Miércoles, 1 de Noviembre de 2017

Para que las mujeres te amen, es necesario que duden y teman acerca del alcance y la duración de su poder. Marlene Dietrich.

El tiempo es el gran arte del hombre. Marlene Dietrich.

Cuando se comprende que la condición humana es la imperfección del entendimiento, ya no resulta vergonzoso equivocarse, sino persistir en los errores.  George Soros.

La vida sólo nos parece corta porque la medimos inconsiderablemente con nuestras locas esperanzas. Anatole France.

Imagina que cada día es el último que brilla para ti, y aceptarás agradecido el día que no esperabas vivir ya. Horacio.

No necesitas el valor para el instante en que eres golpeado, sino en la larga ascensión de regreso a la cordura, la fe y la seguridad. Anónimo.

No merece la pena preocuparse por lo que piensan los demás de ti, porque están demasiado ocupados preguntándose qué piensas tú de ellos. Anónimo.

El tiempo es demasiado lento para aquellos que esperan, demasiado rápido para aquellos que temen, demasiado largo para aquellos que sufren, demasiado corto para aquellos que celebran; pero para aquellos que aman, el tiempo es eterno. Henry Van Dyke.

La verdad es que amamos la vida, no porque estemos acostumbrados a ella, sino porque estamos acostumbrados al amor. Friedrich Wilhelm Nietzsche.

Un día la vida nos ha de pegar donde más nos duela, porque allí está el último reducto del yo personal. Antonio Blay.

Johann W. Goethe:

  • La libertad, como la vida, sólo la merece quien sabe conquistarla todos los días.

  • Sólo es feliz y grande aquel que para llegar a ser algo no necesita ni mandar ni obedecer.

  • El hombre se cree siempre ser más de lo que es, y se estima en menos de lo que vale.

  • La originalidad no consiste en decir cosas nuevas, sino en decirlas como si nunca hubiesen sido dichas por otro.

  • El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio.

  • La fidelidad es el esfuerzo de un alma noble para igualarse a otra más grande que ella.

  • No es  hacer lo que nos gusta, sino que nos guste lo que hacemos, lo que convierte la vida en una bendición.

  • Los pecados escriben la historia, el bien es silencioso.

  • Nunca se desprende uno de lo que le pertenece, aunque lo tire o lo regale.

  • La creencia no es el principio sino el fin de todo conocimiento.

  • Todo comienzo tiene su encanto.

  • Para conocer a la gente hay que ir a su casa.

  • Cuando el hombre no se encuentra a sí mismo no encuentra

  • Con el conocimiento se acrecientan las dudas.

  • No preguntemos si estamos plenamente de acuerdo, sino tan solo si marchamos por el mismo camino.

  • El amor y el deseo son las alas del espíritu de las grandes hazañas.

  • A veces nuestro destino semeja un árbol frutal en invierno ¿quién pensaría que esas ramas reverdecerán y florecerán? Más esperamos que así sea y sabemos que así será.

  • El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada.

  • Muchos hombres no se equivocan jamás porque no se proponen nada razonable.

  • Yo amo a aquél que desea lo imposible.

  • Un loco enamorado sería capaz de hacer fuegos artificiales con el sol, la luna y las estrellas para recuperar a su amada.

  • La ley es poderosa, pero más poderosa es la necesidad.

  • Las palabras de aliento después de la censura son como el sol tras el aguacero.

  • Se tiende a poner palabras allí donde faltan ideas.

  • Toda palabra dicha despierta una idea contraria.

  • Una vida ociosa es una muerte anticipada.

  • Somos tan limitados, que creemos siempre tener razón.

  • Si los hombres una vez que han hallado la verdad no volviesen a retorcerla, me daría por satisfecho.

  • La ventaja se la lleva aquel que aprovecha el momento oportuno.

  • El suicidio sólo debe mirarse como una debilidad del hombre, porque indudablemente es más fácil morir que soportar sin tregua una vida llena de amarguras.

  • Actuar es fácil, pensar es difícil, actuar según se piensa es aún más difícil.

  • Los perezosos siempre hablan de lo que piensan hacer, de lo que harán, los que de veras hacen algo no tienen tiempo de hablar ni de lo que hacen.

  • El mal está sólo en tu mente y no en lo externo.

  • La mente pura siempre ve solamente lo bueno en cada cosa, pero la mala se encarga de inventar el mal.

  • Contra la estupidez hasta los dioses luchan en vano.

  • No hablaríamos tanto en sociedad si nos diéramos cuenta del poco caso que hacen los demás de lo que decimos.

  • El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen.

  • Podrían engendrarse hijos educados si lo estuvieran los padres.

  • ¿Cuál es el mejor gobierno? El que nos enseña a gobernarnos a nosotros mismos.

  • La multitud no envejece ni adquiere sabiduría: siempre permanece en la infancia.

  • Si se quisieran estudiar todas las leyes no habría tiempo material de infringirlas.

  • Nadie es más esclavo que el que se tiene por libre sin serlo.

  • Cuando he estado trabajando todo el día, un buen atardecer me sale al encuentro.

  • Lo peor que puede pasarle a un hombre es llegar a pensar mal de sí

  • Lo que no comprendemos no lo poseemos.

  • Los pecados escriben la historia, el bien es silencioso.

  • Estar preocupado es ser inteligente, aunque de un modo pasivo. Sólo los tontos carecen de preocupaciones.

  • Una vida inútil equivale a una muerte prematura.

  • El talento se educa en la calma y el carácter en la tempestad.

  • La inteligencia y el sentido común se abren paso con pocos artificios.

  • No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer.

  • Si yo pinto a mi perro exactamente como es, naturalmente tendré dos perros, pero no una obra de arte.

  • El hombre sordo a la voz de la poesía es un bárbaro.

E. Cioran:

  • Podemos imaginarlo todo, predecirlo todo, salvo hasta dónde podemos hundirnos.

  • Lo esencial surge con frecuencia al final de las conversaciones. Las grandes verdades se dicen en los vestíbulos.

  • La lucidez: martirio permanente, inimaginable proeza.

  • Si no poseo el gusto del misterio es porque todo me parece inexplicable, o mejor dicho, porque lo inexplicable es mi único sustento y estoy harto de él.

  • El orgasmo es un paroxismo; la desesperación, otro. El primero dura un instante; el segundo una vida.

  • Cuando se ha salido del círculo de errores y de ilusiones en el interior del cual se desarrollan los actos, tomar posición es casi imposible. Se necesita un mínimo de estupidez para todo, para afirmar e incluso para negar.

Leonardo Da Vinci:

  • Aquel que más posee, más miedo tiene de perderlo.

  • La naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender.

  • Si una persona es perseverante, aunque sea dura de entendimiento, se hará inteligente; y aunque sea débil se transformará en fuerte.

  • Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.

  • Reprende al amigo en secreto y alábalo en público.

  • Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz.

  • He ofendido a Dios y a la humanidad porque mi trabajo no tuvo la calidad que debía haber tenido.

  • Verdaderamente, el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de éstos.

  • Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto.

  • Mientras pensaba que estaba aprendiendo a vivir, he aprendido cómo morir.

  • La necesidad es maestra y tutora de la naturaleza. Es su tema y la fuente de sus invenciones, su freno y su regla perpetua.

  • Mal haces si alabas, y peor si reprendes una cosa que no entiendes bien.

  • La justicia requiere poder, inteligencia y voluntad, y se asemeja al águila [tiene amplia visión].

  • Si quieres saber lo que a uno deleita, sin necesidad de que te lo diga, háblale de diversos asuntos, y cuando lo observes escuchando atento, sin bostezos ni fruncimiento de cejas, ni otros signos semejantes, puedes estar seguro de que la cosa de que hablas es la que le deleita.

  • No siempre es bueno lo que es bello. Ejemplo de este error dan los que hablan con elegancia, pero sin doctrina.

  • Pide consejo al que sabe corregirse a sí mismo.

  • El mal que no me perjudica es como el bien que no me aprovecha.

  • La verdad es de tal excelencia que, cuando elogia pequeñas cosas, las ennoblece.

  • Si encontráis a un hombre virtuoso y bueno, no lo apartéis de vosotros; honradlo para que no tenga que huir de vosotros y refugiarse en desiertos o cavernas u otros lugares solitarios, lejos de vuestras insidias; miradlos como a dioses terrestres, merecedores de estatuas y simulacros [imagen hecha a semejanza de una persona].

LUCIO ANNEO SÉNECA: 

  • Seas parco en elogiar y más parco todavía en vituperar.

  • El habla es el espejo de la mente.

  • En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro. De estos, el presente es brevísimo, el futuro dudoso y el pasado, cierto.

  • Cuando ya no se tienen esperanzas es cuando no hay que desesperar de nada.

  • Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos.

  • La armonía total de este mundo está formada por una natural aglomeración de discordancias.

  • La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada.

  • El favor consiste no en lo que se hace o se da, sino en el ánimo con que se da o se hace.

  • Considera las contrariedades como un ejercicio.

  • No hay viento favorable para el que no sabe dónde va.

  • Pobre no es el que tiene poco, sino el que mucho desea.

  • El tiempo pone muchas veces el remedio a aquello que no ha pidido ponérselo la razón.

  • El esfuerzo llama a sí a los mejores.

  • Las penas pequeñas son locuaces, las grandes son mudas.

  • Nadie puede ganar sin que otro pierda.

  • El que puede soportar con firmeza las grandes ofensas puede también vengarlas.

  • Concluye donde quieras, con tal de que pongas un buen final.

  • El lenguaje de la verdad debe ser simple y sin artificios.

  • El honor prohíbe acciones que la lñey tolera.

  • Estudia, no para saber más, sino para saber algo mejor.

  • Es, a menudo, más conveniente disimular que vengarse.

  • El peor enemigo es el que está encubierto.

SENTIMIENTOS:

Donde hay mucho sentimiento, hay mucho dolor. Leonardo da Vinci.

Los sentimientos son los instrumentos de que dispone el sujeto para estar interesado en los objetos que le rodean. Sin los sentimientos seríamos prácticamente muebles. Carlos Castilla del Pino.

Donde abunda el silencio abundan los sentimientos. Anónimo.

Podrán olvidar lo que dices, olvidarán lo que haces, pero nunca olvidarán lo que tú les haces sentir. Anónimo.

En algo tan pequeño como una lagrima, cabe algo tan grande como un sentimiento. Anónimo.

En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad. Arthur Schopenhauer.

Hay que escuchar a la razón, pero dejar hablar al sentimiento. Roberto Ricci.

No debemos pretender entender el mundo sólo con la inteligencia; lo conocemos, en la misma medida, a través del sentimiento. Por lo tanto, el juicio de la inteligencia es, en el mejor de los casos, sólo la mitad de la verdad. Carl G. Jung.

Las personas nos influyen, las voces nos conmueven, los libros nos convencen, los hechos nos entusiasman. John H. Newman.

Es la mente la que crea el mundo que nos rodea y aún cuando nos encontramos juntos, parados en la misma pradera, mis ojos nunca verán lo que los tuyos contemplan y mi corazón nunca se agitará con las emociones que conmueven al tuyo.  George Gissing.

El sentimiento colma las lagunas de la ignorancia. E. Godin.

Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza. Anónimo.

El pensar divide, el sentir une. Ezra Pound.

El interés personal es el veneno de todo sentimiento verdadero. Tácito.

El hombre fuerte crea sus sentimientos, el débil sufre los que le impone el destino. Alfred de Vigny.

Cuando se exagera un sentimiento, desaparece la facultad de razonar. Gustave Le Bon. 

Cuando era niña venía a este parque a jugar. Sabes porque está aquí el bambú. Está esperando a que el viento lo toque. Está lleno de emociones. Escucha sus sonidos y podrás sentirlas. Película Laberinto rojo.

Todos los afectos más sagrados no son más que una perezosa costumbre. Cesare Pavese.

No hay nada que desespere tanto como ver mal interpretados nuestros sentimientos. Jacinto Benavente.

El intelecto busca: pero es el corazón es quien halla. Oscar Wilde.

Si es la razón lo que hace al hombre, es el sentimiento quien lo conduce. Jean-Jacques Rousseau. 

SABIDURÍA:

Los frutos de la práctica espiritual –la serenidad, la vigilancia, la claridad mental- y sus manifestaciones exteriores –la bondad, el desapego, la paciencia-… acaban por arraigarse en nuestro ser y expresarse espontáneamente a través de nuestras acciones. Jean-François Revel y Matthieu Ricard.

La sabiduría tiene sus excesos y no necesita menos moderación que la locura.  Montaigne.

El principal atractivo del sabio es ser la ilustración en carne y hueso de la perfección que enseña.  Jean-François Revel y Matthieu Ricard.

El amor y la compasión budistas son inseparables de la sabiduría, es decir, del conocimiento de la naturaleza de las cosas. Jean-François Revel y Matthieu Ricard.

Donde haya codicia, odio y engaño, creemos generosidad, benevolencia y sabiduría. Esto es una dualidad. En este sentido, y es el sentido que importa, Buda era un dualista. David Brazier.

Buda vio en la virtud y la sabiduría, la única base firme para la autoridad, y la compasión como el único poder digno en la sociedad.  David Brazier.

La sabiduría consiste en comprender los valores perdurables y en vivir tales valores. J. Krishnamurti.

 

¡Qué descansada vida

la del que huye del mundanal ruïdo

y sigue la escondida / senda por donde han ido

los pocos sabios que en el mundo han sido!

Fray Luis de León. 

No hay mayor cautiverio que la ilusión, mayor fuerza que la disciplina, mayor amigo que la sabiduría, ni enemigo más terrible que el egoísmo.  Proverbio hindú.

Colócate en medio de la corriente del poder y la sabiduría que anima todo lo que en ella flota; y así, sin esfuerzo, serás llevado hacia la verdad, la justicia y el contento perfecto. Emerson.

Los puntos de vista especificas desde los cuales concebimos necesaria y trascendentalmente la realidad establecen tres categorías de posible saber: informaciones, que amplían nuestra potencia de dominio técnico; interpretaciones, que hacen posible una orientación de la acción bajo tradiciones comunes; y análisis, que emancipan a la conciencia respecto de fuerzas hipostasiadas [adquiridas]. Habermas, Jürgen.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.