Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir. Dalai Lama.

Se desea lo que gusta; se apetece lo que se necesita.  Apetecer viene de apetito, sentimiento que los hombres tienen de común con los animales.  Se desea lo que satisface a la voluntad; se apetece lo que satisface a los sentidos. Anónimo.

Las pasiones echan raíces al borde del precipicio. Anónimo.

Quién tarde aprende sabe inútilmente. Marcelino Palingenio Stellato.

Es virtud la que triunfa de la fortuna adversa, como también lo es la que hace buen uso de la favorable. L. A. Séneca.

Sólo por la resistencia que se opone a nuestro obrar nos percatamos de la realidad exterior. W. Dilthey.

Nadie pierde nada importante hasta que no pierde los nervios. Película Despacio forastero.

La prudencia guarda en seguridad a la vida, pero pocas veces la hace dichosa. Samuel Johnson.

El yo no existe sin percepciones. Hume.

Ninguno nace libre de vicios y el hombre más perfecto es aquel que sólo tiene los pequeños. Quinto Horacio Flaco.

La virtud de los padres es una gran dote. Quinto Horacio Flaco.

Mi aparente tranquilidad es el precio de muchas angustias. Anónimo.

Conócete a ti mismo, sentencia que fue grabada en el frontón del templo de Apolo en Delfos y que Sócrates hizo suya. Tales de Mileto. 

LEON TOLSTOI: 

  • Alimentarse de carne es un vestigio del primitivismo más grande. El paso al vegetarianismo es la primera consecuencia natural de la ilustración. El hombre puede vivir y estar sano sin que tenga que matar animales para alimentarse. Si come carne se hace culpable del asesinato de los animales, sólo para dar gusto a su propio paladar

  • Antes de dar al pueblo sacerdotes, soldados y maestros, sería oportuno saber si por ventura no se está muriendo de hambre.

  • A ojos del infinito, todo orgullo no es más que polvo y ceniza.

  • Correr el hombre debe, y con brío hacerse grande por la ambición.

  • Decir que uno puede amar a una persona por toda una vida es como declarar que una vela puede mantenerse prendida mientras dure su existencia.

  • El conocerse demasiado o demasiado poco, constituye un estorbo para el acercamiento de dos personas.

  • El dinero es una nueva forma de esclavitud, que sólo se distingue por el hecho de que es impersonal, de que no existe una relación humana entre amo y esclavo.

  • El error es la fuerza que une a los hombres; la verdad se le comunica a los hombres por medio de las acciones verdaderas.

  • El niño reconoce a la madre por la sonrisa.

  • El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere sino en querer siempre lo que se hace.

  • En las historias de amor la felicidad es siempre igual, en cambio, cada desgracia tiene su fisonomía.

  • Es preciso creer en la posibilidad de la dicha para ser feliz.

  • He adquirido la convicción de que casi todos eran hombres inmorales, malvados, sin carácter, muy inferiores al tipo de personas que yo había conocido en mi vida de bohemia militar. Y estaban felices y contentos, tal y como puede estarlo la gente cuya conciencia no los acusa de nada.

  • La historia se asemeja a un sordo que contesta preguntas que nadie hace.

  • La historia sería algo maravilloso si fuera cierta.

  • La música es la taquigrafía de los sentimientos.

  • La única intención de la vida es servir al género humano.

  • La vida conyugal es una barca que lleva dos personas en medio de un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hundirá.

  • Las lágrimas manan también a través del oro.

  • Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo.

  • Mientras continúe habiendo mataderos, habrá campos de batalla.

  • Mientras nuestros cuerpos sean las tumbas vivientes de animales, ¿cómo podemos esperar alguna condición ideal en la tierra?

  • No hagas el mal y no existirá.

  • No hay grandeza donde faltan la sencillez, la bondad y la verdad.

  • No hay que escribir sino en el momento en que cada vez que mojas la pluma en la tinta, un jirón de tu carne queda en el tintero.

  • Por mucho que cientos de miles de personas, reunidas en un corto espacio de terreno al que se han apegado, se esfuercen en llenar el suelo de piedras para que no crezca nada en él; por mucho que limpien ese terreno hasta la última brizna de hierba; por mucho que impregnen el aire con el humo del carbón y el petróleo, por mucho que corten los árboles y obliguen a marcharse a todos los animales y aves, la primavera, hasta en la ciudad, siempre es primavera.

  • Pfuel era uno de esos hombres desesperadamente obstinados y arrogantes que serían capaces de llegar hasta el final por sus propias ideas, seguro de sí mismo como sólo un alemán puede estarlo, porque sólo un alemán podría estar seguro de sí mismo sobre la base de una idea abstracta-la ciencia, el supuesto conocimiento de la verdad absoluta. Un francés está seguro de sí mismo, porque se ve a sí mismo terriblemente encantador, mental y físicamente, tanto para hombres como para mujeres. Un inglés está seguro de sí mismo sobre la creencia de que es ciudadano del estado mejor organizado del mundo y también porque como inglés siempre sabe qué hay que hacer y todo lo que hace está bien, ya que es inglés. Un italiano está seguro de sí mismo porque se emociona y se olvida fácilmente de sí mismo y de los demás. Un ruso está seguro de sí mismo porque no conoce nada y no quiere conocer nada, porque no cree que se pueda conocer nada por completo. Un alemán seguro de sí mismo es el peor de todos, el más impasible y el más repugnante, porque imagina que conoce la verdad por medio de una rama de la ciencia que es una pura invención suya, aunque él la percibe como una verdad absoluta.

  • ¿Qué es el bien? No es más que amor.

  • ¿Qué es la guerra? ¿Qué se necesita para tener éxito en las operaciones militares? ¿Cuáles son las costumbres de la sociedad militar? La finalidad de la guerra es el homicidio; sus instrumentos, el espionaje, la traición, la ruina de los habitantes, el saqueo y el robo para aprovisionar al ejército, el engaño y la mentira, llamadas astucias militares; las costumbres de la clases militar son la disciplina, el ocio, la ignorancia, la crueldad, el libertinaje y la borrachera, es decir, la falta de libertad. A pesar de todo esto, esa clase superior es respetada por todos. Todos los reyes, excepto el de China, llevan el uniforme militar y se conceden las mayores recompensas al que ha matado más gente… Los soldados se reúnen como, por ejemplo, sucederá mañana, para matarse unos a otros. Se matarán y se mutilarán decenas de miles de hombres y, después, se celebrarán misas de acción de gracias porque se ha exterminado a mucha gente (cuyo número se suele exagerar), y se proclamará la victoria creyendo que cuantos más hombres se ha matado, mayor es el mérito.

  • Quien tiene dinero tiene en su bolsillo a quienes no lo tienen.

  • Si un hombre aspira a vivir una vida más amorosa y espiritual, su primera decisión debería ser la de abstenerse de matar y comer animales.

  • Sobre la Tierra hay millones de hombres que sufren: ¿por qué estáis al cuidado de mí solo?

  • Sólo hay una manera de poner término al mal, y es el devolver bien por mal.

  • Todos los males del mundo provienen de que el hombre cree que puede tratar a sus semejantes sin amor.

  • Todo el mundo piensa en cambiar la humanidad, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

  • Todo acaba bien para todo el que sabe esperar.

VALOR:

Ser consciente de la propia valía es orgullo sano; refregárnosla, vanidad; y negar la de los demás, flatulenta soberbia. Jesús Cotta.

La ciencia es negocio o es divertimiento (de esto sabían ya mucho Kant y Hegel y la filosofía toda, que siempre ha rehusado transferir a la vida sus productos mentales). La literatura es entretenimiento, juego, charlatanería, bolsa de negocio y de vanidad (…). Falta en todas partes la base de una moral y santidad, de un aspirar en serio a valores suprapersonales. Todos trabajan, luchan, piensan y politizan para sí, para sus personas, su gloria y su partido. En lugar de ello, el trabajo y el esfuerzo espiritual y los logros de todos deberían desembocar en una única corriente que pertenece a la humanidad y donde el acierto o el error del individuo se resuelven sin más en el anonimato. Hermann Hesse.

…Y el temple indomable de su alma aúna la prudencia que guía su valor para obrar con éxito. W. Shakespeare.

Ningún cuchillo te puede proteger contra el verdadero valor. Película El atlas del mundo.

El valor es como la hierba, crece en cualquier parte. Película El atlas del mundo.

En lugar de ser un hombre de éxito busca ser un hombre de valor: lo demás llegará naturalmente. Albert Einstein.

Las cosas no tienen porqué cambiar el mundo para ser importantes. Steve Jobs.

La corrección hace mucho, pero la valentía hace más. Goethe.

Una persona es grande por sus grandes cualidades, no por la ausencia de fallos. Anónimo.

Hubo un tiempo, largo y duro, cuando intenté olvidar lo que había desperdiciado y cuando era demasiado ignorante para ver su valor. Charles Dickens.

Cualquier cosa que el hombre gane debe pagarla cara, aunque no sea más que con el miedo de perderla. Christian Friedrich Hebbel.

Sufro de forma crónica el bloqueo de Jonathan [del escritor], la incapacidad de dar a mis ideas el valor que merecen.  Safran Foer.

Siempre hay un lugar en las cumbres para el hombre valiente y esforzado. Thomas Carlyle.

El valor a veces se salta una generación. Gracias por haberlo traído de nuevo a la familia. Película Criadas y señoras.

Jamás estimamos en su precio el bien que gozamos; pero si lo perdemos, es cuando exageramos su valía. W. Shakespeare. 

La tarea del artista es la de derrocar los valores existentes, convertir el caos que le rodea en un orden propio. Trópico de Cáncer.

No sé qué cojones eres… lo único que sé es que eres un tipo que vales demasiado como para desperdiciar la vida con esas tipejas. Henry Miller.

Vista tal cual soy, y como siempre seré, siento que soy una fuerza tanto creadora como de muerte, que soy un valor real, y tengo un derecho, un lugar, una misión entre los hombres. Henry Miller.

Yo, con un instinto profundo, elijo un hombre que provoca mi fuerza, que ejerce demandas enormes sobre mí, que no duda de mi coraje ni mi rudeza, que tiene coraje de tratarme como una mujer. Anaïs Nin.

La vida se dilata o expande en proporción al propio coraje. Anaïs Nin.

Cualquier mujer vale todo lo que un hombre tiene para dar: angustia, éxtasis, fe, celos, amor, odio, vida o muerte. Película El bosque petrificado.

Más vale un canario perverso que un piadoso lobo.  Antón Chéjov.

Solamente lo barato se compra con el dinero. Facundo Cabral.

Las cosas no valen sino lo que se las hace valer. Moliere.

Por mucho que un hombre valga, nunca tendrá valor más alto que el de ser hombre. Antonio Machado.

Sólo amor es el que da valor a todas las cosas. Teresa de Jesús.

La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas. Karl Marx.

Sed paciente y duro; algún día este dolor te será útil. Ovidio.

La fortuna favorece a los valientes. Virgilio.

La prueba y la medida de la educación de un hombre es el hecho de que encuentre placer en el ejercicio de su mente. Jacques Barzun.

Tan importante es la flor que vemos, como la raíz que desconocemos, pues de ahí proviene su belleza. Anónimo.

El valor de las cosas no está en el tiempo que duran, sino en la intensidad con que suceden. Anónimo.

Muchas veces las personas no se dan cuenta de todo lo que hacemos por ellas… hasta que dejamos de hacerlo. Anónimo.

Si quieres saber el valor de una persona, piensa en cómo sería la vida sin ella. Anónimo.

Has demostrado tu valor, demuestra ahora tu buen gusto.   Película la máscara de la muerte roja.

Tal fue para el mundo hombre prodigioso en quien su mujer y su lacayo ni siquiera vieron nada notable.  Michel de Montaigne. (Habla de Agesilao, rey y general espartano).

El valor, como las demás virtudes, tiene sus límites.  Michel de Montaigne.

Lo que es válido para los individuos es válido para las naciones. Mohandas Gandhi.

El miedo y el valor. W. Shakespeare:

  • De todas las bajas pasiones, el miedo es la más maldita.

  • Con el miedo no hacemos sino impulsar el objeto de nuestro temor, de manera que nos atrapa antes.

  • La falta de juicio es a menudo el antídoto del miedo.

  • Las cosas que se hacen bien y con cuidado están por sí mismas exentas de miedo.

  • Nuestras dudas nos hacen perder a menudo el bien que podríamos ganar, por temor a experimentarlo.

  • Las empresas extraordinarias parecen imposibles a los que, midiendo la dificultad material de las cosas, imaginan que lo que no ha sucedido no puede suceder.

  • El valor es locura cuando quiere sostener un edificio que se cae.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.