3 de Diciembre de 2015

3

La excelencia moral es resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía. Aristóteles.

Conocemos mejor a una persona por sus pasatiempos que por su empleo. Robert Byrne.

La ira es la energía que aún no ha encontrado su cauce correcto. Florida Scott-Maxwell.

La felicidad nace de sentirse un poco insatisfecho con la mayor frecuencia posible, de manera que siempre se esté aprendiendo y madurando. Rich Hatch.

Toda gran obra tiene dos caras: una que mira a su época y otra que mira al futuro. Daniel Barenboim. Al afecto se debe el 90 por ciento de toda la felicidad sólida y duradera. C. S. Lewis.

Cuando uno se dedica a alimentar ilusiones, pierde oportunidades. Roberto Shinyashiki. 

La verdadera gloria es haber sido humillado y después triunfar. Vince Lombardi. 

El hombre ha nacido libre y por todas partes se encuentra con cepos. Jean-Jacques Rousseau, El contrato social.

La fuerza y la libertad hacen que los hombres sean excelentes. La debilidad y la esclavitud no han creado más que malvados. Jean-Jacques Rousseau, Las ensoñaciones de un paseante solitario.

Cada lector, cuando lee, se lee a sí mismo. La obra del escritor es sólo una especie de instrumento óptico que él ofrece al lector para permitirle discernir lo que, sin libro, no habría visto seguramente en sí mismo.Marcel Proust, En busca del tiempo perdido.

Cuanto más se amplía nuestro conocimiento de los buenos libros, más se reduce el círculo de los hombres cuya compañía nos agrada. Anselm von Feuerbach, Abelardo y Eloísa.

La literatura la esparcen los desechos de hombres que se han preocupado excesivamente de las opiniones ajenas. Virginia Woolf, Un cuarto propio.

La locura nos persigue en todas las estaciones de la vida. Si alguien parece sensato es sencillamente porque sus locuras son proporcionales a su edad y a su condición. François de La Rochefoucauld.

El egoísmo es el vicio más general del hombre, y que aplicado a las dignidades y honores, se llama ambición; a todo lo que puede ser objeto de propiedad, codicia, y aplicado al dinero, avaricia. Roque Barcia.

He observado que los grandes hombres suelen ser estúpidos cuando se les conoce profundamente. Película Bloqueo.

La más peligrosa especie de estupidez es una aguda inteligencia. Hugo von Hofmannsthal, El libro de los amigos.

Con una sola nota se amarga la alegría. Película El pacificador.

La estimación depende de creer o no creer en quien se estima; el amor, ésta es su tragedia, aunque no crea, ama. Jacinto Benavente.

Dios castiga en los hijos las culpas de los padres, porque sabe que no hay mayor dolor para los padres que el dolor de los hijos. Jacinto Benavente.

Si no se da a conocer, la acción más noble muere. Píndaro, fragmento.

La credulidad es propia de los ignorantes, la incredulidad obstinada de los medio sabios y la duda metódica de los eruditos. Jean-François Marmontel, Encyclopédie, entrada «Crítica».

El error no es nunca «puro» puesto que, si lo pudiera ser, sería verdad. Benedetto Croce, Breviario de estética. 

La buena educación consiste en esconder lo bueno que pensamos sobre nosotros mismos y lo malo que pensamos de los demás. Mark Twain, Cuadernos.

 

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.