Martes, 19 de Septiembre de 2017

La prudencia es el más excelso de todos los bienes. Epícteto.

Ninguno nace libre de vicios; y el hombre más perfecto es aquel que sólo tiene los pequeños. Horacio.

No juzgues cada día por lo que cosechas, sino por las semillas que siembres. Robert Louis Stevenson.

Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar. David Russell.

Es difícil decir que es imposible, porque el sueño de ayer es la esperanza de hoy y la realidad de mañana.  Robert Goddard.

El clavo que sobresale, siempre recibe un martillazo.  Proverbio chino.

El secreto de una vida plena es tener más comienzos que finales. Dave Weinbaum.

La mayoría de los hombres emplean la primera parte de su vida en hacer miserable a la otra parte. La Bruyere.

En resumidas cuentas, en este mundo, cada cual consigue lo que se merece. Pero sólo quienes alcanzan el éxito lo reconocen.  Georges Simenon.

Es de las calamidades y no de la vida corriente de cada día que aprendemos impresiones y útiles lecciones. Thackeray.

Es difícil hacer justicia a quien nos ha ofendido. Simón Bolívar.

Es amigo mío aquél que me socorre, no el que me compadece. Thomas. Fuller.

Es más hermoso saber algo de todo que saber todo de una cosa; esta universalidad es más bella. Si se pudiera tener las dos, mucho mejor; pero es preciso elegir. Blaise Pascal.

En una discusión lo difícil no es defender la propia opinión sino conocerla. André Maurois.

En una discusión, el primero que se incomoda es el que menos razón tiene. Anónimo.

Entiende que en el dolor se te prueba, para que no te abatas; entiende que se te prueba en la prosperidad, para que no te exaltes. Isidoro de Sevilla.

¿Qué te ha aliviado hoy? Nota que se ve en las trincheras de la primera guerra mundial.

La prueba más clara de sabiduría es una alegría continúa.  Montesquieu.

El que estando enfadado impone un castigo, no corrige, sino que se venga.  Montesquieu.

¿Hay nada tan seguro, decidido, desdeñoso, contemplativo, grave, serio, como el asno? Montesquieu.

El fin de la creación literaria es iluminar en el corazón del hombre, en lo que tiene de meramente humano. Alfonso Reyes.

El dinero puede ser la cobertura de muchas cosas, pero no te da lo principal. Te da comida pero no apetito, medicina pero no salud; conocidos pero no amigos; servidores pero no lealtad; días de alegría pero no paz ni felicidad.  Henrik Ibsen.

El éxito es lo que nos da confianza para poner en práctica lo que el fracaso nos ha enseñado. P. Carrasco.

El éxito ha hecho fracasar a muchos hombres. C. Adams.

El éxito en la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino.  A. F. Saiz.

El avaro experimenta simultáneamente las preocupaciones del rico y las penalidades del pobre. Anónimo.

El amor como principio, el orden como base, el progreso como fin. Auguste Comte.

Economizad las lágrimas de vuestros hijos, para que puedan regar con ellas vuestra tumba. Pitágoras.

El hombre superior es impasible por naturaleza: le da igual que le elogien o censuren. Napoleón.

El pensador no necesita aplausos ni aprobaciones con tal de que esté seguro de su propio aplauso, pues de éste no se puede prescindir.  F. Nietzsche.

Si das con una buena mujer serás feliz; y si no te volverás filósofo, lo que siempre es útil para el hombre. Pitigrilli.

Cuando se comprende que la condición humana es la imperfección del entendimiento, ya no resulta vergonzoso equivocarse, sino persistir en los errores.  George Soros. 

La vida sólo nos parece corta porque la medimos inconsiderablemente con nuestras locas esperanzas. Anatole France.

Imagina que cada día es el último que brilla para ti, y aceptarás agradecido el día que no esperabas vivir ya. Horacio.

No necesitas el valor para el instante en que eres golpeado, sino en la larga ascensión de regreso a la cordura, la fe y la seguridad. Anónimo.

Si deseas el éxito, no lo busques; limítate a hacer lo que amas y en lo que crees. El éxito vendrá por añadidura. Anónimo.

No merece la pena preocuparse por lo que piensan los demás de ti, porque están demasiado ocupados preguntándose qué piensas tú de ellos.  Anónimo.

El tiempo es demasiado lento para aquellos que esperan, demasiado rápido para aquellos que temen, demasiado largo para aquellos que sufren, demasiado corto para aquellos que celebran, pero para aquellos que aman, el tiempo es eterno. Henry Van Dyke.

La verdad es que amamos la vida, no porque estemos acostumbrados a ella, sino porque estamos acostumbrados al amor. Friedrich Nietzsche.

Un día la vida nos ha de pegar donde más nos duela, porque allí está el último reducto del yo personal.  Antonio Blay.

El lenguaje de la verdad debe ser, sin duda alguna, simple y sin artificios. Séneca.

La verdad se robustece con la investigación y la dilación; la falsedad, con el apresuramiento y la incertidumbre. Tácito.

La necesidad nunca hizo buenos negocios. Benjamín Franklin.

Cada uno de nosotros tiene a todos como mortales menos a sí mismo.  S. Freud.

La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas.  S. Freud.

Existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo. S. Freud.

La felicidad es amor, no otra cosa. El que sabe amar es feliz. Hermann Hesse.

Para ser feliz hay que vivir en guerra con las propias pasiones y en paz con las de los demás. Séneca.

Es difícil crear ideas y fácil crear palabras; de ahí el éxito de los filósofos.  André Maurois.

Ama como que has de aborrecer, y aborrece como que has de amar. Séneca. 

De amar las glorias pasadas, se sacan fuerzas para adquirir las glorias nuevas. José Marti.

Creedlo, para hacernos amar no debemos preguntar nunca a quien nos ama: ¿Eres feliz?, sino decirle siempre: ¡Qué feliz soy! Jacinto Benavente.

La obra debe ser concebida con alma de fuego y ejecutada con una frialdad clínica. Joan Miró.

El hombre corriente, cuando emprende una cosa, la echa a perder por tener prisa en terminarla. Lao Tse.

A la libertad se llega por la belleza.  F. Schiller.

El amor termina con el encuentro de los enamorados. W. Shakespeare.

La  tristeza de la separación y de la muerte es el más grande de los engaños.  GANDHI.

El pintor sólo tiene que crear una obra maestra: él mismo, constantemente Yves Klein

La primera igualdad es la equidad. Victor Hugo.

Las inteligencias poco capaces se interesan en lo extraordinario; las poderosas, en las cosas ordinarias. Victor Hugo.

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes la oportunidad. Victor Hugo.

Si tenéis la fuerza, nos queda el derecho. Victor Hugo.

¿Cómo es que, siendo tan inteligentes los niños, son tan estúpidos la mayor parte de los hombres? Debe ser fruto de la educación. Alejandro Dumas, hijo.

¿Qué dosis de verdad puede soportar un hombre? F. Nietzsche.

La verdad espera. Sólo la mentira tiene prisa. Alexandru Vlahuta.

La ignorancia afirma o niega rotundamente: la ciencia duda. Voltaire.

Incluso el pasado puede modificarse. J. P. Sartre.

Todos los medios son buenos, si son eficaces. J. P. Sartre.

Hay que evitar el combate. Hay triunfos que empobrecen al vencido, pero no enriquecen al vencedor. Juan Zorrila de San Martín.

No es tan dañino oír lo superficial como dejar de escuchar lo necesario. Quintiliano.

Todo hombre no vive más que por lo que espera. Giovanni Papini.

Grabad esto en vuestro corazón: cada día es el mejor del año. Emerson.

Emplea el lenguaje que quieras y nunca podrás expresar sino lo que eres. Emerson.

En lo pasado está la historia del futuro. Juan Donoso Cortés.

Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes, deberá acomodarse a frecuentes cambios. Confucio.

Algún dinero evita las preoucpaciones, mucho las atrae. Cunfucio.

El silencio es el único amigo que jamás traiciona. Confucio.

La respuesta más corta es hacerlo. E. Hemingway.

Asís Lazcano (sobre Alejandro Sawa):

  • Tuvo el final de un rey de tragedia: ciego, loco y furioso, les escribe a Rubén Darío, Valle-Inclán.

  • Se le veía vagando por las calles sin rumbo fijo… viviendo en gran señor su matrimonio con la miseria.

  • Manuel Machado le escribió un hermoso epitafio: jamás hombre más nacido / para el placer fue al dolor/ más derecho. /Jamás ninguno ha caído / con facha de vencedor / tan deshecho.

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.