Miércoles, 21 de Febrero de 2018

La mayoría de los viejos tienen algo de desleal, de mentiroso en su forma de comportarse con las personas más jóvenes que ellos. Franz Kafka.

Actualmente se considera la vida como una especulación, pero no lo es: es un sacramento. Su ideal es el amor; su purificación, el sacrificio. Oscar Wilde.

Todo lo que exalta la vida aumenta, al mismo tiempo, su absurdidad. Albert Camus.

Un gran vicio mantiene alejados a muchos otros. Bret Francis Harte.

Los hombres odian en otros incluso sus propios vicios. Giovanni Della Casa.

El ego es ese feo duendecillo que vive bajo el puente que va de la mente al corazón.  Dennis Miller.

El recato es prueba de que la moralidad ejerce un atractivo sexual.  Wendy Shalit.

Todos vivimos a diario en ambientes virtuales definidos por nuestras ideas. Michael Crichton.

El perfeccionismo acaba con la creatividad, de igual forma que la preocupación excesiva por uno mismo acaba con el bienestar.  John Updike.

En la pista de baile, como en la vida, uno es tan bueno como su pareja.  Robin Marantz Hening.

Lo que distingue a un verdadero profesional es que da más de lo que recibe.  Robert Kirby.

La humildad se alcanza cuando aceptamos que los obstáculos que tenemos enfrente no van a desaparecer.  Sarah Ferguson.

El logro es, ante todo, el producto de la constante elevación de nuestras aspiraciones y expectativas. Jack Nicklaus.

Muchas personas confunden la mala administración con el destino.  Kin Hubbard. 

CONTROL DE LAS EMOCIONES:

Tú tienes el control sobre tus emociones, no lo pierdas. No se trata de no demostrar tu molestia, sino de hacerlo mesuradamente, sin después arrepentirte de una acción cometida en un momento de descontrol… cuanto más civilizado, culto y refinado sea, tanto más fácil será controlar los sentimientos y emociones.

Tenemos una enfermedad mental llamada miedo (…). Es el ser humano quien debe controlar sus emociones y no al revés. Cuando perdemos el control, decimos cosas que no queremos decir y hacemos cosas que no queremos hacer. Miguel Ángel Ruiz.

El mundo moderno, al dar rienda suelta a la emoción sólo ha conseguido vulgarizarla. Lo que necesitamos es el dominio clásico. D. H. Lawrence.

Lo que es real no se puede controlar. Lo que no es real, se puede controlar. Vladimir Nobokov.

En el internado en Southsea, cerca de Portsmouth… además de someterle a frecuentes maltratos, le grabaron a fuego el ideario victoriano: guardar para sí todas las penalidades, no quejarse nunca, no dejar traslucir ninguna debilidad.  Rudyard Kipling.

No desfallecer nunca, ante lo que observado con la mente fría, nos parecería absolutamente imposible. Si deseamos dominar nuestros sentimientos y emociones perjudiciales e indeseables, debemos tomar una actitud exterior opuesta al estado de ánimo que queremos reprimir. Anónimo.

Cuando nos encontramos poseídos por la ira, resulta evidente la manera en que somos llevados por nosotros mismos a un paroxismo de estallidos repetidos… al rehusarse a expresar una pasión, ésta muere. Cuente hasta diez antes de liberar su rabia y luego le parecerá ridículo haberla sentido… si queremos triunfar sobre las tendencias emocionales no deseables que subyacen dentro de nosotros mismos, debemos, en primer instancia, asiduamente y con sangre fría, pasar a través de los movimientos implicados en las disposiciones contrarias, que son las que preferimos cultivar. William James.

En la contención es donde primero se muestra el Maestro. Goethe.

Usted es demasiado sentimental, va a sufrir mucho. Hay una forma de contrarrestarlo. Hay que despreciar el acontecimiento. Hay que ser apasionadamente indiferente. Es la única forma de avanzar’ (consejo de Miterrand al periodista en la película Francoise Miterrand).

No hay mejor policía que el trabajo, pues sirve de freno a cada cual y sirve para detener el desarrollo de la razón, de los apetitos y de los deseos de independencia. F. Nietzsche.

La reacción iracunda es una actitud mental muy violenta que moviliza los sistemas endocrino y nervioso-vegetativo. Sin embargo, intentar controlar los movimientos de enfado e ira en el momento en que se producen para conseguir una forma de actuar suave y regulada mentalmente, en la práctica se vuelve algo dificultoso.  El mecanismo de producción de la respuesta iracunda es dependiente de una respuesta emocional directa, es decir, una respuesta que no se halla mediada prácticamente por la corteza cerebral. Para conseguir que la respuesta cerebral sea una respuesta emocional más tardía se precisa entrenamiento. María Gudín. 

Los frutos de la práctica espiritual –la serenidad, la vigilancia, la claridad mental- y sus manifestaciones exteriores –la bondad, el desapego, la paciencia- dependen más de la prueba que de la creencia. Se dice que el altruismo y el dominio de sí mismo son los signos del conocimiento, y que liberarse de las emociones es el signo de la meditación. Estas cualidades acaba por arraigarse en nuestro ser y expresarse espontáneamente a través de nuestras acciones.  Jean-François Revel y Matthieu Ricard.

 

Vino, y no se alegró,

se fue, y no que quejó.

Victorioso aquel que ha roto sus lazos,

A ese brahmán [santo] lo llamo.

H. W. Schumann.

 SUERTE:

Generalmente el estado de salud, el sueño, la dieta, la temperatura, el tiempo, el ambiente y muchas otras condiciones exteriores, ejercen una gran influencia sobre nuestro ánimo, y éste, sobre nuestros pensamientos. A ello se debe nuestra manera de ver las cosas, como nuestra capacidad para realizar un trabajo, estén tan influidas por el tiempo y hasta por el lugar. Por esto dice Goethe: aprovecha cualquier buena disposición, pues aparecen muy raramente.  A. Schopenhauer.

En la vida la suerte es el 50% y el otro 50% el destino’.  Película Goldeneyes.

Cuando la suerte se une a la habilidad se pueden esperar grandes cosas. Película Barrabás.

 

El mundo se aparta a un lado

Para dejar paso

Al hombre que sabe a dónde va.

Película Fiebre en la sangre.

¿Qué es la suerte? Nada más que la suma de preparación y oportunidad. Robin S. Sharma.

Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran.  Anónimo.

La idea de que la felicidad no requiere esfuerzo es una ilusión que sólo sirve para ocultar la cantidad de cosas que somos capaces de hacer.  ¿Por qué no tomar cartas en el asunto si se trata de tu bienestar? Hasta a la buena suerte hay que ayudarla a llegar.  Carla Padín.

No es conveniente que un hombre tiente a la Providencia demasiado a menudo. Película Agente 007 contra el Doctor No.

Ningún dios está lejos, si hay prudencia, pero nosotros te hacemos diosa, ¡oh fortuna! Y te colocamos en el cielo. Voltaire.

No existe la suerte, se gana a pulso y favorece a la mente preparada. Anónimo.

Existe una puerta por la que puede entrar la buena o la mala suerte, pero uno mismo es quien tiene la llave para abrirla. Proverbio Japonés.

Que suerte tienes, ¡te pasa cada cosa! A mí no me pasan las cosas, hago que me pasen. Anónimo.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.