Domingo, 7 de Enero de 2018

La felicidad del cuerpo se funda en la salud. La del entendimiento en el saber. Tales de Mileto.

La felicidad consiste en saber unir el final con el principio. Pitágoras.

Serás doblemente desgraciado si no sabes sobrellevar tu desgracia. Blas de Prinea.

Solamente es duradero lo que con la virtud se consigue. Sófocles.

En la naturaleza humana hay generalmente más de necio que de sabio. Eurípides.

La envidia es el adversario de los afortunados. Epiteto.

Cuando llegue mi hora de morir, iré. Sabré dar la vida como un hombre que no le duele devolver el préstamo que se le ha hecho. Epiteto.

¿No sabes que la fuente de todas las miserias, para el hombre, no es la muerte, si no el miedo a la muerte? Epiteto.

Mientras haya hombres habrá vicios. Publio Cornelio.

En la naturaleza del hombre está odiar a quienes ha ofendido. Publio Cornelio.

El carácter más elevado es aquel que está dispuesto a perdonar los errores morales de los demás como si él mismo fuera culpable de ellos cada día, y que tiene tanto cuidado de no cometer una falta como si nunca las perdonara. Plinio el Joven.

Si el vaso no está limpio, lo que en él se derrame se corrompe. Quinto Horacio.

La brevedad de la vida nos impide tener largas esperanzas. Quinto Horacio.

Sin amor y sin risas, nada hay agradable. Quinto Horacio.

Acepta la muerte de buen grado, forma parte de lo establecido por la naturaleza. Marco Aurelio.

Acuérdate también de esto siempre. Para vivir felizmente basta con muy poco. Marco Aurelio.

Los que no quieren ser vencidos por la verdad, son vencidos por el error. San Agustín.

La soberbia no es grandeza, es hinchazón. Y lo que está hinchado parece grande, pero no está sano. San Agustín.

En cualquier adversidad de la fortuna, la infelicidad es haber sido feliz alguna vez. Severino Anicio.

El que habla mal de otros a sí mismo se condena. Petrarca.

Se necesita ser misérrimo para envidiar a un mísero. Petrarca.

Durante la noche llegan a la inteligencia del sabio los mejores pensamientos. Menandro de Atenas.

Tantos hombres, tantos pareceres: cada uno tiene su manera. Publio Terencio.

El sol se pone y nace de nuevo. Pero nosotros, cuando se apaga nuestra breve luz, dormimos para siempre en una noche perpetua. Cayo Valerio.

El hombre instruido tiene siempre las riquezas en sí mismo. Fedro.

Soportad esta calamidad, no sea que os venga otra mayor. Fedro.

Olvidemos lo que ya sucedió, pues puede lamentarse, pero no rehacerse. Tito Livio.

La fortuna a algunos les da demasiado, a ninguno le da lo bastante. Marco Valerio.

El hombre sabio ve en las desventuras ajenas las que debe evitar. Publio Sirio.

Aristóteles:

  • El ocio del Espíritu es una forma de libertad.

  • Fatiga menos caminar sobre terreno accidentado que sobre terreno llano.

  • Las virtudes más grandes son aquellas que más utilidad reportan a las otras personas.

  • La virtud resplandece en las desgracias.

  • El odio es el camino para aprender.

 L. A. Séneca:

  • Morir más temprano o más tarde es cosa de poca importancia. Lo que importa es morir bien o mal. Morir bien, aparte, es huir del peligro de vivir mal.

  • Toda virtud se funda en la medida.

  • La virtud que se adorna y se alaba ya tiene un defecto.

  • No se espante de la pobreza. Nadie vive tan pobre como nació.

  • La vida es como una escuela de gladiadores: Convivir y pelear.

  • Tenemos los vicios ajenos delante de los ojos y los propios a la espalda.

 Anónimo:

  • La paciencia comienza llorando al principio y riendo al final.

  • El hombre perezoso hace poco y pide mucho.

  • Ten miedo cada vez que no digas la verdad.

  • Al envidioso, la envidia lo mata todo el día.

  • Los ríos más profundos corren con menos ruido [las personas más sabias son más silenciosas].

 Publio Nason: 

  • El regalo tiene la categoría de quién lo hace.

  • La envidia, el más mezquino de los vicios, se arrastra por el suelo como una serpiente.

  • No se puede lograr que retorne el agua que pasó, ni reclamar que vuelva la hora pretérita.

  • El vulgo estima a los amigos por las ventajas que pueden obtener de ellos.

  • El peso que se soporta y lleva con alegría se hace ligero.

 RIQUEZA:

Grandes riquezas, gran esclavitud. L. A. Séneca.

Niego que las riquezas sean un bien: pues si lo fuesen, harían hombres buenos; ahora bien, como lo que se encuentra entre los malos no puede llamarse un bien, les niego ese nombre. Por lo demás, concedo que han de tenerse, que son útiles y proporcionan grandes comodidades a la vida. L. A. Séneca.

No es posible abominar de las riquezas y a la vez querer sus frutos. L. A. Séneca.

Si el alma es la enferma, lo mismo da que se encuentre rodeada de riquezas o en la pobreza, porque su mal la seguirá a todas partes. L. A. Séneca.

No aspires jamás a la vanidad de ser rico, contribuirías a que hubiese pobres. Pitágoras.

No cambies la salud por la riqueza, ni la libertad por el poder. Benjamin Franklin.

El dinero a veces resulta demasiado caro. Ralph Waldo Emerson.

De dinero y santidad, la mitad de la mitad. Popular español.

Las espléndidas fortunas, cual acontece con los vientos impetuosos, producen grandes naufragios. Plutarco.

El que pretende enriquecerse en un día, sé vera apremiado todo el año. Leonardo da Vinci.

Engarza en oro las alas del pájaro y nunca más volará al cielo. Tagore.

El rico come, el pobre se alimenta. Quevedo.

El rico no gozaría nada si le faltase la envidia de los demás. Alfredo Panzini.

El hombre es rico en proporción a las cosas que puede desechar. D. Thoreau.

La mejor manera de hacer dinero feliz es convertir el dinero en tu pasatiempo y no en tu Dios. Anónimo.

La riqueza es como el agua salada, cuanto más se bebe, más sed produce. Arthur Schopenhauer.

La riqueza ha creado más avaros que la avaricia hombres ricos. Thomas Fuller.

La habilidad es la riqueza del pobre. Christopher Wren.

La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro. Benjamin Franklin.

VALOR:

La gracia de ser valiente es no serlo demasiado. Película El gran combate.

El valor genera, en la mente mezquina envidia, y la emulación en las grandes almas. Henry Fielding.

Un valiente es un tonto que no sabe nunca cuándo asustarse. Película Vivamos hoy.

Sí, la valentía es una locura, pero llena de grandeza. Reinaldo Arenas.

Los hombres no son nada, los principios lo son todo. Benito Juárez.

Un valor vulnerado y una ilusión desenmascarada suelen tener el cuerpo igual de mortificado, se parecen, y no hay nada más fácil que confundirlos. Milan Kundera.

Ganas fuerza, valor y confianza en cada experiencia en la que realmente te paras para enfrentarte al miedo; podrás hacer aquello que nunca creíste que podrías hacer. Eleanor Roosevelt.

Una gran cantidad de talento se pierde en el mundo por la falta de valor. Sydney Smith.

Ser profundamente querido por alguien te da fortaleza, y querer profundamente a alguien te da valor. Lao Tsé.

Cuando hay un exceso de amor, el hombre pierde su honor y su valía. Eurípides.

Tipo de mi discípulo. Aquellos hombres que en definitiva me interesan, son a los que les deseo sufrimientos, abandono, enfermedad, malos tratos, desprecio; yo deseo, además, que no desconozcan el profundo desprecio de sí mismos. El martirio de la desconfianza de sí mismos, la miseria del vencido; y no tengo compasión de ellos, porque les deseo lo que revela el valor de un hombre: ¡que aguanten con firmeza! F. Nietzsche.

El valor no es la ausencia de miedo, más bien es la opinión de que otra cosa es mucho más importante que el miedo [aquello por lo que se lucha]. Ambrose Reedmon.

Los valientes también temen. Pero siguen avanzando. José Narosky.

El miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente. Alonso de Ercilla. 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.