Domingo, 1 de Octubre de 2017

El hombre que ha empezado a vivir más seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera. Ernest Hemingway.

Sin un corazón contento no hay bien que valga, así como con el corazón alegre no hay mal que pueda dañarnos en el mundo.  Massimo D´Azeglio.

Cuando sientas que la ira emerge, piensa en las consecuencias.  Confucio.

Sin entusiasmo nunca se consiguió nada grande. Ralph Waldo Emerson.

Ama y haz lo que quieras; si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Como está en ti la raíz del amor, ninguna otra cosa sino el bien podrá salir de ti. San Agustín.

Quería cambiar el mundo, pero me he dado cuenta de que lo único que podemos cambiar es a uno mismo. Aldous Huxley.

Tendida en medio de las desdichas, el alma ve mucho. Sófocles.

Pues el pájaro cantor jamás se para a cantar en árbol que no da flor. José Hernández.

La amistad es el amor, pero sin sus alas. Lord Byron.

Las almas sinceras descansan en los rostros. John Donne.

El valor es la resistencia al miedo, el dominio del miedo, no la ausencia de miedo. Mark Twain.

Lo que puedas hacer o sueñes que puedas hacer, empiézalo. En la audacia hay genio, poder y magia. Goethe.

Haz lo que temes y la muerte del temor es segura. Anónimo.

Cuando ves con claridad y fuerza lo que deseas, ya es tuyo. Jack Canfield y Mark Victor Hansen.

De niños todos somos artistas. El problema es cómo seguir siéndolo cuando crecemos. Pablo Picasso.

El hombre es mortal por sus temores e inmortal por sus deseos. Pitágoras.

La creatividad te permite cometer errores. El arte te dice cuáles mantener. Scott Adams.

El hombre es lo que cree ser. Antón Chéjov.

Recordad que el secreto de la felicidad está en la libertad, y el secreto de la libertad, en el coraje. Tucídides.

No admirarse de nada es todavía más estúpido que admirarse de todo. Viene a ser casi lo mismo que no fijarse en nada. F. Dostoievsky.

Una persona feliz no es una persona en determinadas circunstancias, sino una persona con determinadas actitudes. Hugh Downs.

Cuando la lucha comienza en uno mismo, el hombre comienza a valer. Robert Browning.

La tristeza no sirve para comprender el mundo, ni para actuar de manera útil, ni para evitar los peligros ni para apreciar las cosas con justicia. Séneca.

Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer antes de que estén hechas. Plinio.

Los hombres superficiales creen en la suerte. Los hombres fuertes creen en la causa y el efecto. Ralph Waldo Emerson.

Si tiene remedio, ¿por qué te quejas? Si no lo tiene, ¿por qué te quejas? Henri Ford.

La sonrisa es el yoga de la boca Thich Nhat Than.

Una mujer puede cambiar la trayectoria vital de un hombre. Severo Ochoa.

Cuando ves a una persona un día tras otro, la frescura se pierde, la relación se transforma, la pasión se enfría y empiezas a buscar otra. Sylvester Stallone.

Sigo el camino trazado por la Providencia con la seguridad de un sonámbulo. Adolf Hitler.

El golpe más fuerte recibido por la humanidad fue la llegada del Cristianismo. El bolchevismo es el hijo ilegítimo del Cristianismo y ambos son invención de los judíos.  Adolf Hitler.

El que quiere interesar a los demás tiene que provocarnos. Salvador Dalí.

Siempre estamos en guerra intentando hacer de la vida más de lo que es, hacerla más grande, o más enorme, o más feliz o más triste, o más larga, o más corta o más luminosa o más obscura. Ajahn Chah.

No es sólo observar el estado o el obstáculo, sino también escuchar más profundamente y ver qué experimentarías si te permitieras estar simplemente ahí ¿qué podrías estar evitando?… está bien parar y sentir lo que realmente está presente… abrir tu cuerpo, usar tu respiración, tu atención y tu corazón y sentir qué hay aquí y dejar de moverte… se llama observar el movimiento de la mente. Jack Kornfield.

Cuando la mente está agitada, fuera de su estado normal, se desvía de este momento hacia el pasado, hacia el futuro, hacia correcto e incorrecto, hacia indulgencia y aversión creando más ilusión, más movimiento. Bueno y malo surgen solo en la mente… sólo toma asiento en medio de la habitación y no te levantes y mira las cosas según van y vienen. Ajahn Chah.

El que vive al capricho de sus deseos, se vuelve cada día más débil. Proverbio oriental.

La mejor porción de la vida de un hombre bueno son sus pequeños actos de ternura y amor. Wiliam Wordsworth

Universo: Enséñame el arte de crear islas de silencio y quietud, en donde pueda percibir la belleza de las cosas cotidianas. Marion Stroud.

Los ríos más profundos son siempre los más silenciosos. Sabiduría Védica.

No busques el camino lejos, el camino está siempre a tus pies. Tung Chan.

Cuando el silencio habla, el corazón es elocuente. Anónimo.

El mejor bien que podamos hacer a otros, no es comunicarle nuestra riqueza, sino ayudarle a descubrir la suya. Epicteto.

Finalmente, el Dios que representa a una mente algo más abierta es el Dios interior, el Dios que vive en el corazón humano. Un Dios más parecido a un estado de consciencia despierta y lúcida que a una idea antropomórfica accesible con rituales y reglas morales. Dios ya no es propiedad de las religiones, sino de todo mortal que se busca a sí mismo y llama a la puerta de su propio esencia. José María Doria.

Nuestra idea de Dios, dice más de nosotros mismos que de Él.  Thomas Merton.

La mística es el fundamento mismo de todo arte y de toda ciencia verdadera. Quien desconoce esta emoción… todavía está muerto. Albert Einstein.

Existen varias puertas para entrar en lo que finalmente se puede considerar como un estado de “conciencia expandida”. Puertas como el yoga, el ayuno, el silencio, la sublimación de la energía sexual, determinadas sustancias psicoactivas, la meditación, ejercicios de desbloqueo y bioenergética, músicas, danzas étnicas y sagradas, la contemplación y creación artística, la conexión con la naturaleza, determinadas técnicas de respiración. José María Doria.

La felicidad del ser humano no es un asunto baladí, sino más bien el sentido que subyace tras una travesía de aprendizaje vital envuelta en misterio y grandeza. Una travesía que finaliza y llega a puerto, en el momento en el que el viajero se da cuenta de que las llaves del tesoro están en el interior de su propio corazón. José María Doria.

“La gente dice que eres un genio, ¿piensas tú que lo eres?”. Preguntaron al gran hombre. ¡”Ya lo creo que sí”! respondió él con no demasiada modestia. “¿Y qué es lo que le convierte a uno en genio?, preguntaron de nuevo. “La capacidad de reconocer”. “¿Reconocer qué?”, insistieron. “Reconocer a la mariposa en el gusano, al águila en el huevo y al santo en el hombre egoísta”. Anónimo.

Estrategia budista para tratar con las dificultades (Jack Kornfield). Imagen: un árbol venenoso. Opciones:

  • Derribar el árbol.

  • Poner un cartel que diga: este árbol es un árbol venenoso. No coma sus frutos ni sus hojas. Sentarse a la sombra y tener una relación amistosa con él, en vez de una relación basada en el temor.

  • Con este árbol venenoso se hace la mejor medicina para curar las enfermedades: la codicia, el temor, el deseo, la ira, la duda…

CONCEPCIÓN ARENAL:

  • Es muy raro que nadie caiga en el abismo del desengaño sin haberse acercado voluntariamente a su orilla.

  • A veces damos el nombre de favor a la justicia, y creemos de muy buena fe que fuimos buenos y generosos cuando no hemos sido más que justos.

  • Con la ignorancia armonizan bien los errores.

  • El bello ideal de la caridad es que no haya dolor; el de la beneficencia es que no se vea.

  • Cuando no entendemos una cosa, es preciso declararla absurda o superior a nuestra inteligencia. Generalmente, se adopta la primera determinación.

  • No hay animal tan manso que atado no se irrite.

  • El hombre que se levanta es aún más grande que el que no ha caído.

  • La pasión para el hombre es un torrente; para la mujer, un abismo.

  • Pocas cosas desmoralizan más que la injusticia hecha en nombre de la autoridad y de la ley.

  • Si la honradez no fuera un deber, debería ser un cálculo.

  • Para el espíritu, como para el cuerpo, lo que limita la acción menoscaba la alegría.

  • Sustituir el amor propio por el amor a los demás es cambiar un tirano insufrible por un buen amigo.

  • Hay tanta justicia en la caridad y tanta caridad en la justicia que no parece loca la esperanza de que llegue el día en que se confundan.

  • Las fuerzas que se asocian para el bien no se suman, se multiplican.

  • El dolor, cuando no se convierte en verdugo, es un gran maestro.

  • La sociedad paga muy caro el abandono en que deja a sus hijos, como todos los padres que no educan los suyos.

  • El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea.

  • Todo poder cae a impulsos del mal que ha hecho. Cada falta que ha cometido se convierte, tarde o temprano, en un ariete que contribuye a derribarlo.

  • El llanto es a veces el modo de expresar las cosas que no pueden decirse con palabras.

  • Todas las cosas son imposibles, mientras lo parecen.

Henri Frédéric Amiel:

  • La vida no es más que un tejido de hábitos.

  • ¿Qué es un espíritu cultivado? Es el que puede mirar las cosas desde muchos puntos de vista.

  • El hombre que pretende verlo todo con claridad antes de decidir nunca decide.

  • La bondad es el principio del tacto, y el respeto por los otros es la primera condición para saber vivir.

  • El destino tiene dos maneras de herirnos: negándose a nuestros deseos y cumpliéndolos.

  • Saber envejecer es la obra maestra de la vida, y una de las cosas más difíciles en el dificilísimo arte de la

  • La inteligencia es útil para todo, suficiente para nada.

  • Mira dos veces para ver lo justo, no mires más que una vez para ver lo bello.

  • Hacer con soltura lo que es difícil a los demás, he ahí la señal del talento; hacer lo que es imposible al talento, he ahí el signo del genio.

  • Nada muestra mejor el carácter de cada cual que su manera de portarse con los necios.

  • El cielo, el infierno y el mundo están en nosotros. El hombre es un abismo.

  • La verdadera humildad consiste en estar satisfecho.

  • Sin pasión, el hombre sólo es una fuerza latente que espera una posibilidad, como el pedernal el choque del hierro, para lanzar chispas de luz.

  • Mil cosas avanzan. Novecientas noventa y nueve retroceden. Esto es el progreso.

  • La destreza ayuda en todo, pero no basta para nada.

  • La vida es un aprendizaje de renunciamiento progresivo, de continua limitación de nuestras pretensiones, de nuestras esperanzas, de nuestra fuerza, de nuestra libertad.

  • Vivimos mientras nos renovamos.

PLINIO EL JOVEN:

  • La práctica es un maestro excepcional.

  • Leed mucho, pero no muchas cosas.

  • El hábito es el maestro más eficaz.

  • El mayor número de los males que sufre el hombre proviene del hombre mismo.

  • No hay libro por malo que sea, que no tenga algo bueno.

  • Disminuye el deseo de todas las cosas cuando la ocasión es demasiado fácil.

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.