Miércoles, 25 de Octubre de 2017

Pensar mal de la gente puede ser pecado, pero raras veces es un error. Henry Lois Mencken.

Errar es humano, pero más lo es culpar de ello a otros. Baltasar Gracián.

Entre más estrecha la mente, más grande la boca. Ted Cook.

Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres. Confucio.

Equilibra tus necesidades con tu riqueza y no serás pobre ni rico, sino simplemente afortunado. Chilón de Lacedemonia.

Era ese tipo de persona que se pasa su vida haciendo cosas que detesta para conseguir dinero que no necesita y comprar cosas que no quiere para impresionar a gente que odia. Émile Henry Gauvreay.

Aprendes a estar solo cuando comprendes que nunca lo estás realmente. Marc Oromí.

El instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad, sino en el miedo a la soledad. Arthur Schopenhauer.

¿Por qué, en general, se rehúye la soledad? Porque son muy pocos los que encuentran compañía consigo mismos. Carlo Dossi.

Desear a una mujer no es suficiente. El deseo pasa y luego quedan tan solo peleas y reproches. Película El pistolero.

Formas parte del problema o de la solución. Si no eres parte del paisaje. Película Ronin.

Siempre que hay alguna duda no hay duda. Película Ronin.

Muchos de nosotros veíamos a la religión como una tontería inofensiva. Puede que las creencias carezcan de toda evidencia pero, pensábamos, si la gente necesitaba un consuelo en el que apoyarse, ¿dónde está el daño? El 11 de septiembre lo cambió todo. La fe revelada no es una tontería inofensiva, puede ser una tontería letalmente peligrosa. Peligrosa porque le da a la gente una confianza firme en su propia rectitud. Peligrosa porque les da el falso coraje de matarse a sí mismos, lo que automáticamente elimina las barreras normales para matar a otros. Peligrosa porque les inculca enemistad a otras personas etiquetadas únicamente por una diferencia en tradiciones heredadas. Y peligrosa porque todos hemos adquirido un extraño respeto que protege con exclusividad a la religión de la crítica normal. ¡Dejemos ya de ser tan condenadamente respetuosos! Richard Dawkins.

¿Qué capacidad pueden ofrecer los teólogos a las cuestiones cosmológicas profundas que no pueda la ciencia? Richard Dawkins.

Pueblo chico, infierno grande. Refrán.

Según Burroughs, el ser humano está alienado por el lenguaje. Considera que el lenguaje -y las normas gramaticales y sintácticas que le caracterizan- es un organismo parásito, un virus, que ha elegido nuestras mentes como hábitat. El lenguaje -y más aún la razón- aplasta nuestra naturaleza real y crea un universo para nosotros en el que existe el tiempo, la muerte y prácticamente todos nuestros males.  William Burroughs.

No me gusta hacer juicios precipitados sobre una cuestión que no me afecta. Película El camino de Oregón.

Vale más actuar exponiéndose a arrepentirse, que arrepentirse de no hacer nada. Giavanni Bocaccio.

Entre dos soluciones, opta siempre por la más generosa. Jiddu Krishnamurti.

Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Cayo Cornelio Tácito.

Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula, y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga. Denis Diderot.

Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz. Leonardo da Vinci.

La fuerza es el derecho de las bestias. Cicerón.

Buscando el bien de nuestros semejantes encontramos el nuestro. Platón.

La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo. Galileo Galilei.

La verdadera amistad llega cuando el silencio entre dos parece ameno. Erasmo de Rotterdam.

Al atardecer de la vida… nos examinarán del amor. San Juan de la Cruz.

 

No des vueltas al pasado,
pues no lo puedes cambiar.
Que no te agobie el futuro:
no sabes si llegará.
Disfruta y vive el presente,
no lo dejes escapar,
porque una vez que se vaya
ya nunca más volverá.

Anónimo.

Un rosa no necesita hablar, simplemente esparce su fragancia. Gandhi.

Todo acontecimiento doloroso encierra una semilla de crecimiento y de liberación. Anthony de Melo.

El sabio tiene dudas, el fuerte tiene debilidades, el valiente tiene miedos, el rico tiene miserias, el pobre tiene riquezas incalculables, el miedoso puede superar sus temores, el débil puede encontrar en lo más profundo de sí mismo una fuerza secreta, y el que duda tiene en su alma la simiente de la sabiduría. En el fondo, todos somos un poco humanos, de carne u hueso. Y todos acabamos sorprendiéndonos a nosotros mismos. ¡Qué poco nos conocemos! Anónimo.

El trabajo constante vence todas las dificultades. Virgilio.

Quien tiene un porqué para vivir encontrará siempre el cómo. F. Nietzsche.

El necio teme la muerte y huye de ella; el loco la busca; el sabio la espera. Pierre Charron.

La peor situación de tu vida acaso contenga la simiente de la mejor. Joe Kogel.

Hay que tener aspiraciones elevadas, expectativas moderadas y necesidades pequeñas. H. Stein.

Jamás se ha conquistado un corazón por la fuerza. Moliere.

El querer no es elección, porque ha de ser accidente. Lope de Vega.

Los alegres curan. François Rabelais.

Esperemos lo que deseamos, pero soportemos lo que acontece. Cicerón.

Quien encuentra la paz en su hogar, ya sea rey o campesino, es el más feliz de los humanos. Goethe.

Quien no esté en paz consigo mismo estará en guerra con el mundo entero. Anónimo.

Cada hombre debe inventar su propio camino. Jean Paul Sartre.

Cuando se hace el bien es preciso hacerlo alegremente. Talmud.

Las personas buenas no mueren nunca: viven eternamente en el bien que dejan detrás de sí. Anónimo.

Desdichado es el que por tal se tiene. Séneca.

La recompensa de una buena acción es haberla hecho. Séneca.

SABIDURÍA:

Ningún hombre es sabio en todo momento, o sin su lado ciego. Erasmo de Rotterdam.

No hay nada nuevo bajo el sol, pero cuantas cosas viejas hay que no conocemos. Ambrose Bierce.

No seas ligero a la hora de adjudicar muerte o juicio, ni los sabios pueden discernir esos extremos. P. Jackson.

Al poeta y al sabio todas las cosas se les acercan amistosamente y quedan consagradas, todas las vivencias son útiles, todos los días sagrados, todos los hombres, divinos.  Emerson.

La sabiduría grita en la calle y nadie le presta atención. Cierto: tanto la sabiduría como la ignorancia se agarran como se agarran las enfermedades. Película Campanadas a medianoche.

La razón es el pensamiento, que se determina a sí mismo con entera libertad. Georg Wilhelm Friedrich Hegel.

Ser sabio es el arte de saber qué pasar por alto. William James.

 

Los labios de la sabiduría permanecerán cerrados

excepto para el oído capaz de comprender.

El kybalión.

Película La ciudad sin ley de 1935:

-¿Lamentaciones?

-O no, no me lamento. El saber nunca se ha comprado a tan bajo precio (después de perder en el juego unas sacas de oro y quedarse sin blanca).

La sabiduría es un producto del tiempo y de las experiencias. Ya puedes leerte todos los libros y no llegarás a sabio, en el verdadero sentido de la palabra. La felicidad es el premio de la vida. Nada se regala. Es cierto que se aprende estudiando; pero se aprende mal y nada acerca de los hombres y de la vida. Se aprenden enumeraciones. La vida es preciso vivirla. Fernando González Ochoa.

La amplitud y la profundidad de una inteligencia se calibran por los sufrimientos que ha aceptado para adquirir la sabiduría. Nadie sabe sin haber pasado por duras pruebas. Una inteligencia sutil puede ser perfectamente superficial. Hay que pagar por el menor paso encaminado a la sabiduría.  E. M. Cioran.

Los dos mayores sabios de las postrimerías de la Antigüedad: Epícteto y Marco Aurelio, un esclavo y un emperador. E. M. Cioran.

Todo lo que me impide trabajar me parece bien y cada uno de mis instantes es una escapatoria. Si me examino sin complacencia, la huida de la responsabilidad, el miedo a tenerla, aunque sea ínfima, me parece el rasgo dominante de mi carácter. Soy desertor en el alma. Y no por casualidad veo en el abandono, en todo, la marca distintiva de la sabiduría. E. M. Cioran.

Vivir es poder indignarse. El sabio es un hombre que ha dejado de indignarse. Por eso, no está por encima, sino al lado, de la vida. E. M. Cioran.

No es sabio el que sabe dónde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca. Francisco de Quevedo.

Los Hombres más sabios siguen su propio rumbo. Eurípides.

La verdad es que en España hay siete clases de españoles…  sí, como los siete pecados capitales. A saber:

  • Los que no saben;

  • Los que no quieren saber;

  • Los que odian el saber;

  • Los que sufren por no saber;

  • Los que aparentan que saben;

  • Los que triunfan sin saber, y

  • Los que viven gracias a que los demás no saben.

Estos últimos se llaman a sí mismos políticos y a veces hasta intelectuales.

Pío Baroja.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.