un libro hermoso es una victoria ganada en todos los campos de batalla del pensamiento humano.

  • En las mujeres, el instinto equivale a la perspicacia de los grandes hombres.

  • Quien sabe gobernar a una mujer sabe gobernar un estado.

  • La burocracia es una máquina gigantesca manejada por pigmeos.

  • El tiempo es el único capital de las personas que no tiene más que su inteligencia por fortuna.

  • No existe gran talento sin gran voluntad.

  • Jamás en la vida encontraréis ternura mejor y más desinteresada que la de vuestra madre.

  • La mediocridad no se imita.

  • Detrás de cada gran fortuna hay un delito.

  • El anciano es un hombre que ya ha comido y observa cómo comen los demás.

  • Un efecto esencial de la elegancia es ocultar sus medios.

  • La resignación es un suicidio cotidiano.

  • No existe el hombre que haya podido descubrir el medio de dar un consejo de amigo a una mujer, ni siquiera a la suya.

  • La ignorancia es la madre de todos los crímenes.

  • El arte nace en el cerebro y no en el corazón.

  • El amor no es sólo un sentimiento. Es también un arte.

  • El glotón es el sujeto menos estimable de la gastronomía, porque ignora su principio elemental: ¡El arte sublime de masticar!

  • El pudor es una virtud relativa, según se tengan veinte, treinta o cuarenta y cinco años.

  • Instruida, la virtud calcula tan bien como el vicio.

  • El amor crea en la mujer, una mujer nueva; la de la víspera ya no existe al día siguiente.

  • La gente termina siempre por condenar a los que acusa.

  • La gloria es un veneno que hay que tomar en pequeñas dosis.

  • Existen en nosotros varias memorias. El cuerpo y el espíritu tienen cada uno la suya.

  • Es necesario ser casi un genio para ser un buen marido.

  • Todo poder es una conspiración permanente.

  • ¿De cuántas infamias se compone un éxito?

  • El amor aborrece todo lo que no es amor.

  • El matrimonio debe combatir sin tregua un monstruo que todo lo devora: la costumbre.

  • ¿Es que se acaba de amar alguna vez? Hay gente que ha muerto y que yo siento que aún ama.

  • El poder no consiste en golpear siempre o con frecuencia, sino en golpear oportunamente.

  • Cuando más se juzga, menos se ama.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.