Domingo, 29 de Julio de 2018

¿Qué es lo que hay que desear?

Una mirada que vea ponerse el Sol desde una cárcel igual que desde un palacio. Esa mirada es lo que hay que desear, y nada más.

¿Quién puede tener esa mirada?

Cada uno de nosotros.

¿A quién le gustaría tenerla?

A todos.

¿Quién la quiere?

Uno de cada cien mil.

Arthur Schopenhauer.

¡Qué novato es quien se figura que mostrar espíritu e inteligencia es un medio de hacerse querer en sociedad! Antes bien, tales cualidades excitan en la preponderante mayoría de la gente un odio y un rencor que resultan tanto más amargos cuanto que quien los siente no está autorizado a denunciar la causa que los origina e incluso la disimula ente sí mismo. Arthur Schopenhauer.

 FELICIDAD:

  • Bienaventurados los que se ríen de sí mismos porque la felicidad les durará toda su vida. Anónimo.

  • La felicidad no depende de las cosas externas, sino de cómo las miramos y cómo las deseamos. Leon Tolstoi.

  • Baste que alguien haga algo por el solo placer de hacerlo para que su gozo se convierta en el de los demás. Italo Calvino.

  • Si buscar la felicidad y quieres evitar verte frustrado en tus deseos, no desees sino aquello que depende de ti. Epícteto.

  • Creerse feliz es suficiente para serlo. Mary Quant.

  • Una de las cosas más agradables de los problemas es que muchos de ellos sólo existen en nuestra imaginación. Steve Allen.

  • Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo y no deseo con exceso lo que no tengo. Leon Tolstoi.

  • La felicidad es darse cuenta de que nada es demasiado importante. Antonio Gala.

  • Es un error fatal que la felicidad sea siempre subterránea y la desgracia tan evidente. Montserrat Roig.

  • La felicidad se hace, no se halla. Brota del interior, no viene de fuera. Thomas Hardy.

  • Si las penas destruyen la felicidad, los placeres la degradan. Duque de Levis.

  • Si quieres comprender la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin. Antoine de Saint-Exupéry.

  • Si quieres hacer feliz a un hombre, no le añadas bienes sino réstale deseos. Séneca.

  • Si quieres ser feliz enteramente, solo jamás lo conseguirás. Demóstenes.

  • Si quieres vivir feliz, no te importe que te crean tonto. Séneca.

  • Si un hombre ha nacido con un carácter no dotado para la felicidad, nada le puede hacer feliz. Si ha nacido para ser feliz, nada le puede hacer desgraciado. Mark Twain.

  • Sin sonrisa viene el hombre al mundo, y sin sonrisa se va; solamente fue feliz durante tres fugaces minutos. Jean Paul Richter.

  • Sólo de la rectitud del corazón nace la felicidad de todos requerida. Esquilo.

  • Sólo puede ser feliz siempre el que sepa ser feliz con todo. Confucio.

  • Sólo se tiene la felicidad que uno puede comprender. Maurice Maeterlinck.

  • Soy un paranoico al revés. Siempre sospecho que la gente está planeando algo para hacerme feliz. J.D. Salinger.

  • Tenemos solamente la felicidad que hemos dado. Edouard Pailleron.

  • Toda felicidad se compone de dos sensaciones tristes: el recuerdo de la privación en el pasado y el temor de perderla en el porvenir. Alphonse Karr.

  • Toda una vida de felicidad sería un infierno en la Tierra. George Bernard Shaw.

  • Todo el mundo aspira a la vida dichosa, pero nadie sabe en qué consiste. Séneca.

  • Todos los mortales andan en busca de la felicidad, señal de que ninguno la tiene. Ninguno vive contento con su suerte. Baltasar Gracián.

  • Tu capacidad de conocer la felicidad depende de tu capacidad para conocer el dolor. Macedonio Fernández.

  • Un estudio muy amplio nos indica que los dos enemigos de la felicidad humana son el dolor y el aburrimiento. Arthur Schopenhauer.

  • Un minuto de felicidad vale más que un año de gloria. Voltaire.

  • Vivir para otros no es sólo ley del deber, sino también ley de la felicidad. Auguste Comte.

  • La felicidad no es un ideal de la razón, sino de la imaginación. Immanuel Kant.

  • Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace. Jean-Paul Sartre.

  • La felicidad no está en adquirir y gozar, sino en no desear nada: pues consiste en ser libre. Epicteto.

  • La Felicidad no es carecer de problemas, sino saber enfrentarse a ellos. Anónimo.

  • El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene. Ralph Waldo Emerson.

  • El verdadero éxito de la felicidad consiste en exigir mucho de sí mismo y muy poco de los demás. Albert Guinon.

  • Un hombre feliz es aquel que durante el día, por su trabajo, y a la noche, por su cansancio, no tiene tiempo para pensar en sus cosas. Gary Cooper.

  • Vivir para los demás no es sólo ley del deber, es también la ley de la felicidad. Auguste Comte.

  • El hombre más feliz es aquel que más feliz hace a sus semejantes. Diderot.

  • El deber tiene una gran similitud con la felicidad de los demás. Víctor Hugo.

  • La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar. Thomas Chalmers.

  • La suprema felicidad de la vida es saber que eres amado por ti mismo o, más exactamente, a pesar de ti mismo. Víctor Hugo.

  • Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta y gozamos poco por lo mucho que tenemos. W. Shakespeare.

  • Sólo aspiro a encontrar mi paraíso en la tierra. Y soy digno de compasión porque es posible que lo haya conocido en varias ocasiones y no me haya dado cuenta. Terenci Moix.

  • No hay necesidad de escoger una estación predilecta del año. Lo que tenemos que hacer es disfrutar de la belleza de cada una. Evelyn Lauder.

  • En la vida, lo más triste, no es ser del todo desgraciado, es que nos falte muy poco para ser felices y no podamos lograrlo. Jacinto Benavente.

  • No hay deber que descuidemos tanto como el deber de ser felices. Robert Louis Stevenson.

  • Nunca se da tanto como cuando se dan esperanzas. Anatole France.

  • La sonrisa es el idioma universal de los hombres inteligentes. Víctor Ruiz Iriarte.

  • La risa es la distancia más corta entre dos personas. Víctor Borge.

  • La risa cura. Es la obra social más barata y efectiva del Mundo. Roberto Petttinato.

  • No hay ninguna cosa seria, que no pueda decirse con una sonrisa. Alejandro Casona.

  • Son tantos los mortales que no pueden digerir la felicidad. La felicidad no es cosa digerible; es más bien, muy indigesta.

 EL CREDO DE UN HUMANISTA. Fragmentos del libro El humanismo como utopía real, de Erich Fromm:

1.- Creo que la unidad del hombre, a diferencia de otros seres vivientes, se debe a que el hombre es la vida consciente de sí misma. El hombre es consciente de sí mismo, de su futuro, que es la muerte; de su pequeñez, de su impotencia. Es consciente del otro en cuanto otro. El hombre está en la naturaleza, y sometido a sus leyes, aunque la trascienda con el pensamiento.

2.- Creo que el hombre es consecuencia de la evolución natural: que ha nacido del conflicto de estar preso y separado de la naturaleza y de la necesidad de hallar unidad y armonía con ella.

3.-Creo que la naturaleza del hombre es una incoherencia, debida a las condiciones de la existencia humana, que exige buscarle soluciones, las cuales a su vez crean nuevas incoherencias y la necesidad de nuevas soluciones.

4.- Creo que toda solución a estas incoherencias puede cumplir realmente la condición de ayudar al hombre a superar el sentimiento de separación y a lograr un sentimiento de concordancia, comunidad y participación.

5.- Creo que, en toda solución a estas incoherencias, el hombre sólo tiene la posibilidad de escoger entre avanzar o retroceder. Estas opciones, que se manifiestan en actos precisos, son medios para rebajar o para desarrollar la humanidad que tenemos dentro.

6.-Creo que la alternativa fundamental para el hombre es la elección entre vida y muerte, entre creatividad y violencia destructiva, entre la realidad y el engaño, entre la objetividad y la intolerancia, entre fraternidad con independencia y dominio con sometimiento.

7.- Creo que podemos atribuir a la vida el significado de continuo nacimiento y constante desarrollo.

8.-Creo que podemos atribuir a la muerte el significado de suspensión del desarrollo y continua repetición.

9.- Creo que, con la solución regresiva, el hombre trata de encontrar la unidad librándose del insoportable miedo a la soledad y a la incertidumbre, desfigurando lo que lo hace humano y lo atormenta. La orientación regresiva se desarrolla en tres manifestaciones, juntas o separadas: La necrofilia, el narcisismo y la simbiosis incestuosa.

Por necrofilia entiendo el gusto por todo lo que es violencia y destrucción : el deseo de matar, la adoración de la fuerza, la atracción por la muerte, el suicidio y el sadismo y el deseo de transformar lo orgánico en inorgánico sometiéndolo al orden. El necrófilo, por carecer de las cualidades necesarias para crear, en su impotencia encuentra más fácil destruir, porque para él sólo una cualidad tienen valor: la fuerza.

Por narcisismo entiendo la falta de un interés autentico por el mundo exterior y un intenso apego a uno mismo, al grupo, clan, religión, nación, raza, etc., con graves distorsiones del juicio racional. En general, la necesidad de satisfacción narcisista deriva de la necesidad de compensar una pobreza material y cultural.

Por simbiosis incestuosa entiendo la tendencia a seguir ligado a la madre y a sus equivalentes: la estirpe, la familia o la tribu; a descargarse el insoportable peso de la responsabilidad, la libertad y la conciencia, para ser protegido y amado en un estado de seguridad con dependencia, que paga el individuo con el cese de su propio desarrollo humano.

10.-Creo que, escogiendo avanzar, el hombre puede encontrar una nueva unidad mediante el pleno desarrollo de todas sus energías humanas, que se muestran en tres orientaciones, juntas o separadas: la biofilia, el amor a la humanidad y a la naturaleza y la independencia y libertad.

11.- Creo que el amor es la llave principal para abrir las puertas al crecimiento del hombre. El amor y la unión a alguien o algo fuera de uno mismo permite trabar relaciones con otros, sentirse uno con otros, sin reducir el sentido de integridad e independencia. El amor es una orientación positiva, para la cual es esencial que se hallen presentes al mismo tiempo la solicitud, la responsabilidad, el respeto y el conocimiento del objeto de unión.

12.- Creo que la experiencia del amor es el acto más humano y humanizador que es dado gozar al hombre y, como la razón, carece de sentido si se entiende de manera parcial.

13.-Creo en la necesidad de liberación de los lazos, externos o internos, como condición para poder tener la libertad de crear, obrar, querer saber, etc., para poder llegar a ser un individuo libre, activo y responsable.

14.- Creo que libertad es la capacidad de obedecer la voz de la razón y del conocimiento, en contra de las voces de las pasiones irracionales. Es la emancipación que libera al hombre y lo pone en el camino de emplear sus facultades racionales y de comprender objetivamente el mundo y el papel que en éste representa.

15.- Creo que la lucha por la libertad tiene, en general, el sentido excluido de lucha contra la autoridad impuesta sobre la voluntad individual. Hoy lucha por la libertad debe significar liberarnos, individual y colectivamente, de la autoridad a la que nos hemos sometido voluntariamente: liberarnos de las fuerzas interiores que exigen este sometimiento porque somos incapaces de soportar la libertad.

16.- Creo que la libertad de elección no siempre es igual para todos los hombres en todo momento. El hombre de orientación exclusivamente necrofílica, narcisista o simbiótico incestuosa, puede tomar sólo una opción regresiva. El hombre libre, liberado de lazos irracionales, no puede tomar ya una opción regresiva.

17.- Creo que el problema de la libertad de elección existe sólo para el hombre de orientaciones contrapuestas, y que esta elección siempre está estrechamente condicionada por deseos inconscientes y por justificaciones tranquilizadoras.

18.- Creo que nadie puede salvar a su prójimo decidiendo por él. Únicamente podrá ayudarlo señalándole alternativas posibles, con toda sinceridad y amor, sin sensiblería ni engaño alguno. La conciencia intelectiva de las alternativas liberadoras puede reavivar en un individuo sus energías ocultas y ponerlo en el camino en el que escoja la vida, en lugar de la muerte.

19.- Creo que la igualdad se siente cuando, al descubrirse uno mismo por completo, se reconoce igual a otros y se identifica con ellos. Todo individuo lleva la humanidad en su interior. La condición humana es única e igual en todos los hombres, a pesar de las inevitables diferencias de inteligencia, talento, estatura, color, etc.

20.- Creo que la igualdad entre los hombres se debe recordar especialmente para evitar que uno se convierta en instrumento de otro.

21.- Creo que la fraternidad es el amor dirigido a nuestros semejantes. No obstante, se quedará en palabra hueca mientras no se hayan eliminado todos los lazos incestuosos que impiden juzgar objetivamente al hermano.

22.- Creo que el individuo no puede entablar estrecha relación con su humanidad en tanto no se disponga a trascender su sociedad y a reconocer de qué modo ésta fomenta o estorba sus potenciales humanas. Si le resultan naturales las prohibiciones, las restricciones y la adulteración de los valores, es señal de que no tiene un conocimiento verdadero de la naturaleza humana.

23.- Creo que la sociedad ha chocado siempre con la humanidad, aun teniendo una función a la vez estimulante e inhibitoria. La sociedad no dejará de paralizar al hombre y promover la dominación hasta que su fin se identifique con el de la humanidad.

24.- Creo que podemos y debemos esperar una sociedad cuerda que fomente la capacidad del hombre de amar a sus semejantes, de trabajar y crear, de desarrollar su razón y un sentido real de sí mismo basado en la experiencia de su energía positiva.

25.- Creo que podemos y debemos esperar la recuperación colectiva de una salud mental caracterizada por la capacidad de amar y crear, por la liberación de los lazos incestuosos con el clan y la tierra, por un sentido de identidad basado en la experiencia que tienen de sí mismo el individuo como sujeto y agente de sus facultades y por la capacidad de influir en la realidad exterior e interior a uno mismo, logrando el desarrollo de la objetividad y de la razón.

26.- Creo que, mientras parece que este mundo nuestro enloquece y se deshumaniza, cada vez más individuos sentirán la necesidad de asociarse y colaborar con quienes compartan sus preocupaciones.

27.- Creo que estos hombres de buena voluntad, no sólo deben hacerse una interpretación humana del mundo, sino que también deben señalar el camino y trabajar por su posible transformación: la interpretación sin voluntad de reforma es inútil; la reforma sin previa interpretación es ciega.

28.- Creo posible la realización de un mundo en que el hombre ser mucho aunque tenga poco; un mundo en que el móvil dominante de la existencia no sea el consumo; un mundo en que el hombre sea el fin primero y último; un mundo en que el hombre pueda encontrar la manera de dar un fin a su vida y la fortaleza de vivir libre y desengañado.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.