Sábado, 29 de Diciembre de 2018

DESEO:

El deseo principal es el que viene de las perfecciones que se imaginan en una persona que se piensa que puede convertirse en otro uno mismo. René Descartes.

Odio, deseo, ignorancia…  No son más que la energía bloqueada de nuestra naturaleza esencial. Ken Wilber.

… Cuando nada se desea todo se posee… El fino vidrio de la paz se rompe deseando. José Hierro.

Al pobre y al feo todo se les va en deseo.  G. García. Márquez.

Los hombres son poco dóciles a los argumentos razonables, puesto que están tan completamente bajo el mando de sus deseos instintivos. S. Freud.

Cuando se aparta el deseo desordenado, dejan de surgir pensamientos errantes.  La mente queda sosegada.  El espíritu se vuelve radiante y su brillo ilumina todos los misterios del universo. John Blofeld.

Vivimos permanentemente zamarreados por las contradicciones, soñando con la armonía ecológica, y dispersando lo esencial de nuestra energía para satisfacer unas necesidades que la sociedad nos ha creado… El engranaje mecánico nos despersonaliza, la sensibilidad lentamente se embota, en tanto que la facilidad embrutece, cada día, un poco más. Jerome Camilly y Jacques Normand.

… Es una actitud de no-deseo, que canaliza la energía preservando la armonía ambiente. Jerome Camilly y Jacques Normand.

Cada sonrisa ocultaba un bostezo de aburrimiento, cada alegría una maldición, todo placer su hastío, y los mejores besos no dejaban en los labios más que un irrealizable deseo de una voluptuosidad más alta. Gustave Flaubert.

Me preguntaba si el deseo del hombre tiene límites, puesto que satisfecho tan de prisa como ocurriera con el mío, exige todavía más. A. Dumas, hijo.

En su deseo confundía las sensualidades del lujo con las alegrías del corazón, la elegancia de las costumbres, con las delicadezas del sentimiento. Gustave Flaubert.

… siempre hay algún deseo que arrastra, pero alguna conveniencia social que retiene. Gustave Flaubert.

Pero aquella felicidad, sin duda, era una mentira imaginada por la desesperación de todo deseo. Gustave Flaubert.

Hay  que contar las riquezas por los medios que se tienen de satisfacer los propios deseos. Abate Prevost.

…Que aun de aquellas cosas que son muy amadas, cuando hay grande sobra y demasía de ellas se enojan las personas. G. Boccaccio.

Así como la mucha demasía y la mucha usanza engendra hastío, así la cosa que el hombre desea, cuanto más le es negada, tanto más crece y se multiplica su deseo. G. Boccaccio.

Pero la audacia de su deseo protesto contra el servilismo de su conducta. Gustave Flaubert.

Para adquirir bienestar duradero, más que acumular riquezas debemos eliminar necesidades. E. Calle Iturrino.

De altos espíritus es aspirar a las cosas altas. Cervantes.

La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos. Platón.

Cuando ya no tenemos nada, empezamos a comprender que nada nos hace falta. Amado Nervo.

Lo superfluo es cosa muy necesaria. Voltaire.

A los cuarenta años el hombre se sorprende por la facilidad de sus victorias.  Pero ellas no halagan su vanidad. Su autoridad, su fortuna, su experiencia, una cierta fuerza adquirida han estropeado la equidad del juego.  P. Geraldy.

Encontraremos inocente desear y atroz que desee el otro. Marcel Proust.

La vida de toda mujer, a pesar de lo que ella diga, no es más que un continuo deseo de encontrar a quien someterse. F. Dostoievski.

Actualmente, incluso las teorías sobre los intereses están cambiando. El punto de vista de que los intereses son el resultado de condicionamientos casuales, ha dado lugar a la creencia de que los intereses se relacionan con las necesidades y con las necesidades de ajuste. Marvin Powell.

¿Cuándo te darás cuenta de que lo único que tienes es la experiencia directa de que nada de lo que necesitas te falta?  Anónimo.

Hay gente que no necesita ningún estimulante externo, se emborracha con su propia lucidez. Miguel Ángel García Juez.

Cuanta más comprensión demos, menos necesitaremos.  Malcolm Forbes.

Todo lo que no es indispensable es inútil.  Lao Tsé.

Lo necesario, aunque cueste sólo un céntimo es caro. Séneca.

¡Ten presente que los demás son hombres necesitados como tú y actúa de acuerdo a eso! W. Kamlah.

La necesidad es la verdadera medida de la debilidad o incapacidad de una persona independientemente de los años que tenga. Anónimo.

No podemos vencer al destino y a la necesidad, pero podemos rendirnos a ellos de tal manera que seamos más grandes que si pudiéramos.  Walter Savage Landor.

La naturaleza misma es como un horno: podemos avivar el fuego mientras quede rescoldo. Thor Heyeredahl.

Todo lo que no es indispensable es inútil.  Lao Tsé.

El mundo nos parecerá bello, en el momento en que calle toda codicia y lo miremos con los ojos contemplativos del niño.  El hombre está más desesperado cuanto mayor y mejor organizado está su sistema nervioso. A. Schopenhauer.

Dadme lujos y podéis quedaros con lo necesario.  Oscar Wilde.

Renunciar a las pretensiones es un alivio tan bendito como darles satisfacción.  William James.

Si haces alguna obra virtuosa con trabajo, el trabajo pasa, y la virtud persevera; mas si hicieras alguna cosa torpe con deleite, el deleite pasa y la torpeza permanece. Aulo Gelio.

Mis gustos son sencillísimos.  Siempre estoy satisfecho con lo mejor.  Oscar Wilde.

Las moscas sólo nos molestan por su abundancia, no por su fuerza: así como los grandes negocios no nos importunan tanto por su importancia como los pequeños por su número.  San Francisco de Sales.

Soy un intervalo entre lo que deseo ser y lo que los demás me han hecho.  Fernando Pessoa.

Lo superfluo es cosa muy necesaria.  Voltaire.

La única diferencia entre los hombres y los niños son los juguetes.  Imtiaz Mallik.

Un hombre puede hacer lo que quiere, pero no puede determinar qué quiere o qué no quiere… A. Einstein.

El glamour, el deseo de soñar y el aspecto brillante de la moda y del mundo del espectáculo tienen una capacidad increíble para disimular todo lo que los rodea, para negar bajo su carácter a menudo superficial unos compromisos más profundos. Anónimo.

El apetito sólo puede provocarse con la representación de la imagen o el recuerdo de lo que da placer.  Platón.

Dos tragedias en la vida: conseguir lo que deseas y no  conseguirlo. Oscar Wilde.

Todo el mundo ansía alguna vez aquello que no está asignado para él. Paul Ernst.

Considera en cada placer no cómo comienza, sino cómo termina. Cicerón.

Cuanto más se desea más se pierde lo que se tiene. Anónimo.

El deseo reprimido crea pestilencia.  El camino del exceso lleva al palacio de la sabiduría. Anónimo.

El descubrimiento de que el deseo entraña una nostalgia es uno de los más importantes que se han hecho sobre la naturaleza del hombre.  Luis Martín Santos.

Lo que el cuerpo necesita está fácilmente al alcance de todos sin trabajos y sin fatigas; en cambio todo lo que requiere trabajo y fatiga  y que hace desagradable la vida, no es el cuerpo quien lo desea, sino  los malos intentos de nuestro juicio.  Anónimo.

El deseo de pocas cosas, da a la pobreza la misma fuerza que tiene la riqueza. Anónimo.

Pocos deseos se realizan por sí solos. June Smith.

Si deseas algo con mucha fuerza, déjalo en libertad.  Si vuelve a ti será tuyo para siempre, si no regresa no te pertenecía desde el principio. Película Una proposición indecente.

Es muy fácil decir: esto tiene que ser así.  Más difícil es trabajar día a día en que así sea o mejorar lo que hoy es. Anónimo.

Convertid un árbol en leña y arderá; pero ya no dará flores ni frutos. R. Tagore.

La escalera que sube a un desván siempre sube y nunca baja, igual que siempre baja y nunca sube la de un sótano. Gastón Bachelard.

La seguridad económica no depende tanto de los bienes de fortuna como de nuestra capacidad para bandearnos sin ellos. Anónimo.

Hay que mostrarse siempre conforme con lo que sucede, porque sólo hay una forma de lograr todo lo que se quiere y es querer todo lo que sucede… El secreto reside en saber hacer la diferencia entre lo que se puede ser y lo que se debe ser. Anónimo.

Lo que caracteriza a los hombres es no querer nada en concreto.  François Augieras.

La comprensión adecuada o intelectual de un deseo o de una afección transforma ya este deseo o afección.  La razón al comprender los deseos y pasiones los transforma. B. Spinoza.

El padre William Lynch dice que no es el deseo lo que causa la enfermedad, sino que es la falta de deseo.  Sostiene que la cuestión consiste en acrecentar la capacidad de la persona para desear y que un aspecto de nuestra tarea de terapeutas es crear la aptitud de desear en el paciente.  Define el deseo como una pintura de algo positivo en la imaginación  aquí se trata de un verbo transitivo. Desear supone un acto. En el deseo hay un elemento autónomo que Lynch refiere a un acto de imaginación.  Todo genuino deseo es un acto creativo.  La terapia presta apoyo a esta opinión. Ha de considerarse realmente un paso positivo el momento en que el paciente puede sentir y declarar con fuerza: Deseo esto y aquello.   En efecto, esto traslada el conflicto desde un plano inarticulado, sumergido en el cual el paciente no asume ninguna responsabilidad, sino que espera que Dios y los padres le adivinen sus deseos por telepatía, al plano abierto del saludable conflicto sobre lo que el paciente desea.  Sobre la base del mito teológico de la creación Lynch dice: Dios se alegra cuando un hombre concibe un deseo propio. Rollo May.

Es más fácil resistir al primer deseo que a todos los que le siguen. Benjamin Franklin.

La ineptitud consiste en no comprender el crepúsculo, en querer únicamente mediodía o medianoche Gustave Flaubert.

Elegir, en realidad no es muy complicado, pero toda elección es un abandono, y abandonar es siempre difícil. Cómo descubrir y explotar sus cualidades.  Pierre Lebel.

El deseo es una pregunta cuya respuesta no existe. Luis Cernuda.

He descubierto no hace mucho, que sólo hace falta un poco de coraje para realizar deseos que hasta ese momento se habían considerado inalcanzables.  S. Freud.

Deseo: yo creo que debemos diferenciar entre los deseos que son causados por la ignorancia y los deseos razonados.  En tibetano existe una diferencia ente aspirar y desear… Tensin Giatso (Dalai Lama).

Si uno es pasional, va a querer algo que satisfaga sus deseos inmediatamente.  Cuando no hay deseo que satisfacer, no hay agresividad ni apuros.  Porque no hay apuro de lograr algo, uno se puede dar el lujo de descansar.   Porque uno puede darse el lujo de descansar, también puede darse el de hacerse compañía a sí mismo, de hacerse el amor a sí mismo, de ser amigo de sí mismo.  Entonces los pensamientos y las emociones, todo cuanto ocurre en el pensamiento acentúa constantemente el hecho de hacerse amigo de uno mismo. Ghögyam Trungpa.

 

El gozo acrece siempre la fuerza del deseo

¡Oh deseo, árbol viejo a quien la dicha abona,

Mientras que tu corteza se endurece y aumenta,

Quieren tus ramas ver al sol mucho más cerca!

Charles Baudelaire.   

 Cuando ha desaparecido deseo y aversión, sólo queda el amor.  Jean Klein.

Deducciones de Buda: las desarrolló con una lógica y un racionalismo riguroso.  Al estar vacío el mundo sensible de toda realidad sus reacciones sobre nuestros sentidos están igualmente vacías y nuestras ideas nacidas de elementos sensoriales están vacías de verdad.  Se deduce que nuestras voliciones nacidas de estas ideas no tienen a su vez ningún fundamento.  La síntesis. lo que nosotros llamamos conciencia no es más que un puro espejismo. Maurice Percheron.

Vivir o ser es fruto de la sensación.  Sentir fruto del deseo.  Desear fruto de la ignorancia. Maurice Percheron.

Depravaciones: el deseo que engendran los sentidos, odio, presunción, la obcecación, la ignorancia, opinión, duda, impudicia, la negligencia, imprudencia por falta de buen juicio. Maurice Percheron.

El aburrimiento es el viento de deshielo para la voluntad congelada; ésta se despierta y comienza a suscitar un deseo después de otro  F. Nietzsche.

La represión de las necesidades materiales más groseras, no produce el mismo efecto que la represión de las necesidades sexuales.  La primera excita a la revolución, la segunda impide la revolución contra las dos formas de represión, pues al someter las exigencias sexuales a la inhibición que las sustrae a la conciencia, que se ancla interiormente bajo la forma de defensa moral, hace del individuo un ser angustiado, salvaje, sumiso, obediente, amable y dócil. Wilhelm Reich.

… Siempre que hay deseo, uno se encuentra ante las apariencias.  Los dos tienen el mismo punto de partida, pero difieren a causa de la definición.  Lao-Tzé.

Hacemos cualquier cosa para satisfacer falsas necesidades porque no tenemos ya conciencia de las verdaderas. Catherine Dreyfus.

Alan Watts:

  • Tratar de liberarse del deseo es desear no desear.

  • Buda no enseñaba como un dogma que la cura para el sufrimiento es la eliminación del deseo. Lo sugirió como un experimento que demostraría que las personas estaban deseando no desear y así se verían envueltas en un círculo vicioso.

 Rainer María Rilke:

  • Se desacostumbra uno de lo terrenal, suavemente, como de los dulces pechos de la madre.

  • Extraño no seguir deseando los deseos.

Chogyam Trungpa:

  • En lo no manifiesto no hemos encontrado nada. En lo no manifiesto nos mantenemos ocupados con la frustración de no tener lo que deseamos.

  • A las cosas tal cual son: vacuidad o shunyata. Vestimos las cosas como a las muñecas.  Al final nos obsesionamos con lo que hemos invertido en la cosa…

Paul C. Jagot:

  • Sabemos la correlación entre el equilibrio fisiológico y el desarrollo psíquico. La mayor parte de las psicosis mejoran rápidamente al cabo de algunas semanas de desintoxicación.

  • Deseo: es una corriente mental, cargada de potencia…cuando uno cede a su deseo, dilapida fuerzas y disminuye en consecuencia la capacidad de atracción. La fuerza del deseo se manifiesta en muy diversas corrientes mentales, tales como la impaciencia, la cólera, la negligencia o la vanidad.

Gilles Lipovetsky:

  • Cuando lo social está abandonado, el deseo, el placer, la comunicación se convierte en los únicos valores.

  • Fin del homo politicus y nacimiento del homo psicologicus, al acecho de su ser y de su bienestar.

  • En el momento en el que el crecimiento económico se ahoga el desarrollo psíquico toma el relevo.

Andrea Saetti:

  • La relación psíquica entre la moral-voluntad y el organismo es una relación de influencia recíproca. Una recíproca influencia entre el deseo de expansión y las necesidades biológicas en adaptación al ambiente.

  • El deseo se transforma en energía psíquica a través de imágenes ideoplásticas de la imaginación.

D. H. Lawrence:

  • Final amoroso de un acto: …Porque desear es mejor que poseer, temiendo lo definitivo del final tanto como lo ansiaba.

  • El deseo y la aspiración debían encontrar su objeto sin toda esta tortura al igual que la sed que es saciada casi inconscientemente.

B. Spinoza:

  • Deseo: Apetito con conciencia de sí mismo.

  • Alegría: el paso de una perfección menor a una mayor.

  • Amor: la alegría acompañada de la idea de su causa exterior.

Herbie I. Pilato:

  • ¿Quién puede defraudarse a sí mismo? Sin embargo, a causa de lo que es malo, el yo busca llenar sus propias necesidades secretas.

  • Todo sabe bien cuando tienes hambre.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.