Sábado, 7 de Octubre de 2017

La seguridad sólo existe en la percepción de que la vida carece de seguridad, de que es un movimiento constante. J. Krishnamurti.

Los peligros visibles nos atemorizan menos que los horrores imaginarios. W. Shakespeare.

He conseguido subir las 14 montañas de más de 8.000 metros porque siempre he hecho una sola actividad a la vez, con todas mis fuerzas y todo mi tiempo. El mío es un compromiso total. Reinhold Messner.

Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor. Samuel Beckett.

La influencia de un carácter bello, útil y esperanzador es contagiosa y puede revolucionar una ciudad entera. Eleanor J. Porter.

No lo puedo evitar… es lo que todas decimos cuando no deseamos esforzarnos. Eva Lathbury.

Mientras el cuerpo esté dispuesto, yo lo estoy. Martina Navratilova.

Perseguir tu meta sin detenerte es el secreto del éxito. Anna Pavlova.

Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen; los hombres geniales y pueblos fuertes sólo necesitan saber a dónde van. José Ingenieros.

¿Qué ganamos con navegar hasta la luna si no somos capaces de cruzar el abismo que nos separa de nosotros mismos? Thomas Merton.

Hay que añadir vida a los días cuando no se pueden añadir días a la vida. Jean Bernard.

A la gente le gusta sentir. Sea lo que sea. Virginia Woolf.

Mi vaso no es grande, pero yo bebo en mi vaso. Alfred de Musset.

Aquel que conoce a los demás es docto, aquel que se conoce a sí mismo es sabio. Lao Tse.

La desdicha es grande, pero el hombre lo es más todavía. Tagore.

El optimista piensa: ella llega tarde, lo que quiere decir que vendrá. Sacha Guitry.

Yo soy mi prójimo. Publio T. Afer.

Los demás no pueden concederte la libertad. Una persona sólo puede liberarse a sí misma. L. Tolstoi.

El niño no es un proyecto de hombre, sino que el hombre es lo que queda de un niño. Ana María Matute.

He decidido ser feliz porque es bueno para la salud. Voltaire.

No puedes escoger cómo vas a morir, ni cuándo. Únicamente puedes decidir cómo has de vivir ahora. Joan Baez.

Sólo necesitas una persona para cambiar tu vida: tú misma. Ruth Casey.

El carácter contribuye a la belleza y va fortaleciendo a la mujer a medida que su juventud se desvanece. Jacqueline Bisset.

El que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, no se debe quejar si se pasa. Cervantes.

La naturaleza te da el rostro que tienes a los 20 años; depende de ti ganarte el rostro que tendrás a los 50. Coco Chanel.

Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo. Proverbio árabe.

 LEY:

  • Las leyes son el producto del egoísmo, del engaño y de los prejuicios de partido. En ellas no se encuentra ni puede encontrarse la verdadera justicia. L. Tolstoi.

  • La leyes una mezcla hábil de costumbres que son beneficiosas a la sociedad y que serían observadas aun cuando no existiera ninguna ley, y de otras que resultan ventajosas para una minoría gobernante, pero nocivas para la masa, y que sólo pueden ser impuestas por el terror. Piotr Kropotkin.

  • Las leyes no se mejorarían nunca si no existieran numerosas personas cuyos sentimientos morales son mejores que las leyes existentes. Stuart Mill.

  • ¿Qué son las leyes sino la expresión de la opinión de alguna clase que ejerce el poder sobre el resto de la comunidad? ¿De qué otra manera se ha gobernado siempre el mundo sino por la opinión de una persona o de algunas personas? ¿De qué otro modo puede gobernarse? Macaulay.

  • Las leyes se heredan como las enfermedades. Goethe.

  • Las leyes deben ser claras, uniformes y precisas: la interpretación de las leyes casi siempre conduce a su alteración. Voltaire.

  • Las leyes demasiado suaves rara vez son obedecidas; las que son demasiado severas rara vez son ejecutadas. B. Franklin.

  • Las leyes son siempre útiles para las personas que tienen bienes y dañinas para los desposeídos. Rousseau.

  • No hay hombre tan exquisitamente recto y honrado que, a pesar de mantener sus actos y sus pensamientos dentro de los límites y el temor de las leyes, no hubiera podido ser ahorcado legalmente diez veces en su vida. Montaigne.

  • Sería mejor no tener ley alguna que tener tantas como tenemos. Montaigne.

  • Las leyes conservan su crédito, no porque sean esencialmente justas, sino porque son leyes. Este es el fundamento místico de su autoridad: no tienen ningún otro. Montaigne.

  • No hay nada más difícil de emprender, más dudoso de lograr y más peligroso de administrar que la elaboración de nuevas leyes, porque el que innova en esta materia tiene por enemigos a los que obtienen alguna ventaja de las antiguas leyes, y los que esperan beneficiarse de las nuevas no las defenderán sino con tibieza. Maquiavelo.

  • La ley es una regulación que está de acuerdo con la razón y es dictada por un superior lícito para el bien común. Santo Tomás de Aquino.

  • El tiempo es el mejor intérprete de toda ley dudosa. Dionisio de Halicarnaso.

  • El objeto de la leyes impedir que los fuertes se salgan siempre con la suya. Ovidio.

  • El fundamento de la ley no es la opinión, sino la naturaleza. Cicerón.

  • Las acciones ordenadas por la ley sólo son justas accidentalmente. Aristóteles.

  • Las leyes buenas significan buen orden. Aristóteles.

 BELLEZA:

  • Lo que es bello es bueno, y lo que es bueno no tardará en ser bello. Safo.

  • La belleza y la sabiduría rara vez se encuentran juntas. Petronio.

  • La belleza perece en la vida, pero no en el arte. Leonardo da Vinci.

  • La belleza es como la fruta estival, fácil de corromper y de corta duración. Francis Bacon.

  • No hay ninguna belleza excelente que no tenga algo de extraño en cuanto a la proporción. Francis Bacon.

  • La belleza y la necesidad se encuentran generalmente unidas. Baltasar Gracián.

  • En la verdadera belleza, como en el valor, hay algo que las almas mezquinas no pueden atreverse a admirar. William Congreve.

  • Decid a una mujer que es hermosa y el diablo se lo repetirá diez veces. Thomas Fuller.

  • Una mujer hermosa, si es pobre, debe proceder con doble circunspección, pues su belleza tentará a los demás y su pobreza a ella misma. C. C. Colton.

  • La naturaleza cubre todas sus obras con un barniz de belleza. A. Schopenhauer.

  • El otoño de lo bello es bello. Proverbio latino.

  • Mira dos veces para ver lo justo. No mires más que una vez para ver lo bello. Amiel.

  • Todo lo que es hermoso tiene su instante, y pasa. Luis Cernuda.

  • Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla. Confucio.

  • El misterio es la mitad de la belleza. Fagus.

  • Todo lo que es bello, vuelve. August Henrich.

  • La belleza de las cosas existe en el espíritu de quien las contempla. David Hume.

  • La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora. José Ortega.

  • Aunque le arranques los pétalos, no podrás eliminarle su belleza a la flor. Tagore.

  • Siempre he creído que lo bueno no era sino lo bello puesto en acción. Rousseau.

 MADRE:

  • Enséñame el rostro de tu madre y te diré quien eres. K. Gibran.

  • Quien quiere a su madre no puede ser malo. Alfred de Musset.

  • Como es la madre, así es la hija. Refrán popular.

  • Madre que no cría, no es madre, sino tía. Refrán popular.

  • El corazón de una madre es un abismo profundo en cuyo fondo siempre encontrarás perdón. Balzac.

  • Contemplado el mundo se puede dudar de la mujer; pero ya no es posible dudar más mirando la propia madre. Enrique Dominique Lacordaire.

  • Una madre perdona siempre; ha venido al mundo para esto. Alejandro Dumas, padre.

  • No existe la madre perfecta, pero hay un millón de maneras de ser una buena madre. Jill Churchill.

ANDRÉ GIDE:

  • Hay que haber vivido un poco para comprender que todo lo que se persigue en ésta vida sólo se consigue arriesgando a veces lo que más se ama.

  • Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se presentan ante nuestro espíritu hasta que ya es demasiado tarde.

  • Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado.

  • Una mujer no comienza a mostrar su edad hasta que empieza a ocultarla.

  • Todas las cosas ya fueron dichas, pero como nadie escucha es preciso comenzar de nuevo.

  • El secreto de mi felicidad está en no esforzarse por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo.

  • Ante ciertos libros uno se pregunta ¿quién los leerá? y ante ciertas personas uno se pregunta ¿qué leerán? y al fin, libros y personas, se encuentran.

HENRY FORD:

  • Cuando pensamos que el día de mañana nunca llegará, ya se ha convertido en el ayer.

  • La adulación de un amigo verdadero es una cosa monstruosa.

  • El mejor automovilista es aquel que conduce con imaginación…imagina que su familia va con él en el auto.

  • Si hay un secreto del buen éxito reside en la capacidad para apreciar el punto de vista del prójimo y ver las cosas desde ese punto de vista así como del propio.

  • El secreto de mi éxito está en pagar como si fuera pródigo y en vender como si estuviera en quiebra.

  • No encuentres la falta, encuentra el remedio.

  • El fracaso es, a veces, más fructífero que el éxito.

  • Los que renuncian son más numerosos que los que fracasan.

  • Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, estás en lo cierto.

  • La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos.

NAPOLEÓN:

  • Hay ladrones a los que no se castiga, pero que roban lo más preciado: el tiempo.

  • ¿Queréis contar a vuestros amigos? Caed en el infortunio.

  • El amor es una tontería hecha por dos.

  • La batalla más difícil la tengo todos los días conmigo

  • La independencia, igual que el honor, es una isla rocosa sin playas.

  • Lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes.

  • Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición.

  • A la mayor parte de los que no quieren ser oprimidos no les disgustaría ser opresores.

  • La mejor forma de cumplir con la palabra empeñada es no darla jamás.

  • La razón se hace adulta y vieja, el corazón permanece siempre niño.

  • Hace falta más valor para sufrir que para morir.

  • La envidia es una declaración de inferioridad.

  • En la guerra como en el amor, para acabar es necesario verse cerca.

  • Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo.

  • Interpretar la ley es corromperla; los abogados las matan.

  • Hay tantas leyes que nadie está seguro de no ser colgado.

  • Bien analizada la libertad política es una fábula imaginada por los Gobiernos para adormecer a sus gobernados.

  • Se puede aplastar una nación religiosa, pero no dividirla.

  • Cuando no se teme a la muerte se la hace penetrar en las filas enemigas.

  • Si la obediencia es el resultado del instinto de las muchedumbres, el motín es el de su reflexión.

  • Tan tranquilas son las personas honradas y tan activas las pícaras que a menudo es necesario servirse de las segundas.

  • De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso.

  • El método más seguro de permanecer pobre es, sin duda, ser una persona franca.

  • Para triunfar es necesario, más que nada, tener sentido común.

  • Los sabios son los que buscan la sabiduría, los necios piensan ya haberla encontrado.

  • La victoria pertenece al más perseverante.

BÍAS DE PRIENE:

  • No permitas que tu lengua vaya más rápido que tu inteligencia.

  • Mejor apoya a tus amigos en sus momentos tristes que en los alegres.

  • La mayoría de los hombres son malos.

  • Llevo conmigo todas mis cosas.

CLEÓBULO DE LINDOS:

  • Aceptar la injusticia no es una virtud, sino todo lo contrario.

  • La moderación es lo mejor.

  • Mantén tu lengua.

  • No hagas nada con violencia.

  • Si eres rico no seas orgulloso y si eres pobre no seas humilde.

PERIANDRO DE CORINTO:

  • Sé previsor con todas las cosas.

  • La tenacidad lo es todo.

  • Bella es la tranquilidad.

  • Insegura es la precipitación.

  • Estudiar es lo más importante.

  • Cumple siempre con tus compromisos.

  • La imprudencia es peligrosa.

  • No hagas nada por dinero.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.