Domingo, 9 de Diciembre de 2018

Para desembarcar en la isla de la sabiduría hay que navegar en un océano de aflicciones. Socrates.

No te contentes con alabar a las gentes de bien: imítalas. Isócrates.

No temáis a la grandeza; algunos nacen grandes, algunos logran grandeza, a algunos la grandeza le es impuesta y a otros la grandeza les queda grande. William Shakespeare.

No toda distancia es ausencia, ni todo silencio es olvido. Mario Sarmiento.

No todos lo podemos todo. Virgilio.

No todos los hombres pueden ser grandes, pero pueden ser buenos. Confucio.

Nos gusta llamar testarudez a la perseverancia ajena pero le reservamos el nombre de perseverancia a nuestra testarudez. Alphonse Karr.

Nos hacemos hombres, nos hacemos viejos, maduramos principal y casi exclusivamente para mentir, para disimular, para fingir acerca del amor, de la amistad, del aprecio. Hernando Tellez.

Nuestra adhesión a un jefe natural no es una pérdida de libertad, es el reconocimiento de que nuestras ideas tienen un ejecutor y un intérprete. Jorge Santayana.

Nuestra civilización promete solucionar nuestras aspiraciones a una vida más y más fácil; entre tanto la vida se hace más y más vacia. Frank K. Notch.

Nuestra madurez es fruto de lo que hemos recibido en la adolescencia. José Gnecco Laborde.

Nuestra naturaleza está en la acción. El reposo presagia la muerte. Séneca.

Nuestras discordias tienen su origen en las dos más copiosas fuentes de calamidad pública: la ignorancia y la debilidad. Simón Bolívar.

Nuestras ilusiones no tienen límites; probamos mil veces la amargura del cáliz y, sin embargo, volvemos a arrimar nuestros labios a su borde. F. R. Chateaubriand.

Nuestro corazón tiene edad de aquello que ama. Marcel Prevost.

Nuestros actos están unidos a nosotros como al fósforo su luz. Nos consumen, verdad es, pero producen nuestro esplendor. Andre Guide.

Nunca aparece tan grande el fuerte como cuando presta su apoyo al débil. Antonio R. Trueba.

Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que lo han logrado. Margaret Mead.

Nunca la prudencia yerra. Tirso de Molina.

Nunca muestra un hombre tan claramente su carácter como cuando describe el carácter de otro hombre. J. P. Richter.

Nunca se da tanto como cuando se da esperanzas. Anatole France.

Nunca será tarde para buscar un mundo mejor y más nuevo, si en el empeño ponemos coraje y esperanza. A. Tennyson.

Nunca te des por vencido. Crea tu propio camino. Katherine Herpburn.

Nunca temas a las sombras. Sólo constituyen el indicio de que en algún lugar cercano hay una luz resplandeciente. Ruth Renkel.

Obrar es fácil, pensar es difícil; pero obrar según se piensa, es aún más difícil. Goethe.

Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las virtudes. Miguel de Cervantes.

Ojo a la situaciones inesperadas. En ellas se encierran, a veces las grandes oportunidades. J. Pulitzer.

Para cambiar es necesario saber; para saber hay que aprender; y para aprender hay que hacer grandes sacrificios. Samuel Aun Weor.

PLACER-FELICIDAD:

Los placeres son como un circulo de agua que no cesa de ampliarse, hasta que, a fuerza de expandirse se pierde en la nada. William Shakespeare.

Bienaventurados los que se ríen de sí mismos porque la felicidad les durará toda su vida. Anónimo.

La felicidad no depende de las cosas externas, sino de cómo las miramos y cómo las deseamos. Leon Tolstoi.

Baste que alguien haga algo por el solo placer de hacerlo para que su gozo se convierta en el de los demás. Italo Calvino.

Si buscar la felicidad y quieres evitar verte frustrado en tus deseos, no desees sino aquello que depende de ti. Epícteto.

Creerse feliz es suficiente para serlo. Mary Quant.

Una de las cosas más agradables de los problemas es que muchos de ellos sólo existen en nuestra imaginación. Steve Allen.

Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo. Leon Tolstoi.

La felicidad es darse cuenta de que nada es demasiado importante. Antonio Gala.

Es un error fatal que la felicidad sea siempre subterránea y la desgracia tan evidente. Montserrat Roig.

La felicidad se hace, no se halla. Brota del interior, no viene de fuera. Thomas Hardy.

Un hombre feliz es un bien común. George Chapman.

No eres ambicioso: te contentas con ser feliz. J. L. Borges.

El secreto de tu evolución personal está en empezar a degustar cada elemento de tu vida como si fuera único e inusual: el regalo que realmente es.  Porque en ese acto de reconocimiento y agradecimiento se encuentra el secreto del bienestar, el amor, la salud y, en suma, la felicidad duradera. EL EFECTO GRATITUD.

Los tiempos felices en la humanidad son las páginas vacías de la historia. Leopold Von Ranke.

Los solteros deberían pagar más impuestos. No es justo que unos hombres sean más felices que otros. Oscar Wilde.

La principal ocupación de mi vida consiste en pasarla lo mejor posible. Montaigne.

Disfruta hoy, es más tarde de lo que crees. Proverbio Chino.

Hay una especie de vergüenza en ser feliz a la vista de ciertas miserias. Jean De La Bruyere.

La actividad es lo que hace dichoso al hombre. Bernard Shaw.

La dicha está donde la encuentras, muy rara vez donde la buscas. J. Petit.

En la vida, lo más triste, no es ser del todo desgraciado, es que nos falte muy poco para ser felices y no podamos conseguirlo. Jacinto Benavente.

El secreto de la dicha reside más bien en darla que en esperarla. Louise M. Normand.

Del mismo modo que no tenemos derecho a consumir riqueza sin generarla, tampoco lo tenemos a consumir felicidad sin producirla. William Shakespeare.

La felicidad no se produce por grandes golpes de fortuna, que raras veces suceden, sino por pequeñas ventajas que ocurren todos los días. Benjamín Franklin.

Antes de desear ardientemente una cosa, conviene examinar cuál es la felicidad de quien la posee. La Rochefoucauld.

El hombre más feliz es el que hace la felicidad del mayor número de sus semejantes. Denis Diderot.

El test de toda felicidad es la gratitud. G. K. Chesterton.

Vivir para los demás no es sólo la ley del deber, es también la ley de la felicidad. Auguste Comte.

La felicidad es algo que depende no de la posición, sino de la disposición [actitud]. John G. Pollard.

La felicidad no consiste en adquirir y gozar, sino en no desear nada, pues consiste en ser libre. Epicteto.

Las religiones desaparecerán con la felicidad de los hombres. Raymond Queneau.

Muchas personas Se pierden las pequeñas alegrías mientras aguarden la gran felicidad. Pearl S. Buck.

El dinero puede ser la cobertura de muchas cosas, pero no te da lo principal. Te da comida pero no apetito, medicina pero no salud; conocidos pero no amigos; servidores pero no lealtad; días de alegría pero no paz ni felicidad. Henrik Ibsen.

Cuando la felicidad nos sale al paso nunca lleva el hábito con que nosotros pensábamos encontrarla. Madame De Amiel.

Nunca somos realmente felices hasta que intentamos iluminar la vida de los demás. Helen Keller.

La gente es infeliz porque se niega a cambiar, desean que todo siga igual. El cambio lo ven, instintivamente, como algo malo. Eduard Punset.

Película El día que Nietzsche lloró:

  • Hay que escoger entre la comodidad y la verdad (Nietzsche).

  • ¿Se excluyen mutuamente? (Breuer).

  • Bueno, si escoge el placer de crecer debe prepararse para sufrir. Quiere sufrir menos, encójase, adelante, forme parte del rebaño.

  • Mire ese árbol. Necesita el mal tiempo para alcanzar esa altura soberbia. Hay creatividad y descubrimiento, pero engendrados por el dolor.

HOMBRE SUPERIOR:

Arrancar toda raíz negativa supondría al mismo tiempo ahogar los elementos positivos que pudiesen brotar tallo arriba en la planta. F. Nietzsche.

No deberían turbarnos nuestras dificultades sino tan sólo nuestra incapacidad de hacer que crezca de ellas algo hermoso. F. Nietzsche.

Nada hay más pequeño que un grande dominado por el orgullo. Miguel de Cervantes.
De altos espíritus es apreciar las cosas altas. Miguel de Cervantes.
Un gran hombre es aquel que no ha perdido su corazón de niño. Mencio.

El único símbolo de superioridad que conozco es la bondad. Ludwig van Beethoven.

Los hombres superiores son los únicos que saben amar. Honoré de Balzac.

A todos los auténticos grandes hombres les gusta dejarse tiranizar por un ser débil. Honoré de Balzac.

Las almas más grandes son tan capaces de los mayores vicios como de las mayores virtudes. R. Descartes.

La mayoría de los héroes son como algunos cuadros, no se les debe mirar de cerca. La Rochefoucauld.

Nadie es un gran hombre para su ayuda de cámara.  Marqués de Sade.

Se dice que no hay hombre grande para su ayuda de cámara. Eso es porque el gran hombre sólo puede ser reconocido por otro gran hombre, y el ayuda de cámara seguramente sólo sabrá estimar a sus iguales. Goethe.

De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso. Napoleón.

En los montes más elevados caen los rayos, y donde hallan mayor resistencia hacen más daños. Miguel de Cervantes Saavedra.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.