16 de Enero de 2016

16

FELICIDAD (4)

En la profunda comprensión de uno mismo reside la felicidad que cada ser humano busca a tientas y se esfuerza por lograr. J. Krishnamurti

Mi querido señor, en las grandes felicidades, como en los grandes dolores, las palabras de simpatía deben de ser pocas. Acepte usted mis felicitaciones Charlotte Brontë.

La felicidad no es sino un tejido de desgracias a través de las cuales tendemos a ella. Manon Lescaut Abate Prevost.

Los momentos más dulces de la vida son los que pasan, sea solos, sea con un amigo conversando a corazón abierto sobre los encantos de la virtud, las delicias de la amistad, los medios de llegar a la felicidad, las debilidades de la naturaleza que nos alejan de ella y los remedios que pueden curarlas. Horacio y Boileau señalan tal conversación como uno de los más hermosos rasgos con los que ellos componen la imagen de una vida feliz. Manon Lescaut Abate Prevost.

Quien mira demasiado las cosas ajenas, no disfruta de las propias. Séneca.

La felicidad es una invención neurótica, sólo existe la serenidad. A. Janov.

Encuentra la felicidad en tu trabajo o nunca serás feliz. Cristóbal Colón.

No proclamemos dichoso a ningún hombre antes de su muerte.  Sófocles en Edipo rey. 

¿Has sido feliz? Sí, no he tenido muchos problemas en la vida. Harry Belafonte.

La dicha es un horizonte lejano, que retrocede a medida que nos acercamos a él. Bernard de Fontenelle.

Si un hombre habla o actúa con el pensamiento puro, la felicidad le sigue como una sombra que nunca le deja. Buda.

Con frecuencia deben cambiar los que serían constantes en la felicidad y la sabiduría. Confucio.

El hombre feliz es el que vive al día y no pide más, el que recoge la bondad de la vida. Eurípides.

Renunciar a las pretensiones es un alivio tan bendito como darles satisfacción. William James.

La felicidad: muchos instantes convertidos en horas. Carmen Torres Ripa.

Es cierto que nada contribuye menos a la felicidad que la riqueza y que nada contribuye más que la salud. Todo debe ceder el paso a la salud. A. Schopenhauer.

La edad madura suplica tímidamente que se le eviten dolores insufribles; la juventud, asiendo a la fortuna por la solapa, le exige la felicidad como un derecho. R. L. Stevenson.

En todas las cosas de la vida se puede encontrar placer, si se sabe saborearlas. Ángel Ganivet.

Fuera feliz el hombre si, como está en su mano, el acordarse, estuviera también el olvidarse. Diego de Saavedra.

 

 

Deja un comentario

*

Be sure to include your first and last name.

If you don't have one, no problem! Just leave this blank.