Martes, 28 de Noviembre de 2017

No hay ninguna esperanza en la violencia, tan solo un alivio fugaz de la desesperanza. Kingman Brewster Jr.

No se llegará a comprender la naturaleza humana hasta que se sepa por qué un niño montado en un tiovivo saluda a sus padres en cada vuelta, y por qué sus padres le devuelven siempre el saludo. William D. Tammeus.

Si soy lo que tengo, y lo que tengo lo pierdo, entonces ¿quién soy yo? Erich Fromm.

¡Oh!, que red de intrigas tejemos cuando empezamos a mentir. Sir Walter Scott.

Enséñame a un héroe y te escribiré una tragedia. F. Scott Fitzgerald.

Cuando un padre obsequia a su hijo, los dos ríen; cuando un hijo obsequia a su padre, los dos lloran. William Shakespeare.

La esperanza es el peor de los males, porque prolonga el tormento de los hombres. F. Nietzsche.

Mucha gente se hace una idea equivocada sobre la verdadera felicidad. No se consigue satisfaciendo los propios deseos, sino siendo fieles a un cometido que merezca la pena. Helen Keller.

He visto a niños que han superado las consecuencias de una mala herencia gracias a la pureza, que es un atributo inherente del alma. Gandhi.

La deslumbrante naturaleza no es más que el telón de fondo del escenario, donde tiene lugar la tragedia del ser humano. John Morley.

No hay nada más fuerte que la ternura, y nada tan tierno como la auténtica fuerza. Ralph W. Sockman.

El mayor problema de la comunicación es hacerse la ilusión de que esta se produce. George Bernard Shaw.

Recordar las cosas del pasado no es necesariamente recordar las cosas como estaban. Marcel Proust.

Todos llevamos máscaras, y llega un momento en el que no podemos quitarnosla sin quitarnos nuestra propia piel. Andrea Bertian.

La masa busca al líder, no porque lo estime sino por interés, y el líder acepta a la masa por vanidad o por necesidad. Napoleón Bonaparte.

Sin héroes todos somos gente normal y no sabemos lo lejos que podemos llegar. Bernard Maloe.

De niños pensábamos que cuando llegáramos a ser mayores ya no seriamos vulnerables, pero madurar es aceptar nuestra vulnerabilidad, vivir es ser vulnerable. Madeleine Leine.

Ningun hombre elige el mal porque busque el mal, lo confunde con la felicidad, con el bien que busca.  Mary Bruschely.

Lo mejor y lo más bonito de esta vida no puede ni verse ni tocarse, debe sentirse con el corazón. Helen Keller.

Lo verdaderamente indignante del sufrimiento no es el sufrimiento en sí, sino el sin sentido del sufrimiento. Friedrich Nietzsche.

El dolor que hemos sufrido en el pasado tiene mucho que ver con lo que somos actualmente. William Glasser.

Es difícil luchar contra un enemigo que está en tu propia cabeza. Sally Kempton.

No hay azar, destino, ni suerte que pueda con la firme resolución de un alma decidida. Ella Wheeler Wilcox.

Mañana te prometes que será diferente, aún así, mañana suele ser una repetición de hoy. James T. McKay.

La mayoría de la gente de acción es propensa al fatalismo, y la gente que piensa cree en la providencia. Honoré de Balzac.

Cuando dejo de ser lo que soy, me convierto en lo que podría ser. Lao Tzu.

El secreto para mentir con impunidad es creérselo totalmente, y esto vale para engañarse a uno mismo aun más que para engañar a los demás. Elizabeth Bear.

Las antiguas creencias encienden velas por doquier pero llega la auténtica realidad y las apaga todas. Lizette Reese.

El hombre que no se aflige apenas existe. Antonio Porchia.

Todos los viajes al pasado se complican por ilusiones, falsos recuerdos y falsas conclusiones sobre los verdaderos hechos. Adrienne Rich.

Solo de esto se ve privado hasta Dios, de poder hacer que no se haya producido lo que ya está hecho. Agatón.

Si recuerdas el pasado que te sirva para algo constructivo. Doménico Cieri Estrada.

Lo que es malo, puede ser aún peor. Thomas Hardy.

Lo que está en nuestro poder hacer, también podemos no hacerlo. Aristóteles.

Si es un Milagro, cualquier testimonio es suficiente, pero si es un Hecho, es necesario probarlo. Mark Twain.

Los hombres no son prisioneros del destino, sino prisioneros de su propia mente. Franklin D. Roosevelt.

Estamos solos, vivimos solos y morimos solos. Solo a través del amor y la amistad podemos hacernos la ilusión, por un momento, de que no estamos solos. Orson Welles.

Aunque dejemos la escuela, ella nunca nos deja a nosotros. Andy Partridge.

El dolor es lo que rompe el caparazón que bloquea la comprensión. Kahlil Gibran.

Desde la infancia, no he sido como los demás; ni he visto lo que los demás. Edgar Allan Poe.

Todo lo verdaderamente malvado empieza por algo inocente. Ernest Hemingway.

Morir es conmovedoramente amargo, pero la idea de tener que morir sin haber vivido, es insoportable. Erich Fromm.

El momento de la muerte, como el final de una historia, cambia el significado de todo cuanto le antecede. Mary Catherine Bateson.

Para el hombre sano de cuerpo y de mente, no existe el mal tiempo. Todos los días tienen su belleza, y las tormentas que alteran el pulso, no hacen sino que lata con más vigor. George Gissing.

La adversidad es como un fuerte viento. Nos arrebata todo menos lo que no se nos puede arrebatar, y hace que nos veamos como somos en realidad. Arthur Golden.

La esperanza es la fe que abre sus brazos en la oscuridad. George Iles.

Busca un lugar interior donde haya alegría, y la alegría sofocará tu dolor. Joseph Campbell.

Las cosas no cambian, cambiamos nosotros. Henry David Thoreau.

EMOCIÓN: 

Se puede esconder el fuego, pero ¿Qué se hace con el humo? Proverbio africano. 

El corazón es un niño: espera lo que desea. Proverbio ruso.

Las emociones son las que dan el color a las gafas que utilizamos para ver nuestro alrededor.  Cuando estamos tristes, estas gafas son negras; cuando estamos enamorados, rosas… Una decisión que hemos tomado por la mañana cuando nos sentíamos con un buen estado de ánimo, nos puede parecer absurda por la noche cuando llegamos cansados a casa.  Y la decisión es la misma; lo que ha cambiado son nuestras emociones. Jenny Moix Queraltó.

Lo que percibimos como decisiones emocionales son de hecho condensaciones de encuentros racionales previos. Elkhonon Goldberg.

Dejarte llevar por tus sentimientos… básicamente es tu instinto, tu intuición, la que te dice dónde ir. Clean Eatwood.

La emoción asalta al cuerpo, altera las constantes: ritmo cardiaco o circulación de hormonas en sangre… precede al sentimiento más privado y racional. Ante un gran peligro el miedo llega primero por medio de calor, temblores de reacciones física: calor… y luego se activa la conciencia real del miedo y su causa. Antonio Damasio.

La mente es la causa de todas las enfermedades y el corazón es el origen de toda curación. Osho.

Más que nuestra razón, nuestra autoconsciencia, nuestra memoria o nuestro espíritu –si lo hubiese- somos sobre todo un producto de nuestras emociones. De ellas dependen nuestra conciencia, nuestra toma de decisiones o nuestra inteligencia. David Casacuberta.

La doctrina teórica de la ciencia y la doctrina práctica: hay un abismo insalvable entre ellas.   Mientras que la dialéctica de los contrarios requiere una síntesis de dicha oposición, la vida concreta humana no puede sin suprimir su propia acción llegar a la aniquilación de lo determinado por el Yo.  Entonces a su modo hay primacía de la razón práctica sobre la teórica.  Fichte.

Nuestra vida cognitiva depende totalmente de nuestras estructuras cerebrales.   Somos nuestros cerebros, y sólo podemos hacer lo que nuestras estructuras cerebrales posibilitan. David Casacuberta.

Nuestra razón emana directamente de nuestra emoción. David Casacuberta.

En tanto un afecto se vuelve más consciente y alcanza la intelectualidad del sujeto, es más humano, porque tiende a producir una mayor armonía y unidad en el hombre. María Gudín.

Detente en la sensación. Si nos podemos detener allí [sin diálogos internos destructivos] no avanzaremos hacia la negatividad.  Buda.

El más santo no puede mantenerse en paz cuando no le place al vecino malvado. Friedrich von Schiller.

El corazón del hombre es una rueda de molino que trabaja sin cesar; si nada echáis a moler, corréis el riesgo de que se triture a sí misma.  Martín Lutero.

Del corazón a la inteligencia es más fácil el camino que de la inteligencia al corazón.  Severo Catalina.

Si el hombre lograra reemplazar el juicio por la comprensión, los prejuicios y las creencias por la percepción pura, la emoción por el sentimiento, y el pensamiento por la visión justa, ¡cuánto podríamos esperar de él! Denise Desjardins. 

 RESPETO:

Quizá una de las cosas buenas del hombre es que desde su nacimiento está obligado a respetar a los demás, a ser sensato, prudente y reflexivo, pese a todos los demonios. Werner Blumenberg.

El temor se infunde, el respeto se gana. Película La novia del Presidente.

El respeto y el amor se sostienen mutuamente. Blaise  Pascal.

Ella sabía que esta amabilidad indicaba falta de temor, y que estas gentes no tenían respeto, a menos que una les causara cierto temor. D. H. Lawrence. 

No hables irrespetuosamente de la buena sociedad. Sólo los que no pueden pertenecer a ella lo hacen. Oscar Wilde.

Estimo mucho las personas que no conozco; de aquí que no trate de conocer a nadie. Pitigrilli [Dino Segre].

Si el respeto frena los espíritus y reprime los vicios, ¿por qué no puede hacerlo una advertencia aunque se valiera de preceptos desnudos de pruebas?  Lucio Anneo Séneca.

Es más valioso tener el respeto que la admiración.  J. J. Rousseau.

Si de verdad quieres que te respeten, no llames a ninguna puerta; da una patada, y entra.  Carmen Conde.

Se ha olvidado de mí quien me despierta. R. Wagner.

¿Cómo te mostraré mi respeto, sin propasarme ni quedarme corto en la medida de mi agradecimiento?  Pues muchos mortales, por pretender darle más apariencia, traspasan el justo límite. Esquilo.

Es hacer un mal a los tontos el aplaudirlos.  Demófilo.

 

-¿Quién es sabio?

-Aquel que encuentra siempre algo que aprender de los otros.

-dijo el rabino.

-¿Quién es fuerte?

-El hombre que es capaz de dominarse a sí mismo.

-¿Quién es rico?

-El que conoce el tesoro que tiene: sus días y sus horas de vida, que pueden modificar todo lo que sucede a su alrededor.

-¿Quién merece respeto?

-Quien se respeta a sí mismo y a su prójimo.

-Todo esto son cosas obvias-

-comentó uno de los presentes.

-Por eso son tan difíciles de ser observadas.

-concluyó el rabino.

Ben Zoma.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.