Sábado, 8 de Diciembre de 2018

PLACER-FELICIDAD:

La caída de las ideologías y, en general, de los objetivos colectivos, está llevando a la búsqueda de la felicidad individual… en este clima infeliz de personas solitarias y valores crematísticos, se está produciendo una hipertrofia del imaginario… amoroso. Anónimo.

Qué pálida y ridícula parece -y muchas veces es- nuestra existencia, estragada por el frenético tictaquear de los relojes, atrapada en los humeantes atascos, neurotizada por la ambición de poseer un coche más imponente que el del vecino.  Vivimos angustiados por el ansia de atrapar nuestra felicidad, que siempre nos esquiva.  Esto, la felicidad, es también un invento de la cultura.  Los humanoides que fuimos antaño, mucho más instintivos y animales, seguramente no nos planteábamos semejante entelequia: para estar satisfechos bastaría con sobrevivir hasta llegar la noche, con hallar un cobijo, con  conseguir comida, con encontrarse sano. Rosa Montero.

No hay deber que descuidemos tanto como el deber de ser felices. Robert Louis Stevenson.

Un hombre  no es feliz si no puede gozar íntegramente sin otras preocupaciones, de la pintura, de la música, de la literatura y de la naturaleza. Anónimo.

Un hombre no es feliz si no se puede evadir de la rutina e irse a vivir a una cabaña junto a un río y pasear respirando el aire libre bajo el cielo azul. Anónimo.

Los placeres son como los alimentos: los más simples son los que menos cansan.  J. Sanial-Dubay.

Los padres, para ser felices, tienen siempre que dar.  Dar siempre: esto es lo que hace un padre.  H. de Balzac.

Convidar a alguno es hacerse cargo de su felicidad todo el tiempo que aquél se halla bajo nuestro techo.  J. A. Brillat-Savarin.

Cuando uno dice que sabe lo que es felicidad, se puede suponer que la ha perdido.  M. Maeterlinck.

Prescindir de la felicidad es el comienzo de la sabiduría y el medio más seguro de acercarse a la felicidad.  Miguel de Unamuno.

La felicidad es algo que cada uno lleva en sí mismo, sin darse cuenta de ello. Ugo Betti.

Sólo puede ser feliz siempre el que sepa ser feliz con todo.  Confucio.

Pasa con la felicidad como con los relojes, que los menos complicados son los que menos se estropean. N. Chamfort.

La felicidad es una cosa monstruosa.  Quienes la buscan encuentran su castigo. G. Flaubert.

Basta una idea falsa para hacernos felices a los hombres. Göthe.

El mejor medio para asegurar nuestra futura felicidad es ser ahora lo más felices que honradamente podamos ser.  Ch. W. Eliot.

El ocio del espíritu es una forma de felicidad.  Aristóteles.

La felicidad es mejor imaginarla que tenerla.  J. Benavente.

Siempre se interpone algo entre nosotros y lo que creemos que es nuestra felicidad.  Lord Byron.

Si eres feliz, escóndete.  No se puede andar cargado de joyas por un barrio de mendigos.  No se puede pasear una felicidad como la tuya por un mundo de desgraciados. A. Casona.

Los  griegos todo lo decían a medias.  Desde luego, conócete a ti mismo es el secreto de la sabiduría; pero desconócete a ti mismo es el secreto de la felicidad.  H. Heine.

Conocer las cosas que le hacen a uno desgraciado ya es una especie de felicidad.  La Rochefaocauld.

Bastarse a sí mismo es también una forma de felicidad.  Aristóteles.

Es muy difícil hacer bella la felicidad.  Una felicidad que sólo es ausencia de desdicha es cosa fea.  J. Cocteau.

La vida nos enseña que sólo somos felices a costa de alguna ignorancia. A. France.

En los diccionarios felicidad es un sustantivo, en el libro de la vida la felicidad es un verbo que conjuga el pasado con el recuerdo, el futuro con la esperanza, pero carece de presente.  León Gatayes.

Los días felices no son nunca días perdidos. P. Geraldy.

Donde cae una semilla de placer, brotan mil gérmenes de dolor. F. Schiller.

El hombre más feliz es el que cree serlo.  P. Commerson.

La vida nos enseña que sólo somos felices a costa de alguna ignorancia. A. France.

La felicidad consiste principalmente en resignarse a su suerte, en querer ser lo que se es.  Erasmo de Róterdam.

Todo lo que la tierra da y todo lo que se llama felicidad, sólo es un juguete de la suerte; lo que nosotros somos, eso sólo nos pertenece. J. C. Lavater.

La felicidad y la desgracia acuden ordinariamente a los seres que ya son felices y desgraciados.  La Rochefaucauld.

Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. Pearl S. Buck.

La felicidad no consiste en tener lo que quieres, sino en querer lo que tienes.  Hyman Judah Schactel.

Para adquirir bienestar duradero, más que acumular riquezas debemos eliminar necesidades.  E. Calle Iturrino.

Seamos primeramente buenos, luego seremos felices.  No exijamos el premio antes de la victoria, ni el salario antes del trabajo.  J.J. Rousseau.

El dinero no puede hacer que seamos felices, pero es lo único que compensa de no serlo.  J. Benavente.

El éxito consiste en alcanzar lo que se desea, la felicidad en desear lo que se alcanza. Anónimo.

El bien de la humanidad debe consistir en que cada uno goce al máximo de la felicidad que pueda, sin disminuir la felicidad de los demás. Aldous Huxley.

Es un error fatal que la felicidad sea siempre subterránea y la desgracia tan evidente. Montserrat Roig.

La felicidad, a semejanza del arte, cuanto más se calcula menos se logra.  Enrique Jardiel Poncela.

Si estamos en un cuarto oscuro y decimos que no hay luz es porque alguna vez hemos visto la luz.  Algo parecido sucede con la felicidad. Swami Tila.

Una nueva felicidad nace en el corazón cuando se mantiene firme y logra soportar y atravesar la medianoche de la incertidumbre. Anónimo.

Para la felicidad son menos nefastos los males que el aburrimiento. Giacomo Leopardi.

La felicidad no es algo que experimentes, es algo que recuerdas. Anónimo.

No entiendo por qué el que es dichoso busca mayor felicidad.  Cicerón.

Es común que el hombre se oculte a sí mismo en la persecución de la felicidad, en la complacencia de lo estético  y hasta en la buena conciencia de lo ético.  El hombre trata de evitar toda decisión o equipara toda decisión con la elección de bienes y cosas.  Pero la decisión si es una elección, lo es de sí mismo.  En esa elección no se resuelven problemas, sino que se afrontan problemas.  Los problemas pueden resolverse mediante síntesis al modo hegeliano, pero las paradojas sólo afrontarse mediante la elección irremediable de lo uno o lo otro.  Cuando el hombre procede así la filosofía no es especulación sino que es un modo de ser incluido en el propio sujeto. S. Kierkegaard.

Ponemos nuestra felicidad en la cualidad del objeto al que estamos ligados por amor. Anónimo.

La felicidad no se encuentra en la grandiosidad de la vida sino en la verdad que encuentres en lo que tú eres. Anónimo.

Atención, pues, al acabar, poniendo más cuidado en la felicidad de la salida que en el aplauso de la entrada.  Desaire común es de afortunados tener muy favorables los principios y muy trágicos los fines. Baltasar Gracián.

No sabemos como hacer feliz a la gente, pero sí como aminorar sus infelicidad. K. Popper.

FELICIDAD. Aristóteles:

  • Tener amistades buenas (amistad: lo más necesario para la vida).

  • Tener riqueza.

  • Haber sido bien engendrado.

  • Tener buena vejez.

  • No ser demasiado feo.

  • Tener un poco de fuerza.

  • No ser demasiado bajito.

  • Tener buena suerte.

  • Tener excelencia: prudencia, fortaleza, justicia, templanza (Se consigue ser lo más independiente posible).

SÉNECA:

  • Vencedora de leyes es la osadía.

  • En tanto se debe aprender, en cuanto no se sabe y aun en cuanto se vive.

  • Tierras fértiles, afortunados hombres producen.

  • En todas partes se muere.

  • Uno y otro es cobardía, querer y no querer morir.

  • Mucha parte de la verdad se encubre a los que vista no tienen.

  • Vergüenza tenemos de ser con vergonzosa medicina curados.

  • Furiosos son los primeros ímpetus del vencedor.

  • Así es crueldad perdonar a todos como a ninguno.

  • Crédulos son todos los que temen.

  • Refiérense las leves pasiones, y las muy grandes no se pueden referir.

  • Si quieres no temer ni esperar, da por pasada la vida.

  • Peor se sufre el menosprecio que el cautiverio.

  • Para nuestra avaricia, lo mucho es poco, y para nuestra necesidad, lo poco es mucho.

  • Lo que a uno puede acontecer, puede acontecer a todos.

  • Prueba es de buen espíritu tener firmeza.

  • La aflicción de nuestros amigos nos induce a amarlos más.

  • No son propios para reinar los ánimos humildes.

  • Algunas veces debemos desechar los grandes pensamientos, y seguir los que las circunstancias nos inspiran.

  • Todo lo que de nuestra edad queda atrás, la muerte lo tiene.

  • En lo hondo, no solamente está lo poco, sino también lo peor.

  • Por rico se puede tener el que con la pobreza bien se aviene.

  • Nada ofende tanto a nuestra salud como la mudanza de remedios.

  • El árbol que muchas veces se trasplanta no crece.

  • No hay cosa tan útil, que después pasada aproveche.

  • Todo lo debemos consultar con el amigo, más primero debemos consultar si lo es.

  • Tomado un amigo debe dársele crédito y antes de tomarle se le debe juzgar.

  • No hay bien alguno que nos deleite, si no lo comunicamos.

  • Largo es el camino de los preceptos para llegar a la sabiduría, y corto el de los ejemplos.

  • Enseñando aprendemos.

  • Debemos ponernos por modelo algún varón virtuoso, y pensar que asiste de continuo a nuestras obras.

  • Todo lo honesto tiene por bajeza el que a su cuerpo demasiado ama.

  • El sabio nunca provoca la ira del más poderoso, sino procura evitarla.

  • En muchos conseguir no fue fin de trabajos, sino mudanza de ellos.

  • Mejor es acabar una vez que ser atormentado muchas.

  • Con más seguridad seríamos ricos, si conociésemos el poco trabajo que hay en ser pobres.

  • El sabio debe caminar siempre por un sendero, mas no a un paso.

  • Grande se puede llamar el que en las riquezas es pobre.

  • Difícilmente se tiene templanza en lo que se presume ser bueno.

  • El sabio no debe huir de la vida, sino apartarse de ella.

  • Aun los muy cobardes hablan con osadía.

  • El que aconseja que se piense en la muerte, la libertad aconseja.

  • A unos basta mostrar el remedio, a otros es necesario buscarlo.

  • En todo lugar se puede vivir virtuosamente.

  • Ningún virtuoso puede aplacar al pueblo.

  • Mucha parte de la verdad está por descubrir.

  • No podemos evitar las pasiones, pero sí vencerlas.

  • De grande ánimo es menospreciar grandezas y querer antes la medianía que la sublimidad.

  • Más seguro es el camino de que se duda.

  • La buena conciencia entre muchos está segura, y la mala aun estando sola teme.

  • De ningún testigo deberíamos hacer más caso que de nosotros mismos.

  • Noble se puede llamar el que por naturaleza es inclinado a la virtud.

  • No se debe menospreciar la fortuna de alguno cuando el que la menosprecia puede descender a ella.

  • Más sutileza es dejar ciertas cuestiones que desatarlas.

  • La virtud que por mucho tiempo se ejercita, persevera.

  • Obliguemos a nuestra alma a que principie a vivir bien; que después pequeños remedios bastan.

  • A los que con armas vencen, los vencen muchas veces los vicios.

  • Ausentes están algunos, aunque presentes parezcan.

  • No queda esperanza de remedio cuando los vicios se mudan en costumbres.

  • No puede la fortuna quitar lo que no dio.

  • No solamente nos inquieta el golpe, sino también el sonido.

  • El rico que sin tener cuenta lo es, poco tiempo es rico.

  • No quiere el enfermo médico elocuente, sino que le sane.

  • No hay maldad tan grande, que carezca de ejemplos.

  • La verdad, en todas sus partes lo es.

  • Para pocos nació el que solamente es útil a las gentes de su tiempo.

  • Imperar es oficio, y no reino.

  • Aun los deleites son penosos cuando sin consideración se gozan.

  • Poco importa que seamos acreedores de la fortuna o de los hombres pues lo uno y lo otro es ajeno.

  • Inútilmente se previene lo que no se puede evitar.

  • Parte de intemperancia es querer saber más de lo necesario.

  • Procura en tus estudios no saber más que los otros, mas saberlo mejor.

  • No se alaban las riquezas porque se codician, sino que se codician porque se alaban.

  • Por humilde se tiene ya el que con lo necesario se contenta.

  • Mucha diferencia hay de no querer pecar a no saber.

  • En menos tiempo se deshacen las cosas que se restauran.

  • Aunque la edad de algunos fue imperfecta, su vida fue perfecta.

  • Siempre podemos aprender del hombre eminente, aun cuando calla.

  • El mayor espacio de la vida es vivir hasta saber.

  • No conocerás cuando el sabio te es útil, y lo conocerás cuando te haya sido útil.

  • Una parte de la virtud consiste en la teoría, y otra en la práctica.

  • Nunca se tiene un vicio solo.

  • Castigo es la maldad de sí misma.

  • El que llamas muerto, no murió, mas partió primero.

  • Cada día debemos juzgarlo una nueva vida.

  • Menos nos duele la desgracia cuando testigos hay.

  • En los hombres grandes no es menos provechosa la memoria que la presencia.

  • Un perverso perjudica a otro perverso, y los útiles son buenos a los útiles.

  • Con mayor tormento se conserva la hacienda que se adquiere.

  • Trabajos nos dan quien grandezas nos promete.

  • En poco se tiene, después de alcanzado, lo que antes se estimaba mucho.

  • A todos da hacienda más codicia de sí, y la causa es porque empieza a poder más el que más tiene.

  • Todo lo que por arte se hace, es más incierto y desigual que lo que naturaleza reparte.

  • En ninguno puede haber vicio, sino en el que puede haber virtud.

  • No hay hombre más desdichado que el que nunca probó la adversidad.

  • Menos teme los peligros el que más veces los venció.

  • Natural es en todo hombre la piedad, mas en el príncipe es más honrosa.

  • Muy amable es la vida, cuando todos la desean.

  • Más veces se comete lo que más veces se castiga.

  • Así infaman al príncipe muchos castigos, como muchas muertes al médico.

  • Vívese por imitación más que por razón.

  • No va en más nuestro acertar, que en no imitar al pueblo.

  • Igual es el número de los envidiosos al de los aduladores.

  • La virtud ni causa hastío ni arrepentimiento.

  • El deleite no es premio ni causa de virtud, sino accesorio provecho suyo.

  • El sabio no tiene afición a las riquezas, mas querríalas antes de tener que dejar de tener.

  • Si te sabes aprovechar de la vida, larga es.

  • No hace solamente la guerra el que se halla en el campo [de batalla].

  • Nunca nos avergüence si la obra es buena.

  • Solamente del tiempo es loable la avaricia.

  • El buen capitán no ha de confiar tanto en la paz, que no se aperciba para la guerra.

  • Antes nos faltarán lágrimas que causa para verterlas.

  • Por venganza tiene el magnánimo haber podido vengarse.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.